Boli­via. Pri­mer impu­tado arro­ja luz a inves­ti­ga­ción por masacre

Por Nara Rome­ro Rams, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de febre­ro de 2021.

El exge­ne­ral Luis Fer­nan­do Val­ver­de es has­ta hoy el pri­mer impu­tado por la masa­cre de Sen­ka­ta, un avan­ce para evi­tar la impu­ni­dad de ese hecho per­pe­tra­do en el con­tex­to del gol­pe de Esta­do en Boli­via.
El 19 de noviem­bre de 2019, una ope­ra­ción poli­cial-mili­tar para des­blo­quear las rutas des­de la plan­ta de gas de Sen­ka­ta, dejó un sal­do de 10 muer­tos, en una matan­za cali­fi­ca­da por Nacio­nes Uni­das de gra­ve vio­la­ción a los dere­chos humanos.

Pobla­do­res del Alto en pro­tes­ta por la aso­na­da gol­pis­ta con­tra el expre­si­den­te Evo Mora­les (2006−2019), blo­quea­ron las vías por don­de debía lle­gar el com­bus­ti­ble a La paz y fue­ron repri­mi­dos por los uniformados.

La Fis­ca­lía depar­ta­men­tal de La Paz infor­mó el mar­tes pasa­do que Val­ver­de, enton­ces direc­tor de la Agen­cia Nacio­nal de Hidro­car­bu­ros, tenía cono­ci­mien­to de ese ope­ra­ti­vo y asu­mió sus fun­cio­nes como mili­tar para orde­nar el envío de seis carros blin­da­dos auto­ri­za­dos a dis­pa­rar ante la ame­na­za de nue­vos disturbios.

El fis­cal Mar­co Anto­nio Cos­sío reve­ló que varios mili­ta­res ubi­ca­dos en los carros de asal­to con­fir­ma­ron la orden del gene­ral, con­sul­ta­da con el exmi­nis­tro de Hidro­car­bu­ros del régi­men de fac­to, Víc­tor Hugo Zamo­ra, lo que lla­mó la aten­ción por­que ocu­pa­ba un car­go civil sin facul­ta­des para esa decisión.

Cos­sío pre­ci­só que las prue­bas reco­lec­ta­das mos­tra­ron que los dis­pa­ros cau­san­tes de los 10 falle­ci­dos y varios heri­dos pro­vi­nie­ron de esos vehícu­los y del inte­rior de la plan­ta, de ahí que Val­ver­de tam­bién enfren­ta car­gos por incum­pli­mien­to de debe­res, ase­si­na­to, homi­ci­dio, lesio­nes gra­ves y leves, entre otros.

Según el impu­tado, en espe­ra de una audien­cia de medi­das cau­te­la­res, en esa oca­sión cum­plía con la ley y la orden del retorno de los blin­da­dos era para evi­tar ‘un mal mayor’. Las inves­ti­ga­cio­nes por la masa­cre de Sen­ka­ta fue­ron amplia­das a los exmi­nis­tros de Gobierno Artu­ro Muri­llo y de Defen­sa Luis Fer­nan­do López, actual­men­te pró­fu­gos de la jus­ti­cia boli­via­na, por los deli­tos de incum­pli­mien­to de debe­res y vio­la­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción por fir­mar el decre­to que auto­ri­zó el operativo.

Pese a la impu­tación con­tra Val­ver­de, no es sufi­cien­te por­que fal­ta­ría pro­ce­sar a la man­da­ta­ria de fac­to Jea­ni­ne Áñez, y a otros miem­bros de su Gobierno, decla­ró al dia­rio argen­tino Pági­na 12 David Inca, repre­sen­tan­te de la Asam­blea Per­ma­nen­te de Dere­chos Huma­nos de El Alto.

En la mis­ma línea se pro­nun­ció Iván Hidal­go Mejía, heri­do por un dis­pa­ro de arma de fue­go en Sen­ka­ta, quien ase­gu­ró al mis­mo rota­ti­vo que ‘la impu­tación no sólo debe­ría ser para Val­ver­de sino tam­bién para todo mili­tar que dis­pa­ró, para cada poli­cía que tor­tu­ró y las­ti­mó vio­lan­do nues­tros dere­chos humanos’.

Asi­mis­mo, Juan Car­los Hua­ra­chi, secre­ta­rio gene­ral de la Cen­tral Obre­ra Boli­via­na (COB) pidió al Par­la­men­to ace­le­rar el jui­cio con­tra Áñez, y exfun­cio­na­rios gol­pis­tas por ese y otros delitos.

‘Somos el por­ta­voz de las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, las notas y denun­cias que nos lle­gan las esta­mos trans­mi­tien­do a nues­tra Asam­blea Legis­la­ti­va como un poder del Esta­do’, enfa­ti­zó Hua­ra­chi tras reu­nir­se el 3 de febre­ro con Andró­ni­co Rodrí­guez, pre­si­den­te de la Cáma­ra de Sena­do­res del país.

Por otra par­te, el mili­tar Alfre­do Cué­llar, cum­ple pri­sión domi­ci­lia­ria des­de noviem­bre pasa­do en Cocha­bam­ba como par­te de las inves­ti­ga­cio­nes por el ase­si­na­to de 10 civi­les duran­te un ope­ra­ti­vo mili­tar y poli­cial regis­tra­do el 15 de noviem­bre de 2019 en puen­te de Huay­cu­lli, Saca­ba, duran­te pro­tes­tas con­tra la aso­na­da gol­pis­ta con­tra el líder indígena.

Una comi­sión par­la­men­ta­ria encar­ga­da de inves­ti­gar los hechos reve­ló en su infor­me que el Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Foren­ses deter­mi­nó que las muer­tes en ambas movi­li­za­cio­nes fue­ron cau­sa­das por armas de regla­men­to de la Poli­cía y las Fuer­zas Arma­das de Bolivia.

El dipu­tado por el Movi­mien­to Al Socia­lis­mo Víc­tor Bor­da, al fren­te de esa comi­sión, con­fir­mó que el infor­me final entre­ga­do a la Asam­blea Legis­la­ti­va el 21 de octu­bre pasa­do regis­tra 37 muer­tos en los con­flic­tos de Ove­ju­yo y Sen­ka­ta (La Paz), Huay­lla­ni (Saca­ba), Mon­te­ro (San­ta Cruz) y Betan­zos (Poto­sí).

De los falle­ci­dos 27 fue­ron por pro­yec­ti­les de bala, algu­nos con cali­bre 22, otros con cali­bre 5,5 milí­me­tros y cali­bre 7,62, agregó.

Fuen­te: Prensalatina. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *