Hai­tí. Henry Bois­ro­lin: «Jove­nal Moï­se no es nada, es una espe­cie de capa­taz, como en la épo­ca colonial»

Por María Torre­llas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021.

En Hai­tí estos días pasa­dos la situa­ción vuel­ve a estar con­vul­sio­na­da por­que el 7 de febre­ro se aca­ba­ba el man­da­to de Jove­nal Moï­se según la lega­li­dad de la Cons­ti­tu­ción hai­tia­na. Lo mis­mo opi­na la pobla­ció, toda la opo­si­ción y has­ta los jue­ces, pero el ex pre­si­den­te sigue miran­do a un cos­ta­do y seña­la que recién lo hará en 2022. Para hablar de este esce­na­rio con­flic­ti­vo entre­vis­ta­mos al coor­di­na­dor del Comi­té Demo­crá­ti­co Hai­tiano, Henry Bois­ro­lin

-En pri­mer lugar, hay que seña­lar que se tra­ta de una cri­sis inin­te­rrum­pi­da, Hay un con­tex­to de des­va­ne­ci­mien­to del sis­te­ma neo­co­lo­nial. El pue­blo dijo bas­ta. No quie­re seguir vivien­do como antes y otros ya no pue­den diri­gir como antes. Acá esta­mos en una eta­pa cru­cial don­de se inten­ta refor­mu­lar el sis­te­ma neo­co­lo­nial con otras figu­ras. Apar­te de esto, quie­ren borrar a las peque­ñas con­quis­tas demo­crá­ti­cas que había con­se­gui­do el pue­blo hai­tiano lue­go de la dic­ta­du­ra. Como, por ejem­plo, el dere­cho de aso­cia­ción, el dere­cho de los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos, la liber­tad de pala­bra, etc. Des­pués, se inten­ta recu­pe­rar el poder de la figu­ra del pre­si­den­te, y eso se tra­ta de man­te­ner con gru­pos arma­dos que man­tie­nen el terror, por eso, tie­nen una poli­cía bas­tan­te domes­ti­ca­da al poder polí­ti­co. Eso es lo que esta­mos vien­do en este momen­to. El mun­do lo recha­za por­que sabe que estas dic­ta­du­ras no lle­gan a nada. 

-Sin embar­go Moï­se no cede y ase­gu­ra que va a seguir un año más a pesar que ya ter­mi­nó su mandato.

-Hace un año que el pre­si­den­te anu­ló el par­la­men­to, no reali­zó elec­cio­nes y él dijo que no las había con­vo­ca­do por­que no se había vota­do la ley elec­to­ral. Pero tenía mayo­ría tan­to en Dipu­tados como en Sena­do­res. Enton­ces esto es fal­so, lo hizo a pro­pó­si­to. Aho­ra está ata­can­do al poder judi­cial. El tema vie­ne cuan­do él for­ma el poder elec­to­ral con sus ami­gos de mane­ra incons­ti­tu­cio­nal e ile­gal. Enton­ces la cons­ti­tu­ción dice que todo con­se­jo elec­to­ral para que pue­da fun­cio­nar tie­ne que pres­tar jura­men­to ante la Cor­te de Casa­ción que es la máxi­ma ins­tan­cia jurí­di­ca del país y los jue­ces no lo acep­ta­ron en su gran mayo­ría. Para mí des­de ahí, Moï­se tie­ne cru­za­da a la Cor­te. Como des­man­te­ló el par­la­men­to, él ata­ca al poder judi­cial para poner a sus hom­bres en este caso, inven­tó un gol­pe de esta­do con­tra él y detu­vo a la media noche a per­so­nas y jue­ces de la Cor­te. Inclu­so aún cuan­do la Cor­te dice que no se pue­de dete­ner a nadie antes de las 6 de la maña­na. De 12 a 5 no se pue­de dete­ner a nadie, y para col­mo a un Juez. ¿Des­pués qué pasa? Algu­nos jue­ces, como la Fede­ra­ción y los pro­fe­sio­na­les de dere­cho, el Con­se­jo Supe­rior del Poder Supe­rior, la máxi­ma ins­tan­cia en cuan­to a la inter­pre­ta­ción de la ley, des­pués de la Cor­te, dije­ron que el man­da­to de este hom­bre cadu­có, ter­mi­nó el 7 de febre­ro de 2021. Pero bueno él dice que no. Enton­ces deci­den des­truir a esta gen­te. Sin duda es un tema polí­ti­co. Él qui­so apro­ve­char el 7 a la madru­ga­da cuan­do ya habían decla­ra­do el fin de su man­da­to, él crea un inci­den­te para des­viar la aten­ción sobre esto y demos­trar que tie­ne aún auto­ri­dad, que está diri­gien­do. Pero eso no es así. Quie­ro resal­tar, que se habla mucho de Moï­se y de su gobierno como si fue­ran ellos los que deter­mi­nan la accio­nes de Hai­tí, pero no es cierto. 

Resultado de imagen de henry boisrolin

-¿Enton­ces, qué sig­ni­fi­ca Moï­se realmente?

-Moï­se no es nada, es una espe­cie de capa­taz, como en la épo­ca colo­nial, un señor que tra­ba­ja al ser­vi­cio de los colo­nos para vigi­lar a los escla­vi­za­dos. Moï­se es un eje­cu­tor de un plan inter­na­cio­nal cuyos auto­res tie­nen nom­bre y ape­lli­do. El impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, inclu­so está hablan­do de la divi­sión del país en tres par­tes, una para Cana­dá, otra para Fran­cia y otra para Esta­dos Uni­dos. Son rumo­res, pero es obvio que hay un plan inter­na­cio­nal, por eso acep­tan a este tipo de gen­te capaz de ser­vir a sus intere­ses sin tener sen­ti­mien­to patrió­ti­co. Hablar de sobe­ra­nía, de dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción no entran en la cabe­za de esta gen­te. Sin apo­yo de los emba­ja­do­res con el gobierno hai­tiano o de la poli­cía, él no hubie­ra resistido. 

Con este pano­ra­ma a los que te refe­rís ¿Cuál es aho­ra mis­mo, la pos­tu­ra del pue­blo, la opo­si­ción, el cam­pe­si­na­do, los sin­di­ca­tos, las muje­res? ¿Van a per­mi­tir que esto con­ti­núe y segui­rán en las calles para que se vaya Moï­se

-Plan­teo dos cosas, evi­den­te­men­te hay deter­mi­na­ción de no acep­tar esto, enton­ces pue­de haber un baño de san­gre por­que este hom­bre no retro­ce­de­rá. Inclu­so, perio­dis­tas fue­ron ata­ca­dos, hay otros ase­si­na­dos, a uno lo apa­lea­ron tan­to que falle­ció. La mayo­ría del pue­blo recha­za este sistema. 

En Hai­tí, hablan­do de rup­tu­ra con el sis­te­ma de domi­na­ción neo­li­be­ral, hubo un sal­to cuan­ti­ta­ti­vo en la pobla­ción, ya no hace fal­ta ser un mili­tan­te polí­ti­co para que pue­das escu­char a alguien recha­zan­do el sis­te­ma. El pue­blo hai­tiano reco­no­ce la raíz de su pro­ble­ma. El otro pun­to: pue­de haber un caos tal que ter­mi­ne apu­ran­do la inter­ven­ción direc­ta de Esta­dos Uni­dos, ellos bus­can eso. La dia­léc­ti­ca de las armas se rige por las armas, pero si el pue­blo no tie­ne armas, enton­ces empie­za a ver eso, que hay mayor radi­ca­li­dad en la resis­ten­cia de los militantes. 

-¿Ves luz al final del túnel?

-Esta­mos fren­te a un momen­to muy difí­cil. Es com­ple­jo, casi impo­si­ble avi­zo­rar el final de esto. Oja­lá real­men­te, la sabi­du­ría de algu­nos diri­gen­tes jun­to a la sabi­du­ría popu­lar, encuen­tren una estra­te­gia para poder hallar la vía de solu­ción. Recor­de­mos que Moi­se dijo que des­pués de Dios está él. Es un pre­si­den­te que «nadie pue­de mover», y que si fue­ra por él esta­ría por 40 años, ese es el plan. Para que este plan se pue­da rea­li­zar ten­drán que matar a miles de hai­tia­nos, y si el mun­do se que­da­ra miran­do para otro lado, sería un desas­tre. Lo que sé es que el pue­blo hai­tiano con su his­to­ria, su deter­mi­na­ción, su resi­lien­cia, su capa­ci­dad de lucha pue­de ven­cer pero no va a ser fácil. En los pró­xi­mos días lo vamos a ver. En Hai­tí, cuan­do se die­ron cuen­ta que no pue­den man­te­ner más pre­so al Juez, por­que los abo­ga­dos defen­so­res pre­sen­ta­ron un habeas cor­pus, se orde­nó su libe­ra­ción, pero para que se die­ra esa libe­ra­ción, tie­ne que haber un fun­cio­na­rio que eje­cu­te, y des­apa­re­ció, huyó ese fun­cio­na­rio. Lla­ma­ron a otro, y este reci­bió car­ta de revo­ca­ción y no se pue­de libe­rar al juez, y peor a los otros que fue­ron acu­sa­dos por igual. El pre­si­den­te no entien­de, no le da la cabe­za de por­qué sus fun­cio­na­rios son todos incom­pe­ten­tes, por­que una cosa es un com­plot y otra un gol­pe de esta­do. El gol­pe de esta­do es un hecho, tie­ne que tener hechos mate­ria­les, él no entien­de que, en mate­ria jurí­di­ca, en cual­quier lugar del mun­do, la for­ma des­tru­ye al fon­do. Si vos dete­nés a alguien ile­gal­men­te, no se exa­mi­na el fon­do, sino la for­ma, la for­ma tie­ne que lle­var al fon­do, eso es ley. En cual­quier lugar es ley. Van a tener que libe­rar a este juez. Como a los otros. Si no lo hacen es vio­la­ción fla­gran­te de todo y eso con­du­ce a mayor reacción. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *