Ucra­nia. Vacu­nas como pro­duc­tos ideo­ló­gi­ca­men­te incorrectos

Por Andrey Man­chuk. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de febre­ro de 2021.

El Con­se­jo de Minis­tros de Ucra­nia ha prohi­bi­do ofi­cial­men­te regis­trar vacu­nas rusas con­tra el coro­na­vi­rus. Así lo con­fir­ma el tex­to del decre­to sobre el regis­tro esta­tal de vacu­nas con­tra la COVID-19 publi­ca­do en la web del Gobierno ucra­niano y que exclu­ye com­ple­ta­men­te el uso de medi­ca­men­tos ideo­ló­gi­ca­men­te incorrectos.

“El regis­tro de vacu­nas y otros pre­pa­ra­ti­vos inmu­no­bio­ló­gi­cos para la pre­ven­ción espe­cí­fi­ca de la infec­ción res­pi­ra­to­rio COVID-19 cau­sa­do por el coro­na­vi­rus SARS-CoV‑2 bajo la con­di­ción de uso médi­co de emer­gen­cia, desa­rro­llo y/​o pro­duc­ción del mis­mo rea­li­za­do en un Esta­do reco­no­ci­do por el Par­la­men­to de Ucra­nia como Esta­do agre­sor está prohi­bi­do”, afir­ma la par­te final de este docu­men­to des­ti­na­do a pasar a la his­to­ria de la pan­de­mia de coronavirus.

No es una exa­ge­ra­ción, al fin y al cabo se tra­ta del pri­mer caso en el mun­do en el que un Esta­do prohí­be el uso de una solu­ción bara­ta y efec­ti­va con­tra el coro­na­vi­rus, actuan­do por moti­va­cio­nes exclu­si­va­men­te polí­ti­cas. Es más, ocu­rre en una situa­ción en la que el Gobierno no cuen­ta con nin­gu­na otra alter­na­ti­va a su dis­po­si­ción y el núme­ro de ucra­nia­nos con­ta­gia­dos sigue aumentando.

La prohi­bi­ción pare­ce otro ejer­ci­cio de hipo­cre­sía extre­mo en el espí­ri­tu de la dis­to­pía orwe­llia­na que se pone en mar­cha en la Ucra­nia post-Mai­dan. ¿Por qué no se pue­de com­prar una vacu­na cla­ve que pue­de sal­var las vidas y la salud de los ucra­nia­nos si Ucra­nia ya tie­ne un comer­cio mul­ti­mi­llo­na­rio con Rusia y los oli­gar­cas ucra­nia­nos no tie­nen nin­gún pro­ble­ma para hacer nego­cios con los agre­so­res? En reali­dad, Kiev adquie­re todo de detrás del muro: des­de ener­gía has­ta pata­tas y tocino. La rup­tu­ra de rela­cio­nes comer­cia­les con el vecino del este sería el pun­to final de la estan­ca­da eco­no­mía del país.

“Debe­mos prohi­bir inme­dia­ta­men­te el gas, la elec­tri­ci­dad, el car­bón y todo lo demás que com­pra­mos en Rusia por un valor total de 40.000 millo­nes de dóla­res y dejar así de sufrir esta incer­ti­dum­bre. Y blo­quear los gaso­duc­tos. Si no, resul­ta que se pue­de obte­ner dine­ro del agre­sor por el trán­si­to del gas. Pero no se les pue­de com­prar una vacu­na. ¿Dón­de está la lógi­ca? No hay nin­gu­na”, escri­bió el fun­da­dor del Sin­di­ca­to Inde­pen­dien­te de Pren­sa de Kiev Serhiy Guz.

Real­men­te no hay nin­gu­na lógi­ca. Se ha sus­ti­tui­do por una direc­ti­va públi­ca de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, una de las fuen­tes de poder en el país de la vic­to­rio­sa dig­ni­dad jun­to a los ya men­cio­na­dos oli­gar­cas y los gru­pos de pogro­mo de extre­ma dere­cha. Fue anun­cia­do en oto­ño, des­pués de que el minis­tro de Sani­dad Ste­pa­nov men­cio­na­ra públi­ca­men­te la posi­bi­li­dad de uti­li­zar la vacu­na rusa. Y fue inme­dia­ta­men­te lla­ma­do para una con­ver­sa­ción pre­ven­ti­va con la encar­ga­da de nego­cios de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos, muy preo­cu­pa­da por la salud y la segu­ri­dad de los ucranianos.

El país cono­ció los resul­ta­dos de la con­ver­sa­ción por medio de la cuen­ta de Twit­ter de la emba­ja­da: “Ucra­nia no adqui­ri­rá la vacu­na rusa con­tra la COVID, que no ha pasa­do las prue­bas clí­ni­cas de segu­ri­dad”, afir­ma­ba el men­sa­je, en el que la pala­bra no apa­re­cía en mayús­cu­las para que nadie tuvie­ra la más míni­ma duda. En ese tiem­po, la pren­sa occi­den­tal esta­ba rea­li­zan­do una cam­pa­ña glo­bal para des­acre­di­tar la vacu­na rusa por el bien de los intere­ses geo­po­lí­ti­cos de Esta­dos Uni­dos y como par­te de una lucha por el mer­ca­do de las gran­des farmacéuticas.

Ese escan­da­lo­so tuit, que deja cla­ra la humi­llan­te depen­den­cia del Esta­do, deter­mi­nó el cur­so del com­por­ta­mien­to del equi­po de Zelensky, que se negó a com­prar la vacu­na Sput­nik pese a que los rusos insi­dio­sa­men­te hayan ofre­ci­do pro­du­cir­la direc­ta­men­te en el terri­to­rio de Ucra­nia en una empre­sa far­ma­céu­ti­ca de Jár­kov, pro­me­tien­do tam­bién entre­gar toda la tec­no­lo­gía nece­sa­ria. Eso per­mi­ti­ría al país entrar en el limi­ta­do club de los paí­ses pro­duc­to­res de vacu­nas con­tra el coro­na­vi­rus y eli­mi­na­ría la depen­den­cia de impor­ta­cio­nes extran­je­ras. Por no hablar de la crea­ción de empleos e ingre­sos por impues­tos, algo que no ven­dría nada mal a un pre­su­pues­to que se aho­ga en el déficit.

Nin­gu­na de esas ini­cia­ti­vas ha sido teni­da en cuen­ta. Los ofi­cia­les ucra­nia­nos obe­dien­te­men­te mira­ron a Washing­ton, que habla­ba de la inefi­cien­cia y baja cali­dad de la vacu­na rusa, aun­que se ha uti­li­za­do para vacu­na­ción masi­va y la lis­ta de paí­ses intere­sa­dos en ella aumen­ta a dia­rio. El alto repre­sen­tan­tes de Polí­ti­ca Exte­rior de la Unión Euro­pea Josep Borrell ala­bó al cen­tro Gama­le­ya y se refi­rió a la pres­ti­gio­sa revis­ta cien­tí­fi­ca The Lan­cet. Hun­gría ha comen­za­do ofi­cial­men­te a vacu­nar a su pobla­ción uti­li­zan­do Sput­nik V y está cla­ro que será uti­li­za­da en más paí­ses de la UE, lo que mues­tra el fra­ca­so de la pos­tu­ra de las auto­ri­da­des ucranianas.

Todo ello ha sido alen­ta­do por el par­ti­do de la gue­rra, que ha aumen­ta­do la pre­sión sobre las auto­ri­da­des ucra­nia­nas. Los blo­gue­ros patrió­ti­cos a suel­do de becas extran­je­ras han ape­la­do a Zelensky para prohi­bir el uso de la vacu­na rusa por moti­vos ideo­ló­gi­cos, reco­no­cien­do cíni­ca­men­te su efec­ti­vi­dad. Al fin y al cabo, los valo­res euro­atlán­ti­cos exi­gen luchar con­tra el agre­sor has­ta que no que­de un solo ucra­niano. “Ese incó­mo­do momen­to en el que ya has deci­di­do prohi­bir los cana­les de Med­ved­chuk pero toda­vía no pue­des decir en voz alta que los ucra­nia­nos no van a com­prar la vacu­na del enemi­go, no por­que sea mala o poco efec­ti­va (en reali­dad es bue­na y efec­ti­va) sino por­que es el enemigo…aunque la vacu­na rusa resul­te ser la mejor del mun­do, no es por­que sea mala, es por­que es RUSA. La cali­dad de la vacu­na del enemi­go no impor­ta”, escri­bió con fran­que­za sobre los pro­pa­gan­dis­tas Ole­na Yajno.

La con­se­cuen­cia es que Ban­ko­va ha prohi­bi­do de fac­to la vacu­na Sput­nik por­que los intere­ses de sus patro­nes extran­je­ros lo son todo para las auto­ri­da­des y el inte­rés de los ciu­da­da­nos sigue sien­do la últi­ma preo­cu­pa­ción. Las pers­pec­ti­vas de vacu­na­ción de la pobla­ción siguen sien­do incier­tas: según los exper­tos occi­den­ta­les, Ucra­nia pue­de ser el últi­mo país de Euro­pa en empe­zar. Sin embar­go, la éli­te local ten­drá la oca­sión de vacu­nar­se sin pres­tar aten­ción a los pro­ble­mas de la gen­te corrien­te. La pren­sa ucra­nia­na ya ha habla­do de vacu­na­cio­nes ile­ga­les, que, según se dice, se han rea­li­za­do ya en una clí­ni­ca pri­va­da de la capital.

Los demás ten­drán que espe­rar. Mien­tras los ofi­cia­les dan a enten­der que el pro­ble­ma del coro­na­vi­rus se resol­ve­rá por sí solo, siguen jac­tán­do­se de que han teni­do un gran éxi­to en la lucha con­tra el virus. Esta fla­gran­te men­ti­ra no hace más que crear mayor des­con­fian­za en las auto­ri­da­des, que da lugar a la pre­jui­cios anti­va­cu­nas. Según una encues­ta del Gru­po Research & Bran­ding, el 57% de los ucra­nia­nos no quie­ren vacu­nar­se inclu­so si la vacu­na es gra­tis y no con­fían en las accio­nes opor­tu­nis­tas y poco trans­pa­ren­tes de sus auto­ri­da­des, cono­ci­das por enga­ñar a sus votan­tes. Esos sen­ti­mien­tos favo­re­cen a los exi­to­sos refor­ma­do­res del Con­se­jo de Minis­tros, que de momen­to no tie­nen una vacu­na para la población.

Es una his­to­ria tris­te y trá­gi­ca, pero es per­fec­ta­men­te acor­de con la lógi­ca de los pro­ce­sos socia­les a tra­vés de la que mira la Ucra­nia post-Mai­dan. A prin­ci­pios de 2015, los patrio­tas ucra­nia­nos rea­li­za­ron una acción en Jár­kov bajo el lema “No bala­lai­ka, sput­nik, babush­kas [abue­las]” con la que exi­gían que aca­ba­ra el lega­do de la “era de la ocu­pa­ción”. Aho­ra se pue­de decir que ese pro­gra­ma se ha imple­men­ta­do al com­ple­to. Hace tiem­po que las auto­ri­da­des ucra­nia­nas han des­co­mu­ni­za­do las fábri­cas aero­es­pa­cia­les y aho­ra han deja­do al país sin la vacu­na lla­ma­da Sput­nik, crea­da gra­cias al desa­rro­llo sovié­ti­co. Y esa será la sen­ten­cia para muchas des­gra­cia­das abuelas.

Fuen­te: Slavyangrad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *