Argen­ti­na. Dos tex­tos elo­cuen­tes sobre la muer­te de un inombrable

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de febre­ro de 2021.

foto: Menem con Macri: sobran los epítetos.

Se fue sin que lo llo­ren las mayo­rías como al pare­cer creía que iba a pasar, el pre­si­den­te Fer­nán­dez, pero sin embar­go el esta­blish­ment ofi­cia­lis­ta que no apues­ta a la vida sino a la mera sobre­vi­ven­cia, hizo cola para des­pe­dir­lo. Otros y otras, los que sufrie­ron sus polí­ti­cas devas­ta­do­ras, hicie­ron memes, fla­yers y bro­mas de todo tipo para de algu­na mane­ra exor­ci­sar esa épo­ca nefas­ta que el innom­bra­ble enca­be­zó y cuyos fle­cos aún perduran. 

En estos dos tex­tos que publi­ca­mos se recuer­da al ex pre­si­den­te como se debe:

LA MUERTE DE LA LACRA

Por Gus­ta­vo Robles

La lacra Menem murió en liber­tad. Que seme­jan­te per­so­na­je haya goza­do de impu­ni­dad has­ta el últi­mo de sus sus­pi­ros fue res­pon­sa­bi­li­dad sin dudas de la cla­se diri­gen­te de este país al que ayu­dó a entre­gar como pocos. Como casi nadie. Pero tam­bién de un pue­blo cuyos valo­res se fue­ron dilu­yen­do en la medi­da que la cons­cien­cia se fue des­mo­ro­nan­do, al com­pás de los deseos y arti­lu­gios de las cla­ses domi­nan­tes.
Menem no sólo hizo volar una ciu­dad para encu­brir las prue­bas de uno de sus tan­tos crí­me­nes, el con­tra­ban­do de armas. No sólo tenía la cala­ña del mise­ra­ble que es capaz de entre­gar a su hijo para cum­plir con sus obje­ti­vos.
La esco­ria rio­ja­na fue de las peo­res tra­ge­dias de nues­tro pue­blo, un cipa­yo casi sin posi­bi­li­dad de empar­dar.
Dirán que los mili­cos fue­ron peo­res que él: NO. Él supo estar a su altu­ra.
Los mili­cos lle­va­ron a cabo el tra­ba­jo sucio del geno­ci­dio para que él pudie­ra estruc­tu­rar el país tre­men­da­men­te injus­to y des­igual que hoy vivi­mos.
No tor­tu­ró en las cata­cum­bas de los cam­pos de exter­mi­nio: cons­ti­tu­yó a todo el terri­to­rio nacio­nal en un gigan­tes­co mata­de­ro por cau­sas evi­ta­bles, como el ham­bre o enfer­me­da­des cura­bles.
Tor­tu­ró a la cla­se tra­ba­ja­do­ra deján­do­la sin tra­ba­jo, sin pan, sin espe­ran­zas y sin fuen­tes futu­ras: pri­va­ti­zó lo que era de todos; puso en pocas manos lo que era de las mayo­rías.
Cada día sin con­de­na del padre de fra­ses tales como “ramal que para, ramal que cie­rra” o “ciru­gía mayor sin anes­te­sia”, ase­si­na­ban de nue­vo a Víc­tor Cho­que o a Tere­sa Rodrí­guez, repri­mían en Mos­co­ni o Cutral Có, esta­lla­ba Río Ter­ce­ro, indul­ta­ban a los geno­ci­das. Así como la jus­ti­cia se ejer­ce en un ins­tan­te, la injus­ti­cia per­sis­te omni­pre­sen­te y cruel­men­te mien­tras no se la cas­ti­gue.
Tomó un país que ya había here­da­do el pro­ble­ma de la Deu­da de las manos sucias de los geno­ci­das y de la imbe­ci­li­dad alfon­si­nis­ta. Pero no inten­tó solu­cio­nar­lo: lo mul­ti­pli­có por tres.
Des­tru­yó la fra­ter­ni­dad al com­pás de la caí­da de las per­sia­nas de las fábri­cas.
Ham­breó sin pie­dad a docen­tes, médi­cos y enfer­me­ros.
Repri­mió con sal­va­jis­mo a quie­nes se le opu­sie­ron des­de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.
Ins­ta­ló los cimien­tos del sál­ve­se quien pue­da y la meri­to­cra­cia.
Hirió de muer­te a la soli­da­ri­dad tro­cán­do­la en egoís­mo.
Le abrió las puer­tas como nin­guno a la cul­tu­ra forá­nea impe­ria­lis­ta que fue man­ci­llan­do insen­si­ble­men­te a la nues­tra.
Nos sir­vió en ban­de­ja al arbi­trio del impe­ria­lis­mo financiero.

Menem dejó sin tra­ba­jo a cen­te­na­res de miles de tra­ba­ja­do­res a los que con­de­nó a com­pe­tir en remi­ses, maxi-kios­kos, ver­du­le­rías o can­chas de padd­le. Tareas impro­duc­ti­vas que los dejó en la mise­ria y con­de­nó a sus hijos y a toda su simien­te a un futu­ro mar­gi­na­do de las mie­les del mer­ca­do. La des­ocu­pa­ción y la pobre­za estruc­tu­ral que hoy vivi­mos son su lega­do. Es el máxi­mo res­pon­sa­ble de la mise­ria de hoy.
Y de la rique­za, el poder, la sober­bia y la impu­ni­dad de la mino­ría domi­nan­te en nues­tro sue­lo.
Estruc­tu­ra que, con mati­ces, nin­guno de los gobier­nos que lo suce­dió inten­tó siquie­ra tocar.
Su muer­te selló el ver­so de la grie­ta entre quie­nes se pelean por admi­nis­trar el sis­te­ma capi­ta­lis­ta de explo­ta­ción que nos lace­ra, sean los dere­cho­sos explí­ci­tos pin­ta­dos de ama­ri­llo, o los nacio­na­les y popu­la­res que entre­gan todo y ham­brean al pue­blo tan­to como aqué­llos. Ambas corrien­tes que englo­ban el “sen­ti­do común” y repre­sen­tan la polí­ti­ca tra­di­cio­nal, se han man­co­mu­na­do para hon­rar al des­pre­cia­ble muer­to. Y no sólo eso, sino que fue­ron cóm­pli­ces para que man­tu­vie­ra los fue­ros y los hono­res (y las die­tas y jubi­la­cio­nes de pri­vi­le­gio) que lo blin­da­ron de cual­quier posi­bi­li­dad de inves­ti­ga­ción y con­de­na judi­cial.
Como bien ense­ña la sabi­du­ría popu­lar, “entre bue­yes no hay cor­na­das”.
Los salu­dos sen­ti­dos del gobierno de los Fer­nán­dez, los tres días de due­lo, las hon­ras en el Con­gre­so, no pue­den asom­brar a nadie: son sus dis­cí­pu­los ver­gon­zan­tes, crí­ti­cos para la tri­bu­na que man­tu­vie­ron lo esen­cial de las refor­mas que esquil­ma­ron a las mayo­rías popu­la­res. No hay archi­vo que pue­dan resis­tir, com­par­tien­do tri­bu­na y decla­man­do haber esta­do en pre­sen­cia del “sin dudas mejor pre­si­den­te del país des­pués de Perón”.
No vaci­lo en decir que un reo como el rio­jano debió haber sido col­ga­do hace años de los pies en Pla­za de Mayo, con­de­na­do por un Tri­bu­nal Popu­lar y sus res­tos tira­dos a los cer­dos (segu­ra­men­te se escan­da­li­za­rá el laca­ya­je que cree y pro­pa­ga que esta socie­dad de pocos ricos y millo­nes de pobres es lo natu­ral e inmo­di­fi­ca­ble. Me enor­gu­lle­ce su des­pre­cio, es recí­pro­co).
Por eso es ver­gon­zo­so que seme­jan­te mugre de nues­tra his­to­ria haya muer­to en liber­tad. Pero sin dudas gran par­te de nues­tro pue­blo está fes­te­jan­do. Y el mun­do es hoy cla­ra­men­te un lugar menos repug­nan­te de lo que fue has­ta ayer.

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Resultado de imagen para menem con isaac rojas
Mala jun­ta; El geno­ci­da Isaac Rojas y el indul­ta­dor Car­los Menem

CHAU #MENEM

Por José Fer­nán­dez (des­de Córdoba)

Yo no estoy de #luto, ni de due­lo, ni nada que se ase­me­je al hecho de mos­trar­me míni­ma­men­te com­pun­gi­do ante la muer­te de un cíni­co mise­ra­ble.
Tam­po­co fes­te­jo la muer­te… ese hecho natu­ral que nun­ca es bienvenido.

Pero de lo que se tra­ta aquí no es de los mise­ra­bles res­tos de un ser que mar­có una épo­ca con su capa­ci­dad sinies­tra de hacer en nom­bre del pue­blo, tan­to daño.

Espe­ro que esta muer­te no lo libe­re de cul­pa y car­go, por lo menos his­tó­ri­co, del terri­ble daño que le hizo a nues­tra socie­dad. Ni los mili­ta­res pudie­ron en el plano eco­nó­mi­co des­mem­brar tan­to a nues­tro país.

Por lo que sí estoy de luto es por los ferro­ca­rri­les que cerró y los pue­blos fan­tas­mas que que­da­ron a su paso. Los tra­ba­ja­do­res ferro­via­rios aún espe­ran el jus­to retorno del tren de la vida.

Luto tam­bién por los tra­ba­ja­do­res de #ENTEL y la entre­ga de las comu­ni­ca­cio­nes al capi­tal privado.

Luto es lo que con­ti­núan vivien­do los labu­ran­tes y sus fami­lias de #YPF y YCF que se que­da­ron estruc­tu­ral­men­te des­ocu­pa­dos y par­tie­ron los piquetes.

Con la muer­te de este cre­tino se me vino en men­te el dolor de la muer­te de dos des­ocu­pa­dos, Tere­sa Rodri­guez en Neu­quén, Ani­bal Veron en Sal­ta y Víc­tor Cho­que en Tie­rra del Fue­go. Tres tra­ba­ja­do­res que gana­ron las rutas con sus cor­tes para recla­mar lo suyo y fue­ron ase­si­na­dos por las fuer­zas represivas.

Qué decir de las polí­ti­cas de recor­tes a los pre­su­pues­tos de #Salud y #Edu­ca­ción, ¿se recuer­dan cuan­do en nom­bre de la cri­sis y que está­ba­mos pasan­do una situa­ción de “emer­gen­cia” se recor­ta­ron has­ta los sala­rios de lxs laburantes?

Y a la par que cre­cía la des­ocu­pa­ción, las fies­tas obs­ce­nas por la tele­vi­sión de la entre­ga no para­ban de decir­nos que todo lo que nos ocu­rría era por cul­pa del pue­blo… Los tine­llis, Susa­na Gimé­nez, Mirtha Legrand, Suller, y tan­to otros deca­den­tes expo­nen­tes de una cul­tu­ra opre­si­va, se pre­sen­ta­ban como par­te de un show de pan y cir­co para el pue­blo, a la par que los perio­dis­tas Gron­do­na y Neus­tadt con su Doña Rosa, nos expli­ca­ban des­de pseu­dos argu­men­tos efi­ca­ces en las Mass Media, de lo correc­to que era rema­tar has­ta las joyas de la abue­la, para poder inte­grar­nos a un mun­do globalizado.

El mise­ra­ble había ins­ta­la­do con gran astu­cia y com­pli­ci­dad de sin­di­ca­tos trai­do­res el Decá­lo­go Mene­mis­ta de la Refor­ma del Esta­do, don­de su pre­mi­sa máxi­ma era: «nada de lo que deba ser esta­tal per­ma­ne­ce­rá en manos del esta­do», de ese modo y entre risas sar­cás­ti­cas que­da­ba plas­ma­do el famo­so dis­cur­so dado por Rober­to Dro­mi, flan­quea­do por Car­los Menem, Eduar­do Duhal­de, Domin­go Cava­llo, Al ini­cio Dro­mi pre­sen­ta­ba de modo fan­tas­ma­gó­ri­co: “Anun­cio de las 7 Caba­lís­ti­cas Privatizaciones”.

Su des­hu­ma­ni­za­da visión de la vida, lo lle­vó a pri­va­ti­zar las jubi­la­cio­nes y dejar­las en mano de la tim­ba finan­cie­ra de las AFJP y en para­le­lo des­fi­nan­ciar el sis­te­ma pre­vi­sio­nal y como si eso no alcan­za­ra puso en nive­les muy bajos las jubi­la­cio­nes. En aque­llos años era común escu­char que habían deses­pe­ra­dos jubi­la­dos que toma­ban la drás­ti­ca deci­sión del sui­ci­dio como modo de dar fin a tan­to dolor y abandono.

Pero la orgía neo­li­be­ral no tenía lími­tes y a la par que Maria Julia Also­ga­ray se mos­tra­ba con sus cos­tos tapa­dos en las por­ta­das de las revis­tas, des­pe­lle­ja­ba en cua­jos como inter­ven­to­ra de la empre­sa esta­tal tele­fó­ni­ca ENTEL.

La Ferra­ris, las fotos con los Rollings Sto­ne, son solo deta­lles anec­dó­ti­cos fren­te a la ven­ta de armas a Ecua­dor en el mar­co del con­flic­to arma­do con Perú, del cual nues­tro país era media­dor. O la ven­ta de armas de modo ile­gal a Croa­cia duran­te los noven­ta en la gue­rra de los Bal­ca­nes ante la desin­te­gra­ción de la Repú­bli­ca de Yugoslavia.

Mien­tras los medios nos mos­tra­ban de modo pin­to­res­co los dis­tin­tos tra­ta­mien­tos facia­les y cor­tes de pelo del man­da­ta­rio, deto­na­ban la fábri­ca de armas de Río Ter­ce­ro, para encu­brir el fal­tan­te de mate­rial béli­co con­tra­ban­dea­do a Ecua­dor y Croa­cia. La pobla­ción de aque­lla loca­li­dad al dia de hoy vive las secue­las de la des­truc­ción y llo­ra a sus muer­tos, seña­lan­do de modo ine­quí­vo­co la res­pon­sa­bi­li­dad de quien nos hizo par­tí­ci­pe de la gue­rra del Gol­fo Pér­si­co. Hoy, con gran jus­ti­cia, la loca­li­dad cor­do­be­sa no adhie­re al due­lo nacional.

Su idea de paci­fi­ca­ción del país, se ase­me­ja más a la paz de los roma­nos, los cua­les con­si­de­ra­ban que se logra­ba con los enemi­gos en el cemen­te­rio. Y por ello avan­zó con los decre­tos de impu­ni­dad e Indul­to a todos los geno­ci­das, pre­ten­dien­do de ese modo, dar vuel­ta una pági­na de la his­to­ria pesa­da en san­gre y con las heri­das aún abier­tas. Otro ges­to cla­ro de su des com­pro­mi­so con los dere­chos huma­nos, fue el haber otor­ga­do al Dic­ta­dor Pino­chet la Orden de Mayo al Méri­to, en el gra­do de Gran Cruz.

A la par que cre­cían los pique­tes de la ham­bru­na y las ollas popu­la­res, nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción social se van a con­so­li­dar y empe­za­rán a dar res­pues­ta ante tan­to silen­cio buro­crá­ti­co sin­di­cal, logran­do que ver­da­de­ros movi­mien­tos de tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos se pon­gan en pie y den res­pues­tas a los ata­ques arte­ros del enemi­go del pue­blo. Qui­zás la máxi­ma expre­sión de ello se vivi­rá en el nor­te argen­tino (Jujuy y Sal­ta) don­de se lle­ga­rá inclu­so a derro­tar en las rutas a la Gen­dar­me­ría que había ido a des­alo­jar varios cor­tes en Orán. La bata­lla ter­mi­nó con el replie­gue de los gen­dar­mes y el con­trol total del pue­blo por par­te de los desocupados.

Cuan­do fue reelec­to pre­si­den­te, Menem embis­tió dura­men­te con­tra la Edu­ca­ción y en par­ti­cu­lar con la Uni­ver­si­ta­ria, la cual fue dura­men­te gol­pea­da con la Ley de Edu­ca­ción Supe­rior. En su con­cep­to, debía estar ple­na­men­te al ser­vi­cio de las empre­sas pri­va­das, con inje­ren­cia direc­ta de estas en el plan de estu­dio y el sen­ti­do de for­ma­ción de los futu­ros pro­fe­sio­na­les, a la par del cie­rre de las carre­ras que no fue­ran ren­ta­bles o no encon­tra­ran modo de finan­cia­mien­to privado.

Mien­tras explo­ta­ban la Emba­ja­da de Israel y la AMIA, su hijo moría en un extra­ño acci­den­te cuan­do pilo­tea­ba su heli­cóp­te­ro y el pati­llu­do expre­sa­ba a viva voz, su acer­ca­mien­to car­nal con los EEUU y su gran bene­plá­ci­to de ser ser­vil al amo del norte.

Para ese enton­ces anun­cia­ba que pró­xi­ma­men­te una nave espa­cial podría des­pe­gar de Jujuy y lle­gar en menos de una hora a Corea o Japón. Dejan­do ató­ni­tos y sin pala­bras a nuestrxs her­manxs juje­ños que nada tenían para poner la mesa para ali­men­tar a sus hijxs.

La bes­tia neo­li­be­ral, pare­cía impa­ra­ble, el cuchi­llo ya había toca­do órga­nos vita­les de una Argen­ti­na, que al día de hoy no se recupera.

No creo en las derro­tas com­ple­tas ni en las vic­to­rias tota­les, creo que todo es un cons­tan­te movi­mien­to de posi­cio­nes en el cual las pos­tu­ras eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les del neo­li­be­ra­lis­mo o los liber­ta­rios, no han sido derro­ta­das, ya que dis­tin­tas expre­sio­nes polí­ti­cas con­ti­núan ope­ran­do fuer­te­men­te en la política.

Con la muer­te de Menem no mue­re la polí­ti­ca de los 90, en todo caso la resis­ten­cia gene­ra­da en aque­llos años y la recons­truc­ción del com­ple­jo teji­do social pese a sus pro­fun­das derro­tas, es la que per­mi­tió sacar de esce­na a la por aquel enton­ces, hege­mo­nía neo­li­be­ral, abrien­do los cami­nos a la expre­sión máxi­ma de resis­ten­cia que se vivió el 19 y 20 de diciem­bre del 2001 cuan­do el pue­blo echó a pata­das a De La Rua.

Por últi­mo: Espe­ro que al cadá­ver de Menem lo cre­men, me daría las­ti­ma saber que los gusa­nos come­rán tan­ta mierda.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *