Bra­sil. El exje­fe del Ejér­ci­to bra­si­le­ño reve­ló que la cúpu­la cas­tren­se cons­pi­ró con­tra la libe­ra­ción de Lula da Silva

Por Eric Nepo­mu­ceno, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de febre­ro de 2021.

Con­te­ni­do escan­da­lo­so del libro «Gene­ral Villas Boas: con­ver­sa­cio­nes con el comandante»

Villas Boas admi­te que el tex­to dis­pa­ra­do vía Twit­ter que ame­na­zó a los minis­tros de la Cor­te Supre­ma fue ela­bo­ra­do por todo el Alto Coman­do del Ejér­ci­to, sin con­sul­tar a las demás fuer­zas armadas. 

Ima­gen: Wikipedia

Des­de Río de Janeiro

Reve­la­cio­nes y decla­ra­cio­nes sur­gi­das en los últi­mos días sacu­den Bra­sil. La reve­la­ción más con­tun­den­te, que apa­re­ció el miér­co­les, está a la ven­ta en Ama­zon por poco más de tres dóla­res: el libro Gene­ral Villas Boas: con­ver­sa­cio­nes con el coman­dan­te.

Ya la decla­ra­ción que sor­pren­dió vino un día antes, a tra­vés de Gil­mar Men­des, uno de los vete­ra­nos inte­gran­tes del Supre­mo Tri­bu­nal Federal.Frente a las reve­la­cio­nes sobre la mane­ra con que el exjuez Ser­gio Moro actuó en el jui­cio que con­de­nó el expre­si­den­te Lula da Sil­va a la cár­cel, Men­des admi­tió sen­tir­se “per­tur­ba­do”. 

Dijo ade­más que se pre­gun­ta cómo per­mi­tie­ron (en refe­ren­cia a sus cole­gas de la cor­te supre­ma de jus­ti­cia) que ocu­rrie­sen las mani­pu­la­cio­nes y los absur­dos aho­ra com­pro­ba­dos a tra­vés de gra­ba­cio­nes de inter­cam­bio de men­sa­jes entre juez y fis­ca­les. Mucho más que juez, Moro – quien lue­go sería minis­tro de Jus­ti­cia del ultra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro – actuó todo el tiem­po como ver­da­de­ro jefe de la acusación.

El obje­ti­vo úni­co de las manio­bras abso­lu­ta­men­te ile­ga­les era pre­ci­sa­men­te impe­dir que Lula fue­se can­di­da­to en las elec­cio­nes de 2018.

A la omi­sión de la cor­te supre­ma fren­te a las mani­pu­la­cio­nes ya bas­tan­te visi­bles en el jui­cio a Lula, se suma aho­ra otra reve­la­ción explo­si­va: Villas Boas, enton­ces coman­dan­te gene­ral del Ejér­ci­to (bajo Dil­ma Rous­seff), admi­te con una sere­ni­dad impac­tan­te que cons­pi­ró todo el tiem­po, pri­me­ro para ale­jar a su enton­ces jefa, y lue­go para impe­dir que un pedi­do de hábeas-cor­pus ele­va­do por la defen­sa de Lula fue­se apro­ba­do por la cor­te suprema.

En el libro escri­to por Cel­so de Cas­tro, pro­fe­sor de la pres­ti­gio­sa Fun­da­ción Getu­lio Var­gas, Villas-Boas reve­la algo aún más gra­ve: el tex­to dis­pa­ra­do vía Twit­ter que ame­na­zó a los minis­tros de la cor­te supre­ma fue ela­bo­ra­do por todo el Alto Coman­do del Ejér­ci­to, sin con­sul­tar a las demás fuer­zas arma­das – Mari­na y Aero­náu­ti­ca –, y divul­ga­do a tiem­po de apa­re­cer en el “Jor­nal Nacio­nal”, noti­cie­ro de mayor audien­cia en Brasil.

En otra de las entre­vis­tas reu­ni­das en el libro, Villas Boas admi­te haber­se reu­ni­do muchas veces con el enton­ces vice­pre­si­den­te Michel Temer, cuan­do la cons­pi­ra­ción para des­fe­char el gol­pe ins­ti­tu­cio­nal con­tra Dil­ma Rous­seff esta­ba en ple­na marcha.

El argu­men­to para jus­ti­fi­car su omi­sión fren­te al gol­pe que se arma­ba gira alre­de­dor de dos pun­tos: lo que él cla­si­fi­ca como “desas­tre eco­nó­mi­co” del gobierno, y la ins­tau­ra­ción de la Comi­sión de la Ver­dad que inves­ti­gó crí­me­nes come­ti­dos por mili­ta­res y agen­tes públi­cos a lo lar­go de la dic­ta­du­ra que duró 21 años, de 1964 a 1985.

Con rela­ción a la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Dil­ma, bas­tan­te cri­ti­ca­ble por cier­to, no hay nada que jus­ti­fi­que la par­ti­ci­pa­ción de un gene­ral en la pre­pa­ra­ción de un gol­pe institucional.

Ya la refe­ren­cia a la Comi­sión de la Ver­dad mues­tra la ambi­güe­dad moral con que se mue­ven los mili­ta­res brasileños.

En el twit­ter lan­za­do en vís­pe­ras de que la cor­te supre­ma ana­li­za­se el pedi­do de hábeas cor­pus soli­ci­ta­do por la defen­sa de Lula, está dicho con todas las letras que el Ejér­ci­to bra­si­le­ño “juz­ga com­par­tir la ansia de todos los ciu­da­da­nos de bien de repu­dio a la impunidad”.

Iro­nías de la vida: hace años la mis­ma cor­te supre­ma, con otros inte­gran­tes, ase­gu­ró a todos los mili­ta­res y agen­tes públi­cos de segu­ri­dad que come­tie­ron crí­me­nes de lesa huma­ni­dad exac­ta­men­te la impu­ni­dad, con base a una ley de amnis­tía nego­cia­da al cerrar­se las luces de la dictadura.

Hay muchas otras reve­la­cio­nes lan­za­das por el gene­ral reti­ra­do Villas Boas en el libro, rela­cio­na­das inclu­si­ve sobre cómo el Ejér­ci­to en par­ti­cu­lar, pero con res­pal­do de la Fuer­za Aérea y la Mari­na, optó por tra­gar­se la can­di­da­tu­ra de Jair Bol­so­na­ro y lue­go inte­grar su gobierno.

Por más que las reve­la­cio­nes y decla­ra­cio­nes no ten­gan mayor reper­cu­sión fren­te a la tra­ge­dia sani­ta­ria pade­ci­da por los bra­si­le­ños, que­dan cla­ras dos cosas.

La pri­me­ra: la cor­te supre­ma actúa de mane­ra omi­sa y lue­go el más con­tun­den­te de sus inte­gran­tes se pre­gun­ta cómo per­mi­tie­ron que ocu­rrie­se lo que efec­ti­va­men­te permitieron.

La segun­da: con­si­de­rar que lue­go de la rede­mo­cra­ti­za­ción los mili­ta­res vol­vie­ron a los cuar­te­les deter­mi­na­dos a cum­plir su fun­ción cons­ti­tu­cio­nal ha sido, en el mejor de los casos, pura ingenuidad.

Siguen igua­li­tos a lo que siem­pre han sido.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *