Ago­ra Gali­za-Uni­da­de Popu­lar: «Las elec­cio­nes cata­la­nas con­fir­man la pola­ri­za­ción de “blo­ques” y res­tau­ran la esta­bi­li­dad política»

Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas cata­la­nas del 14 de febre­ro de 2021, con­fir­man un lige­ro aumen­to de la hege­mo­nía de las fuer­zas polí­ti­cas inde­pen­den­tis­tas y repu­bli­ca­nas cata­la­nas sobre las que ‑con dife­ren­tes mati­ces y líneas dis­cur­si­vas- defien­den la uni­dad y la monar­quía española.

Sin embar­go, la baja par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so, con un aumen­to del absen­tis­mo de 25 pun­tos, eclip­sa los resul­ta­dos del blo­que independentista.

Más de 2.488.000 cata­la­nes y cata­la­nes con dere­cho a voto [46,45%], opta­ron por no par­ti­ci­par en el pro­ce­so elec­to­ral. La excep­cio­nal situa­ción social deri­va­da de la pan­de­mia es el fac­tor prin­ci­pal para com­pren­der la impor­tan­te caí­da de la participación.

Todas las fuer­zas polí­ti­cas que tenían repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, excep­to el PSC, pier­den apo­yo. La fran­qui­cia del PSOE en Cata­lun­ya es la úni­ca fuer­za que aumen­ta los votos, unos 50 mil.

MODERADA VICTORIA DEL BLOQUE CATALÁN INDEPENDIENTE Y REPUBLICANO

La suma de ERC, JxC, CUP y PdCAT repre­sen­ta 1.435.876 votos, fren­te a los 1.134.768 votos alcan­za­dos por PSC, Vox, C´s y PP.

ERC pier­de 333.000 votos, JxC 380.000 y la CUP prác­ti­ca­men­te man­tie­ne intac­tos los más de 190 votos emi­ti­dos en 2017.

Final­men­te ERC logró impo­ner­se en la lucha por la hege­mo­nía entre la inde­pen­den­cia con­ser­va­do­ra y social­de­mó­cra­ta. Los 76 mil votos del PDd­CAT [2,72%] roba­ron a los de Puig­de­mont, sien­do toda­vía la pri­me­ra fuer­za en el cam­po de los par­ti­dos de obe­dien­cia catalanes.

El des­ta­ca­do aumen­to de la CUP en dipu­tados, de 4 a 9, está liga­do a que con­cen­tró el voto anti­sis­te­ma y más genui­na­men­te anti­fas­cis­ta. Pasó del 4,46% al 6,68%, con una caí­da de poco más de 7 mil votos.

BLOQUE ESPAÑOL Y MONÁRQUICO

La recom­po­si­ción del voto más anti­in­de­pen­den­tis­ta se pro­du­ce con la con­cen­tra­ción en el PSC de par­te del elec­to­ra­do “pro­gre­sis­ta”, que en 2017 apo­yó a C’s para fre­nar las decla­ra­cio­nes de independencia.

El seg­men­to más ultra y con­ser­va­dor que había vota­do C’s, pato­ló­gi­ca­men­te opues­to al ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción, optó por faci­li­tar con con­tun­den­cia la rup­tu­ra de Vox sobre el par­ti­do neo-falan­gis­ta naran­ja y el PP.

Las urnas defen­die­ron la for­ma­ción de Arri­ma­das. Con ape­nas 157.529 votos, per­dió 950 mil votos, pasan­do del 25,35% al​5,57%.

El par­ti­do de Casa­do sufre una deca­den­cia, que­dan­do como la últi­ma fuer­za con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to, con solo 3 dipu­tados, per­dien­do algo más de 75 mil votos, pasan­do del 4,24% al 3,85%. Según la ley elec­to­ral gale­ga impues­ta por el fra­guis­mo sería una fuer­za extraparlamentaria.

Lo más preo­cu­pan­te es el esta­lli­do del fas­cis­mo voxiano, con un dis­cur­so pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rio y agre­si­vo, que alcan­za el 7,69% del apo­yo. Los 217.371 votos obte­ni­dos en las cua­tro pro­vin­cias cata­la­nas, repre­sen­tan a 11 dipu­tados. Su entra­da hará resal­tar la inter­pre­ta­ción anti­dia­lé­ti­ca de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas nacio­na­lis­tas sobre la inmu­ni­dad de la “Galeus­ca” fren­te al fascismo.

LA “NUEVA POLÍTICA”

La mar­ca Pode­mi­ta logró “sal­var los mue­bles”. La fran­qui­cia cata­la­na y el post­ca­rri­llis­mo de Pablo Igle­sias, con 194.111 apo­yos, per­dió 132 mil votos, pasan­do del 7,46% al 6,86%, logran­do así rete­ner a sus 8 diputados.

PERSPECTIVAS

Si bien la direc­ción de ERC no des­car­tó prio­ri­zar un par­ti­do tri­par­ti­to con el PSC y el espa­cio poten­cial, el cli­ma post­elec­to­ral no faci­li­ta­rá esta alternativa.

Todo apun­ta a que se repe­ti­rá un bipar­ti­to con JxC enca­be­za­do por ERC, con tur­bu­len­to apo­yo par­la­men­ta­rio de la CUP.

Sin embar­go, esta­mos un paso más cer­ca de la res­tau­ra­ción pro­gre­si­va de la “nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca” en Cata­lun­ya tras la capi­tu­la­ción de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos que lide­ra­ron el proceso.

Para­dó­ji­ca­men­te, el 50,77% de apo­yo elec­to­ral alcan­za­do por las fuer­zas “sobe­ra­nis­tas” cata­la­nas ‑sobre lo que decían legi­ti­mar­se para decla­rar uni­la­te­ral­men­te la República‑, ale­ja a Cata­lu­ña del pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta masi­vo que vivió entre 2015 y 2019.

La peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía cata­la­na ya no están para pro­mo­ver ini­cia­ti­vas aven­tu­re­ris­tas. Care­ce de volun­tad polí­ti­ca para un enfren­ta­mien­to abier­to con un Esta­do dis­pues­to a vol­ver a uti­li­zar la fuer­za del artícu­lo 155 y todo lo que nece­si­te, para man­te­ner la uni­dad terri­to­rial espa­ño­la a toda costa.

En la situa­ción polí­ti­ca y social actual, ya no es fac­ti­ble reedi­tar el inge­nuo e infan­til entu­sias­mo por la inde­pen­den­cia del proceso.

ERC aún no está por desa­rro­llar un enfren­ta­mien­to abier­to con el régi­men del 78, optan­do por redu­cir sus deman­das para con­se­guir la amnis­tía de los diri­gen­tes polí­ti­cos dete­ni­dos, y por pedir al PSOE, ya más en el terreno retó­ri­co que en la polí­ti­ca real, la con­vo­ca­to­ria por una con­sul­ta invia­ble la auto­de­ter­mi­na­ción “legal”.

PSC y ERC son las dos pie­zas cla­ve del table­ro polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal en cata­lán. Ambos coin­ci­den en la res­tau­ra­ción par­cial de la nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca orde­na­da y el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. La gober­na­bi­li­dad del esta­do depen­de de Cata­lu­ña, y Pedro Sán­chez nece­si­ta con­ce­der un indul­to a los pre­sos para garan­ti­zar tres años de cómo­da legislatura.

Pedro Sán­chez, el escua­dris­mo fas­cis­ta de Abas­cal y la polí­ti­ca vati­ca­na de Oriol Jun­que­ras son los gran­des triun­fa­do­res de la noche elec­to­ral del 14 de febrero.

Casa­do, Arri­ma­das y Puig­de­mont son los gran­des per­de­do­res. Pues los riva­les de su pro­pio cam­po logra­ron superarlos.

La ausen­cia de una fuer­za polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria cata­la­na de masas hace impo­si­ble cam­biar este víncu­lo téc­ni­co a cor­to pla­zo. Sin un par­ti­do obre­ro patrio­ta cata­lán, la cla­se tra­ba­ja­do­ra y empo­bre­ci­da de Cata­lun­ya segui­rá vien­do una pér­di­da pro­gre­si­va de dere­chos y liber­ta­des. El fac­tor emo­cio­nal e iden­ti­ta­rio dis­tor­sio­na y defor­ma la lucha de cla­ses, pro­vo­can­do polí­ti­cas de alian­za erróneas.

Solo una Revo­lu­ción Socia­lis­ta que esta­blez­ca una Repú­bli­ca de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras pue­de garan­ti­zar la ple­na inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacio­nal para que pue­da cons­truir una nue­va socie­dad que supere las injus­ti­cias y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Y no es a tra­vés de las urnas bur­gue­sas cómo se logra.

Direc­ción Nacio­nal de Ágo­ra Gali­cia-Uni­dad Popu­lar.

En la Patria, 15 de febre­ro de 2021

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.