Hai­tí. Un régi­men colo­nial y ocrrup­to en decadencia.

Por Nar­ci­so Isa Con­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 11 de febre­ro de 2021. 

El pue­blo hai­tiano ha veni­do toman­do las calles y para­li­zan­do recu­rren­te­men­te el país des­de el 2018, pro­tes­tan­do con­tra la cares­tía, exi­gien­do el fin de la repre­sión, la corrup­ción y la impu­ni­dad; deman­dan­do la des­ti­tu­ción del Pre­si­den­te Jove­nel Moí­ses y plan­tean­do la nece­si­dad de un Pro­ce­so Constituyente.

El gobierno de ese her­mano país ha podi­do sos­te­ner­se por el apo­yo de las fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les crea­das por la inter­ven­ción mili­tar de EEUU y Bra­sil con la com­pli­ci­dad de la ONU (Minus­tah), por el res­pal­do de la mafia empre­sa­rial de la cual for­ma par­te el pro­pio Pre­si­den­te Moí­ses y por la deter­mi­na­ción impe­rial de EE.UU y su OEA, en com­pli­ci­dad con Fran­cia y Canadá.

Ese apo­yo impe­ria­lis­ta ha sido recien­te­men­te rati­fi­ca­do en medio de la actual huel­ga gene­ral y las gran­des movi­li­za­cio­nes popu­la­res des­ple­ga­das en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Haití.

La Admi­nis­tra­ción Biden y la Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA a car­go del funes­to Alma­gro ‑con­tra­rian­do el cri­te­rio de la Cor­te de Casa­ción de ese país- refren­da­ron el cri­te­rio ofi­cia­lis­ta de que el actual pre­si­den­te debe per­ma­ne­cer has­ta el 2022, aun­que cons­ti­tu­cio­nal­men­te debió dejar el car­go el pasa­do 7 de febrero.

¡El poder supra­na­cio­nal del impe­ria­lis­mo occi­den­tal actúa con­tra la volun­tad de un pue­blo movi­li­za­do e indig­na­do! Pres­to des­de su impron­ta colo­ni­za­do­ra a alen­tar las espu­rias ambi­cio­nes de un pre­si­den­te des­le­gi­ti­ma­do, que a con­ti­nua­ción se inven­tó la far­sa de un supues­ta cons­pi­ra­ción para ase­si­nar­lo, cri­mi­na­li­zan­do a uno de los jue­ces que dic­ta­ron sen­ten­cia con­tra su nefas­to y empe­ci­na­do empe­ño en per­ma­ne­cer al fren­te de un gobierno impug­na­do por gran par­te de la socie­dad que él dice dirigir.

· La per­ver­si­dad de Moí­ses y EE.UU, y las reac­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia opo­si­to­ra y la cúpu­la católica.

El impac­to de la ava­lan­cha popu­lar y del repu­dio gene­ra­li­za­do a la actual ges­tión guber­na­men­tal ha sido tan espec­ta­cu­lar, que Moí­ses y sus cola­bo­ra­do­res, con la per­ver­si­dad que los carac­te­ri­za, han opta­do por acti­var las ban­das delin­cuen­cia­les que finan­cian y con­tro­lan para pro­du­cir des­pro­por­cio­na­das accio­nes vio­len­tas; atri­bu­yén­do­se­la a las fuer­zas con­vo­can­tes de las movi­li­za­cio­nes y para­li­za­cio­nes, con el obje­to de des­acre­di­tar la jus­ta resis­ten­cia popular.

Se copia así la fór­mu­la de Geor­ge Soros, emplea­da para des­acre­di­tar las pro­tes­tas anti-racis­tas en EEUU y otras simi­la­res a todo lo lar­go y ancho del Hemis­fe­rio Occi­den­tal, y has­ta para afec­tar las resis­ten­cias y ofen­si­vas neo­fas­cis­tas del movi­mien­to trum­pis­ta. ¡El empleo de la mani­pu­la­ción y el “con­trol del caos” con pro­pó­si­tos espurios!

La con­mo­ción polí­ti­co-social y la ten­den­cia cre­cien­te es tal en Hai­tí, que has­ta la alta jerar­quía cató­li­ca deman­dó la dimi­sión de Jovenel.

Al mis­mo tiem­po la par­ti­do­cra­cia opo­si­to­ra –nada san­ta y con esca­sa cre­di­bi­li­dad a nivel popu­lar- ha “desa­fia­do” al régi­men; exi­gien­do lo mis­mo que el Obis­pa­do y estruc­tu­ran­do de paso una fór­mu­la de tran­si­ción bajo su con­trol, desig­nan­do a la vez “Pre­si­den­te Inte­ri­no” al Decano de la Cor­te de Casa­ción, Joseph Méce­ne Jean Louis.Eestá inten­tan­do “pes­car en río revuel­to” y media­ti­zar la sali­da política.

La fór­mu­la tie­ne un cier­to pare­ci­do a lo de Juan Guai­dó en Vene­zue­la, pero en otro con­tex­to y fren­te a un gobierno entre­guis­ta, putre­fac­to y represivo.

Vale con­tem­plar la posi­bi­li­dad de que tras los móvi­les de ese “desa­fío” esté un sec­tor del “sta­blish­ment demó­cra­ta” esta­dou­ni­den­se; sin olvi­dar el rol pre­emi­nen­te de la Fami­lia Clin­ton, y los intere­ses de la fac­ción que repre­sen­ta en Hai­tí, en el dise­ño de las polí­ti­cas impe­ria­les con­tra la auto­de­ter­mi­na­ción del heroi­co pue­blo hai­tiano; lo que per­mi­te no sor­pren­der­nos de cual­quier des­do­bla­mien­to o giro del Depar­ta­men­to de Esta­do USA, en caso que la per­ma­nen­cia de Moí­ses sea insostenible.

Igual tam­bién no se deben des­car­tar gra­dos supe­rio­res de inter­ven­ción mili­tar si el accio­nar popu­lar se esca­pa al con­trol de EEUU; esto es, si se pro­du­ce un des­bor­da­mien­to de los actua­les meca­nis­mos colonizadores.

Y ante esa posi­bi­li­dad, no olvi­de­mos que en esta par­te Orien­tal de nues­tra isla, tam­bién exis­te una depen­den­cia de EEUU, don­de está vigen­te, des­de fina­les del pasa­do siglo, un Memo­ran­do (fir­ma­do entre el Gobierno de Bala­guer y EEUU) que le con­ce­de al Colo­so del Nor­te usar Puer­tos, Aero­puer­tos y terri­to­rio domi­ni­cano para inva­dir mili­tar­men­te a Haití.

Como tam­po­co obviar que esta isla está en el cen­tro de la fron­te­ra impe­rial cari­be­ña, cer­ca de Cuba, fren­te a Vene­zue­la y en aguas comu­nes a estas dos Nacio­nes, dig­na­men­te enfren­ta­das a la estra­te­gia de domi­na­ción de EEUU en esta región.

· Un com­ba­te más allá de esta isla.

A la hora de exa­mi­nar posi­bi­li­da­des y pers­pec­ti­vas de lo que está pasan­do en Hai­tí, debe­mos tener muy pre­sen­te que el poder de con­vo­ca­to­ria de esas con­tun­den­tes movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas no está en manos de la par­ti­do­cra­cia, ni de la lla­ma­da socie­dad civil pro-estadounidense.

Con­vo­can y orga­ni­zan varias ins­tan­cias sin­di­ca­les y nume­ro­sos colec­ti­vos popu­la­res y pro­fe­sio­na­les inde­pen­dien­tes, lo que expli­ca la rela­ti­va radi­ca­li­dad de las con­sig­nas y posi­cio­na­mien­tos de los/​as mani­fes­tan­tes; así como su con­duc­ción en bue­na medi­da autó­no­ma, aun­que no com­pac­ta ni libre de una cier­ta dispersión.

La ausen­cia de una van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria con capa­ci­dad de arti­cu­la­ción, con­duc­ción, crea­ción de con­cien­cia, pro­pues­tas trans­for­ma­do­ras y cons­truc­ción de hege­mo­nía polí­ti­ca al inte­rior de la con­fluen­cia de tan­tos movi­mien­tos socia­les, sigue sien­do un défi­cit a tener en cuen­ta; que bien podría deter­mi­nar, una vez más, que la sali­da a esta con­fron­ta­ción polí­ti­co-social no dé para empren­der un pro­ce­so sobe­rano e ini­ciar las trans­for­ma­cio­nes que Hai­tí necesita.

Este défi­cit cru­cial no es exclu­si­vo de Hai­tí, sino que es un tema de estos tiem­pos, pre­sen­te en no pocos paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca, don­de la cri­sis es muy pro­fun­da y las rebel­días socia­les son recu­rren­tes. Hon­du­ras es un caso señero.

De todas mane­ras estas luchas no son des­pre­cia­bles. Son suma­men­te importantes.

Ellas, paso a paso, posi­bi­li­tan una impor­tan­te poli­ti­za­ción al inte­rior de los movi­mien­tos socia­les que las pro­ta­go­ni­zan y faci­li­tan mejo­res nive­les de arti­cu­la­ción polí­ti­ca y de gene­ra­ción de pro­pues­tas alter­na­ti­vas con res­pal­do popular.

La nece­si­dad ‑siem­pre que esté acom­pa­ña­da de pro­ce­sos de poli­ti­za­ción revo­lu­cio­na­ria- gene­ra la posi­bi­li­dad de supe­rar caren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas, y a eso siem­pre debe­mos apostar.

Posi­bi­li­da­des que se amplían si supe­ra­mos el loca­lis­mo y pen­sa­mos en la dimen­sión con­ti­nen­tal del pro­ce­so hacia nues­tra segun­da inde­pen­den­cia y la impor­tan­cia que tie­ne para paí­ses de esta zona, y con estas carac­te­rís­ti­cas, vin­cu­lar nues­tras luchas anti­im­pe­ria­lis­tas con las de otras nacio­nes de Nues­tra América.

En fin, avan­zar jun­to a ellas, abrir­le múl­ti­ples fren­tes al Impe­rio Agre­sor. Empren­der muchos pro­ce­sos de auto­de­ter­mi­na­ción y hacer­los con­fluir en un gran torren­te latino-cari­be­ño, sem­bran­do anti­im­pe­ria­lis­mo y socia­lis­mo. Crear muchas Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Argen­ti­na, Méxi­co… levan­tar muchas rebel­días pro­mi­so­rias como las de Hai­tí, Chi­le, Hon­du­ras y a mayor pro­fun­di­dad..! Adelante!

9 – 3‑2021, San­to Domin­go, RD. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.