Esta­do espa­ñol. Len­gua­je de gue­rra para tiem­pos de coronavirus

Por Ander Jimé­nez Cava. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021.

Hay pala­bras que, por lo que sea, de pron­to apa­re­cen y se ins­ta­lan en el voca­bu­la­rio polí­ti­co coti­diano, nadie sabe cómo ha sido, pero es como si de pron­to fué­ra­mos inca­pa­ces de defi­nir deter­mi­na­dos acon­te­ci­mien­tos sin uti­li­zar­las. Tam­bién ocu­rre a menu­do que su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do se va alte­ran­do en el ima­gi­na­rio popu­lar al com­pás de la estra­te­gia polí­ti­ca de los par­ti­dos. ¿Se pue­de con­de­nar una pin­ta­da? ¿Es Puig­de­mont un exi­lia­do? ¿Cru­zar con­te­ne­do­res es kale borro­ka?

Estos son tér­mi­nos con un mar­ca­do com­po­nen­te ideo­ló­gi­co, por tan­to, es evi­den­te que el abu­so de estos por par­te de polí­ti­cos, perio­dis­tas y ter­tu­lia­nos tie­ne una inten­cio­na­li­dad polí­ti­ca: no se tra­ta de pala­bras ino­cen­tes. Pero, ade­más de eso, su uso reite­ra­do limi­ta nues­tra capa­ci­dad refle­xi­va al estre­char la com­pren­sión de la reali­dad polí­ti­ca, por­que con ellas redu­ci­mos la poten­cia­li­dad de nues­tro pen­sa­mien­to a pre­su­pues­tos, vin­cu­lán­do­las con otros hechos que, en la mayo­ría de las oca­sio­nes, nada tie­nen que ver.

En un Esta­do con divi­sión de pode­res corres­pon­de a los jue­ces con­de­nar; no a los polí­ti­cos. Por tan­to, la con­de­na como pro­cla­ma polí­ti­ca no alu­de a una con­de­na judi­cial, sino a una repro­ba­ción moral. En este sen­ti­do, podría ser apta para cual­quier cosa ya que una con­de­na moral res­pon­de a pará­me­tros sub­je­ti­vos. Por eso, si una per­so­na reli­gio­sa con­de­na­ra el abor­to, podría­mos reba­tir sus argu­men­tos, pero no el mal uso de la pala­bra aten­dien­do a la ter­ce­ra acep­ción de la RAE. Sin embar­go, lo cier­to es que «con­de­nar» en la polí­ti­ca espa­ño­la se popu­la­ri­zó en un con­tex­to de terro­ris­mo y, aun­que ETA ya es his­to­ria, el tér­mino está más pre­sen­te que nun­ca en el corri­llo mediá­ti­co y par­la­men­ta­rio. Su uti­li­za­ción intere­sa­da ha pro­vo­ca­do que se con­vier­ta en un cli­ché al que todos recu­rren para demos­trar su com­pro­mi­so con la demo­cra­cia a la pri­me­ra de cam­bio. Pero no es sino una convención. 

Si a un exper­to en mar­ke­ting polí­ti­co se le hubie­ra ocu­rri­do «absol­ver» en lugar de «con­de­nar», con una bue­na cam­pa­ña y el eco mediá­ti­co sufi­cien­te, aho­ra esta­ría­mos oyen­do a Rufián dicien­do «yo absuel­vo a Jun­que­ras» y a Casa­do con­tes­tan­do «noso­tros absol­ve­mos rotun­da­men­te a Juan Car­los I». Y si algún par­ti­do no absol­vie­ra a nadie en sus dis­cur­sos, cues­tio­na­ría­mos su aca­ta­mien­to de «las reglas del jue­go». Apar­te de esto, el exce­si­vo mano­seo de la pala­bra «con­de­nar» es espe­cial­men­te gra­ve por la bana­li­za­ción de la vio­len­cia real que moti­vó su uso. Al final, si se aca­ba con­de­nan­do inclu­so la pin­ta­da como expre­sión polí­ti­ca, ¿qué pala­bra usa­re­mos cuan­do maten a alguien?

El pro­ble­ma radi­ca en que no usa­mos las pala­bras en fun­ción de lo que sig­ni­fi­can, sino con rela­ción a con­sen­sos pasa­dos. Con­sen­sos que, a su vez, se van reac­tua­li­zan­do como resul­ta­do de las iner­cias polí­ti­cas. Otro ejem­plo con un intere­san­te matiz es la pala­bra «exi­lia­do». Mien­tras que «con­de­nar» tie­ne un carác­ter sub­je­ti­vo en su sen­ti­do de repro­ba­ción moral, «exi­lia­do» es una pala­bra estric­ta­men­te obje­ti­va: expa­tria­do por razo­nes polí­ti­cas. En Espa­ña hay con­sen­so en deno­mi­nar exi­lia­das a todas esas per­so­nas que tuvie­ron que huir de Espa­ña duran­te la dic­ta­du­ra. Y a par­tir de ahí, per­de­mos el nor­te. No por haber deter­mi­na­do eso, que es per­fec­ta­men­te correc­to, sino que, para casos actua­les como el de Puig­de­mont, en lugar de juz­gar la situa­ción del expre­si­dent con­fron­tán­do­la con la defi­ni­ción de la pala­bra exi­lia­do para saber si es correc­ta, a raíz de unas decla­ra­cio­nes de Pablo Igle­sias nos retro­trae­mos al pasa­do para com­pro­bar si Puig­de­mont real­men­te es un per­se­gui­do polí­ti­co que ha hui­do con lo pues­to por una terri­ble dic­ta­du­ra fas­cis­ta. Y con­clui­mos que no lo es por­que Espa­ña es una demo­cra­cia libe­ral y no el régi­men de Fran­co. Sin embar­go, aten­dien­do estric­ta­men­te a la defi­ni­ción de exi­lia­do, hemos de afir­mar que sí lo es, pues Puig­de­mont es un expa­tria­do por moti­vos polí­ti­cos, por mucho que este tér­mino para refe­rir­nos a él no sea del agra­do de quie­nes des­aprue­ban su acción política. 

El pro­ble­ma, de nue­vo, es que, con dema­sia­da fre­cuen­cia un perio­dis­ta o un ter­tu­liano adul­te­ra la defi­ni­ción de un con­cep­to cla­ro y amplio por razo­nes polí­ti­cas. Por lo tan­to, la crí­ti­ca que gene­ró la res­pues­ta del vice­pre­si­den­te a Gon­zo en el pro­gra­ma Sal­va­dos debe­ría estar orien­ta­da a la inten­ción suges­tio­na­do­ra por par­te del entre­vis­ta­dor. Un perio­dis­ta debe inten­tar seña­lar las con­tra­dic­cio­nes de un polí­ti­co, por supues­to, pero eso no sig­ni­fi­ca cam­biar el sen­ti­do de una res­pues­ta para gene­rar con­fu­sión don­de no la hay median­te el uso intere­sa­do de una palabra.

Estos últi­mos días, a raíz de los alter­ca­dos acae­ci­dos en varios pue­blos de Eus­ka­di, ha vuel­to a sur­gir el fan­tas­ma de la kale borro­ka. Pare­ce que algu­nos jóve­nes que esta­ban bebien­do en la calle se nega­ron a disol­ver­se y, ante las car­gas poli­cia­les (un man­do fue cap­ta­do en unas imá­ge­nes orde­nan­do «tirar a dar»), algu­nos de ellos reac­cio­na­ron tirán­do­les pie­dras y bote­llas. Esto no hubie­ra ido más allá de una alga­ra­da si no lle­ga a ser por­que tan­to medios de dere­chas como «sin­di­ca­tos» poli­cia­les se han apre­su­ra­do a cali­fi­car estos actos de kale borro­ka. El pro­pio lehen­da­ka­ri y el con­se­je­ro de Segu­ri­dad, ava­lan­do las tesis del PP, han ase­gu­ra­do que se tra­ta de una estra­te­gia coor­di­na­da. Cuan­do la gen­te escu­cha kale borro­ka, en segui­da se le encien­de el pilo­to del terro­ris­mo. ¿Es sen­sa­to, en una situa­ción como la actual, con una res­tric­ción de las liber­ta­des públi­cas que, lamen­ta­ble­men­te, se está alar­gan­do dema­sia­do, hablar de kale borro­ka? ¿Es res­pon­sa­ble por par­te de un gobierno insi­nuar que se tra­ta de un movi­mien­to orga­ni­za­do cuan­do son, a todas luces, actos espon­tá­neos? ¿Quién está intere­sa­do en poli­ti­zar estos actos, aso­cián­do­los a un con­tex­to tan dis­par, para «tirar a dar» a los par­ti­dos de izquier­da? Una vez más, el uso intere­sa­do de expre­sio­nes que tenían un sig­ni­fi­ca­do esta­ble­ci­do y con­sen­sua­do, evi­den­cian que la mani­pu­la­ción del len­gua­je es un ins­tru­men­to muy recu­rren­te en comu­ni­ca­ción política.

El ori­gen del pro­ble­ma que plan­teo, en todos estos casos, está en el hecho de que el len­gua­je es una estra­te­gia que fun­cio­na en detri­men­to de nues­tra com­pren­sión de la reali­dad. O sea, como arma de con­trol del pen­sa­mien­to, tal y como denun­cia­ba Orwell. Los voca­blos se con­vier­ten en sig­ni­fi­can­tes vacíos y las ideas en luga­res comu­nes que deva­lúan el pen­sa­mien­to polí­ti­co en el mejor de los casos, y en la len­gua del ter­cer Reich que decían los nazis, en el peor. Esto nos enton­te­ce con­si­de­ra­ble­men­te, pro­vo­ca que per­da­mos la pers­pec­ti­va e inclu­so hace que rela­ti­vi­ce­mos la gra­ve­dad de la vio­len­cia, al expli­car con un mis­mo tér­mino algo tan tri­vial como una pin­ta­da y el ase­si­na­to; una alga­ra­da y el terro­ris­mo, o haga­mos un para­le­lis­mo impo­si­ble entre el con­flic­to cata­lán y la gue­rra civil. Las pala­bras en polí­ti­ca deben ser uti­li­za­das con rigor, no como un cajón de sas­tre en el que cada uno mete sus cal­zon­ci­llos sucios en fun­ción de la ideología.

Fuen­te: Público

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *