Ecua­dor. Aler­ta del ex can­ci­ller Ricar­do Pati­ño: «Debe­mos cui­dar la democracia»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de febre­ro de 2021.

Debe­mos cui­dar la demo­cra­cia en el Ecuador.

Esta­mos aler­tas ante dos acon­te­ci­mien­tos de ayer, 12 de febrero:

1.- La lle­ga­da “urgen­te” al Ecua­dor del Fis­cal Gene­ral de Colom­bia con la tri­lla­da denun­cia de que fuer­zas irre­gu­la­res de ese país finan­cian la cam­pa­ña de Andrés Arauz. Este bur­do mon­ta­je, que ya fue des­men­ti­do por el ex pre­si­den­te Ernes­to Sam­per y por la Inter­na­cio­nal Pro­gre­sis­ta, se arma con­tra un joven pro­fe­sio­nal de con­duc­ta inta­cha­ble, con la inten­ción de man­char su nom­bre y sacar­lo de la pape­le­ta de la segun­da vuel­ta, sin nin­gún fun­da­men­to fác­ti­co ni jurí­di­co. Recha­za­mos este tipo de con­duc­tas total­men­te reñi­das con la éti­ca política.

2.- La deci­sión de dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les de recon­tar los votos, a lo que el CNE deci­dió some­ter­se. Me refe­ri­ré a este segun­do tema.

De entra­da, res­pal­da­mos cual­quier veri­fi­ca­ción de votos, inclu­so recon­tan­do las pape­le­tas en las urnas, para corre­gir irre­gu­la­ri­da­des que pudie­ran haber­se pro­du­ci­do. Es un dere­cho demo­crá­ti­co y espe­cial­men­te sig­ni­fi­ca res­pe­tar la volun­tad del pue­blo al depo­si­tar su voto. Esta­mos segu­ros que al final del mis­mo se con­fir­ma­rá el triun­fo con­tun­den­te de Andrés Arauz y Car­los Rabas­call en la pri­me­ra vuel­ta con más de 3 millo­nes de votos.

La veri­fi­ca­ción debe hacér­se­la con­for­me lo que esta­ble­ce el Códi­go de la Demo­cra­cia (art. 138), que dice que el CNE pue­de veri­fi­car el núme­ro de sufra­gios en una urna en tres casos: a) cuan­do el acta hubie­re sido recha­za­da por el sis­te­ma infor­má­ti­co por incon­sis­ten­cia numé­ri­ca, b) cuan­do fal­ten las fir­mas del pre­si­den­te o secre­ta­rio de la jun­ta, y 3) cuan­do alguno de los suje­tos polí­ti­cos pre­sen­ta­re copia del acta de escru­ti­nio de la Jun­ta Recep­to­ra del Voto y ésta no coin­ci­die­re con el acta computada.

Por otra par­te, es inau­di­to que el CNE haya pro­mo­vi­do un deba­te públi­co de los can­di­da­tos que se están dispu­tan­do el segun­do lugar, exclu­yen­do a los otros 14 can­di­da­tos pre­si­den­cia­les y, final­men­te se some­ta a sus decisiones.

Lo que debió hacer es con­vo­car al Con­se­jo Con­sul­ti­vo de Orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, tal como está con­tem­pla­do en la Ley para tra­tar un tema que ata­ñe a todos los par­ti­dos, y en par­ti­cu­lar a aquel que obtu­vo la mayor vota­ción. Este Con­se­jo Con­sul­ti­vo fue con­vo­ca­do duran­te seis oca­sio­nes duran­te el pro­ce­so elec­to­ral y jus­ta­men­te cuan­do es más impor­tan­te, no se lo convoca.

En el anun­cio públi­co que hizo la pre­si­den­cia del CNE dijo, ade­más, que en este pro­ce­so de veri­fi­ca­ción par­ti­ci­pa­rán sólo los dele­ga­dos de las par­tes, o sea de los dos par­ti­dos soli­ci­tan­tes, lo cual es inacep­ta­ble. Deben par­ti­ci­par los dele­ga­dos de todos los par­ti­dos que estén intere­sa­dos para cui­dar las pape­le­tas, que no pue­den ser mani­pu­la­das exclu­si­va­men­te por dos par­ti­dos políticos. 

Tam­bién es erró­neo que el CNE exclu­ya sin nin­gu­na argu­men­ta­ción a los demás obser­va­do­res inter­na­cio­na­les y lla­me a par­ti­ci­par solo a la repre­sen­ta­ción de la OEA. A pesar de cono­cer la per­so­na­li­dad de la ex vice­pre­si­den­ta de Pana­má, quien pre­si­de actual­men­te dicha misión, de cuya hones­ti­dad no tene­mos nin­gu­na duda, recor­da­mos las per­ni­cio­sas actua­cio­nes que ha teni­do últi­ma­men­te el secre­ta­rio gene­ral Luis Alma­gro, par­ti­cu­lar­men­te en el gol­pe de esta­do en Boli­via en octu­bre de 2019. Deben incluir­se todos los orga­nis­mos y dele­ga­dos inter­na­cio­na­les que par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so electoral.

Por últi­mo, cui­da­do con uti­li­zar esta situa­ción para inten­tar pos­ter­gar o anu­lar las elec­cio­nes, tesis esbo­za­da por algu­nos suje­tos polí­ti­cos, al enfren­tar­se a la evi­den­te derro­ta en la pri­me­ra vuel­ta de Gui­ller­mo Las­so, el can­di­da­to de la ban­ca y del gobierno, y pre­ten­der man­te­ner arti­fi­cial­men­te en el gobierno a Lenin Moreno.

Ricar­do Pati­ño Aroca

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *