Ago­ra Gali­za-Uni­da­de Popu­lar: «Las elec­cio­nes cata­la­nas con­fir­man la pola­ri­za­ción de “blo­ques” y res­tau­ran la esta­bi­li­dad política»

Los resul­ta­dos de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas cata­la­nas del 14 de febre­ro de 2021, con­fir­man un lige­ro aumen­to de la hege­mo­nía de las fuer­zas polí­ti­cas inde­pen­den­tis­tas y repu­bli­ca­nas cata­la­nas sobre las que ‑con dife­ren­tes mati­ces y líneas dis­cur­si­vas- defien­den la uni­dad y la monar­quía española.

Sin embar­go, la baja par­ti­ci­pa­ción en el pro­ce­so, con un aumen­to del absen­tis­mo de 25 pun­tos, eclip­sa los resul­ta­dos del blo­que independentista.

Más de 2.488.000 cata­la­nes y cata­la­nes con dere­cho a voto [46,45%], opta­ron por no par­ti­ci­par en el pro­ce­so elec­to­ral. La excep­cio­nal situa­ción social deri­va­da de la pan­de­mia es el fac­tor prin­ci­pal para com­pren­der la impor­tan­te caí­da de la participación.

Todas las fuer­zas polí­ti­cas que tenían repre­sen­ta­ción par­la­men­ta­ria, excep­to el PSC, pier­den apo­yo. La fran­qui­cia del PSOE en Cata­lun­ya es la úni­ca fuer­za que aumen­ta los votos, unos 50 mil.

MODERADA VICTORIA DEL BLOQUE CATALÁN INDEPENDIENTE Y REPUBLICANO

La suma de ERC, JxC, CUP y PdCAT repre­sen­ta 1.435.876 votos, fren­te a los 1.134.768 votos alcan­za­dos por PSC, Vox, C´s y PP.

ERC pier­de 333.000 votos, JxC 380.000 y la CUP prác­ti­ca­men­te man­tie­ne intac­tos los más de 190 votos emi­ti­dos en 2017.

Final­men­te ERC logró impo­ner­se en la lucha por la hege­mo­nía entre la inde­pen­den­cia con­ser­va­do­ra y social­de­mó­cra­ta. Los 76 mil votos del PDd­CAT [2,72%] roba­ron a los de Puig­de­mont, sien­do toda­vía la pri­me­ra fuer­za en el cam­po de los par­ti­dos de obe­dien­cia catalanes.

El des­ta­ca­do aumen­to de la CUP en dipu­tados, de 4 a 9, está liga­do a que con­cen­tró el voto anti­sis­te­ma y más genui­na­men­te anti­fas­cis­ta. Pasó del 4,46% al 6,68%, con una caí­da de poco más de 7 mil votos.

BLOQUE ESPAÑOL Y MONÁRQUICO

La recom­po­si­ción del voto más anti­in­de­pen­den­tis­ta se pro­du­ce con la con­cen­tra­ción en el PSC de par­te del elec­to­ra­do “pro­gre­sis­ta”, que en 2017 apo­yó a C’s para fre­nar las decla­ra­cio­nes de independencia.

El seg­men­to más ultra y con­ser­va­dor que había vota­do C’s, pato­ló­gi­ca­men­te opues­to al ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción, optó por faci­li­tar con con­tun­den­cia la rup­tu­ra de Vox sobre el par­ti­do neo-falan­gis­ta naran­ja y el PP.

Las urnas defen­die­ron la for­ma­ción de Arri­ma­das. Con ape­nas 157.529 votos, per­dió 950 mil votos, pasan­do del 25,35% al​5,57%.

El par­ti­do de Casa­do sufre una deca­den­cia, que­dan­do como la últi­ma fuer­za con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to, con solo 3 dipu­tados, per­dien­do algo más de 75 mil votos, pasan­do del 4,24% al 3,85%. Según la ley elec­to­ral gale­ga impues­ta por el fra­guis­mo sería una fuer­za extraparlamentaria.

Lo más preo­cu­pan­te es el esta­lli­do del fas­cis­mo voxiano, con un dis­cur­so pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rio y agre­si­vo, que alcan­za el 7,69% del apo­yo. Los 217.371 votos obte­ni­dos en las cua­tro pro­vin­cias cata­la­nas, repre­sen­tan a 11 dipu­tados. Su entra­da hará resal­tar la inter­pre­ta­ción anti­dia­lé­ti­ca de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas nacio­na­lis­tas sobre la inmu­ni­dad de la “Galeus­ca” fren­te al fascismo.

LA “NUEVA POLÍTICA”

La mar­ca Pode­mi­ta logró “sal­var los mue­bles”. La fran­qui­cia cata­la­na y el post­ca­rri­llis­mo de Pablo Igle­sias, con 194.111 apo­yos, per­dió 132 mil votos, pasan­do del 7,46% al 6,86%, logran­do así rete­ner a sus 8 diputados.

PERSPECTIVAS

Si bien la direc­ción de ERC no des­car­tó prio­ri­zar un par­ti­do tri­par­ti­to con el PSC y el espa­cio poten­cial, el cli­ma post­elec­to­ral no faci­li­ta­rá esta alternativa.

Todo apun­ta a que se repe­ti­rá un bipar­ti­to con JxC enca­be­za­do por ERC, con tur­bu­len­to apo­yo par­la­men­ta­rio de la CUP.

Sin embar­go, esta­mos un paso más cer­ca de la res­tau­ra­ción pro­gre­si­va de la “nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca” en Cata­lun­ya tras la capi­tu­la­ción de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos que lide­ra­ron el proceso.

Para­dó­ji­ca­men­te, el 50,77% de apo­yo elec­to­ral alcan­za­do por las fuer­zas “sobe­ra­nis­tas” cata­la­nas ‑sobre lo que decían legi­ti­mar­se para decla­rar uni­la­te­ral­men­te la República‑, ale­ja a Cata­lu­ña del pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta masi­vo que vivió entre 2015 y 2019.

La peque­ña bur­gue­sía y la bur­gue­sía cata­la­na ya no están para pro­mo­ver ini­cia­ti­vas aven­tu­re­ris­tas. Care­ce de volun­tad polí­ti­ca para un enfren­ta­mien­to abier­to con un Esta­do dis­pues­to a vol­ver a uti­li­zar la fuer­za del artícu­lo 155 y todo lo que nece­si­te, para man­te­ner la uni­dad terri­to­rial espa­ño­la a toda costa.

En la situa­ción polí­ti­ca y social actual, ya no es fac­ti­ble reedi­tar el inge­nuo e infan­til entu­sias­mo por la inde­pen­den­cia del proceso.

ERC aún no está por desa­rro­llar un enfren­ta­mien­to abier­to con el régi­men del 78, optan­do por redu­cir sus deman­das para con­se­guir la amnis­tía de los diri­gen­tes polí­ti­cos dete­ni­dos, y por pedir al PSOE, ya más en el terreno retó­ri­co que en la polí­ti­ca real, la con­vo­ca­to­ria por una con­sul­ta invia­ble la auto­de­ter­mi­na­ción “legal”.

PSC y ERC son las dos pie­zas cla­ve del table­ro polí­ti­co ins­ti­tu­cio­nal en cata­lán. Ambos coin­ci­den en la res­tau­ra­ción par­cial de la nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca orde­na­da y el par­la­men­ta­ris­mo bur­gués. La gober­na­bi­li­dad del esta­do depen­de de Cata­lu­ña, y Pedro Sán­chez nece­si­ta con­ce­der un indul­to a los pre­sos para garan­ti­zar tres años de cómo­da legislatura.

Pedro Sán­chez, el escua­dris­mo fas­cis­ta de Abas­cal y la polí­ti­ca vati­ca­na de Oriol Jun­que­ras son los gran­des triun­fa­do­res de la noche elec­to­ral del 14 de febrero.

Casa­do, Arri­ma­das y Puig­de­mont son los gran­des per­de­do­res. Pues los riva­les de su pro­pio cam­po logra­ron superarlos.

La ausen­cia de una fuer­za polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria cata­la­na de masas hace impo­si­ble cam­biar este víncu­lo téc­ni­co a cor­to pla­zo. Sin un par­ti­do obre­ro patrio­ta cata­lán, la cla­se tra­ba­ja­do­ra y empo­bre­ci­da de Cata­lun­ya segui­rá vien­do una pér­di­da pro­gre­si­va de dere­chos y liber­ta­des. El fac­tor emo­cio­nal e iden­ti­ta­rio dis­tor­sio­na y defor­ma la lucha de cla­ses, pro­vo­can­do polí­ti­cas de alian­za erróneas.

Solo una Revo­lu­ción Socia­lis­ta que esta­blez­ca una Repú­bli­ca de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras pue­de garan­ti­zar la ple­na inde­pen­den­cia y sobe­ra­nía nacio­nal para que pue­da cons­truir una nue­va socie­dad que supere las injus­ti­cias y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta. Y no es a tra­vés de las urnas bur­gue­sas cómo se logra.

Direc­ción Nacio­nal de Ágo­ra Gali­cia-Uni­dad Popu­lar.

En la Patria, 15 de febre­ro de 2021

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *