Etio­pía. En las nie­blas de la guerra

Por Gua­di Cal­vo*, Resu­men Medio Orien­te, 11 de febre­ro de 2021-.

A tres meses del ini­cio del con­flic­to en Tigray, que sigue ame­na­zan­do con la bal­ca­ni­za­ción de Etio­pia, (Ver: Etio­pia: De una gue­rra étni­ca a un con­flic­to regio­nal), cien­tos de miles de civi­les se siguen deba­tien­do en la incer­ti­dum­bre de una gue­rra estan­ca­da, que podría reini­ciar­se en cual­quier momen­to, al tiem­po que esa ines­ta­bi­li­dad las está acer­can­do a una cri­sis ali­men­ta­ria, como ya lo vivie­ron entre 1983 y 1985, tras una dia­bó­li­ca com­bi­na­ción de sequía y gue­rra, que pro­du­jo cer­ca de un millón y medio de muer­tos, 500 mil refu­gian­do y unos 2 millo­nes de des­pla­za­dos inter­nos; lo que podría repe­tir­se si el Pri­mer Minis­tro del país y Pre­mio Nobel de la Paz 2019, Ahmed Abiy, no revier­te la crí­ti­ca situa­ción, a las que sus fuer­zas arma­das, que solo iban a “una ope­ra­ción poli­cial”, han sumi­do a toda la pro­vin­cia de Tigray y sus seis millo­nes de habitantes.

Abiy, que había pro­me­ti­do que no se pro­du­ci­rían víc­ti­mas civi­les en el con­flic­to, en estos momen­tos a pesar de la esca­sa infor­ma­ción ya se habla de miles de muer­tos y des­apa­re­ci­dos entre la pobla­ción local. Ade­más, de los 100 mil pobla­do­res, que han debi­do refu­giar­se en Sudán, a con­se­cuen­cia de la “ope­ra­ción poli­cial”. Lo que ha hecho des­bor­dar la capa­ci­dad de los cam­pa­men­tos y hos­pi­ta­les finan­cia­dos tan­to por Jar­tum, como por las dife­ren­tes ONGs, que ope­ran en el área, como los de Ham­da­yet, Villa­ge No 8 y el de Um Raku­ba, entre otros. Se esti­ma que el núme­ro de refu­gia­dos habría sido suma­men­te mayor de no haber sido blo­quea­dos los pasos segu­ros por las fuer­zas etío­pes y eri­treas, que tam­bién están ope­ran­do en el con­flic­to en apo­yo de Addis Abe­ba y que des­de el prin­ci­pio del con­flic­to ocu­pó varios pue­blos tigri­ños, jun­to a su frontera.

Tan­to las fuer­zas fede­ra­les como el Fren­te de Libe­ra­ción del Pue­blo de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés), cuyo prin­ci­pa­les líde­res ya han sido dete­ni­dos, se acu­san mutua­men­te de matan­zas de civi­les, como la de la ciu­dad de Maï­ka­dra, de unos 40 mil habi­tan­tes, en el oes­te de Tigray, don­de a prin­ci­pio de noviem­bre, cien­to de civi­les miem­bros de la etnia Amha­ra, fue­ron ase­si­na­dos a gol­pe de garro­tes y mache­ta­zos, de los que toda­vía no se cono­ce ni la can­ti­dad, ni que fuer­za ha sido la res­pon­sa­ble de la matan­za. Aun­que algu­nas ver­sio­nes seña­lan a miem­bros del gru­po Sam­ri, la rama juve­nil del TPLF.

Las pro­vin­cias de Tigray y Amha­ra, tie­nen un anti­guo entre­di­cho fron­te­ri­zo, lo que ha lle­va­do a sos­pe­char a los tigra­ya­nos la inten­sión del gobierno de Abiy, para resol­ver ese con­flic­to y ter­mi­nar con la lucha inde­pen­den­tis­ta de esa pro­vin­cia par­tien­do la región entre la pro­vin­cia de Amha­ra y Eri­trea. Addis Abe­ba, no ha hecho nada para disi­par esos rumo­res por lo que los áni­mos sepa­ra­tis­tas de Tigray se refuer­zan cada vez más con el paso del tiem­po y el accio­nar del gobierno central.

Mien­tras los enfren­ta­mien­tos arma­dos, pare­cen haber redu­ci­do su inten­si­dad, sus con­se­cuen­cias no serán fáci­les de con­tro­lar, tan­to los refu­gia­dos en Sudán, como los des­pla­za­dos inter­nos, un total cer­cano a los 4.5 millo­nes de almas, están sufrien­do la fal­ta de ali­men­tos, lo que pro­vo­ca cons­tan­tes saqueos con­tra las pobla­cio­nes ale­da­ñas, suma­do la vio­len­cia sexual, sufri­da mayo­ri­ta­ria­men­te por muje­res y meno­res, las que no hay modo de ser con­tro­la­das, ya que son las fuer­zas beli­ge­ran­tes las que las rea­li­zan; a lo que se le suman los crí­me­nes por riva­li­da­des étni­cas, con­vier­te a la región en un ver­da­de­ro infierno para los civi­les, de los que según el Pri­mer Minis­tro Abiy, sigue sos­te­nien­do “no ha muer­to nin­guno”. Los bom­bar­deos, inclu­so con­tra la capi­tal pro­vin­cial Meke­lle, han devas­ta­do tam­bién los sumi­nis­tros de agua y la infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria en el sec­tor de los com­ba­tes. Estos vec­to­res, suma­men­te difí­ci­les de medir ya que las res­tric­cio­nes impues­tas por Addis Abe­ba, hacen que el ochen­ta por cien­to del terri­to­rio de Tigray, sea inac­ce­si­ble tan­to para perio­dis­tas como de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, aun­que algu­nas de las orga­ni­za­cio­nes, que ya ope­ra­ban en la zona, al igual que las entre­vis­tas hechas a los refu­gia­dos en Sudán y el aná­li­sis de imá­ge­nes sate­li­ta­les, da como resul­ta­do que el ejér­ci­to etío­pe ha come­ti­do crí­me­nes de gue­rra y de lesa huma­ni­dad gene­ra­li­za­dos y sis­te­má­ti­cos con­tra la pobla­ción civil. Aun­que, se cono­ció, que los que con más saña están actuan­do son las fuer­zas eri­treas y las mili­cias Amha­ras.

Por su par­te el Gobierno Regio­nal de Tigray, a media­dos del pasa­do enero, advir­tió que: “la lucha iba a con­ti­nuar has­ta que los enemi­gos estén obli­ga­dos a aban­do­nar el terri­to­rio”. Al tiem­po que algu­nos infor­mes hablan de jóve­nes tigri­ños que aban­do­nan sus hoga­res para unir­se al TPLF y con­ti­nuar con la woya­ne (rebe­lión, en voz tigriña)

El fac­tor eritreo

Si bien en un prin­ci­pio de la gue­rra de Tigray, fue nega­da por Addis Abe­ba y Asma­ra, la par­ti­ci­pa­ción del ejér­ci­to eri­treo en el con­flic­to, a lo lar­go de estos tres meses, las prue­bas de esa pre­sen­cia se fue­ron acu­mu­lan­do de mane­ra con­tun­den­te. Ambos paí­ses com­par­ten una fron­te­ra de unos 1930 kiló­me­tros y un odio vis­ce­ral por el Fren­te de Libe­ra­ción Popu­lar de Tigray (TPLF) que lide­ró la gue­rra fron­te­ri­za entre Etio­pia y Eri­trea, entre 1998 – 2000, tras déca­das de roces y que dejó 125 mil muer­tos y 650 mil desplazados.

Según las imá­ge­nes sate­li­ta­les, estu­dia­das por la bri­tá­ni­ca DX Open Net­work, del 24 de noviem­bre al 27 de enero, dos de los cua­tro cam­pa­men­tos de refu­gia­dos eri­treos, el de Hitsats y el de Shi­mel­ba, don­de se esti­ma había unas 25 mil per­so­nas antes de la gue­rra, apa­re­cen como “arra­sa­dos” casi el noven­ta por cien­tos de las 800 estruc­tu­ras levan­tas por ONU, entre ellas un hos­pi­tal, escue­las y cien­tos de “vivien­das”, fue­ron des­trui­das. En el estu­dio de imá­ge­nes, tam­bién se detec­ta cla­ra­men­te pre­sen­cia mili­tar, crá­te­res pro­du­ci­do por bom­bar­deos y sin pre­sen­cia de pobla­ción civil, que se cree, en el mejor de los casos, fue eva­cua­da. Sin que se conoz­ca su des­tino, ver­sio­nes ofi­cia­les dicen que han sido tras­la­da­dos a los cam­pa­men­tos de Adi Harush y Mai Ayni, don­de tra­ba­ja­do­res huma­ni­ta­rios, ten­drían mejor acce­si­bi­li­dad. De no con­fir­ma­se ese tras­la­do, es pre­su­mi­ble que los refu­gia­dos eri­treos, hayan sido ase­si­na­dos por sus pro­pios com­pa­trio­tas y otros secues­tra­dos y devuel­tos a Eri­trea, don­de si dudas no les espe­ra un mejor final.

La “cola­bo­ra­ción” eri­trea había sido con­cer­ta­da entre el Pri­mer Minis­tro Abiy y el pre­si­den­te Isaias Afwer­ki, por lo que de hecho se con­vier­te en una fuer­za beli­ge­ran­te ya que cien­tos de hom­bres de fuer­za espe­cia­les, envia­das por Asma­ra, han par­ti­ci­pa­do de com­ba­tes con­tra el TPLF en el nor­te etío­pe. Esa pre­sen­cia no admi­ti­da por nin­guno de los dos paí­ses, impi­de obvia­men­te el reco­no­ci­mien­to de bajas eri­treas en Tigray, que, si bien es impo­si­ble tener un núme­ro apro­xi­ma­do, ha pro­vo­ca­do inquie­tud entre los fami­lia­res de los mili­ta­res que no han vuel­to a su país.

Dado el gobierno dic­ta­to­rial del pre­si­den­te Isaias Afwer­ki, en el poder des­de 1993, ha impe­di­do la crea­ción de orga­nis­mos de con­trol por lo que los parien­tes de los mili­ta­res, no tie­ne don­de expre­sar sus reclamos.

El ser­vi­cio mili­tar en Eri­trea, que pue­de exten­der­se el tiem­po que el gobierno con­si­de­re, por lo que hay reclu­tas, pue­den estar bajo ban­de­ra de mane­ra inde­fi­ni­da, sin dere­chos a nada, lo que ha pro­vo­ca­do la fuga al exte­rior de miles de jóve­nes, algu­nos de ellos, sin duda son, los que hoy están des­apa­re­ci­dos de los cam­pos de Hitsats y Shimelba.

Afwer­ki, que aspi­ra des­de siem­pre en con­ver­tir­se en un fac­tó­tum regio­nal, por lo que Tigray, no es la pri­me­ra gue­rra en que invo­lu­cra a su país, sus hom­bres han par­ti­ci­pa­do en dife­ren­tes con­flic­tos y gue­rras como en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, Sudán del Sur y Sudán.

Fue por con­se­guir acuer­do de paz por la gue­rra del 1998 – 2000, que Abiy Ahmed, quien, tras asu­mir como Pri­mer Minis­tro, en abril de 2018, enta­bló nego­cia­cio­nes con Afwer­ki, que le con­ce­dió al año siguien­te el Pre­mio Nobel. Aun­que el TPLF, nun­ca reco­no­ció el acuer­do, ini­cián­do­se la ten­sión entre Meke­lle y Addis Abe­ba, que eclo­sio­nó en noviem­bre pasado.

Según infor­mes, todas las fuer­zas arma­das de Eri­trea, están a dis­po­si­ción de Abiy, al tiem­po que el ejér­ci­to etío­pe, pue­de uti­li­zar sin res­tric­cio­nes los terri­to­rios bajo con­trol de Asma­ra, lo que no han deja­do de pro­vo­car inquie­tud entre los loca­les, cada vez más per­di­dos en las nie­blas de la guerra.

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *