Colom­bia. Car­ta de Juan Manuel San­tos a Rodri­go Londoño

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 de febre­ro de 2021.

Apre­cia­do señor Londoño:

Al res­pon­der su últi­ma car­ta debo con­fe­sar­le que me con­mo­vió. Com­par­to su angus­tia y su dolor por la muer­te a todas luces con­de­na­ble e inacep­ta­ble de sus anti­guos com­pa­ñe­ros de lucha que deja­ron las armas de bue­na fe.

Tam­bién com­par­to el dolor de todas las víc­ti­mas del con­flic­to arma­do, el dolor de las fami­lias de nues­tros sol­da­dos y poli­cías y, en esta coyun­tu­ra recien­te, el de las víc­ti­mas de los secues­tros que están revi­vien­do sus dra­mas con los rela­tos y las acu­sa­cio­nes de la JEP. Sobre esto últi­mo, espe­ro que uste­des reco­noz­can su auto­ría y res­pon­sa­bi­li­dad para con­tri­buir a sanar las heri­das, y que la JEP siga hacien­do su tra­ba­jo con los máxi­mos res­pon­sa­bles de crí­me­nes atro­ces de todas las par­tes invo­lu­cra­das en el con­flic­to. Es un pro­ce­so de jus­ti­cia tran­si­cio­nal sin pre­ce­den­tes que el mun­do aplau­de, apo­ya y admira.

Entre las múl­ti­ples fallas, vacíos e incum­pli­mien­tos en la imple­men­ta­ción de los acuer­dos de paz lo más preo­cu­pan­te, sin duda, son los ase­si­na­tos de los exgue­rri­lle­ros de las Farc y de los líde­res socia­les. Y no es cul­pa de los acuer­dos, como algu­nos han que­ri­do insi­nuar, sino de su fal­ta de imple­men­ta­ción, que está a car­go de los gobier­nos de turno.

Éra­mos total­men­te cons­cien­tes de que el fin de la gue­rra con las FARC no eli­mi­na­ría otras fuen­tes de vio­len­cia y, por eso mis­mo, se inclu­yó espe­cí­fi­ca­men­te el pun­to 3.4 sobre garan­tías de segu­ri­dad. El cum­pli­mien­to de este pun­to (o los 13 sub-pun­tos que ahí se espe­ci­fi­can) resol­ve­ría el pro­ble­ma, pero para eso se requie­re lide­raz­go, capa­ci­dad de coor­di­na­ción y volun­tad política.

El Gobierno es el res­pon­sa­ble del orden públi­co y de la segu­ri­dad de todos los colom­bia­nos, entre los cua­les los exgue­rri­lle­ros que leal­men­te están cum­plien­do con los acuer­dos deben estar en pri­me­ra línea, por su vul­ne­ra­bi­li­dad, jun­to a los líde­res socia­les, muchos de los cua­les están matan­do por pro­mo­ver la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria de cul­ti­vos ilí­ci­tos o la devo­lu­ción de tie­rras a los cam­pe­si­nos des­pla­za­dos, o por opo­ner­se a la defo­res­ta­ción o a la mine­ría ilegal.

El pre­si­den­te Duque y su gobierno deben escu­char las múl­ti­ples voces que recla­man una acción más deci­di­da y efi­caz para protegerlos.

El últi­mo infor­me sobre este asun­to publi­ca­do esta sema­na, tan dra­má­ti­co como demo­le­dor, fue el de Human Rights Watch, que se suma a otros recla­mos de impor­tan­tes voces como las de la Alta Comi­sio­na­da para los Dere­chos Huma­nos de la ONU, las del pro­pio Con­se­jo de Segu­ri­dad, las del Par­la­men­to Bri­tá­ni­co, las del Par­la­men­to Euro­peo, las de los con­gre­sis­tas demó­cra­tas des­de Washing­ton, las de Amnis­tía Inter­na­cio­nal, entre muchas otras.

El nue­vo gobierno de Biden ya prio­ri­zó la imple­men­ta­ción de la paz y los dere­chos huma­nos en las rela­cio­nes bila­te­ra­les. Y es muy dicien­te que has­ta el secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Antó­nio Gute­rres, le haya dicho direc­ta­men­te al pre­si­den­te Duque el mar­tes pasa­do en su pro­gra­ma dia­rio de tele­vi­sión que “la imple­men­ta­ción inte­gral del acuer­do de paz es una herra­mien­ta cla­ve para aten­der la emer­gen­cia del Covid-19.”

Nadie, nadie enten­de­ría que el Gobierno se man­tu­vie­ra sor­do y en esta­do de nega­ción fren­te a esta ava­lan­cha de crí­ti­cas y recla­mos para que se cum­plan los acuer­dos de paz, en par­ti­cu­lar el tema de la segu­ri­dad, por­que se corre el peli­gro de que Colom­bia se escu­rra de nue­vo a la nefas­ta lis­ta de paí­ses parias, con todo lo que esto impli­ca, des­pués de haber logra­do salir de ese fan­go­so pan­tano con tan­to esfuer­zo y dificultad.

Lo mis­mo pasa en el fren­te eco­nó­mi­co: si no se hacen las refor­mas nece­sa­rias, per­de­re­mos el gra­do de inver­sión, con los inmen­sos cos­tos que eso sig­ni­fi­ca. Los pres­ti­gios de las per­so­nas y de los paí­ses se cons­tru­yen en mucho tiem­po y con mucho esfuer­zo, pero se des­ha­cen muy rápi­do y con enor­me facilidad.

Mi com­pro­mi­so con la paz es cada día mayor por­que cada día apren­do más y cada día me reafir­mo en que la paz entre los colom­bia­nos, entre las nacio­nes del mun­do y con la natu­ra­le­za es lo úni­co que nos per­mi­ti­rá dejar­les un mejor futu­ro a las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes. Lo que le dije a usted en Cuba la pri­me­ra vez que nos dimos la mano, que mi com­pro­mi­so con lo que fir­ma­mos sería sagra­do y has­ta el últi­mo día de mi exis­ten­cia, per­ma­ne­ce más vigen­te que nunca.

Y, a pesar de tan­tos con­tra­tiem­pos y difi­cul­ta­des, sigo con­ven­ci­do de que la paz entre noso­tros es irreversible.

Mis rela­cio­nes con el pre­si­den­te Duque no son las mejo­res. Se ha dedi­ca­do a gober­nar con un espe­jo retro­vi­sor, pero un espe­jo de esos que dis­tor­sio­nan la ima­gen, de los que hacen ver a los fla­cos gor­dos y a los gor­dos fla­cos, y ha opta­do, extra­ña­men­te, por no men­cio­nar mi nombre.

En una espe­cie de cas­ti­go orwe­lliano, o como una con­de­na al esti­lo de los anti­guos dio­ses de la mito­lo­gía grie­ga, para el pre­si­den­te de la repú­bli­ca este humil­de ser­vi­dor sim­ple y lla­na­men­te no exis­te. ¡Qué curio­so… y has­ta chis­to­so! Por mi lado, he pro­cu­ra­do que­dar­me calla­do sobre lo que hace o no hace este gobierno por­que no creo que al país le con­ven­ga que los expre­si­den­tes se dedi­quen a dar­les palo a sus suce­so­res. Y lo digo por­que lo sufrí en car­ne pro­pia y no le hizo nin­gún bien al país. Es más, en el empal­me me puse a su dis­po­si­ción. Más tar­de ofre­cí mi modes­to con­cur­so para enfren­tar la catás­tro­fe de la pan­de­mia, hice ofer­tas con­cre­tas para ayu­dar a Pro­vi­den­cia, y por varias vías y en varios momen­tos pro­pu­se al pre­si­den­te que unie­ra a los colom­bia­nos alre­de­dor de la imple­men­ta­ción de la paz, con lo que por demás está obli­ga­do legal y moral­men­te, y que yo sería el pri­me­ro en poner mi gra­ni­to de are­na si se requi­rie­ra. Nun­ca hubo el más míni­mo eco.

Le cuen­to lo ante­rior por­que usted me pide en su car­ta que nos reuna­mos con el pre­si­den­te Duque. Sería lo ideal, pero no me hago muchas ilu­sio­nes. Espe­ro estar equi­vo­ca­do. Siem­pre he creí­do que cuan­do las cir­cuns­tan­cias y la patria lo deman­den todos debe­mos dejar a un lado nues­tras dife­ren­cias, pre­jui­cios, posi­cio­nes par­ti­dis­tas y demás sen­ti­mien­tos que ali­men­tan la pola­ri­za­ción, para tra­ba­jar jun­tos por obje­ti­vos supe­rio­res. Es lo res­pon­sa­ble. La paz es sin duda uno de esos obje­ti­vos. Así lo he repe­ti­do en sen­das oca­sio­nes. No ten­go enton­ces pro­ble­ma alguno en tener esa reu­nión con el pre­si­den­te. Lo haré con gusto.

Bas­ta una señal del Pala­cio de Nari­ño para pro­ce­der a soli­ci­tar la reu­nión for­mal­men­te por los con­duc­tos regu­la­res. Se me ocu­rre que podría­mos ir acom­pa­ña­dos de dos de nues­tros nego­cia­do­res. Por mi lado, serían Hum­ber­to de la Calle, el jefe de las nego­cia­cio­nes, y el gene­ral Óscar Naran­jo, quien se encar­gó de nego­ciar, jun­to con otros miem­bros de nues­tras Fuer­zas Arma­das, el pun­to 3.4, y quien más cono­ce el tema de las garan­tías de segu­ri­dad esta­ble­ci­das en el acuer­do. Usted esco­ge­ría los suyos.

El pre­si­den­te, como anfi­trión, esta­ría con quien él deter­mi­ne, por supues­to. Podría­mos dis­cu­tir la imple­men­ta­ción de los acuer­dos en gene­ral y el tema de la segu­ri­dad en par­ti­cu­lar. Se podría invi­tar a la ONU y a los garan­tes. Cual­quier avan­ce sería una ben­di­ción para la paz y para el país.

Final­men­te me refie­ro a lo que usted le dijo a la JEP al reco­no­cer el ase­si­na­to de Álva­ro Gómez: que tenían pre­pa­ra­do un aten­ta­do en mi con­tra y que no lo eje­cu­ta­ron por razo­nes “éti­cas”. No fue el úni­co y no hubie­ra sido “anti­éti­co”. Yo mis­mo impu­se las reglas de jue­go, que uste­des acep­ta­ron: nego­cia­mos en medio de la gue­rra como si no hubie­ra gue­rra, y segui­mos en la gue­rra como si no hubie­se negociación.

La deno­mi­né la doc­tri­na Rabin, por­que así fue como nego­ció este gran pri­mer minis­tro israe­lí la paz con Ara­fat, que por cier­to le cos­tó la vida. Reco­noz­co que uste­des siem­pre pidie­ron un cese al fue­go y yo me negué con el argu­men­to de que al perro no lo capan dos veces. Les adver­tí que habría cese al fue­go solo cuan­do lle­gá­ra­mos a acuer­dos con­cre­tos. Y recuer­do que espe­cí­fi­ca­men­te les dije que matar­me a mí sería par­te de las reglas de jue­go, y (por supues­to) vice­ver­sa. Por eso no hubie­ra sido “anti­éti­co”, pero agra­dez­co el gesto.

Yo no fui tan mag­ná­ni­mo y por eso auto­ri­cé las ope­ra­cio­nes con­tra todos los miem­bros de las FARC con­si­de­ra­dos obje­ti­vos de alto valor, inclu­yen­do la de Alfon­so Cano. Más de trein­ta de sus coman­dan­tes fue­ron cap­tu­ra­dos o dados de baja. Con­tra usted nun­ca tuvi­mos la inte­li­gen­cia sufi­cien­te, pero lo habría auto­ri­za­do. Eran las reglas de la gue­rra, esa abo­mi­na­ble gue­rra que en bue­na hora ter­mi­na­mos. Hubo un ope­ra­ti­vo con­tra un miem­bro del secre­ta­ria­do que no auto­ri­cé. Algún día con­ta­ré de quién se tra­ta y por qué.

Pero mire cómo es la vida. Des­pués de inten­tar matar­nos duran­te tan­to tiem­po, aho­ra esta­mos jun­tos luchan­do por la paz. A veces pare­ce más difí­cil, ¿no? Así como los com­ba­tí sin tre­gua ni cuar­tel, aho­ra defen­de­ré sus vidas y los acuer­dos a capa y espa­da. Por­que no solo es la pala­bra empe­ña­da del Esta­do colom­biano, que todos esta­mos obli­ga­dos a cum­plir, sino por­que es lo correc­to. Ter­mino con las pala­bras que pro­nun­cié en el Tea­tro Colón: demos­tré­mos­le a este mun­do tan pola­ri­za­do que Colom­bia pue­de actuar res­pon­sa­ble­men­te y poner el país por enci­ma de los intere­ses polí­ti­cos; por­que, como decía Ber­tolt Brecht, “cada vida es sagra­da y toda gue­rra es una derrota”.

Cor­dial­men­te,
Juan Manuel San­tos
11 de febre­ro de 2021

Aden­dum:

Tres dias antes, el 8 de febre­ro de 2021, Rodri­go Lon­do­ño había envia­do la siguien­te comunicación:

Doc­tor:
Juan Manuel San­tos Cal­de­rón
E.S.M.
Esti­ma­do Pre­si­den­te Santos:

Per­mí­ta­me decir­le de entra­da que si dar­nos la mano fue impor­tan­te, que no nos la sol­te­mos es hoy vida o muer­te para miles de nues­tros com­pa­ñe­ros y compañeras.

Esta car­ta está escri­ta por mí y por muchos. Por muchas muje­res y hom­bres que cre­ye­ron y creen en el Acuer­do de Paz. Cuan­do uno pre­gun­ta casual­men­te a alguien ¿te acuer­das de?, uno lo que hace es recor­dar o con­fir­mar un acuer­do, algo en común, algo que nos une y nos unió. Pre­si­den­te San­tos, ¿se acuer­da del día que nos dimos la mano en Cartagena?

Yo sé que sí. Ese día usted se dio la mano con millo­nes de colom­bia­nas y colom­bia­nos que dije­ron bas­ta a una gue­rra que nos desan­gró a todos. Y ese día, jun­tos, le dimos la mano a millo­nes que esta­ban exhaus­tos, des­co­ra­zo­na­dos, des­tro­za­dos por tan­ta muer­te y dolor. Inclu­so le dimos la mano a quie­nes no creían en el Acuer­do. Tenían razo­nes para des­con­fiar, des­pués de tan­to horror, pero ofre­ci­mos un Acuer­do en que la paz sig­ni­fi­ca­ba un gran sal­to ade­lan­te para nues­tro país.

Esa mis­ma mano, con­fia­da y fir­me, es la que yo juré dar­les a cada uno de los lea­les muje­res y hom­bres fir­man­tes del Acuer­do. Y es una mano que no les sol­ta­ré jamás.

Hoy, para muchos de noso­tros, el Acuer­do de Paz se pare­ce más a la muer­te que a la vida. Espe­cial­men­te para aque­llos cuyos nom­bres son casi anó­ni­mos, muje­res y hom­bres de a pie, y hoy sin botas de gue­rra, per­so­nas que jamás esta­rán en los titu­la­res de los dia­rios, has­ta el día que mue­ran, ase­si­na­dos en cual­quier calle o rin­cón de Colombia.

Evi­té­mos­lo, por la Paz, pre­si­den­te San­tos. ¡Evi­te­mos esta masa­cre, ya, hoy mis­mo! Usted tuvo la gran­de­za de saber que la paz era el camino. Noso­tros reco­rri­mos esa lógi­ca jun­to a su gobierno y fren­te a los ojos del mun­do. Y ese cami­nar, créa­nos, lo tran­si­ta­mos con enor­mes dudas y cri­sis inter­nas, para con­ver­tir eso, des­pués de mucho tra­ba­jo, en una sóli­da con­vic­ción, que nos hizo fir­mar algo que acor­da­mos no borrar jamás.

Hoy, el rédi­to de hacer honor al Acuer­do de Paz no cubre las por­ta­das de los dia­rios, y la tin­ta ha sido reem­pla­za­da nue­va­men­te por san­gre. El Nobel de la Paz pare­ce lejos en el tiem­po y aun­que segu­ra­men­te luce ele­gan­te en algu­na pared, sólo vale si repre­sen­ta la ver­dad y se renue­va. La paz, nues­tra paz, se cons­tru­ye en la reali­dad o se des­tru­ye día a día, hora a hora, en silen­cio­sas his­to­rias de horror.

Y las pági­nas, no nece­sa­ria­men­te las por­ta­das, de los titu­la­res de los medios de Colom­bia y el mun­do, indi­can cada día una nue­va tra­ge­dia, un nue­vo cri­men con­tra un ex miem­bro de FARC-EP, hoy un par­ti­do polí­ti­co, COMUNES, que bus­ca la inte­gra­ción a la demo­cra­cia y el inter­cam­bio pací­fi­co, fer­vien­te­men­te pací­fi­co, de ideas sobre una Colom­bia mejor para todos.

El Pre­si­den­te Duque no pue­de dar­nos su mano, eso es un hecho. Qui­zás sus pro­pias manos estén ata­das por influen­cias de agen­das par­ti­dis­tas extre­mas, o sus manos estén para­li­za­das fren­te a tan­tas otras manos que secre­ta­men­te pro­mue­ven la gue­rra y año­ran el espan­to­so pasa­do. La gue­rra es un ata­jo para la ansie­dad de algu­nos votan­tes, y es un enor­me nego­cio también.

Que­re­mos la paz, San­tos. Que­re­mos la paz, Duque. Que­re­mos la paz, Colombia.

Deje­mos atrás lo que está atrás, asu­ma­mos el rol esen­cial de la jus­ti­cia. Y uná­mo­nos en la sim­ple noción de que el futu­ro es sin gue­rras. Ten­dre­mos mil dife­ren­cias acer­ca de cómo hacer esta nue­va Colom­bia pacífica.

Ten­dre­mos gen­te que nos odia­rá siem­pre, y ese odio en algu­nos casos esta­rá bien fun­da­do. Pero no ten­dre­mos la dife­ren­cia esen­cial de no reco­no­cer­nos her­ma­nos colom­bia­nos. No ten­dre­mos el espan­to de la guerra.

Noso­tros sabe­mos en car­ne pro­pia lo horro­ro­sa que fue. Sabe­mos, acep­ta­mos, reco­no­ce­mos y lamen­ta­mos el sufri­mien­to que pro­vo­ca­mos a muchos, inclu­so a ino­cen­tes. Es un puñal en el pecho. Lo recor­da­mos tan­to como el Acuer­do de Paz. Recor­da­mos la gue­rra dema­sia­do bien.

Pero así, con la ban­de­ra del per­dón y la recon­ci­lia­ción, pedi­mos tam­bién que el gobierno actual y el gobierno que nos dio la mano, unan sus fuer­zas ins­ti­tu­cio­na­les en pro­te­ger a cada uno de los que hoy arries­gan su vida por enfren­tar­se a una nue­va reali­dad, por aque­lla que dejó las armas y ofre­ció lo mejor de sí, en fun­ción de un futu­ro cier­to, constructivo.

Pre­si­den­te San­tos. Reúna­se con el Pre­si­den­te Duque y con aque­llos que gene­ra­mos un Acuer­do his­tó­ri­co. Hable­mos de los desa­fíos difi­ci­lí­si­mos que pre­sen­ta. Uná­mo­nos. Le pido que haga esto, no por mí, sino por las exhaus­tas almas y cora­zo­nes que temen per­der la espe­ran­za o ya la per­die­ron. Lo pido por­que pue­do ver el ago­ta­mien­to en los ojos y recla­mos de ellos. Lo pido por­que que­re­mos la paz. Por­que lo jura­mos. Por­que la que­re­mos honrar.

Pre­si­den­te San­tos, acor­dé­mo­nos del Acuer­do, hoy. Y la paz será la tin­ta que escri­bi­rá el futu­ro de nues­tro país, no la sangre.

Pre­si­den­te San­tos, devol­vá­mos­le al país y a los fir­man­tes del Acuer­do las cer­te­zas de que no fui­mos unos ilu­sos al creer en la mano que estre­cha­mos. Aquí y a dis­po­si­ción de la reu­nión que sea nece­sa­ria para hablar, con­fir­mar y continuar.

Con el cora­zón,
Rodri­go Lon­do­ño Eche­verry
Fir­man­te del Acuer­do de Paz entre el Esta­do Colom­biano y las FARC-EP
Y toda la gen­te que fue FARC-EP y que hoy es un Par­ti­do Polí­ti­co, Comunes.

Fuen­te: par​ti​do​farc​.com​.co

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *