Perú. Nue­va cons­ti­tu­ción, los dere­chos de la madre natu­ra­le­za y la Amazonía

Róger Rum­rrill /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021

Las mul­ti­tu­di­na­rias revuel­tas socia­les y polí­ti­cas que irrum­pie­ron en octu­bre de 1919 con­tra la inso­por­ta­ble des­igual­dad social y eco­nó­mi­ca en Chi­le obli­ga­ron al pre­si­den­te Sebas­tián Piñe­ra, el domin­go 25 de octu­bre del 2020, a abrir la puer­ta para una nue­va Cons­ti­tu­ción que reem­pla­ce a la Car­ta Mag­na pro­mul­ga­da por el dic­ta­dor Augus­to Pino­chet (1973−1990), el 11 de mar­zo de 1980.

“Así, la nue­va Cons­ti­tu­ción dará sepul­tu­ra a la actual, que le atri­bu­yó al Esta­do un carác­ter míni­mo, y un rol sub­si­dia­rio, en com­pa­ra­ción con el prin­ci­pio de Esta­do soli­da­rio o de bien­es­tar vigen­te en la Cons­ti­tu­ción has­ta antes de la esta­ble­ci­da por el gene­ral Pino­chet”, escri­be la eco­no­mis­ta y ana­lis­ta perua­na Arie­la Ruíz Caro.

Tam­bién en nues­tro país las mar­chas de pode­ro­so alien­to demo­crá­ti­co y trans­for­ma­dor de los jóve­nes de la “Gene­ra­ción del Bicen­te­na­rio” no solo des­ca­la­bra­ron y ente­rra­ron al gobierno gol­pis­ta e ile­gal de Manuel Merino de Lama y colo­ca­ron entre la espa­da y la pared a la ultra­de­re­cha oli­gár­qui­ca, sino tam­bién han pues­to en la agen­da polí­ti­ca la urgen­cia de una nue­va Cons­ti­tu­ción que sus­ti­tu­ya a la Cons­ti­tu­ción fuji­mo­ris­ta de 1993 de ori­gen espu­rio y que “ha sido con­si­de­ra­da como un ins­tru­men­to del poder o un esta­tu­to de ocu­pa­ción que pro­du­jo la debi­li­dad de los ins­tru­men­tos de con­trol polí­ti­co y per­mi­tió el uso abu­si­vo del poder”, opi­na el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Ger­mán Alarco.

Esta nue­va Car­ta Mag­na, debe abor­dar, dos ejes fun­da­men­ta­les como pro­pu­so la Comi­sión Pania­gua que cri­ti­có a fon­do la írri­ta Car­ta de 1993: la per­so­na huma­na y la limi­ta­ción del poder. Pero tam­bién debe borrar el Títu­lo III de la Car­ta de 1993 y el régi­men eco­nó­mi­co que, en el artícu­lo 63, esta­ble­ce y decla­ra: “La inver­sión nacio­nal y la extran­je­ra se suje­tan a las mis­mas con­di­cio­nes”. Lue­go, eli­mi­nar la cami­sa de fuer­za con­tra el Esta­do que decre­ta “Que solo auto­ri­za­do por ley expre­sa, el Esta­do pue­de rea­li­zar sub­si­dia­ria­men­te acti­vi­dad empresarial”.

No hay, como seña­lan los exper­tos, entre ellos Pedro Franc­ke, cons­ti­tu­cio­nes en Amé­ri­ca Lati­na y en los paí­ses desa­rro­lla­dos que hayan con­de­na­do al Esta­do, como la Car­ta fuji­mo­ris­ta de 1993, a ser la últi­ma rue­da del coche del desa­rro­llo. Esta con­di­ción de sub­si­dia­ri­dad ha dado pie a la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios bási­cos y fun­da­men­ta­les como edu­ca­ción, salud, ade­más del trans­por­te, entre otros, y como corre­la­to, la for­ma­ción de mono­po­lios y oli­go­po­lios y la corrup­ción endé­mi­ca que aho­ra can­ce­ra el cuer­po del Perú.

No es todo. La Car­ta fuji­mo­ris­ta de 1993 debi­li­ta la sobe­ra­nía nacio­nal sobre los recur­sos natu­ra­les y pre­ca­ri­za la segu­ri­dad y sobe­ra­nía de las tie­rras y terri­to­rios indí­ge­nas, eli­mi­nan­do, en el artícu­lo 89, la inem­bar­ga­bi­li­dad y la ineje­cu­ta­bi­li­dad, dos de las tres “íes”, los can­da­dos jurí­di­cos para pre­ser­var la segu­ri­dad del terri­to­rio ances­tral de los pue­blos indígenas.

Todo el desen­fre­na­do desas­tre y devas­ta­ción ambien­tal del país y prin­ci­pal­men­te de la Ama­zo­nía tie­nen su ori­gen en la Cons­ti­tu­ción de 1993 y los “paque­ta­zos” nor­ma­ti­vos pos­te­rio­res de Alan Gar­cía, Ale­jan­dro Tole­do, Ollan­ta Huma­la, Pedro Pablo Kuczyns­ki y Mar­tín Vizcarra.

Los dere­chos de la Madre Natu­ra­le­za en un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal  

El Perú es una Nación mul­ti­lin­güe, mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ét­ni­ca. Se hablan 48 len­guas ori­gi­na­rias en el Perú, 44 ama­zó­ni­cas y 4 andi­nas. Pero el Esta­do que tene­mos es un Esta­do de ori­gen colo­nial y mono­cul­tu­ral. Es decir, el Esta­do peruano es dis­fun­cio­nal a la Nación. Allí radi­ca una de las mayo­res frac­tu­ras del Perú: el racis­mo, la exclu­sión, la invi­si­bi­li­za­ción y la mar­gi­na­ción de 10 millo­nes de perua­nos indí­ge­nas que repre­sen­tan más del 40 por cien­to de la pobla­ción del país.

Por estas y otras razo­nes y fun­da­men­tos, la nue­va Cons­ti­tu­ción debe decla­rar al Esta­do peruano como un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, por­que muchos de los pue­blos indí­ge­nas u ori­gi­na­rios se auto­rre­co­no­cen como nacio­nes. Ejem­plos: las nacio­nes Wam­pís, Awa­júm, Pano, en la Ama­zo­nía, entre otras, y Ayma­ra y que­chua en los Andes.

Algu­nos exper­tos y estu­dio­sos, entre ellos Vicen­te Otta Rive­ra, plan­tean que la nue­va repú­bli­ca debe tener un Esta­do Plu­ri­cul­tu­ral y Des­cen­tra­lis­ta. “El sis­te­ma de repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en el nue­vo esta­do debe con­tem­plar una repre­sen­ta­ción direc­ta y por cuo­tas, de los gru­pos étni­cos en el nivel nacio­nal y sub­na­cio­nal, según sea la den­si­dad y cober­tu­ra demo­grá­fi­ca de los pue­blos y su asen­ta­mien­to terri­to­rial”, escri­be Otta Rivera.

La nue­va Cons­ti­tu­ción que naz­ca del Ipá­ma­mu ama­zó­ni­co y el Pacha­cuty andino debe reco­no­cer, como las cons­ti­tu­cio­nes de Boli­via y Ecua­dor, los dere­chos de la Madre Naturaleza.

Como ana­li­za Eduar­do Gudy­nas, el exper­to en temas eco cons­ti­tu­cio­na­les, miem­bro del Cen­tro Lati­no­ame­ri­cano de Eco­lo­gía Social (CLAES), algu­nas cons­ti­tu­cio­nes de Amé­ri­ca Lati­na incor­po­ra­ron en los años 80 y 90 la cues­tión ambien­tal como un dere­cho de las per­so­nas. Como en el caso de la Cons­ti­tu­ción colom­bia­na. Como recuer­da Gudy­nas, los dere­chos siem­pre han esta­do refe­ri­dos a los dere­chos de las per­so­nas. Pero los dere­chos de la natu­ra­le­za están refe­ri­dos a los ríos, flo­ra, fau­na, cerros y otros bie­nes de la natu­ra­le­za. Ambos dere­chos, los de la natu­ra­le­za y de los seres huma­nos, no se con­tra­di­cen. Todo lo con­tra­rio, están ínti­ma­men­te vin­cu­la­dos. Como en la con­cep­ción cos­mo­cén­tri­ca indí­ge­na don­de no hay sepa­ra­ción entre natu­ra­le­za y cultura.

Gudy­nas, que está siguien­do de cer­ca el pro­ce­so cons­ti­tu­cio­nal chi­leno, afir­ma que la nue­va Car­ta Mag­na chi­le­na posi­ble­men­te será la más avan­za­da del XXI, por­que reco­ge­rá todas las deman­das y exi­gen­cias de con­ser­va­ción de la Madre Natu­ra­le­za, degra­da­da y ero­sio­na­da por el extrac­ti­vis­mo neo­li­be­ral capi­ta­lis­ta en la segun­da déca­da del siglo XXI.

Pero Gudy­nas y otros exper­tos ambien­ta­lis­tas aler­tan y anti­ci­pan que la incor­po­ra­ción de los dere­chos de la natu­ra­le­za en las nue­vas Cons­ti­tu­cio­nes será una dura bata­lla. Por­que habrá un pode­ro­so fren­te de resis­ten­cia para acep­tar los dere­chos de la tie­rra y el agua entre los pode­ro­sos sec­to­res de la ultra­de­re­cha, las cor­po­ra­cio­nes, las gran­des agro­ex­por­ta­do­ras que en el caso del Perú expor­tan la esca­sí­si­ma agua en sus inmen­sos mono­cul­ti­vos sin pagar dere­chos, y las mul­ti­na­cio­na­les que se apo­de­ran y con­cen­tran el agua y la tie­rra en Amé­ri­ca Lati­na, Áfri­ca y Asia.

Tal como está ocu­rrien­do en Chi­le, la nue­va Cons­ti­tu­ción en el Perú que esta­blez­ca los dere­chos de la Madre Natu­ra­le­za y decla­re el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal no es una asig­na­tu­ra ni un rol que corres­pon­de a los par­ti­dos polí­ti­cos-casi inexis­ten­tes y en cri­sis ter­mi­nal en el Perú- ni a esa ultra­de­re­cha de pen­sa­mien­to e ideo­lo­gía decré­pi­tas cuyos ves­ti­gios aho­ra se exhi­ben como esper­pen­tos en el Con­gre­so y en los medios defen­dien­do al mode­lo neo­li­be­ral que es una fábri­ca de pobres y una máqui­na tri­tu­ra­do­ra de la naturaleza.

Serán las mul­ti­tu­des, los jóve­nes de la “Gene­ra­ción del Bicen­te­na­rio”, los obre­ros de las ciu­da­des, los hom­bres del cam­po, las orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas andino-ama­zó­ni­cas y los movi­mien­tos regio­na­les que ya se alis­tan para empren­der la bata­lla por una nue­va Cons­ti­tu­ción, una pro­fun­da refor­ma del esta­do mono­cul­tu­ral y neo­co­lo­nial y por la refun­da­ción de la Nación peruana.

Uno de estos movi­mien­tos regio­na­les es “Resur­ge Ama­zo­nía”, lide­ra­do por el acti­vis­ta ambien­tal José Manu­ya­ma Ahui­te, con sede en Iqui­tos y con alian­zas estra­té­gi­cas en todo Lore­to y la Amazonía.

Los resur­gen­tes ama­zó­ni­cos, en un recien­te mani­fies­to, han denun­cia­do el saqueo de los bie­nes de la natu­ra­le­za ama­zó­ni­ca y han plan­tea­do un nue­vo mode­lo ener­gé­ti­co post­pe­tró­leo, meca­nis­mos de auto­ges­tión y demo­cra­cia direc­ta que reco­noz­ca y for­ta­lez­ca los sis­te­mas tra­di­cio­na­les de gober­nan­za comu­ni­ta­ria, el res­ta­ble­ci­mien­to de los prin­ci­pios y valo­res tra­di­cio­na­les ama­zó­ni­cos, estí­mu­los a la agri­cul­tu­ra fami­liar un mode­lo de bio­ne­go­cios en base al bos­que en pie.

Nun­ca los dere­chos de la natu­ra­le­za han sido tan vita­les como aho­ra. Se ha demos­tra­do feha­cien­te­men­te que la defo­res­ta­ción y el uso irra­cio­nal de los bie­nes de la natu­ra­le­za han sido el ori­gen de la pan­de­mia del coro­na­vi­rus y otras pla­gas. Por lo tan­to, este dere­cho es como una car­ta de sobre­vi­ven­cia para el hom­bre del siglo XXI. “Esta­mos decla­ran­do una gue­rra con­tra la natu­ra­le­za”, expre­só Anto­nio Gute­rres, en la Cum­bre de las Nacio­nes Uni­das sobre la Bio­di­ver­si­dad, el 2 de octu­bre de este año.

Lue­go, el Secre­ta­rio Gene­ral, hizo un balan­ce de la situa­ción ambien­tal pla­ne­ta­ria: más del 60 por cien­to de los arre­ci­fes del mun­do están en peli­gro de des­apa­re­cer por el exce­so de pes­ca y prác­ti­cas huma­nas des­truc­ti­vas; un millón de espe­cies están en ries­go de extin­ción; la vida sil­ves­tre está ame­na­za­da a cau­sa de la tala masi­va de los bos­ques y la red de vida de la tie­rra está sien­do des­trui­da. El Cam­bio Cli­má­ti­co ha inau­gu­ra­do una nue­va era cós­mi­ca: el Antro­po­ceno o el necro­ceno como repi­ten algu­nos espe­cia­lis­tas con un som­brío tono apocalíptico.

“Per­mí­tan­me ser cla­ro: la degra­da­ción de la natu­ra­le­za no es un pro­ble­ma pro­pia­men­te ambien­tal. Abar­ca la eco­no­mía, la salud, la jus­ti­cia social y los dere­chos huma­nos. Des­cui­dar nues­tros pre­cio­sos recur­sos pue­de exa­cer­bar las ten­sio­nes y los con­flic­tos geo­po­lí­ti­cos”, refle­xio­na Anto­nio Guterres.

Hacien­do oídos sor­dos a las dra­má­ti­cas exhor­ta­cio­nes del Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, el 7 de diciem­bre de este año, el agua, el bien más vital y más esca­so e irrem­pla­za­ble, se con­vir­tió en una mate­ria pri­ma más, como el oro, el petró­leo, el cobre, coti­zán­do­se en el mer­ca­do de futu­ros de Wall Street. Inten­tan­do hacer comul­gar con las rue­das de molino de su insa­cia­ble sed por la rique­za, los ban­cos, los fon­dos de inver­sión y las mul­ti­na­cio­na­les argu­men­tan que, coti­zan­do el agua en el mer­ca­do de futu­ros, el recur­so será más acce­si­ble para los pue­blos y de ges­tión más efi­cien­te en la agri­cul­tu­ra y la industria.

Detrás de este argu­men­to cíni­co, está la ambi­ción de con­tro­lar, mono­po­li­zar, con­cen­trar y trans­for­mar el agua en el mejor y mayor nego­cio glo­bal a cos­ta de los tres mil millo­nes de per­so­nas que se mue­ren de sed en el mundo.

En la Ama­zo­nía perua­na la des­truc­ción ambien­tal no es menor que en el res­to del mun­do. La extrac­ción aurí­fe­ra legal e ile­gal y los derra­mes petro­le­ros están enve­ne­nan­do los ríos ama­zó­ni­cos. La pér­di­da anual de 250 mil hec­tá­reas de cober­tu­ra fores­tal es una ver­da­de­ra catás­tro­fe para la pro­duc­ción de agua que ali­men­ta tan­to la Cos­ta y los Andes, tal como ha veni­do expli­can­do el Dr. Ricar­do Gie­sec­ke, exper­to en el tema y ex minis­tro del Ambiente.

El mis­mo cien­tí­fi­co ha plan­tea­do una mora­to­ria de 20 años que impi­da acti­vi­da­des que pro­du­cen defo­res­ta­ción y pér­di­da del bio­ma ama­zó­ni­co y en par­ti­cu­lar del bos­que ama­zó­ni­co. “La casi tota­li­dad de la pro­vi­sión de agua en los valles inter­an­di­nos y en los valles cos­te­ros depen­de de que los meca­nis­mos bio­ló­gi­cos natu­ra­les de la Ama­zo­nía se sigan pro­du­cien­do y no sean inter­fe­ri­dos”, ha adver­ti­do el Dr. Giesecke.

La nue­va Cons­ti­tu­ción perua­na debe decre­tar el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal y decla­rar, como una cues­tión de vida o muer­te, los Dere­chos de la Natu­ra­le­za como la últi­ma posi­bi­li­dad de defen­der y con­ser­var la fuen­te de la vida huma­na: la Madre Naturaleza.

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.