Méxi­co. Qué defien­de el patriotismo ?

Ricar­do Oroz­co /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021

En Méxi­co, en la lar­ga his­to­ria de la con­for­ma­ción de una iden­ti­dad nacio­nal más o menos homo­gé­nea, en medio de una socie­dad pro­fun­da­men­te diver­sa, el tér­mino patrio­tis­mo, así como sus deri­va­cio­nes, tie­ne una enor­me can­ti­dad de sig­ni­fi­ca­dos y de impli­ca­cio­nes de todo tipo, des­de las estric­ta­men­te his­tó­ri­cas has­ta las polí­ti­cas, pasan­do por las culturales.

Y es que, sien­do la his­to­ria un sis­te­má­ti­co, pero siem­pre inaca­ba­do, ejer­ci­cio de recu­pe­ra­ción de la memo­ria colec­ti­va e indi­vi­dual de una pobla­ción deter­mi­na­da (una comu­ni­dad, una nación, un con­ti­nen­te, el mun­do), que se vale de una mul­ti­pli­ci­dad y una diver­si­dad de estra­te­gias para reha­cer el pasa­do, para repen­sar­lo, de acuer­do con las nece­si­da­des que los acto­res socia­les tie­nen en el pre­sen­te, aque­llo que tie­ne que ver con el patrio­tis­mo, en esa lar­ga mar­cha de la nación mexi­ca­na, tie­ne sig­ni­fi­ca­dos que lo mis­mo son, en oca­sio­nes, simi­la­res, o, en los extre­mos, nocio­nes diver­gen­tes y abier­ta­men­te con­tra­dic­to­rias, exclu­yen­tes entre sí.

Así, por ejem­plo, una lec­tu­ra super­fi­cial de la his­to­ria polí­ti­ca recien­te del Esta­do mexi­cano arro­ja que los patrio­tas del priís­mo no son los mis­mos a los que rin­de tri­bu­to el panis­mo, así como los pro­pios de esos dos par­ti­dos polí­ti­cos no son los mis­mos que los patrio­tas del more­nis­mo, hoy hecho gobierno en el pro­yec­to de la 4T. De igual mane­ra, lo que en la memo­ria del priís­mo es con­si­de­ra­do un acto de patrio­tis­mo en el deve­nir de la his­to­ria nacio­nal no lo es así en los recuer­dos que sobre ese mis­mo suce­so tie­nen los núcleos más con­ser­va­do­res del espec­tro polí­ti­co, ubi­ca­dos al inte­rior de Acción Nacio­nal o, en otro regis­tro ideo­ló­gi­co, los sec­to­res de izquier­da más radi­ca­les (e inclu­so los más libe­ra­les) en las filas del Movi­mien­to de Rege­ne­ra­ción Nacional.

Hay, por supues­to, con­sen­sos sobre un núcleo bási­co de acto­res y de actos, haza­ñas o pasa­jes de la his­to­ria nacio­nal, que, sin duda, com­par­ten una mul­ti­pli­ci­dad de sec­to­res con­for­man­do a la tota­li­dad del pue­blo de Méxi­co. Un par de ejem­plos al res­pec­to se encuen­tran en las valo­ra­cio­nes que se tie­nen, sin ir más lejos, sobre los acon­te­ci­mien­tos que, de acuer­do con la mito­lo­gía del nacio­na­lis­mo mexi­cano, le die­ron patria a ese pue­blo lati­no­ame­ri­cano. La inde­pen­den­cia, las gue­rras en con­tra de las inter­ven­cio­nes extran­je­ras (esta­dou­ni­den­ses, ingle­sas, espa­ño­las y fran­ce­sas) y has­ta la gue­rra civil de 1910 – 1929 son un par de casos. De ellos se depren­de, jus­to, una par­te impor­tan­te del calen­da­rio cívi­co vigen­te, aún hoy, en todo el país.

Pero inclu­so en esos casos, cuan­do la con­ver­sa­ción y el recuer­do dejan de girar en torno del acto fes­ti­vo que tie­ne por obje­to su con­me­mo­ra­ción, y ese rumor, ins­tau­ra­do como sen­ti­do común com­par­ti­do, pasa a ser un aná­li­sis de mayor pro­fun­di­dad sobre el sig­ni­fi­ca­do que esos acon­te­ci­mien­tos tie­nen a la luz del rum­bo que en el pre­sen­te sigue el pue­blo de Méxi­co; o cuan­do las dife­ren­cias se comien­zan a hacer pesar sobre el recuer­do por­que exis­ten dife­ren­cias sobre el hubie­ra y sus pro­ta­go­nis­tas (sobre quién hizo algo y debió de haber hecho otra cosa, para evi­tar­nos vivir el pre­sen­te que vivi­mos), ahí, en esos con­sen­sos gene­ra­les tam­bién aflo­ran con pro­fu­sión las dife­ren­cias sobre quié­nes fue­ron patrio­tas y qué haza­ñas por esos acto­res hechas mere­cen ser recor­da­das como tales. De nue­va cuen­ta, en situa­cio­nes has­ta cier­to pun­to extre­mas, eso se lle­ga a evi­den­ciar cuan­do se cobra con­cien­cia de que en el pre­sen­te aún exis­ten mili­tan­tes del recuer­do impe­rial: aque­llos y aque­llas que le rin­den tri­bu­to a la memo­ria de los días del pri­mer (1921−1923) y/​o del segun­do impe­rio (1964−1967) mexi­cano, bus­can­do, por supues­to, res­tau­rar algo de su tra­di­ción; los nos­tál­gi­cos del des­tino mani­fies­to incon­clu­so: quie­nes obser­van en la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se el mayor fra­ca­so de la his­to­ria nacio­nal, pero no por la pér­di­da del terri­to­rio, sino por haber deja­do pasar la opor­tu­ni­dad de haber for­ma­do par­te de la hoy nación finan­cie­ra y mili­tar­men­te más pode­ro­sa del mun­do; o quie­nes no dejan de año­rar la res­ti­tu­ción del colo­nia­lis­mo deci­mo­nó­ni­co, afir­man­do que la solu­ción de todos los pro­ble­mas que aque­jan a Méxi­co, hoy, tie­nen en la eli­mi­na­ción del mes­ti­za­je (tra­du­ci­do como la eli­mi­na­ción de los indí­ge­nas) su mejor apues­ta para lle­gar a ser con­quis­tar por lo menos par­te de la gran­de­za que hoy dis­fru­tan las prin­ci­pa­les poten­cias de Occidente.

Iden­ti­fi­car esas dispu­tas, en gene­ral, no es difí­cil, pero hacer­lo es mucho más sen­ci­llo cuan­do se lle­ga a poner aten­ción en la mane­ra en que en esos dis­cur­sos his­tó­ri­cos se tra­ta a figu­ras como las de Agus­tín IMaxi­mi­liano I, o Por­fi­rio Díaz, por opo­si­ción a per­so­na­jes como Gua­da­lu­pe Vic­to­ria, Beni­to Juá­rez o Emi­liano Zapa­ta. No es, por eso, una mera casua­li­dad el que aún en las dispu­tas polí­ti­cas más super­fi­cia­les del pre­sen­te, las izquier­das, las dere­chas y los cen­tros ten­gan en estos per­so­na­jes, en las cosas que logra­ron y en los suce­sos que les tocó, vivir un asi­de­ro ideo­ló­gi­co fun­da­men­tal sobre el cual edi­fi­car, ade­más, una par­te impor­tan­te de sus pro­gra­mas de gobierno. Pién­se­se, para no ir tan lejos, en que las rei­vin­di­ca­cio­nes de tipo agra­rio de las masas cam­pe­si­nas siguen tenien­do en el recuer­do del comu­ni­ta­ris­mo zapa­tis­ta uno de sus prin­ci­pa­les refe­ren­tes; en que los supues­tos repu­bli­ca­nos de hoy tie­nen en el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo de Venus­tiano Carran­za (el hacen­da­do que luchó en con­tra de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción de 1917 por­que en ella los sec­to­res popu­la­res intro­du­je­ron algu­nas con­quis­tas fun­da­men­ta­les en los terre­nos de la edu­ca­ción, el tra­ba­jo y la pro­pie­dad de los recur­sos natu­ra­les del país) a su refe­ren­te prin­ci­pal para hablar del Esta­do de dere­cho y del res­pe­to a la ley; o, en una línea de ideas simi­lar, en que el racis­mo y el cla­sis­mo con­tem­po­rá­neo tie­nen en Por­fi­rio Díaz al ejem­plo máxi­mo de un pre­si­den­te mexi­cano que, al mar­gen de sus abu­sos de poder, lle­vó al pue­blo de Méxi­co a moder­ni­zar­se (sin impor­tar que esa moder­ni­za­ción esté edi­fi­ca­da sobre los cadá­ve­res y los ríos de san­gre de miles de indí­ge­nas y miem­bros de la cla­se obre­ra que sir­vie­ron como car­ne de cañón).

En todos esos tra­ba­jos de la memo­ria, en cada uno de esos res­ca­tes y en cada una de esas reela­bo­ra­cio­nes del pasa­do, pues, es evi­den­te que la defi­ni­ción del patrio­tis­mo está dada por el espec­tro ideo­ló­gi­co en el cual se sitúen los acto­res que en el pre­sen­te hacen uso de él para jus­ti­fi­car y/​o legi­ti­mar sus pos­tu­ras polí­ti­cas en el tiem­po-espa­cio que corre y en el futu­ro. Y es que, en efec­to, ape­lan­do al mito de la recu­pe­ra­ción o de la recons­truc­ción de un pasa­do glo­rio­so, en el que las cosas fue­ron mejo­res, los acto­res polí­ti­cos del pre­sen­te bus­can la acep­ta­ción masi­fi­ca­da y mis­ti­fi­ca­da de las injus­ti­cias, las explo­ta­cio­nes y las opre­sio­nes que en el futu­ro habrán de come­ter, ape­lan­do, pre­ci­sa­men­te, al recuer­do de que fue­ron sacri­fi­cios simi­la­res, con­du­ci­dos por gran­des patrio­tas ¿como ellos? (indi­vi­duos de gran honor y gallar­día que hacían lo que se tenía que hacer para alcan­zar a la moder­ni­dad) los que le die­ron glo­ria, honor, pro­gre­so y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a la nación.

En tiem­pos de la 4T, en los que el pro­yec­to polí­ti­co que gobier­na (por hete­ro­gé­neo que sea en sus entra­ñas) ha pro­cu­ra­do anclar sus refe­ren­tes his­tó­ri­cos o bien en pasa­jes y per­so­na­jes del pasa­do his­tó­ri­ca­men­te des­pre­cia­dos e inclu­so borra­dos de la memo­ria colec­ti­va nacio­nal por el priís­mo y el panis­mo o bien en ofre­cer una lec­tu­ra dis­tin­ta de los mis­mos per­so­na­jes y los mis­mos pasa­jes a los que el priís­mo y el panis­mo rin­den plei­te­sía, rom­pien­do con su dog­ma­tis­mo canó­ni­co; este tipo de dispu­tas por el pasa­do y por el pre­sen­te cobra­ron una nue­va dimen­sión prác­ti­ca, dis­cur­si­va, esté­ti­ca y sim­bó­li­ca; con todo y que el trau­ma que satu­ra a los tiem­pos que corren, por toda Amé­ri­ca, es que la lógi­ca del mer­ca­do neo­li­be­ral ha pro­cu­ra­do supri­mir en su tota­li­dad al dis­cur­so his­tó­ri­co como una coor­de­na­da de lec­tu­ra de la reali­dad, sus­ti­tu­yen­do su saber por el recur­so a la pura efi­cien­cia téc­ni­ca, de ges­tión y de admi­nis­tra­ción de los bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos por el capital.

Y la cues­tión es que, en esa reac­tua­li­za­ción de las dispu­tas por la memo­ria colec­ti­va y por los sen­ti­dos comu­nes del pre­sen­te, en la 4T, uno de los nodos de mayor pro­ble­ma­ti­za­ción vigen­tes está situa­do, pre­ci­sa­men­te, en lo que patrio­ta y patrio­tis­mo ten­dría que sig­ni­fi­car de cara a los cam­bios polí­ti­cos expe­ri­men­ta­dos en Esta­dos Uni­dos. En efec­to, bas­ta con obser­var el desa­rro­llo del deba­te públi­co nacio­nal en el últi­mo mes (el deci­si­vo para el cam­bio de admi­nis­tra­ción en el poder fede­ral esta­dou­ni­den­se), para dar cuen­ta de la mane­ra en que las y los patrio­tas mexi­ca­nos, en los años de pro­fu­sión del trum­pis­mo, se trans­for­ma­ron, hoy, bajo el signo de una nue­va pre­si­den­cia demó­cra­ta, diri­gi­da por Joseph Biden, en las y los ada­li­des en defen­sa del inje­ren­cis­mo estadounidense.

No sor­pren­de, por ello, que, aque­llos y aque­llas que duran­te la pre­si­den­cia de Enri­que Peña Nie­to cele­bra­ron el entre­guis­mo de su admi­nis­tra­ción tri­bu­ta­do al entran­te pre­si­den­te Donald J. Trump, con tal de no ganár­se­lo como un enemi­go jura­do, cuan­do asu­mió pose­sión López Obra­dor, cam­bia­ron radi­cal­men­te de posi­ción ideo­ló­gi­ca para deman­dar del nue­vo gobierno fede­ral mexi­cano lo que nun­ca deman­da­ron a la pre­si­den­cia del nue­vo priís­mo: pos­tu­ras hos­ti­les, con­fron­ta­ción, recla­mos y has­ta rup­tu­ra o sus­pen­sión de rela­cio­nes para hacer­le ver al man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se que no podía sim­ple­men­te lla­mar ani­ma­les, cri­mi­na­les y vio­la­do­res a los mexi­ca­nos. No, duran­te la pre­si­den­cia de Enri­que Peña Nie­to, los y las inte­gran­tes de esa comen­to­cra­cia exi­gían del priís­mo una acti­tud de nego­cia­ción, de fir­me­za, pero en el mar­co de un sano dis­tan­cia­mien­to, lo sufi­cien­te como para poder sobre­vi­vir los ata­ques y la cóle­ra dis­cur­si­va del jefe del eje­cu­ti­vo fede­ral en Esta­dos Uni­dos: la diplo­ma­cia, la estra­te­gia y una posi­ción sóli­da­men­te fun­da­men­ta­da en los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les de polí­ti­ca exte­rior debían de ser la mejor apues­ta (ado­sa­da por la cer­ca­nía que tenía el des­de enton­ces can­ci­ller, Luis Vide­ga­ray Caso con el yerno de Trump, Jared Kushner).

Y es que si algo dejó ver ese circu­lo de refi­na­dos y refi­na­das inte­lec­tua­les que aún hoy tie­ne aca­pa­ra­da la mayor par­te de los espa­cios de aná­li­sis y de opi­nión en los medios de comu­ni­ca­ción tra­di­cio­na­les, des­de la tele­vi­sión has­ta la pren­sa, pasan­do por el radio y por alguno que otro espa­cio en inter­net; ese algo es que lo que en su momen­to des­pre­cia­ba la comen­to­cra­cia nacio­nal no era pre­ci­sa­men­te el atre­vi­mien­to del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se de ofen­der a los mexi­ca­nos de ese Méxi­co vio­len­to, racis­ta y cla­sis­ta que, ade­más, ocu­pa el pri­mer lugar mun­dial de abu­so sexual infan­til, ¡No señor! La ofen­sa esta­ba en que las dife­ren­cias que se abrían entre Donald Trump y Peña Nie­to no hacían otra cosa que trans­pa­ren­tar el pate­tis­mo del pro­pio pre­si­den­te mexi­cano en fun­cio­nes, y la inefec­ti­vi­dad de su circu­lo de poder más pró­xi­mo para lograr sal­var la situa­ción que les toca­ba enfren­tar. ¡Había que evi­tar, a toda cos­ta, la humi­lla­ción de la ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial y de la figu­ra del pro­pio pre­si­den­te: la figu­ra cen­tral de sis­te­ma polí­ti­co mexicano!

Por supues­to en los dos años que el nue­vo priís­mo tuvo que sufrir al trum­pis­mo, la comen­to­cra­cia esta­ble­ci­da no alcan­zó a iden­ti­fi­car que los pro­yec­tos ideo­ló­gi­cos que en ese momen­to se desa­rro­lla­ban en Méxi­co y en Esta­dos Uni­dos no eran, en más, com­pa­ti­bles en una diver­si­dad de asun­tos. Por eso, asi­mis­mo, tam­po­co fue­ron capa­ces de com­pren­der que la ideo­lo­gía per­so­ni­fi­ca­da en la figu­ra del pre­si­den­te López Obra­dor, e ins­ti­tu­cio­na­li­za­da en su pro­yec­to de nación, sin­te­ti­za­do como 4T, en reali­dad, lejos de ser opues­ta o exclu­yen­te del pro­ce­so polí­ti­co esta­dou­ni­den­se coman­da­do por Trump, era, en reali­dad, una par­te com­ple­men­ta­ria del mis­mo; y vice­ver­sa: el pro­tec­cio­nis­mo trum­pis­ta era com­ple­men­ta­rio del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio de nue­vo cuño adop­ta­do por López Obrador.

Hoy, que la pre­si­den­cia esta­dou­ni­den­se ha cam­bia­do de man­da­ta­rio (aun­que eso no nece­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca que haya cam­bia­do el pro­yec­to polí­ti­co en el lar­go pla­zo) la his­to­ria de ese vira­je ideo­ló­gi­co del esta­blish­ment en la for­ma­ción de la opi­nión públi­ca nacio­nal se repi­te, pero esta vez como una far­sa de enor­mes pro­por­cio­nes en la que se tras­lu­ce la mane­ra en que se bus­ca apro­ve­char el rele­vo pre­si­den­cial en Esta­dos Uni­dos para exi­gir pre­sio­nes por par­te de Biden y de su admi­nis­tra­ción sobre el gobierno de López Obra­dor. Pre­sio­nes que van des­de sim­ples recla­mos por hacer que la rela­ción bila­te­ral regre­se a como esta­ba duran­te el man­da­to de Barack Oba­ma (el pre­si­den­te pro­gre­sis­ta que agu­di­zó la cri­sis de vio­len­cia que vive Méxi­co des­de Viden­te Fox; el mis­mo que sumer­gió al Nor­te de Áfri­ca en una Pri­ma­ve­ra Ára­be; el que impul­só res­ca­tes mul­ti­mi­llo­na­rios de los gran­des capi­ta­les tras­na­cio­na­les; el que ace­le­ró la bal­ca­ni­za­ción de Orien­te Medio y la exten­dió a otras lati­tu­des en la región; el que favo­re­ció gol­pes de Esta­do con­tra gobier­nos pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca) has­ta, en sus ver­sio­nes más radi­ca­les, exi­gir inter­ven­cio­nes de tipo polí­ti­co para resol­ver situa­cio­nes como la con­cer­nien­te a la exo­ne­ra­ción del Gral. Sal­va­dor Cien­fue­gos Zepe­da.

Es como si de pron­to ese fer­vor patrio que has­ta hace ape­nas un par de meses exi­gía defen­der con agre­si­vi­dad el honor de Méxi­co (así, en abs­trac­to), aho­ra fue­se una súpli­ca en la que se pide que el excep­cio­na­lis­mo esta­dou­ni­den­se se vuel­que, con lo más fir­me de sus pre­sio­nes diplo­má­ti­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas ¿mili­ta­res? para lograr, con ello, ali­near a la 4T con algu­nas de las polí­ti­cas tra­di­cio­na­les de la rela­ción bila­te­ral. Es decir, lo que hoy inun­da, por ejem­plo, las pági­nas de las edi­to­ria­les de los prin­ci­pa­les dia­rios de cir­cu­la­ción nacio­nal, en Méxi­co, es una suer­te de con­de­na al fra­ca­so a la pre­si­den­cia de López Obra­dor que, jus­ti­fi­cán­do­se en el argu­men­to de bus­car dar­le una lec­ción al man­da­ta­rio mexi­cano en fun­cio­nes, pide que la rela­ción entre ambos gobier­nos sea difí­cil, cues­ta arri­ba, o por lo menos lle­na de sobre­sal­tos y de ten­sio­nes. Sólo así se entien­de que haya sido noti­cia de pri­me­ra pla­na y obje­to de incan­sa­bles dis­cu­sio­nes el que, en los albo­res de su des­pe­di­da, Donald J. Trump deci­die­se agra­de­cer a López Obra­dor por la rela­ción que como man­da­ta­rios esta­ble­cie­ron en los dos últi­mos años. ¡Cómo si eso hicie­ra de López Obra­dor algo así como una figu­ra idén­ti­ca, en todo sen­ti­do, a la figu­ra de Trump!

Y esa afir­ma­ción en ver­dad es tal, ¿cómo debe­ría de hacer sen­tir a los mexi­ca­nos y las mexi­ca­nas el que cada pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos en los últi­mos cin­cuen­ta años ha emi­ti­do algún tipo de piro­po sobre la ins­ti­tu­ción pre­si­den­cial mexi­ca­na y sus ocu­pan­tes en turno, tenien­do cada uno de esos pre­si­den­tes esta­dou­ni­den­ses que car­gar, sobre sus hom­bros, infi­ni­dad de crí­me­nes de gue­rra, gol­pes de Esta­do, gue­rras irres­tric­tas, etc.; mien­tras que los man­da­ta­rios mexi­ca­nos tie­nen que dar cuen­tas a su nación de sus gue­rras sucias, de sus repre­sio­nes de la pro­tes­ta social, de sus gue­rras con­tra el nar­co­trá­fi­co? ¿En dón­de, ahí, se debe colo­car la supe­rio­ri­dad moral, de acuer­do con el patrio­tis­mo en boga?

Ricar­do Oroz­co, Inter­na­cio­na­lis­ta por la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de México

FUENTE: Rebe­lion

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *