Colom­bia. Pro­pa­gan­da negra con­tra el ELN, un mini plan Z

Por Cami­la Her­nán­dez, Cris­ti­na Torres. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de febre­ro de 2021.

Un ante­ce­den­te: Chile

“Fue una gran manio­bra de gue­rra sico­ló­gi­ca… Cuan­do vi el Libro Blan­co que con­tie­ne el Plan Z, no me intere­so mirar­lo por­que reco­no­cí que eran pape­les y fotos que había vis­to con pos­te­rio­ri­dad al 11 de sep­tiem­bre en el Minis­te­rio de Defen­sa. Eran todos los docu­men­tos que se habían jun­ta­do en todos los alla­na­mien­tos en las sedes de los par­ti­dos polí­ti­cos en San­tia­go. Esta­ban en una pie­za lle­na de fotos de actas de los par­ti­dos mar­xis­tas. De allí se debe haber selec­cio­na­do un mate­rial espe­cial… Yo ten­go la impre­sión que la gen­te encar­ga­da de las ope­ra­cio­nes de inte­li­gen­cia dis­cer­nie­ron que era con­ve­nien­te gene­rar un ele­men­to de jus­ti­fi­ca­ción del pro­nun­cia­mien­to mili­tar para con­ven­cer a la pobla­ción civil que los habían sal­va­do. Enton­ces, se hizo este libro y se pro­du­jo —inclu­so— un efec­to social… Este libro, le repi­to, es pro­duc­to de una cam­pa­ña de gue­rra sicológica”.

Son pala­bras de Fede­ri­co Willoughby-Mac­Do­nald, pri­mer voce­ro de la dic­ta­du­ra mili­tar chi­le­na. El lec­tor pue­de visi­tar Wiki­pe­dia u otras fuen­tes de enci­clo­pe­dia vir­tual. Con­sul­tar qué fue tan­to el Plan Zeta como el Libro blan­co del cam­bio de gobierno en Chi­le.

El resu­men auto­ri­za­do lo dio la pro­pia CIA y el Infor­me Hin­chey del Sena­do de Esta­dos Uni­dos[1]: los mili­ta­res chi­le­nos, Pino­chet a la cabe­za, que fue­ron res­pal­da­dos por los EE.UU., para jus­ti­fi­car el gol­pe de Esta­do del 11 de sep­tiem­bre de 1973, con­fec­cio­na­ron una ope­ra­ción de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y de pro­pa­gan­da negra, con­sis­ten­te en acu­sar a Sal­va­dor Allen­de y a orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, ase­ve­ran­do que con el apo­yo de Cuba, se iban a pre­pa­rar aten­ta­dos con­tra polí­ti­cos y man­dos de las fuer­zas arma­das, así como a sus fami­lia­res. De esta mane­ra el derro­ca­mien­to de Allen­de habría sido en “defen­sa” pro­pia, para “pre­ve­nir la vio­len­cia mar­xis­ta”.

Una sede: Cuba

Pablo Bel­trán, coman­dan­te del ELN, uno de los cin­co miem­bros del Coman­do Cen­tral, se halla en Cuba des­de mayo de 2018. Un par de meses des­pués arri­bó a la isla el pri­mer coman­dan­te de esa orga­ni­za­ción insur­gen­te, Nico­lás Rodrí­guez Bau­tis­ta. Esta­ban en un pro­ce­so de con­ver­sa­cio­nes de paz con el gobierno de San­tos, quien en agos­to siguien­te ter­mi­nó su pre­si­den­cia. Para que eso fue­ra posi­ble, para que arri­ba­ran los gue­rri­lle­ros, se requi­rió por escri­to auto­ri­za­cio­nes del gobierno colom­biano. De ese modo, diplo­má­ti­cos norue­gos, cuba­nos, vene­zo­la­nos, bra­si­le­ros y chi­le­nos acom­pa­ña­ron su lle­ga­da y la segu­ri­dad tan­to de los dos diri­gen­tes, como del con­jun­to de la Dele­ga­ción de Diá­lo­gos de esa orga­ni­za­ción. En ese momen­to esta­ban actuan­do como Garan­tes cin­co paí­ses (siguien­do ins­truc­cio­nes de la dere­cha inter­na­cio­nal, Lenin Moreno ya había hecho su giro polí­ti­co en abril de 2018 y orde­nó a Ecua­dor reti­rar­se como tal).

Se ins­ta­ló la Mesa de con­ver­sa­cio­nes en la nue­va sede, dan­do con­ti­nui­dad a un pro­ce­so ini­cia­do muchos años antes. Res­pe­tan­do reglas para ese inten­to. Todo eso es nor­mal. Suce­de por lo gene­ral sin con­tra­tiem­pos. Entre dos par­tes que, sin dejar el enfren­ta­mien­to mili­tar, pues no esta­ba vigen­te nin­gu­na obli­ga­ción de cese al fue­go, bus­ca­ban dia­lo­gar para avan­zar en una sali­da nego­cia­da. En el caso del ELN y el Esta­do colom­biano, en mar­zo y abril de 2016 en Cara­cas, se fir­ma­ron esos com­pro­mi­sos solem­nes ante esos gobier­nos que actua­ron como tes­ti­gos, no sólo una Agen­da de diá­lo­gos, un acuer­do, sino tam­bién varios pro­to­co­los para hacer posi­ble esa explo­ra­ción. Uno de esos pro­to­co­los pre­vé que decla­ra­da la rup­tu­ra de los diá­lo­gos, se pro­ce­día al regre­so segu­ro de dicha comi­sión polí­ti­ca de la gue­rri­lla. Se ha hecho siem­pre así. Entre enemi­gos. Pero con honor.

El pac­to en el que así cons­ta es un ins­tru­men­to de dere­cho inter­na­cio­nal, ampa­ra­do por nor­mas huma­ni­ta­rias, es mate­rial­men­te un acuer­do espe­cial que no pue­de que­bran­tar­se. Noam Chomsky, Fede­ri­co Mayor Zara­go­za, Adol­fo Pérez Esqui­vel y más de cien inte­lec­tua­les, juris­tas, aca­dé­mi­cos y escri­to­res han pedi­do res­pe­to a ese deber inter­na­cio­nal[2]. El Esta­do colom­biano bajo nin­gu­na razón o pre­tex­to pue­de vio­lar esa dis­po­si­ción ni indu­cir, con­du­cir o for­zar a Cuba ni a otro país a des­co­no­cer y bur­lar esos principios.

Cuba lo sabe. Tie­ne una diplo­ma­cia de gran valía. Sabe que no es peón ni del gobierno colom­biano, ni de los Esta­dos Uni­dos; que lo que hay en Colom­bia es una con­fron­ta­ción arma­da; que por ello ha ser­vi­do para pro­ce­sos de paz. Tan­to con las FARC como con el ELN. Sabe tam­bién que no pro­ce­de apli­car las cláu­su­las o meca­nis­mos de la Inter­pol, cuyo tra­ta­do impi­de a los Esta­dos par­tes impli­car­se en un con­flic­to arma­do interno, ni con­tri­buir a la per­se­cu­ción de deli­tos polí­ti­cos. Cuba sabe que el ELN es un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio, que los actos de sus inte­gran­tes hacen par­te de la rebe­lión, que es un recur­so uni­ver­sal de los pue­blos ante la opre­sión; sabe que las accio­nes insur­gen­tes, sien­do deli­tos polí­ti­cos, no pue­den ser moti­vo para extra­di­tar­los o dete­ner­los. Ade­más de lle­gar a cons­ti­tuir una abe­rra­ción his­tó­ri­ca, éti­ca y polí­ti­ca, una con­tra­dic­ción en la dig­ni­dad de los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos, sería por supues­to un cri­men inter­na­cio­nal, lla­ma­do Per­fi­dia. Cuba sabe tam­bién que la Dele­ga­ción de Diá­lo­gos del ELN está estric­ta­men­te en labo­res polí­ti­cas y diplo­má­ti­cas, de con­tac­tos y comu­ni­ca­cio­nes para la bús­que­da de esce­na­rios de paz.

Un tea­tro: la caver­na de Duque

Inten­tar aho­ra pre­sio­nar a Cuba, como lo hace el gobierno y la caver­na de Duque, para que ade­más de car­ce­le­ra sea esa nación cari­be­ña lo que en el argot poli­cial ven­dría a ser una espe­cie de dela­tor, es una fal­ta de res­pe­to total. Y es deli­rio o enajenación.

El gobierno colom­biano no sólo no sabe de esa míni­ma decen­cia, sino que inclu­so sus fun­cio­na­rios encar­ga­dos de lidiar con estas cues­tio­nes, sen­ta­dos en sus pol­tro­nas ganan­do gran­des suel­dos, care­cen de las bási­cas con­di­cio­nes mora­les e inte­lec­tua­les o de ido­nei­dad pro­fe­sio­nal. Medi­na Galle­go, un ana­lis­ta de estos asun­tos, seña­ló hace unos días el extre­mo de la estu­pi­dez del alto comi­sio­na­do para la paz, Miguel Ceba­llos, cuyas papa­rru­cha­das no tie­nen lími­tes. Dice: se irá de ese car­go como el fun­cio­na­rio más inep­to pues­to al fren­te de un tema tan impor­tan­te como la paz del país[3]. De Ceba­llos cir­cu­lan ya valo­ra­cio­nes sobre su deni­gran­te con­di­ción y papel[4].

El coman­dan­te Bel­trán aca­ba de rea­li­zar una serie de entre­vis­tas tras una agi­ta­da sema­na de noti­cias que seña­la­rían que el ELN pre­pa­ra­ba un aten­ta­do en Bogo­tá. Este jefe gue­rri­lle­ro ha deja­do cla­ro que la infor­ma­ción que en esa ciu­dad reci­bió el Emba­ja­dor cubano, José Luis Pon­ce, era fal­sa, enve­ne­na­da, tóxi­ca, o sea que no corres­pon­de a algo cier­to[5].

Siguien­do la este­la de Ceba­llos, de par­te de sus cola­bo­ra­do­res, y cómo tie­ne a su dis­po­si­ción el gobierno bajo apre­mio judi­cial a Fran­cis­co Galán o Feli­pe Torres, deser­to­res del ELN, cono­ce­do­res en par­te del dis­cur­so insur­gen­te y capa­ces de pres­tar­se al dise­ño de pro­pa­gan­da negra o gris con­tra sus ex com­pa­ñe­ros, o sen­ci­lla­men­te otros ana­lis­tas o agen­tes de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, es muy pro­ba­ble que estu­vie­ran detrás las manos del alto comi­sio­na­do, no sólo en la con­fec­ción de un docu­men­to apó­cri­fo en el que se basó el dia­rio El Tiem­po para decir que el ELN está frac­tu­ra­do y con­ta­mi­na­do de nar­co­trá­fi­co, sino en el que se apun­ta que esa gue­rri­lla simu­la­ría un pro­ce­so de paz úni­ca­men­te para bus­car que regre­se al país su Dele­ga­ción plan­ta­da en Cuba.

De hecho, el expre­si­den­te colom­biano Ernes­to Sam­per en un men­sa­je muy cla­ro da en el pun­to que expli­ca esta anda­na­da[6]: “La acti­tud de Cuba de com­par­tir infor­ma­ción sobre posi­bles accio­nes de un fren­te del ELN es ges­to amis­to­so que con­tras­ta con pér­fi­da deci­sión de Colom­bia al pedir extra­di­ción da los nego­cia­do­res del ELN para jus­ti­fi­car la deci­sión de Trump de con­si­de­rar a Cuba país terro­ris­ta /​El Con­se­je­ro para la Gue­rra Ceba­llos se ras­ga las ves­ti­du­ras por­que Biden está revi­san­do la equi­vo­ca­da polí­ti­ca de incluir a Cuba en la lis­ta de paí­ses terro­ris­tas por­que Colom­bia pidió en extra­di­ción a los nego­cia­do­res del ELN que están allí”.

El Emba­ja­dor Pon­ce es un vete­rano diplo­má­ti­co cubano. Pero, cier­ta­men­te, como se ha dicho, la infor­ma­ción reci­bi­da por él, no obs­tan­te su expe­rien­cia, asal­tó su bue­na fe y bon­dad. Le enga­ña­ron. Que lle­ga­ra a tra­vés de algún par­la­men­ta­rio de la ban­ca­da de izquier­da, por ejem­plo, o de alguien de mucha con­fian­za para la Emba­ja­da, sig­ni­fi­ca no sólo inge­nui­dad, pre­ci­pi­tud, lige­re­za e irres­pon­sa­bi­li­dad de algu­nos en Colom­bia, azu­za­dos por una obse­sión con­tra­in­sur­gen­te, sino la capa­ci­dad tétri­ca que hace posi­ble que se ges­ten y cir­cu­len fake news para así ser­vir a la ambien­ta­ción de aten­ta­dos que lue­go se endil­ga­rían al ELN, y la per­ver­sión que carac­te­ri­za al actual gobierno dis­pues­to al empleo de todos los tipos de pro­pa­gan­da que se usan en la gue­rra, apun­tan­do así a la vul­ne­ra­bi­li­dad, ino­cen­cia o mani­pu­la­ción de otros.

Duque inten­tó derri­bar a Madu­ro, acu­sán­do­le entre otras cosas de pro­te­ger al ELN; no pudo. Bus­có pre­sio­nar a Cuba para que entre­ga­ra a los dele­ga­dos del ELN; no lo logró. Qui­so empren­der una bata­lla jurí­di­ca y polí­ti­ca bus­can­do alia­dos en esta que­re­lla; la per­dió sin dar­la, se que­dó sólo con Trump. Pre­ten­dió impo­ner unas con­di­cio­nes inacep­ta­bles para el ELN como si fue­ra una insur­gen­cia derro­ta­da mili­tar y moral­men­te; no ha con­se­gui­do nada. Todo le ha resul­ta­do un fias­co. Aho­ra, tras la sali­da de Trump, y al ver que ter­mi­na­rá su man­da­to sin nin­gún resul­ta­do estra­té­gi­co, como sí lo logró San­tos al des­mo­vi­li­zar y des­mo­ro­nar a las FARC, hecha hoy papi­lla, bus­ca Duque, fren­te a la úni­ca orga­ni­za­ción rebel­de que exis­te, y cre­ce, no inten­tar un pro­ce­so serio de paz, no atre­ver­se en una sen­da nece­si­ta­da por el país, sino ensa­yar lo que su alu­ci­na­ción le per­mi­ta: una paya­sa­da, un show, un aten­ta­do, hacer más tur­bio un río ya revuel­to con ganan­cia de pes­ca­do­res ávi­dos de votos en 2022…

Los test-afe­rros

Sin embar­go, el pro­ble­ma no es sólo el régi­men de Duque, sino la fal­ta de luces, madu­rez y cohe­ren­cia de una par­te impor­tan­te de quie­nes, en dis­tin­tos espa­cios o esta­men­tos, que­rien­do que se con­ti­núe en un ensa­yo de paz y que el ELN acep­te sumi­sa­men­te el mis­mo libre­to que se apli­có con las FARC, en la prác­ti­ca son tes­ta­fe­rros, que­dan con­ver­ti­dos en ven­trí­lo­cuos, en per­so­nas que se pres­tan como títe­res de otras sien­do mani­pu­la­das para que sean ellas las que sean la cara visi­ble, en este caso de una patra­ña. Los hechos de estos días así lo reve­lan. Demues­tran que no sólo a Duque le fal­tan capa­ci­da­des o miras, esta­tu­ra his­tó­ri­ca e inte­li­gen­cia, sino que algu­nos acto­res polí­ti­cos y de opi­nión están cega­dos por esa obse­sión antiguerrillera.

Iván Cepe­da, un sena­dor com­pro­me­ti­do con la paci­fi­ca­ción, faci­li­ta­dor de paz del gobierno San­tos, per­so­na cuer­da y mode­ra­da, no se atie­ne al Memo­rán­dum de Cuba en el que se habla de un supues­to o hipo­té­ti­co “ata­que mili­tar” del ELN[7]. No. Cepe­da va más allá, le pudo más su pro­ta­go­nis­mo, como si tuvie­ra más datos. Argu­men­tó apre­su­ra­da­men­te que lo hecho por Cuba es mues­tra de su no tole­ran­cia con el “terro­ris­mo”, al refe­rir­se al hecho “terro­ris­ta” del ELN que se evi­ta­ría con la entre­ga de esa infor­ma­ción al gobierno Duque[8] ¿Un con­tra­sen­ti­do de este legis­la­dor? ¿Es esa su cohe­ren­cia? Tie­ne que saber que el len­gua­je que usa cuen­ta en la médu­la de este pro­ble­ma ¿Dón­de está su con­de­na públi­ca por el uso de explo­si­vos cuan­do en mayo de 2020, en ple­na pan­de­mia, el Esta­do colom­biano bom­bar­deó con dos tone­la­das de car­ga el cam­pa­men­to don­de se halla­ba Ale­jan­dro Mon­to­ya, inte­gran­te de la Dele­ga­ción de Diá­lo­gos del ELN? ¿Dón­de senador?

Como su cole­ga par­la­men­ta­rio Roy Barre­ras, que de mili­tar en la extre­ma dere­cha del uri­bis­mo para­mi­li­tar y mafio­so, ha veni­do cam­bian­do con­ve­nien­te­men­te cada dos años de cha­que­ta bus­can­do votos y maqui­na­rias, estan­do aho­ra en posi­cio­nes polí­ti­cas de cen­tro, des­de dón­de, como si fue­se un man­do del ELN, bra­vu­co­na­men­te exi­ge cuen­tas a esta orga­ni­za­ción insur­gen­te[9]. De la mis­ma mane­ra otros, sin tener para ello la sufi­cien­te auto­ri­dad moral, al no haber un hecho con­cre­to qué juz­gar como tal, deján­do­se lle­var por el arras­tre de las fake news, del len­gua­je con­tra­in­sur­gen­te o de la pro­pa­gan­da gris[10], a la que sir­ven como mario­ne­tas úti­les, repro­du­cien­do[11] la cali­fi­ca­ción que usa Duque de ante­mano para negar­se a un pro­ce­so de paz.

Cabe seña­lar en esta reve­la­do­ra coyun­tu­ra a la pren­sa del blo­que domi­nan­te, que en estos días vol­vió a hacer gala de su rela­ción ser­vil e inde­co­ro­sa con los intere­ses más obtu­sos que siguen sin com­pren­der que el ELN es una gue­rri­lla rebel­de, que se rige por sus esta­tu­tos y por el dere­cho huma­ni­ta­rio; que reta el mono­po­lio de la fuer­za esta­tal; que tie­ne sus pro­pias nor­mas y que por lo tan­to no acep­ta los dic­ta­dos de su enemi­go a la hora de con­si­de­rar qué es líci­to o legí­ti­mo en la gue­rra de gue­rri­llas y si el ELN tie­ne o no línea o uni­dad de man­do. Ya Bel­trán ha expli­ca­do has­ta la sacie­dad que exis­te un alza­mien­to arma­do legí­ti­mo, y que, estan­do en con­flic­to con las eli­tes, la tarea de la Dele­ga­ción en Cuba es bus­car y espe­rar con­ver­sa­cio­nes de paz, ade­más de que lo que exis­te al inte­rior no son frac­cio­na­mien­tos sino divi­sión lógi­ca de fun­cio­nes como orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar que son.

Por últi­mo, rese­ñan­do a una perio­dis­ta, Patri­cia Lara, que en otra épo­ca se dis­tin­guía de la mana­da gue­rre­ris­ta de los medios ofi­cia­les, al comen­tar la situa­ción (a raíz de infor­mes de ONGs que deve­lan cómo el Esta­do fue inca­paz de infli­gir seve­ros gol­pes al ELN en estos últi­mos años), dice ella cómo el gobierno “salió a decir que ese no era un tema nue­vo” y que “reite­ra­ba su fir­me deci­sión “de des­man­te­lar” el Eln como “úni­co meca­nis­mo para pre­ve­nir que siga con sus actos terro­ris­tas en dife­ren­tes regio­nes del país””. Con­clu­ye Lara: “Eso esta­ría muy bien. Sin embar­go, en lo que va de la admi­nis­tra­ción Duque sola­men­te hemos vis­to que han caí­do un par de cabe­ci­llas y que se des­mo­vi­li­zó un gru­pi­to[12]… De nue­vo el len­gua­je. Están a la espe­ra de mejo­res y san­gran­tes resultados.

El ELN ha expli­ca­do: “Aler­ta­mos a la opi­nión públi­ca que las Fuer­zas Arma­das esta­ta­les están pla­nean­do rea­li­zar accio­nes terro­ris­tas con­tra la pobla­ción con el pro­pó­si­to de res­pon­sa­bi­li­zar al ELN, para inten­si­fi­car las pre­sio­nes inter­na­cio­na­les con­tra nues­tra Dele­ga­ción de Diá­lo­gos que se encuen­tra en Cuba”. No cabe duda que para ese fin los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia y pro­pa­gan­da del Esta­do colom­biano mon­ta­ron una ope­ra­ción psi­co­ló­gi­ca de la que han sali­do perdiendo.

Algo así como un mini plan Z con­tra el ELN, sabien­do que esta gue­rri­lla actua­ría o podrá actuar en cual­quier momen­to, no sien­do excep­cio­nal que lo hicie­ra en el mes de febre­ro para con­me­mo­rar la caí­da en com­ba­te del coman­dan­te y sacer­do­te Cami­lo Torres Res­tre­po (15 de febre­ro de 1966). Es posi­ble que esa gue­rri­lla actúe, pues no hay tre­gua pac­ta­da ni uni­la­te­ral. Qui­zá lo que hayan podi­do lograr los ges­to­res del plan­ci­to Z, es que el ELN con­ten­ga accio­nes mili­ta­res un tiem­po, o un tipo de ope­ra­cio­nes en cier­tos luga­res, pues como ha deja­do cla­ro, “El Gobierno de Duque ha infor­ma­do en varias opor­tu­ni­da­des que desa­rro­lla per­ma­nen­tes ope­ra­cio­nes mili­ta­res con­tra el ELN, por tan­to tene­mos igual dere­cho de actuar en el mis­mo sen­ti­do, ya que somos dos par­tes en este con­flic­to que lle­va más de medio siglo; suge­rir que el ELN “renun­cie al accio­nar mili­tar” es una inge­nui­dad que no podrán con­se­guir con mane­jos mediá­ti­cos, por­que esto debe con­cer­tar­se en una Mesa de Nego­cia­cio­nes con un com­por­ta­mien­to equi­va­len­te por par­te del Esta­do[13].

Sien­do lo de estos días la pre­pa­ra­ción de una ope­ra­ción de fal­sa ban­de­ra, que­dan­do demos­tra­do su obje­ti­vo o la inten­cio­na­li­dad per­ver­sa del Esta­do colom­biano, por inca­pa­ci­dad para afron­tar un pro­ce­so de diá­lo­gos, ha ser­vi­do no obs­tan­te, todo este ejer­ci­cio al que die­ron rien­da suel­ta, como una suer­te de test, iden­ti­fi­can­do res­pues­tas, reac­cio­nes, len­gua­jes, expresiones…

Decía Albert Eins­tein: “La estu­pi­dez huma­na no tie­ne fron­te­ras, pero a los estú­pi­dos hay que poner­les límites”.

A la memo­ria de Javier Pas­cual, inter­na­cio­na­lis­ta, com­pa­ñe­ro.

[1] http://www.derechos.org/nizkor/chile/doc/hinchey‑e.html

[2] https://​rebe​lion​.org/​c​u​b​a​-​e​s​t​a​-​s​i​e​n​d​o​-​o​b​j​e​t​o​-​d​e​-​a​g​r​e​s​i​o​n​-​s​i​s​t​e​m​a​t​i​c​a​-​p​o​r​-​c​u​m​p​l​i​r​-​e​s​c​r​u​p​u​l​o​s​a​m​e​n​t​e​-​s​u​-​p​a​p​e​l​-​d​e​-​g​a​r​a​n​t​e​-​d​e​-​l​o​s​-​a​c​u​e​r​d​o​s​-​c​o​n​-​l​a​s​-​f​a​r​c​-​y​-​e​l​-​e​ln/; https://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​a​c​a​d​e​m​i​c​o​s​-​a​-​l​a​-​o​n​u​-​h​a​y​-​q​u​e​-​s​a​l​v​a​g​u​a​r​d​a​r​-​a​-​c​u​b​a​-​d​e​-​l​o​s​-​a​t​a​q​u​e​s​-​d​e​s​d​e​-​b​o​g​o​ta/

[3] https://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​a​n​a​l​i​s​i​s​-​c​u​b​a​-​y​-​l​a​-​a​m​e​n​a​z​a​-​t​e​r​r​o​r​i​s​t​a​-​d​e​l​-​e​ln/

[4] http://​www​.laplu​ma​.net/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​1​/​m​i​g​u​e​l​-​c​e​b​a​l​l​o​s​-​a​r​e​v​a​l​o​-​n​o​-​l​o​-​o​l​v​i​d​en/

[5] https://​www​.eltiem​po​.com/​m​u​n​d​o​/​l​a​t​i​n​o​a​m​e​r​i​c​a​/​p​a​b​l​o​-​b​e​l​t​r​a​n​-​e​l​-​e​l​n​-​a​f​i​r​m​a​-​q​u​e​-​a​l​-​e​m​b​a​j​a​d​o​r​-​d​e​-​c​u​b​a​-​l​o​-​e​n​g​a​n​a​r​o​n​-​5​6​6​413

[6] https://​twit​ter​.com/​e​r​n​e​s​t​o​s​a​m​p​erp. 8 y 9 de febre­ro de 2021.

[7] https://​elpais​.com/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​2​021 – 02-09/cuba-alerta-a-colombia-sobre-un-ataque-militar-de-la-guerrilla-del-eln.html

[8] https://​you​tu​.be/​b​T​e​g​p​W​b​c​-eE. Minu­to 4.11

[9] https://​twit​ter​.com/​R​o​y​B​a​r​r​e​r​a​s​/​s​t​a​t​u​s​/​1​3​5​9​2​8​5​3​9​4​5​0​0​6​8​5​8​2​4​?​s​=20

[10] Pro­pa­gan­da gris: la que inten­ta pre­sen­tar­se como neu­tral, pero trans­mi­te infor­ma­ción tendenciosa.

[11] https://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​c​o​m​i​s​i​o​n​-​d​e​-​p​a​z​-​d​e​l​-​s​e​n​a​d​o​-​c​a​l​i​f​i​c​a​-​a​v​i​s​o​-​d​e​-​c​u​b​a​-​d​e​-​p​o​s​i​b​l​e​-​a​t​a​q​u​e​-​d​e​l​-​e​l​n​-​d​e​-​m​e​d​i​d​a​-​h​u​m​a​n​i​t​a​r​ia/

[12] https://​www​.eles​pec​ta​dor​.com/​o​p​i​n​i​o​n​/​d​e​s​l​e​a​l​t​a​d​-​y​-​t​o​r​p​e​za/

Fuen­te: Rebelión



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *