Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Espa­ña, ni para los españoles

Por Jose Mari Espar­za Zaba­le­gi. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021.

Es posi­ble que haya dos Espa­ñas, como decía Macha­do, pero siem­pre aflo­ró una: los mis­mos bor­bo­nes, espa­do­nes, oli­gar­cas y obis­pos, bien ceba­dos por un vasa­lla­je ser­vil de pren­sa, jue­ces, par­ti­dos y sindicatos.

A veces inten­to poner­me en la piel de un hom­bre hon­ra­do naci­do en cual­quier barria­da obre­ra de Madrid, que sue­ña y vota por una Espa­ña decen­te. Sin duda vivi­rá escan­da­li­za­do por­que su Rey, al que miró espe­ran­za­do cuan­do apro­bó la Cons­ti­tu­ción, esté seña­la­do como caco voraz y pute­ro públi­co. Y se pre­gun­ta­rá, ton­to no es, si su suce­sor y actual monar­ca no sabría nada de cuan­to ocu­rría en su pro­pio hogar, ni nun­ca vio la máqui­na con­ta­do­ra de bille­tes, ni se pre­gun­tó jamás de dón­de saca­ban sus padres tan­to ama­si­jo de pla­ta. Nues­tro buen hom­bre dedu­ci­rá que si no lo sabía, ni nun­ca vio, ni oyó, ni sos­pe­chó nada de los teje­ma­ne­jes pater­nos, demues­tra tener unas enten­de­de­ras tan ende­bles que lo inha­bi­li­tan has­ta para optar a una con­ce­ja­lía en Aldea­nue­va de Came­ros, per­do­ne su vecin­da­rio por la insi­nua­ción. Y al com­pro­bar que la gran mayo­ría de par­ti­dos espa­ño­les aplau­den a rabiar a la Monar­quía, nues­tro hom­bre, humil­de pero sagaz, dedu­ci­rá que lo hacen por­que son tal para cual. Compinches.

Ima­gino una cam­pe­si­na de la Alca­rria, toda su vida incul­can­do hon­ra­dez a su pro­le, para aca­bar vien­do a «sus» polí­ti­cos, con las manos prin­ga­das en cajo­nes y gave­tas públi­cas. Y qué dirá cual­quier autó­no­mo pro­bo de Sala­man­ca, vien­do entre­gar 50.000 millo­nes para res­ca­tar los mis­mos ban­cos que jamás tuvie­ron con él la menor misericordia.

Me ima­gino a un peón anda­luz, anta­ño niño yun­te­ro, que espe­ra­ba con la demo­cra­cia un futu­ro para su gen­te, sin tener que hacer­se guar­dia­ci­vil o depen­der toda la vida del sub­si­dio PER, el de las peo­na­das humi­llan­tes. Tras cua­ren­ta años de demo­cra­cia y socia­lis­mo anda­lu­sí, y vien­do a los seño­ri­tos con más tie­rra si cabe que antes, qui­zás se pre­gun­te si esa soli­da­ri­dad «entre espa­ño­les» que se exi­ge uni­di­rec­cio­nal­men­te a cata­la­nes y vas­cos (que no pade­cen lati­fun­dios, val­ga recor­dar) no esta­rá des­ti­na­da a miti­gar el paro endé­mi­co de esas pro­vin­cias escla­vi­za­das para, en defi­ni­ti­va, garan­ti­zar la paz social en las pro­pie­da­des de los duques de Alba y tan­tos otros guillotinables.

Me ape­nan esas bue­nas gen­tes de Redes Cris­tia­nas y Comu­ni­da­des Cris­tia­nas Popu­la­res, aver­gon­za­das al ver sus obis­pos como fora­ji­dos, roban­do bie­nes públi­cos a los pue­blos con el ardid de las inma­tri­cu­la­cio­nes y escan­da­li­zan­do a los cre­yen­tes hon­ra­dos con su hipo­cre­sía. Y cuan­do el nue­vo Gobierno «pro­gre­sis­ta» pro­me­tía que iba a encen­der la luz sobre el mayor robo de la His­to­ria de Espa­ña, resul­ta que optan por callar, ocul­tar los datos, hacer­se cóm­pli­ces por­que, en el fon­do, todos tie­nen una tra­pa­ce­ría que ocultar.

Y qué decir de los millo­nes de espa­ño­les que per­die­ron la gue­rra, cre­yen­tes en la Tran­si­ción modé­li­ca, que pen­sa­ban vivir en una demo­cra­cia y, de pron­to, des­cu­bren que el Ejér­ci­to y la Poli­cía, que diz­que esta­ban para defen­der­les, están col­ma­dos de fas­cis­tas que anun­cian su fusi­la­mien­to, en tan­das de 26 millo­nes, en aras a lo mis­mo por lo que fusi­la­ron a sus abue­los: exter­mi­nar el rojoseparatismo.

Es posi­ble que haya dos Espa­ñas, como decía Macha­do, pero siem­pre aflo­ró una: los mis­mos bor­bo­nes, espa­do­nes, oli­gar­cas y obis­pos, bien ceba­dos por un vasa­lla­je ser­vil de pren­sa, jue­ces, par­ti­dos y sin­di­ca­tos. Una Espa­ña «de ladi­nos y fan­to­ches, cuya leyen­da negra es su pro­pia his­to­ria», dijo Valle-Inclán.

Por eso es tan tris­te ser espa­ñol en Espa­ña: por­que no tie­nen esca­pa­to­ria. Un vas­co, un galle­go, un cata­lán, un cana­rio, inclu­so un patrio­ta anda­luz, pue­de sopor­tar el car­net de iden­ti­dad espa­ñol por­que tie­ne una ilu­sión y un plan de futu­ro en el bol­si­llo. Se sien­te libre por­que escu­cha el rui­do de sus cade­nas cuan­do se movi­li­za. Cono­ce su opre­sión y espe­ra su hora aga­za­pa­do, «en el sur­co, como el ara­do espe­ra», has­ta que opta por zafar­se y se levan­ta –Cata­lun­ya ayer– con los suyos, su cla­se y su pai­sa­na­je, bus­can­do un aco­mo­do más ami­ga­ble en el mun­do. Ya seña­la­ron los clá­si­cos que el pri­mer paso hacia la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta es la pro­pia libe­ra­ción nacional.

Hoy, en el Esta­do espa­ñol, ser inde­pen­den­tis­ta es más que una legí­ti­ma opción polí­ti­ca: es un acto de dig­ni­dad colec­ti­va, una rebel­día liber­ta­ria, una espe­ran­za social. Más aún, es la mejor for­ma de ser soli­da­rio con los espa­ño­les que anhe­lan zafar­se del yugo que arras­tran des­de gene­ra­cio­nes y que, pese a lo que soña­ra Miguel Her­nán­dez, no tie­ne nin­gún viso de cam­biar den­tro de la jau­la esta­tal. Más cer­te­ro andu­vo el galle­go Cas­te­lao, para quien Espa­ña era la antí­te­sis de Repú­bli­ca, jus­ti­cia social, demo­cra­cia, lai­cis­mo y decen­cia polí­ti­ca. «Cuan­to antes sean libres uste­des, antes lo sere­mos noso­tros», nos dijo un diri­gen­te del Sin­di­ca­to de Obre­ros del Cam­po anda­luz hace tiem­po. En ello anda­mos, cada día más gen­te. Y es que esta Espa­ña no la mere­cen ni los españoles.

Fuen­te: Gara

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *