Argen­ti­na. El lega­do de la pandemia

Por Sil­via Ribei­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de febre­ro de 2021.

Nadie olvi­da­rá el 2020. Nun­ca antes tan­tos salu­dos de cam­bio de año fue­ron a pro­pó­si­to de ter­mi­nar, dejar atrás, salir de ese año como de la pes­te, lite­ral­men­te. Excep­to varias de las más gran­des empre­sas far­ma­céu­ti­cas, los tita­nes tec­no­ló­gi­cos y unas cuan­tas tras­na­cio­na­les más que apro­ve­cha­ron el desas­tre para cose­char ganan­cias en volú­me­nes que la mayo­ría de la gen­te no pode­mos ni ima­gi­nar. Basa­das, ade­más, en enor­mes sub­si­dios públi­cos y en no pagar impues­tos, espe­cial­men­te las pla­ta­for­mas digitales. 


Según el infor­me El virus de la des­igual­dad (Oxfam, 2021), los mil­mi­llo­na­rios que vie­ron afec­ta­das sus for­tu­nas, recu­pe­ra­ron el nivel pre­vio a la pan­de­mia en ape­nas nue­ve meses, mien­tras la pobre­za en el mun­do aumen­tó noto­ria­men­te y se sigue pro­fun­di­zan­do. Para los miles de millo­nes de per­so­nas de la pobla­ción mun­dial en situa­ción de pobre­za, recu­pe­rar el esca­so poder adqui­si­ti­vo que tenían antes de la pan­de­mia toma­rá más de una déca­da. Algo ade­más incierto.

Des­de el ini­cio de la pan­de­mia, los 10 hom­bres más ricos del pla­ne­ta (sie­te de ellos due­ños de pla­ta­for­mas y empre­sas digi­ta­les) agre­ga­ron más de 500 mil millo­nes de dóla­res a sus abul­ta­das arcas. Oxfam pone el ejem­plo de Jeff Bezos, actual­men­te el segun­do indi­vi­duo más rico del mun­do, fun­da­dor de la pla­ta­for­ma digi­tal Ama­zon. Con la for­tu­na per­so­nal que acu­mu­ló entre mar­zo y agos­to 2020, podría haber paga­do a cada uno de sus 876 mil tra­ba­ja­do­res un bono de 105 mil dóla­res y aún segui­ría sien­do tan rico como al ini­cio de la pandemia.

Se hizo paten­te la des­truc­ción o fal­ta de sis­te­mas de aten­ción de la salud acce­si­bles para las mayo­rías en muchos paí­ses. La edu­ca­ción for­mal se reali­zó con gran­des limi­ta­cio­nes y en modo vir­tual en todos los nive­les, aumen­tan­do en estos sec­to­res tam­bién la bre­cha entre pobres y ricos. La car­ga de tra­ba­jo para las muje­res aumen­tó mucho más que para los hom­bres, tam­bién la vio­len­cia de género.

Al aumen­to bru­tal de la des­igual­dad que ya exis­tía, se sumó el hecho de que las medi­das res­tric­ti­vas para con­te­ner los con­ta­gios deja­ron una impor­tan­te hue­lla nega­ti­va en la inter­ac­ción social y una ola de con­ten­ción de las luchas socia­les, al no poder par­ti­ci­par en for­ma pre­sen­cial en pro­tes­tas, reunio­nes, etcé­te­ra. A tono con lo mis­mo, se enlen­te­cie­ron e hicie­ron más injus­tas (por idio­ma, zonas hora­rias, acce­so a inter­net) las dis­cu­sio­nes en Nacio­nes Uni­das sobre ali­men­ta­ción, cam­bio cli­má­ti­co, bio­di­ver­si­dad, y se limi­ta­ron seria­men­te las posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­pa­ción de la socie­dad civil en esos ámbi­tos. La ten­den­cia de los gobier­nos del G‑7 hacia el res­to de los paí­ses es con­ver­tir esas dis­cri­mi­na­cio­nes en permanentes.

Para las gran­des pla­ta­for­mas digi­ta­les y empre­sas tec­no­ló­gi­cas, las ganan­cias han sido indes­crip­ti­bles, pero no sólo en dine­ro, tam­bién en poder y con­trol. Ya están pre­sen­tes en todas las indus­trias –inclu­so agri­cul­tu­ra y ali­men­ta­ción– en el tra­ba­jo, edu­ca­ción, salud, comu­ni­ca­ción, sis­te­mas de gobierno, redes “socia­les”, sis­te­mas financieros.

Todas y todos somos sus pre­sas y el comer­cio de nues­tros datos, sus prin­ci­pa­les fuen­tes de ganan­cia. Prác­ti­ca­men­te no están regu­la­das en nin­gu­na par­te y ape­nas se ha comen­za­do tími­da­men­te a inten­tar super­vi­sar­las en algu­nos paí­ses, solo en aspec­tos par­cia­les. No tie­ne pre­ce­den­te el peso y poder eco­nó­mi­co y de cabil­deo de estas empre­sas fren­te a gobier­nos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, suma­do a que tie­nen con­trol de sus datos e instrumentos.

A las medi­das de Twit­ter de cerrar cuen­tas de quien con­si­de­re según su cri­te­rio y con­ve­nien­cia, se suma el recien­te anun­cio de Face­book e Ins­ta­gram de cerrar las cuen­tas que comen­ten que las vacu­nas podrían no ser efec­ti­vas o que el virus podría haber sido pro­duc­to de una mani­pu­la­ción de labo­ra­to­rio. Más allá de que exis­te mucha basu­ra en Inter­net (que las pla­ta­for­mas alien­tan), de que nos ale­gre que can­ce­len los men­sa­jes de Trump o que este­mos o no de acuer­do con posi­cio­nes crí­ti­cas sobre las vacu­nas, el fenó­meno de la cen­su­ra ejer­ci­da por los gigan­tes tec­no­ló­gi­cos abre una bate­ría de preocupaciones.

Mien­tras Face­book – cuyo fun­da­dor Mark Zuc­ker­berg es uno de esos 10 hom­bres más ricos del glo­bo– sos­tie­ne que las vacu­nas son la solu­ción para la pan­de­mia y se arro­ga deter­mi­nar qué y quien pue­de hablar sobre ellas, Oxfam expli­ca en su infor­me que nue­ve de cada 10 per­so­nas en paí­ses pobres no ten­drán acce­so a las vacu­nas en este año, aun­que varios de los paí­ses más ricos han com­pra­do dosis para ino­cu­lar a toda su pobla­ción tres veces. El deba­te de los muchos y dife­ren­tes impac­tos de esta indus­tria es urgen­te e impostergable.

Pese a la deba­cle glo­bal que la pan­de­mia ha cau­sa­do, prác­ti­ca­men­te nada se ha toca­do de sus cau­sas, lo cual afir­ma las bases para que sigan pre­pa­rán­do­se pró­xi­mas pan­de­mias. Por ejem­plo, para parar la des­truc­ción de la bio­di­ver­si­dad que aumen­ta con mega­pro­yec­tos mine­ros, de trans­por­te, ener­gía, expan­sión de la fron­te­ra agrícola.

El pano­ra­ma sin duda es som­brío. Que muchos aspec­tos del capi­ta­lis­mo hayan que­da­do al des­nu­do, tam­bién ayu­da a com­ba­tir­lo. Exis­te un cre­cien­te teji­do de deba­tes y accio­nes entre comu­ni­da­des, orga­ni­za­cio­nes y movi­mien­tos popu­la­res que siguen actuan­do soli­da­ria­men­te, pen­san­do, cues­tio­nan­do, construyendo.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *