Perú. Dete­rio­ro del sis­te­ma de par­ti­dos políticos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de febre­ro de 2021

Las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas no pue­den seguir cen­tran­do su acti­vi­dad en el acce­so al poder, deben vol­ver a invo­lu­crar­se en los pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía, aten­dien­do a sus preo­cu­pa­cio­nes y necesidades.

A puer­tas de un pro­ce­so elec­to­ral en el país se refle­ja la pre­ca­rie­dad de un sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos cuya cre­di­bi­li­dad se hace cada vez más frá­gil, y el sen­ti­do o razón de ser de su exis­ten­cia casi invisible.

Es enton­ces cuan­do nos dete­ne­mos a pen­sar en el dete­rio­ro por el que atra­vie­san las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, sus posi­bles solu­cio­nes y el pro­ble­ma en el que se han con­ver­ti­do para el fun­cio­na­mien­to de la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en un sis­te­ma democrático.

Las cau­sas que rodean la cri­sis de los sis­te­mas de par­ti­dos polí­ti­cos son muchas. Sin tener que nom­brar a todas, pode­mos men­cio­nar algu­nas de ellas: su inefi­cien­te ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, la débil demo­cra­cia en su fun­cio­na­mien­to interno, la mini­mi­za­ción del valor de la repre­sen­ta­ción en sí, pero, sobre todo, la pér­di­da del sen­ti­do y razón de ser de la crea­ción de un par­ti­do polí­ti­co, es decir, la caren­cia de su espí­ri­tu de ser­vi­cio a la comu­ni­dad y al ciudadano.

Entre las opi­nio­nes de algu­nos inves­ti­ga­do­res sobre el tema se seña­la como una de las razo­nes del pro­ble­ma a la con­ver­sión de la repre­sen­ta­ción en una “demo­cra­cia par­la­men­ta­ris­ta” para pasar a una “demo­cra­cia de par­ti­dos” y final­men­te a una “demo­cra­cia de audien­cia” o mejor lla­ma­do “un gobierno de los exper­tos en los medios”, crean­do con ello la gran ines­ta­bi­li­dad e inefi­cien­cia que exis­te actual­men­te en la repre­sen­ta­ción política.

Si bien exis­te una regu­la­ción para la crea­ción e ins­crip­ción de orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, es nece­sa­rio hacer énfa­sis en la fina­li­dad de su pre­sen­cia en el ámbi­to polí­ti­co con el obje­ti­vo de eli­mi­nar la idea de com­pe­ti­ti­vi­dad y reem­pla­zar­la por el ser­vi­cio a la comu­ni­dad y al bien social, pasan­do por la huma­ni­za­ción de los intere­ses par­ti­da­rios y per­so­na­les, y pen­san­do en el bien de todos los ciu­da­da­nos, así como el res­pe­to, pro­tec­ción y tra­ba­jo por sus dere­chos fundamentales.

La comu­ni­dad y ciu­da­da­nía deben ser dos de los prin­ci­pios exis­ten­cia­les de los par­ti­dos polí­ti­cos, los cua­les tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad de gene­rar o recu­pe­rar el víncu­lo per­di­do con el ciu­da­dano, iden­ti­fi­can­do y hacien­do suyas las nece­si­da­des de este.

Para ini­ciar este camino de mejo­ra se podrían con­si­de­rar tres pro­pues­tas bási­cas, sin dejar de lado otras que con­tri­bu­yan tam­bién a la bús­que­da de soluciones:

1. Crear y dar sos­te­ni­bi­li­dad a una escue­la de ini­cia­ción polí­ti­ca y par­la­men­ta­ria en el inte­rior de los par­ti­dos polí­ti­cos, pro­mo­vien­do la reva­lo­ra­ción del ser­vi­cio a la comu­ni­dad, a lo social, lo humano en polí­ti­ca y el bien común.

2. Dar con­ti­nui­dad a las pro­pues­tas de refor­mas polí­ti­cas y nor­ma­ti­vas, nece­sa­rias para con­ti­nuar la mejo­ra de la regu­la­ción del sis­te­ma de par­ti­dos, con­si­de­ran­do y con­ci­bien­do prin­ci­pios lega­les de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to. Es impor­tan­te que los par­ti­dos pro­mue­van su cons­tan­te retro­ali­men­ta­ción, con la fina­li­dad de garan­ti­zar un ejer­ci­cio efi­cien­te en sus fun­cio­nes y sobre todo en el ejer­ci­cio de la democracia.

3. Crear y esta­ble­cer una diná­mi­ca de fis­ca­li­za­ción y ren­di­ción de cuen­tas sos­te­ni­ble en el tiem­po e inclu­yen­do la par­ti­ci­pa­ción del ciu­da­dano, con­si­de­ran­do la publi­ca­ción de infor­mes perió­di­cos de ren­di­ción de cuen­tas del repre­sen­tan­te político.

Los par­ti­dos polí­ti­cos no pue­den seguir cen­tran­do su acti­vi­dad en el acce­so al poder, deben vol­ver a invo­lu­crar­se en los pro­ble­mas de la ciu­da­da­nía, aten­dien­do a sus preo­cu­pa­cio­nes y necesidades.

Sien­do su gran reto saber for­mar par­te de los movi­mien­tos y espa­cios de acti­vi­dad social y de reno­va­ción de la polí­ti­ca, sin pre­ten­der repre­sen­tar de una mane­ra sis­te­má­ti­ca, si no estan­do pre­sen­te en esos espa­cios, apren­dien­do a ser «reta­guar­dia» y no solo van­guar­dia. Des­de la cer­ca­nía y la hori­zon­ta­li­dad, no des­de el pri­vi­le­gio y la jerar­quía. Des­de el inten­to de com­par­tir dudas y expe­rien­cias, no de repre­sen­tar en exclusiva.

Dicho esto, la duda es si este dete­rio­ro tan gran­de del sis­te­ma de par­ti­dos polí­ti­cos tie­ne solu­ción en nues­tro país. Con­si­de­ro que sí, sien­do cons­cien­tes de que se requie­re mucho tra­ba­jo. No es fácil asu­mir el com­pro­mi­so de la retro­ali­men­ta­ción y refor­ma de un sis­te­ma de par­ti­dos enquis­ta­do en una mara­ña de diver­sos intere­ses per­so­na­les y orga­ni­za­cio­na­les, en vez del inte­rés común de un pueblo.

Para lograr un cam­bio en estas cir­cuns­tan­cias se nece­si­ta el com­pro­mi­so polí­ti­co de todos: del gobierno, para con­se­guir una mejor regu­la­ción en la crea­ción e ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de los par­ti­dos y sus demo­cra­cias inter­nas; de los líde­res polí­ti­cos, para cam­biar sus estra­te­gias, des­de los intere­ses per­so­na­les hacia los intere­ses del ciu­da­dano y la comu­ni­dad, tra­ba­jan­do y cum­plien­do efi­cien­te­men­te con sus pla­nes de gobierno pro­pues­tos; y por últi­mo de la ciu­da­da­nía, pues este actor será de vital impor­tan­cia para ejer­cer la pre­sión y fis­ca­li­za­ción que se nece­si­ta en una refor­ma y trans­for­ma­ción de tal magnitud.

El Perú requie­re de par­ti­dos polí­ti­cos que reto­men sus bue­nas rela­cio­nes y víncu­los con la ciu­da­da­nía y la polí­ti­ca, con un ver­da­de­ro espí­ri­tu de repre­sen­ta­ti­vi­dad y una mira­da de liber­tad colec­ti­va, defen­so­ra de los dere­chos fun­da­men­ta­les, y de crea­ción de una cul­tu­ra polí­ti­ca inclu­si­va y demo­crá­ti­ca, a tra­vés de la par­ti­ci­pa­ción y deli­be­ra­ción ciudadana.

Los par­ti­dos polí­ti­cos están lla­ma­dos a ejer­ci­tar una polí­ti­ca trans­pa­ren­te, acti­va y en bene­fi­cio de una con­vi­ven­cia de desa­rro­llo y armo­nía para todos los perua­nos y peruanas.

FUENTE: La Mula

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *