Perú. Otra ruta de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo es posi­ble (II)

Félix Jimé­nez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de febre­ro de 2021

Eco­no­mis­ta Ph.D. Pro­fe­sor Prin­ci­pal de la PUCP 

La pan­de­mia del COVID19 ha reve­la­do el fra­ca­so del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral.

El recha­zo a la inter­ven­ción del Esta­do, la defen­sa del mer­ca­do des­re­gu­la­do y el dis­cur­so a favor del indi­vi­dua­lis­mo, con­du­je­ron a la pre­ca­ri­za­ción de la infra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios de salud, edu­ca­ción y pro­tec­ción social.

El Esta­do, toma­do por los gru­pos de poder eco­nó­mi­co, subor­di­nó el inte­rés públi­co al inte­rés pri­va­do y apli­có polí­ti­cas que con­fi­gu­ra­ron un esti­lo de cre­ci­mien­to pri­ma­rio expor­ta­dor y una eco­no­mía menos agrí­co­la e indus­trial, y ses­ga­da al comer­cio y ser­vi­cios don­de se con­cen­tra el empleo infor­mal de baja pro­duc­ti­vi­dad, de baja cali­fi­ca­ción y de bajos ingresos.

Los patro­ci­na­do­res de este mode­lo que se impu­so en los años 1990, favo­re­cie­ron a la inver­sión extran­je­ra diri­gi­da a acti­vi­da­des extrac­ti­vas de expor­ta­ción que no pro­mue­ven el desa­rro­llo de mer­ca­dos inter­nos y que gene­ran pro­ble­mas ambientales. 

Es impor­tan­te seña­lar, por lo tan­to, que la infor­ma­li­dad, la des­igual­dad, la pobre­za, la pre­ca­rie­dad del empleo, y tipo de estruc­tu­ra pro­duc­ti­va des­cri­ta, fue­ron el resul­ta­do de las deci­sio­nes de inver­sión e inno­va­ción de las empre­sas, cuya orien­ta­ción, en el mar­co legal neo­li­be­ral, deter­mi­nó el modo extrac­ti­vis­ta de cre­cer y acu­mu­lar capital.

Cómo ini­ciar el cam­bio de mode­lo económico

Aumen­tar el empleo y redu­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la infor­ma­li­dad y el sub­em­pleo, no se pue­de hacer reac­ti­van­do el mis­mo mode­lo eco­nó­mi­co. El cre­ci­mien­to será sos­te­ni­ble social y polí­ti­ca­men­te, si se ini­cia la trans­for­ma­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va y el modo de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal, con dos obje­ti­vos fun­da­men­ta­les: a) gene­ra­ción de empleo con dere­chos socia­les; y, b) des­cen­tra­li­za­ción y diver­si­fi­ca­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo y de la acti­vi­dad pri­va­da empre­sa­rial. La idea es desa­rro­llar moto­res inter­nos para mori­ge­rar nues­tra depen­den­cia de la expor­ta­ción de mate­rias pri­mas. ¿Cómo hacer­lo? Para empe­zar esta trans­for­ma­ción, pro­po­ne­mos lo siguiente:

  1. Crear un Pro­gra­ma de Garan­tías Con­cur­sa­ble de Empleo y Diver­si­fi­ca­ción Pro­duc­ti­va (PEDP). Su obje­ti­vo sería finan­ciar inver­sio­nes pro­duc­ti­vas para la gene­ra­ción de empleo con pro­tec­ción social y para ini­ciar la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, finan­cian­do pro­yec­tos en sec­to­res prio­ri­ta­rios y que no dañen el medio ambien­te en las dis­tin­tas regio­nes del país. Esta­ría diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a las media­nas y peque­ñas empre­sas pro­duc­ti­vas y, even­tual­men­te, a empre­sas gran­des que pre­sen­ten pro­yec­tos agro­in­dus­tria­les y manu­fac­tu­re­ros (como la indus­tria­li­za­ción de mine­ra­les) para des­con­cen­trar geo­grá­fi­ca­men­te el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. En la admi­nis­tra­ción del Pro­gra­ma deben par­ti­ci­par el Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas, el Minis­te­rio de la Pro­duc­ción, el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y el Minis­te­rio de Tra­ba­jo. Con la pues­ta en mar­cha del PEDP debe des­apa­re­cer el deno­mi­na­do pro­gra­ma de obras por impues­tos. El PEDP es un pro­gra­ma de cré­di­tos garan­ti­za­dos (como lo era Reac­ti­va Perú), pero que serían con­ce­di­dos siem­pre que los pro­yec­tos cum­plan el obje­ti­vo del pro­gra­ma. Ade­más, las garan­tías pro­ce­de­rían de un impues­to a la rique­za acu­mu­la­da y/​o de la colo­ca­ción de un bono per­pe­tuo en mone­da local en los mer­ca­dos interno y/​o externo.
  2. For­mu­lar y eje­cu­tar un plan de inver­sio­nes públi­cas. Acom­pa­ñar la trans­for­ma­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va con un plan de inver­sio­nes públi­cas, de cor­to y mediano pla­zo. Este plan debe con­tem­plar un incre­men­to sus­tan­cial de la inver­sión en infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social, con un enfo­que des­cen­tra­li­za­do y una pers­pec­ti­va inter­re­gio­nal cuyo obje­ti­vo últi­mo de mediano pla­zo debe ser la for­ma­ción de macro­rre­gio­nes. La cons­truc­ción de repre­sas y de cana­les de rie­go, silos, carre­te­ras, puen­tes, ferro­ca­rri­les, elec­tri­fi­ca­ción, agua y des­agüe, fibra ópti­ca y acce­so uni­ver­sal a inter­net, etc., son fun­da­men­ta­les para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria y gene­rar con­di­cio­nes de atrac­ción de inver­sio­nes pri­va­das para el desa­rro­llo agro­in­dus­trial e indus­trial en las dis­tin­tas regio­nes del país. Estas inver­sio­nes deben cons­ti­tuir­se en el prin­ci­pal meca­nis­mo de cone­xión de la eco­no­mía con la demo­gra­fía y geo­gra­fía del país —es decir, de desa­rro­llo de mer­ca­dos inter­nos. Sin este tipo de inver­sio­nes públi­cas no será posi­ble supe­rar la hete­ro­ge­nei­dad tec­no­ló­gi­ca ni alcan­zar la inte­gra­ción eco­nó­mi­co-espa­cial del país.
  3. Otor­ga­mien­to de una ren­ta bási­ca de sub­sis­ten­cia a los tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos, a la pobla­ción de ingre­sos bajos y a los pobres. La pér­di­da de empleos y el aumen­to de la pobre­za exi­ge un fuer­te y sos­te­ni­do impul­so de la polí­ti­ca fis­cal. Para apo­yar el pro­ce­so de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, el gobierno debe ase­gu­rar una ren­ta bási­ca de sub­sis­ten­cia de esta pobla­ción; es decir, para ase­gu­rar su dere­cho bási­co a la sobre­vi­ven­cia. Si se reac­ti­va la ofer­ta de pro­duc­ción, tam­bién debe aumen­tar­se la deman­da sobre todo si gran par­te de la pro­duc­ción se orien­ta o se orien­ta­rá al mer­ca­do interno. La ren­ta bási­ca cum­pli­ría este objetivo. 

Las accio­nes prio­ri­ta­rias inmediatas

La segun­da ola de con­ta­gios vuel­ve a mos­trar la ver­gon­zo­sa pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud públi­ca. Por esta razón, es impos­ter­ga­ble la recons­truc­ción y moder­ni­za­ción de este sis­te­ma (y tam­bién del sis­te­ma de edu­ca­ción públi­ca) a nivel nacio­nal, con un enfo­que des­cen­tra­li­za­do, con infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, equi­pa­mien­to y capa­ci­dad médi­ca. Se debe adop­tar como polí­ti­ca de Esta­do, la pro­mo­ción y desa­rro­llo de la pro­duc­ción nacio­nal de equi­pa­mien­to médi­co: equi­pos de pro­tec­ción para los tra­ba­ja­do­res del sis­te­ma de salud, ven­ti­la­do­res para tra­tar las difi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias, mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas y no qui­rúr­gi­cas, guan­tes, plan­tas de oxí­geno, etc. El incen­ti­vo para que las empre­sas pri­va­das pro­duz­can estos equi­pos, serían las com­pras del Esta­do. Igual­men­te, debe ser polí­ti­ca de Esta­do el apo­yo finan­cie­ro a la inves­ti­ga­ción en cien­cias bási­cas y apli­ca­das que desa­rro­llan las uni­ver­si­da­des, sobre temas rela­cio­na­dos con la salud, el medioam­bien­te, la ener­gía, la pro­duc­ción, entre otros. El Esta­do pue­de fomen­tar mode­los aso­cia­ti­vos uni­ver­si­dad-empre­sa —como ocu­rre en otros paí­ses— para el desa­rro­llo de pro­gra­mas de inves­ti­ga­ción espe­cí­fi­cos, como, por ejem­plo, el desa­rro­llo de vacu­nas para enfren­tar epi­de­mias o pandemias. 

El tiem­po neo­li­be­ral del Con­sen­so de Washing­ton ha pasa­do. En todas par­tes se acon­se­ja un gran estí­mu­lo fis­cal para supe­rar el impac­to social y eco­nó­mi­co de la pan­de­mia; con mayor razón si se tra­ta de cam­biar la mane­ra de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal. Sobre esta res­pon­sa­bi­li­dad de la polí­ti­ca fis­cal tra­ta­re­mos en el siguien­te artículo. 

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *