Ecua­dor. Aler­ta del ex can­ci­ller Ricar­do Pati­ño: «Debe­mos cui­dar la democracia»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de febre­ro de 2021.

Debe­mos cui­dar la demo­cra­cia en el Ecuador.

Esta­mos aler­tas ante dos acon­te­ci­mien­tos de ayer, 12 de febrero:

1.- La lle­ga­da “urgen­te” al Ecua­dor del Fis­cal Gene­ral de Colom­bia con la tri­lla­da denun­cia de que fuer­zas irre­gu­la­res de ese país finan­cian la cam­pa­ña de Andrés Arauz. Este bur­do mon­ta­je, que ya fue des­men­ti­do por el ex pre­si­den­te Ernes­to Sam­per y por la Inter­na­cio­nal Pro­gre­sis­ta, se arma con­tra un joven pro­fe­sio­nal de con­duc­ta inta­cha­ble, con la inten­ción de man­char su nom­bre y sacar­lo de la pape­le­ta de la segun­da vuel­ta, sin nin­gún fun­da­men­to fác­ti­co ni jurí­di­co. Recha­za­mos este tipo de con­duc­tas total­men­te reñi­das con la éti­ca política.

2.- La deci­sión de dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de recon­tar los votos, a lo que el CNE deci­dió some­ter­se. Me refe­ri­ré a este segun­do tema.

De entra­da, res­pal­da­mos cual­quier veri­fi­ca­ción de votos, inclu­so recon­tan­do las pape­le­tas en las urnas, para corre­gir irre­gu­la­ri­da­des que pudie­ran haber­se pro­du­ci­do. Es un dere­cho demo­crá­ti­co y espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca res­pe­tar la volun­tad del pue­blo al depo­si­tar su voto. Esta­mos segu­ros que al final del mis­mo se con­fir­ma­rá el triun­fo con­tun­den­te de Andrés Arauz y Car­los Rabas­call en la pri­me­ra vuel­ta con más de 3 millo­nes de votos.

La veri­fi­ca­ción debe hacér­se­la con­for­me lo que esta­ble­ce el Códi­go de la Demo­cra­cia (art. 138), que dice que el CNE pue­de veri­fi­car el núme­ro de sufra­gios en una urna en tres casos: a) cuan­do el acta hubie­re sido recha­za­da por el sis­te­ma infor­má­ti­co por incon­sis­ten­cia numé­ri­ca, b) cuan­do fal­ten las fir­mas del pre­si­den­te o secre­ta­rio de la jun­ta, y 3) cuan­do alguno de los suje­tos polí­ti­cos pre­sen­ta­re copia del acta de escru­ti­nio de la Jun­ta Recep­to­ra del Voto y ésta no coin­ci­die­re con el acta computada.

Por otra par­te, es inau­di­to que el CNE haya pro­mo­vi­do un deba­te públi­co de los can­di­da­tos que se están dispu­tan­do el segun­do lugar, exclu­yen­do a los otros 14 can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y, final­men­te se some­ta a sus decisiones.

Lo que debió hacer es con­vo­car al Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, tal como está con­tem­pla­do en la Ley para tra­tar un tema que ata­ñe a todos los par­ti­dos, y en par­ti­cu­lar a aquel que obtu­vo la mayor vota­ción. Este Con­se­jo Con­sul­ti­vo fue con­vo­ca­do duran­te seis oca­sio­nes duran­te el pro­ce­so elec­to­ral y jus­ta­men­te cuan­do es más impor­tan­te, no se lo convoca.

En el anun­cio públi­co que hizo la pre­si­den­cia del CNE dijo, ade­más, que en este pro­ce­so de veri­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­rán sólo los dele­ga­dos de las par­tes, o sea de los dos par­ti­dos soli­ci­tan­tes, lo cual es inacep­ta­ble. Deben par­ti­ci­par los dele­ga­dos de todos los par­ti­dos que estén intere­sa­dos para cui­dar las pape­le­tas, que no pue­den ser mani­pu­la­das exclu­si­va­men­te por dos par­ti­dos políticos. 

Tam­bién es erró­neo que el CNE exclu­ya sin nin­gu­na argu­men­ta­ción a los demás obser­va­do­res inter­na­cio­na­les y lla­me a par­ti­ci­par solo a la repre­sen­ta­ción de la OEA. A pesar de cono­cer la per­so­na­li­dad de la ex vice­pre­si­den­ta de Pana­má, quien pre­si­de actual­men­te dicha misión, de cuya hones­ti­dad no tene­mos nin­gu­na duda, recor­da­mos las per­ni­cio­sas actua­cio­nes que ha teni­do últi­ma­men­te el secre­ta­rio gene­ral Luis Alma­gro, par­ti­cu­lar­men­te en el gol­pe de esta­do en Boli­via en octu­bre de 2019. Deben incluir­se todos los orga­nis­mos y dele­ga­dos inter­na­cio­na­les que par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so electoral.

Por últi­mo, cui­da­do con uti­li­zar esta situa­ción para inten­tar pos­ter­gar o anu­lar las elec­cio­nes, tesis esbo­za­da por algu­nos suje­tos polí­ti­cos, al enfren­tar­se a la evi­den­te derro­ta en la pri­me­ra vuel­ta de Gui­ller­mo Las­so, el can­di­da­to de la ban­ca y del gobierno, y pre­ten­der man­te­ner arti­fi­cial­men­te en el gobierno a Lenin Moreno.

Ricar­do Pati­ño Aroca

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.