Uru­guay. A pro­pó­si­to de la reac­cio­na­ria Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción (LUC)

Por Gon­za­lo Abe­lla, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de febre­ro de 2021.

La LUC es un meca­nis­mo legis­la­ti­vo para un sal­to ace­le­ra­do hacia el neo­li­be­ra­lis­mo más reac­cio­na­rio.. Cuan­do digo “neo­li­be­ra­lis­mo” estoy dicien­do libe­ra­lis­mo clá­si­co, sin correc­cio­nes key­ne­sia­nas, pero en un nue­vo con­tex­to de tras­na­cio­na­les y saqueo ambien­tal. Nin­gu­na Ley de esa exten­sión pue­de elu­dir un maqui­lla­je de bue­nos pro­pó­si­tos y has­ta algu­na con­ce­sión dema­gó­gi­ca hacia anhe­los popu­la­res con­cre­tos. Hubie­ra sido bueno sacar del refe­rén­dum estas con­ce­sio­nes, que no son, por cier­to, las que exclu­ye­ron las cúpu­las del PITCNT y el FA, actuan­do en su selec­ti­vi­dad con­tra sus pro­pias bases. De no encon­trar acuer­do para excluir esos pocos artícu­los, enton­ces era impres­cin­di­ble ple­bis­ci­tar con­tra la LUC en su con­jun­to. Así lo enten­dió la mayo­ría de los mili­tan­tes de sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les, aun­que sus diri­gen­tes vota­ron otra cosa.

Más allá del resul­ta­do que se obten­ga, fir­mar por ambos pro­yec­tos es nece­sa­rio. Es colo­car sobre la mesa el tema, hacer­lo visi­ble, lo que pone ner­vio­so al señor Orsi y a todos aque­llos que no les gus­ta recor­dar que la LUC es un esca­lón más alto de un pro­yec­to entre­guis­ta que los gobier­nos ante­rio­res ya esta­ban imple­men­tan­do. Por­que el con­tra­to ver­gon­zo­so por UPM 2, como la Ley de Rie­go que pri­va­ti­za el agua, o la abo­li­ción del impues­to a la ganan­cia de la Ban­ca Pri­va­da, o la luz ver­de a las redes pri­va­das de cobran­za y cré­di­to, o el IRPF y la dis­mi­nu­ción a la mitad del apor­te patro­nal, no son obras de esta Admi­nis­tra­ción, sino de las anteriores.

Cada pues­to para reco­lec­tar fir­mas es un lugar para la denun­cia del sen­ti­do reac­cio­na­rio de la LUC y un lugar para refle­xio­nar acer­ca de cómo nos afec­ta a todos. Lo ideal es tener las dos pla­ni­llas y per­mi­tir así una refle­xión más libre a cada per­so­na que se acer­ca. Más aún: cada mesa debe­ría tener un impre­so, a la vis­ta de todos, sub­ra­yan­do aque­llos artícu­los de la LUC que el refe­rén­dum par­cial no pre­ten­de anu­lar y el total sí. ¿O se tie­ne mie­do a esta comparación?

El Ple­bis­ci­to impor­ta más allá del resul­ta­do. Su tex­to es un pre-tex­to para el deba­te calle­je­ro. Has­ta el car­te­li­to que dice “fir­me aquí” es un ayu­da memo­ria acer­ca de una bata­lla que debe­re­mos dar, sea glo­bal­men­te o aspec­to por aspecto.

Algu­nos “nega­cio­nis­tas” pien­san que la LUC es ape­nas un con­cep­to abs­trac­to, sin inte­rés, para la gen­te que lucha coti­dia­na­men­te por su super­vi­ven­cia. En reali­dad, todos los meca­nis­mos suti­les de opre­sión se ela­bo­ran en un len­gua­je abs­trac­to pero lue­go ope­ran en for­ma con­cre­ta. Es nues­tra tarea, son las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas ver­da­de­ra­men­te de izquier­da, las que deben expli­car sus per­ver­sos con­te­ni­dos y sus víncu­los con el futu­ro de todos.

Otros escép­ti­cos pien­san que la lucha con­tra la LUC ya está per­di­da. Creo que no la han leí­do bien, no han com­pren­di­do su ver­da­de­ro alcan­ce. El Ple­bis­ci­to, como ins­tru­men­to ini­cial de denun­cia y difu­sión, es sólo el pri­mer paso con­tra el nue­vo avan­ce neo­li­be­ral. Dese aho­ra, cada con­quis­ta con­cre­ta de nues­tro pue­blo en el plano eco­nó­mi­co, en el social, o en el edu­ca­ti­vo, cho­ca­rá inevi­ta­ble­men­te con­tra lo esta­ble­ci­do por la LUC. La gen­te que aún no lo sabe lo irá descubriendo.

La lucha con­tra la LUC se vin­cu­la direc­ta­men­te con la lucha con­tra la Refor­ma de la Segu­ri­dad Social. La dere­cha y la fal­sa izquier­da, alter­nán­do­se en el Poder, inten­tan con­ven­cer­nos de que la refor­ma de la segu­ri­dad Social es inevi­ta­ble. Olvi­dan que la ganan­cia anual de las AFAP es el doble del défi­cit del BPS, olvi­dan que Asto­ri abo­lió el impues­to a las ganan­cias ban­ca­rias, que las redes pri­va­das de cobran­za ni siquie­ra decla­ran sus ganan­cias, y así podría­mos seguir. Mien­tras no se toque la ganan­cia de los más ricos, la refor­ma de la Segu­ri­dad Social inevi­ta­ble­men­te irá con­tra las mayo­rías tra­ba­ja­do­ras. Y no se tra­ta sólo de jubi­la­cio­nes y pen­sio­nes. LUC y refor­ma de la SS son dos patas de la mesa neo­li­be­ral que ya está ser­vi­da. El serru­cho del pue­blo debe derri­bar­la, y los pla­tos que cai­gan no corres­pon­de­rán sólo a la Admi­nis­tra­ción actual.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *