Esta­dos Uni­dos. La supre­ma­cía blan­ca tam­bién debe­ría ser juz­ga­da en el jui­cio polí­ti­co con­tra Trump

Amy Good­man Y Denis Moy­nihan, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de febre­ro de 2021.

Aun­que más de la mitad de los sena­do­res voten para prohi­bir­le (a Trump) que vuel­va a ocu­par un car­go públi­co, este jui­cio no ayu­da­rá a avan­zar en la lucha con­tra el racis­mo sis­té­mi­co en el país

La nación está revi­vien­do el vio­len­to ata­que del 6 de enero al Capi­to­lio de Esta­dos Uni­dos en el his­tó­ri­co segun­do jui­cio polí­ti­co con­tra Donald Trump, en el que los con­gre­sis­tas demó­cra­tas están pre­sen­tan­do prue­bas con­tun­den­tes con­tra el expre­si­den­te. Los nue­ve legis­la­do­res desig­na­dos por la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes para actuar como fis­ca­les en el jui­cio polí­ti­co a Trump han pre­sen­ta­do varios videos y otras prue­bas que deta­llan la cam­pa­ña de men­ti­ras que Trump lle­vó a cabo duran­te meses, en la que sos­te­nía que Biden había gana­do las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de for­ma frau­du­len­ta. De acuer­do a la acu­sa­ción pre­sen­ta­da por los demó­cra­tas, esa cam­pa­ña y la cons­tan­te inci­ta­ción a la vio­len­cia por par­te de Trump con­du­je­ron al ata­que al Capi­to­lio. La acu­sa­ción con­tra Trump ha sido meticu­losa y com­ple­ta, pero casi no abor­da una ras­go fun­da­men­tal de la insu­rrec­ción: la supre­ma­cía blan­ca. Inclu­so en el caso de que al menos 67 sena­do­res voten a favor de con­de­nar a Trump por el car­go de inci­ta­ción a la insu­rrec­ción, el úni­co car­go por el cual es acu­sa­do, y aun­que más de la mitad de los sena­do­res voten para prohi­bir­le que vuel­va a ocu­par un car­go públi­co, este jui­cio no ayu­da­rá a avan­zar en la lucha con­tra el racis­mo sis­té­mi­co en el país.

El Capi­to­lio de Esta­dos Uni­dos sería un lugar apro­pia­do para lan­zar un movi­mien­to anti­rra­cis­ta. Una pro­fu­sa y riquí­si­ma retó­ri­ca de exal­ta­ción de la liber­tad, la jus­ti­cia y la igual­dad ha lle­na­do los sagra­dos salo­nes del recin­to par­la­men­ta­rio duran­te más de dos siglos. Sin embar­go, como nos recor­dó el miér­co­les la con­gre­sis­ta de las Islas Vír­ge­nes Sta­cey Plas­kett, una de las legis­la­do­ras que inte­gra el equi­po de fis­ca­les del jui­cio polí­ti­co: “Este capi­to­lio […] fue con­ce­bi­do por nues­tros padres fun­da­do­res, pero fue cons­trui­do por esclavos […]”.

En los videos que mues­tran la irrup­ción en el Capi­to­lio de la tur­ba vio­len­ta inci­ta­da por Trump, muchos ata­via­dos con ban­de­ras con­fe­de­ra­das, ban­de­ras nazis y otros sím­bo­los de la supre­ma­cía blan­ca, pode­mos vis­lum­brar la famo­sa Roton­da, la Crip­ta deba­jo de ella y el Salón Nacio­nal de las Esta­tuas. Cada uno de los cin­cuen­ta esta­dos envía al Capi­to­lio dos esta­tuas de figu­ras repre­sen­ta­ti­vas de su his­to­ria, que se colo­can a lo lar­go de todas las ins­ta­la­cio­nes del edi­fi­cio, ya que el Salón de las Esta­tuas solo pue­de alo­jar 35 esta­tuas. De las 22 esta­tuas envia­das por los once esta­dos con­fe­de­ra­dos, al menos 15 hon­ran a due­ños de escla­vos y diez a líde­res o gene­ra­les confederados.

En junio pasa­do, la pre­si­den­ta de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, Nancy Pelo­si, envió una car­ta al Comi­té Con­jun­to de la Biblio­te­ca, el comi­té del Con­gre­so encar­ga­do del Salón de las Esta­tuas, pidien­do que se reti­ra­sen las esta­tuas de los líde­res con­fe­de­ra­dos. Sin embar­go, la ley requie­re que los esta­dos que envia­ron las esta­tuas aprue­ben la remo­ción o reem­pla­zo de dichas estatuas.

El esta­do de Vir­gi­nia estu­vo de acuer­do y reti­ró su esta­tua del gene­ral Robert E. Lee, líder del ejér­ci­to con­fe­de­ra­do. En su lugar se colo­ca­rá una esta­tua de Bar­ba­ra Johns, una acti­vis­ta estu­dian­til afro­es­ta­dou­ni­den­se por los dere­chos de los estu­dian­tes. Cuan­do era ado­les­cen­te, Johns orga­ni­zó una huel­ga en su escue­la secun­da­ria, en pro­tes­ta por las mise­ra­bles con­di­cio­nes de su escue­la y con­tra la segre­ga­ción racial en el sis­te­ma públi­co de edu­ca­ción. A esto siguió una cau­sa judi­cial, que se con­vir­tió en par­te del his­tó­ri­co caso “Brown con­tra el Con­se­jo de Edu­ca­ción” en el que la deci­sión de la Cor­te Supre­ma deter­mi­nó el fin de la segre­ga­ción racial en las escue­las públi­cas de Esta­dos Unidos.

En una entre­vis­ta con Demo­cracy Now!, el pro­fe­sor de His­to­ria Ibram X. Ken­di dijo: “Hizo fal­ta la Gue­rra Civil para que ter­mi­na­ra la escla­vi­tud. La Gue­rra Civil fue entre los esta­dos de la Unión y los Esta­dos Con­fe­de­ra­dos de Amé­ri­ca… A pro­pó­si­to, el vice­pre­si­den­te de los Esta­dos Con­fe­de­ra­dos era Ale­xan­der Stephens, que, según pude ver, tie­ne una esta­tua en el Salón de las Esta­tuas del Capi­to­lio. Ale­xan­der Stephens dijo —creo que en 1862— que la Con­fe­de­ra­ción se basa­ba en la ‘gran ver­dad de que los negros no son igua­les a los blan­cos’ y que ’la escla­vi­tud de los negros y su subor­di­na­ción a la raza supe­rior” era ‘su con­di­ción nor­mal y natural’”.

El Capi­to­lio no solo exhi­be esta­tuas de líde­res con­fe­de­ra­dos muer­tos. El esta­do de Caro­li­na del Nor­te hon­ra a Char­les Brantley Aycock, quien era solo un niño duran­te la Gue­rra Civil. Aycock dedi­có su vida a la defen­sa de la supre­ma­cía blan­ca. Fue uno de los prin­ci­pa­les orga­ni­za­do­res de la masa­cre de Wil­ming­ton de 1898, cuan­do una tur­ba de 2.000 racis­tas blan­cos arma­dos ata­có la ciu­dad de Wil­ming­ton, obli­gó a renun­ciar a los miem­bros elec­tos del Gobierno local, lide­ra­do por una coa­li­ción birra­cial, des­tru­yó varios nego­cios, inclui­do el úni­co perió­di­co diri­gi­do por afro­es­ta­dou­ni­den­ses, y mató a entre 60 y 300 resi­den­tes negros. ¿Cuál fue el cas­ti­go de Aycock? Fue ele­gi­do gober­na­dor del esta­do de Caro­li­na del Nor­te y en ese car­go impul­só leyes que pri­va­ron a los afro­es­ta­dou­ni­den­ses de su dere­cho al voto.

Tam­bién hay muchas esta­tuas en honor a los lla­ma­dos Padres Fun­da­do­res, varios de los cua­les fue­ron due­ños de escla­vos. Entre ellas, la de Geor­ge Washing­ton, así como tam­bién la de Jonathan Trum­bull del esta­do de Con­nec­ti­cut, y la de Geor­ge Clin­ton, el pri­mer gober­na­dor del esta­do de Nue­va York.

Los pro­fe­so­res de his­to­ria Ibram Ken­di y Keisha Blain aca­ban de publi­car una nota­ble anto­lo­gía titu­la­da “Cua­tro­cien­tas almas: His­to­ria colec­ti­va del Esta­dos Uni­dos afro­des­cen­dien­te, 1619−2019”. La anto­lo­gía reúne a 80 des­ta­ca­dos escri­to­res, aca­dé­mi­cos y acti­vis­tas afro­es­ta­dou­ni­den­ses, cada uno de los cua­les con­tri­bu­yó con un ensa­yo que cubre un perío­do de cin­co años de esos 400 años de his­to­ria afro­es­ta­dou­ni­den­se. En con­ver­sa­ción con Demo­cracy Now!, la pro­fe­so­ra Keisha Blain dijo sobre el libro: “Está­ba­mos pen­san­do en cómo conec­tar el pasa­do con el pre­sen­te. Y este ensa­yo nos ayu­da a con­tex­tua­li­zar la his­to­ria y a com­pren­der mejor algu­nos de los desa­fíos que aún res­tan por enfren­tar al día de hoy, para ver cómo se conec­tan esos desa­fíos con el perío­do de la esclavitud”.

Recién des­pués de que los par­ti­da­rios racis­tas de Trump, con sus ban­de­ras con­fe­de­ra­das, fue­ran reti­ra­dos del Capi­to­lio, dejan­do tras de sí cin­co muer­tos y más de 140 poli­cías heri­dos, la Guar­dia Nacio­nal ingre­só al edi­fi­cio. Varios sol­da­dos afro­es­ta­dou­ni­den­ses se saca­ron fotos con una de las esta­tuas más nue­vas del Capi­to­lio: la de la acti­vis­ta por los dere­chos civi­les Rosa Parks. Estos home­na­jes sí que son importantes.

El Sena­do debe­ría con­de­nar al expre­si­den­te Donald Trump. Pero deman­da­rá mucho más tra­ba­jo y esfuer­zo lograr supe­rar las raí­ces pro­fun­das de la insu­rrec­ción, el racis­mo y la supre­ma­cía blan­ca, dos cau­sas que Trump ha abra­za­do y explo­ta­do duran­te toda su vida.


Fuen­te> Kaos en la red

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *