Perú. Otra ruta de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo es posi­ble (II)

Félix Jimé­nez /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de febre­ro de 2021

Eco­no­mis­ta Ph.D. Pro­fe­sor Prin­ci­pal de la PUCP 

La pan­de­mia del COVID19 ha reve­la­do el fra­ca­so del mode­lo eco­nó­mi­co neo­li­be­ral.

El recha­zo a la inter­ven­ción del Esta­do, la defen­sa del mer­ca­do des­re­gu­la­do y el dis­cur­so a favor del indi­vi­dua­lis­mo, con­du­je­ron a la pre­ca­ri­za­ción de la infra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios de salud, edu­ca­ción y pro­tec­ción social.

El Esta­do, toma­do por los gru­pos de poder eco­nó­mi­co, subor­di­nó el inte­rés públi­co al inte­rés pri­va­do y apli­có polí­ti­cas que con­fi­gu­ra­ron un esti­lo de cre­ci­mien­to pri­ma­rio expor­ta­dor y una eco­no­mía menos agrí­co­la e indus­trial, y ses­ga­da al comer­cio y ser­vi­cios don­de se con­cen­tra el empleo infor­mal de baja pro­duc­ti­vi­dad, de baja cali­fi­ca­ción y de bajos ingresos.

Los patro­ci­na­do­res de este mode­lo que se impu­so en los años 1990, favo­re­cie­ron a la inver­sión extran­je­ra diri­gi­da a acti­vi­da­des extrac­ti­vas de expor­ta­ción que no pro­mue­ven el desa­rro­llo de mer­ca­dos inter­nos y que gene­ran pro­ble­mas ambientales. 

Es impor­tan­te seña­lar, por lo tan­to, que la infor­ma­li­dad, la des­igual­dad, la pobre­za, la pre­ca­rie­dad del empleo, y tipo de estruc­tu­ra pro­duc­ti­va des­cri­ta, fue­ron el resul­ta­do de las deci­sio­nes de inver­sión e inno­va­ción de las empre­sas, cuya orien­ta­ción, en el mar­co legal neo­li­be­ral, deter­mi­nó el modo extrac­ti­vis­ta de cre­cer y acu­mu­lar capital.

Cómo ini­ciar el cam­bio de mode­lo económico

Aumen­tar el empleo y redu­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la infor­ma­li­dad y el sub­em­pleo, no se pue­de hacer reac­ti­van­do el mis­mo mode­lo eco­nó­mi­co. El cre­ci­mien­to será sos­te­ni­ble social y polí­ti­ca­men­te, si se ini­cia la trans­for­ma­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va y el modo de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal, con dos obje­ti­vos fun­da­men­ta­les: a) gene­ra­ción de empleo con dere­chos socia­les; y, b) des­cen­tra­li­za­ción y diver­si­fi­ca­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo y de la acti­vi­dad pri­va­da empre­sa­rial. La idea es desa­rro­llar moto­res inter­nos para mori­ge­rar nues­tra depen­den­cia de la expor­ta­ción de mate­rias pri­mas. ¿Cómo hacer­lo? Para empe­zar esta trans­for­ma­ción, pro­po­ne­mos lo siguiente:

  1. Crear un Pro­gra­ma de Garan­tías Con­cur­sa­ble de Empleo y Diver­si­fi­ca­ción Pro­duc­ti­va (PEDP). Su obje­ti­vo sería finan­ciar inver­sio­nes pro­duc­ti­vas para la gene­ra­ción de empleo con pro­tec­ción social y para ini­ciar la diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, finan­cian­do pro­yec­tos en sec­to­res prio­ri­ta­rios y que no dañen el medio ambien­te en las dis­tin­tas regio­nes del país. Esta­ría diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a las media­nas y peque­ñas empre­sas pro­duc­ti­vas y, even­tual­men­te, a empre­sas gran­des que pre­sen­ten pro­yec­tos agro­in­dus­tria­les y manu­fac­tu­re­ros (como la indus­tria­li­za­ción de mine­ra­les) para des­con­cen­trar geo­grá­fi­ca­men­te el apa­ra­to pro­duc­ti­vo. En la admi­nis­tra­ción del Pro­gra­ma deben par­ti­ci­par el Minis­te­rio de Eco­no­mía y Finan­zas, el Minis­te­rio de la Pro­duc­ción, el Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra y el Minis­te­rio de Tra­ba­jo. Con la pues­ta en mar­cha del PEDP debe des­apa­re­cer el deno­mi­na­do pro­gra­ma de obras por impues­tos. El PEDP es un pro­gra­ma de cré­di­tos garan­ti­za­dos (como lo era Reac­ti­va Perú), pero que serían con­ce­di­dos siem­pre que los pro­yec­tos cum­plan el obje­ti­vo del pro­gra­ma. Ade­más, las garan­tías pro­ce­de­rían de un impues­to a la rique­za acu­mu­la­da y/​o de la colo­ca­ción de un bono per­pe­tuo en mone­da local en los mer­ca­dos interno y/​o externo.
  2. For­mu­lar y eje­cu­tar un plan de inver­sio­nes públi­cas. Acom­pa­ñar la trans­for­ma­ción de la estruc­tu­ra pro­duc­ti­va con un plan de inver­sio­nes públi­cas, de cor­to y mediano pla­zo. Este plan debe con­tem­plar un incre­men­to sus­tan­cial de la inver­sión en infra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca y social, con un enfo­que des­cen­tra­li­za­do y una pers­pec­ti­va inter­re­gio­nal cuyo obje­ti­vo últi­mo de mediano pla­zo debe ser la for­ma­ción de macro­rre­gio­nes. La cons­truc­ción de repre­sas y de cana­les de rie­go, silos, carre­te­ras, puen­tes, ferro­ca­rri­les, elec­tri­fi­ca­ción, agua y des­agüe, fibra ópti­ca y acce­so uni­ver­sal a inter­net, etc., son fun­da­men­ta­les para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria y gene­rar con­di­cio­nes de atrac­ción de inver­sio­nes pri­va­das para el desa­rro­llo agro­in­dus­trial e indus­trial en las dis­tin­tas regio­nes del país. Estas inver­sio­nes deben cons­ti­tuir­se en el prin­ci­pal meca­nis­mo de cone­xión de la eco­no­mía con la demo­gra­fía y geo­gra­fía del país —es decir, de desa­rro­llo de mer­ca­dos inter­nos. Sin este tipo de inver­sio­nes públi­cas no será posi­ble supe­rar la hete­ro­ge­nei­dad tec­no­ló­gi­ca ni alcan­zar la inte­gra­ción eco­nó­mi­co-espa­cial del país.
  3. Otor­ga­mien­to de una ren­ta bási­ca de sub­sis­ten­cia a los tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos, a la pobla­ción de ingre­sos bajos y a los pobres. La pér­di­da de empleos y el aumen­to de la pobre­za exi­ge un fuer­te y sos­te­ni­do impul­so de la polí­ti­ca fis­cal. Para apo­yar el pro­ce­so de diver­si­fi­ca­ción pro­duc­ti­va, el gobierno debe ase­gu­rar una ren­ta bási­ca de sub­sis­ten­cia de esta pobla­ción; es decir, para ase­gu­rar su dere­cho bási­co a la sobre­vi­ven­cia. Si se reac­ti­va la ofer­ta de pro­duc­ción, tam­bién debe aumen­tar­se la deman­da sobre todo si gran par­te de la pro­duc­ción se orien­ta o se orien­ta­rá al mer­ca­do interno. La ren­ta bási­ca cum­pli­ría este objetivo. 

Las accio­nes prio­ri­ta­rias inmediatas

La segun­da ola de con­ta­gios vuel­ve a mos­trar la ver­gon­zo­sa pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud públi­ca. Por esta razón, es impos­ter­ga­ble la recons­truc­ción y moder­ni­za­ción de este sis­te­ma (y tam­bién del sis­te­ma de edu­ca­ción públi­ca) a nivel nacio­nal, con un enfo­que des­cen­tra­li­za­do, con infra­es­truc­tu­ra hos­pi­ta­la­ria, equi­pa­mien­to y capa­ci­dad médi­ca. Se debe adop­tar como polí­ti­ca de Esta­do, la pro­mo­ción y desa­rro­llo de la pro­duc­ción nacio­nal de equi­pa­mien­to médi­co: equi­pos de pro­tec­ción para los tra­ba­ja­do­res del sis­te­ma de salud, ven­ti­la­do­res para tra­tar las difi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias, mas­ca­ri­llas qui­rúr­gi­cas y no qui­rúr­gi­cas, guan­tes, plan­tas de oxí­geno, etc. El incen­ti­vo para que las empre­sas pri­va­das pro­duz­can estos equi­pos, serían las com­pras del Esta­do. Igual­men­te, debe ser polí­ti­ca de Esta­do el apo­yo finan­cie­ro a la inves­ti­ga­ción en cien­cias bási­cas y apli­ca­das que desa­rro­llan las uni­ver­si­da­des, sobre temas rela­cio­na­dos con la salud, el medioam­bien­te, la ener­gía, la pro­duc­ción, entre otros. El Esta­do pue­de fomen­tar mode­los aso­cia­ti­vos uni­ver­si­dad-empre­sa —como ocu­rre en otros paí­ses— para el desa­rro­llo de pro­gra­mas de inves­ti­ga­ción espe­cí­fi­cos, como, por ejem­plo, el desa­rro­llo de vacu­nas para enfren­tar epi­de­mias o pandemias. 

El tiem­po neo­li­be­ral del Con­sen­so de Washing­ton ha pasa­do. En todas par­tes se acon­se­ja un gran estí­mu­lo fis­cal para supe­rar el impac­to social y eco­nó­mi­co de la pan­de­mia; con mayor razón si se tra­ta de cam­biar la mane­ra de cre­cer y acu­mu­lar capi­tal. Sobre esta res­pon­sa­bi­li­dad de la polí­ti­ca fis­cal tra­ta­re­mos en el siguien­te artículo. 

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.