Cul­tu­ra. Cor­tá­zar omni­pre­sen­te en Argentina

Por May­lín Vidal, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de febre­ro de 2021

A 37 años de apa­gar­se su bri­llan­te plu­ma, el gran Julio Cor­tá­zar sigue hoy omni­pre­sen­te en Argen­ti­na que le rin­de hono­res a uno de los más gran­des escri­to­res lati­no­ame­ri­ca­nos de todos los tiem­pos.
El cro­no­pio mayor se res­pi­ra vivo. Pare­cie­ra andar por estas calles por­te­ñas con sus len­tes y su ciga­rri­llo, allí por la ave­ni­da de Mayo camino a su pre­fe­ri­do café Lon­don City, don­de ins­pi­ra­do escri­bió su libro Los pre­mios, o por la gale­ría Gue­mes, pro­ta­go­nis­ta de otro de sus libros (El otro cielo).

Su lite­ra­tu­ra sigue latien­do en esta tie­rra que lo aco­gió cuan­do a los cua­tro años lle­gó jun­to a su fami­lia, en 1918 des­de Bruselas.

Los que lle­gan a esta nación aus­tral sien­ten la vibra del uni­ver­so cor­ta­za­riano. En una escue­la, en una calle, en una pla­za con su nom­bre, en ese Lon­don City, don­de su escul­tu­ra repo­sa sen­ta­do cual comen­sal más, ante la mira­da aten­ta de esta Argen­ti­na que lo venera.

Cor­tá­zar está aquí. En las manos de un joven que lo des­cu­bre, en aque­llos que releen su inmor­tal Rayue­la, en los admi­ra­do­res que duran­te estos últi­mos 30 años lle­gan de tie­rras leja­nas para seguir su ras­tro en Bue­nos Aires.

Hoy en medio de esta pan­de­mia que pare­cie­ra no aca­bar, los argen­ti­nos le rin­den hono­res al Cro­no­pio revi­si­tan­do su obra y le dan gra­cias al gran maes­tro de la narra­ción bre­ve, al escri­tor soli­da­rio, al hom­bre que mar­có la lite­ra­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na para siempre.

Des­de la vís­pe­ra en Twit­ter su nom­bre se repi­te, pero no solo por este ani­ver­sa­rio de su muerte.

Cor­tá­zar con­vi­ve día a día en el ima­gi­na­rio del argen­tino, en la vida coti­dia­na. Con fra­ses, foto­gra­fías, cari­ca­tu­ras, cien­tos de admi­ra­do­res recuer­dan al autor de Bes­tia­rio, Casa toma­da y tan­tas obras.

‘Creo que todos tene­mos un poco de esa bella locu­ra que nos man­tie­ne andan­do cuan­do todo alre­de­dor es tan insa­na­men­te cuer­do’, dijo una vez este gran­de, reve­ren­cia­do por esta tie­rra aus­tral que tan­to amó y de la que se des­pi­dió en diciem­bre de 1983 sin saber que dos meses des­pués una terri­ble leu­ce­mia apa­ga­ría su vida.

Julio Cor­tá­zar lee un frag­men­to de «Rayue­la».

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *