Hai­tí. Un régi­men colo­nial y ocrrup­to en decadencia.

Por Nar­ci­so Isa Con­de, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 11 de febre­ro de 2021. 

El pue­blo hai­tiano ha veni­do toman­do las calles y para­li­zan­do recu­rren­te­men­te el país des­de el 2018, pro­tes­tan­do con­tra la cares­tía, exi­gien­do el fin de la repre­sión, la corrup­ción y la impu­ni­dad; deman­dan­do la des­ti­tu­ción del Pre­si­den­te Jove­nel Moí­ses y plan­tean­do la nece­si­dad de un Pro­ce­so Constituyente.

El gobierno de ese her­mano país ha podi­do sos­te­ner­se por el apo­yo de las fuer­zas mili­ta­res y poli­cia­les crea­das por la inter­ven­ción mili­tar de EEUU y Bra­sil con la com­pli­ci­dad de la ONU (Minus­tah), por el res­pal­do de la mafia empre­sa­rial de la cual for­ma par­te el pro­pio Pre­si­den­te Moí­ses y por la deter­mi­na­ción impe­rial de EE.UU y su OEA, en com­pli­ci­dad con Fran­cia y Canadá.

Ese apo­yo impe­ria­lis­ta ha sido recien­te­men­te rati­fi­ca­do en medio de la actual huel­ga gene­ral y las gran­des movi­li­za­cio­nes popu­la­res des­ple­ga­das en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Haití.

La Admi­nis­tra­ción Biden y la Secre­ta­ría Gene­ral de la OEA a car­go del funes­to Alma­gro ‑con­tra­rian­do el cri­te­rio de la Cor­te de Casa­ción de ese país- refren­da­ron el cri­te­rio ofi­cia­lis­ta de que el actual pre­si­den­te debe per­ma­ne­cer has­ta el 2022, aun­que cons­ti­tu­cio­nal­men­te debió dejar el car­go el pasa­do 7 de febrero.

¡El poder supra­na­cio­nal del impe­ria­lis­mo occi­den­tal actúa con­tra la volun­tad de un pue­blo movi­li­za­do e indig­na­do! Pres­to des­de su impron­ta colo­ni­za­do­ra a alen­tar las espu­rias ambi­cio­nes de un pre­si­den­te des­le­gi­ti­ma­do, que a con­ti­nua­ción se inven­tó la far­sa de un supues­ta cons­pi­ra­ción para ase­si­nar­lo, cri­mi­na­li­zan­do a uno de los jue­ces que dic­ta­ron sen­ten­cia con­tra su nefas­to y empe­ci­na­do empe­ño en per­ma­ne­cer al fren­te de un gobierno impug­na­do por gran par­te de la socie­dad que él dice dirigir.

· La per­ver­si­dad de Moí­ses y EE.UU, y las reac­cio­nes de la par­ti­do­cra­cia opo­si­to­ra y la cúpu­la católica.

El impac­to de la ava­lan­cha popu­lar y del repu­dio gene­ra­li­za­do a la actual ges­tión guber­na­men­tal ha sido tan espec­ta­cu­lar, que Moí­ses y sus cola­bo­ra­do­res, con la per­ver­si­dad que los carac­te­ri­za, han opta­do por acti­var las ban­das delin­cuen­cia­les que finan­cian y con­tro­lan para pro­du­cir des­pro­por­cio­na­das accio­nes vio­len­tas; atri­bu­yén­do­se­la a las fuer­zas con­vo­can­tes de las movi­li­za­cio­nes y para­li­za­cio­nes, con el obje­to de des­acre­di­tar la jus­ta resis­ten­cia popular.

Se copia así la fór­mu­la de Geor­ge Soros, emplea­da para des­acre­di­tar las pro­tes­tas anti-racis­tas en EEUU y otras simi­la­res a todo lo lar­go y ancho del Hemis­fe­rio Occi­den­tal, y has­ta para afec­tar las resis­ten­cias y ofen­si­vas neo­fas­cis­tas del movi­mien­to trum­pis­ta. ¡El empleo de la mani­pu­la­ción y el “con­trol del caos” con pro­pó­si­tos espurios!

La con­mo­ción polí­ti­co-social y la ten­den­cia cre­cien­te es tal en Hai­tí, que has­ta la alta jerar­quía cató­li­ca deman­dó la dimi­sión de Jovenel.

Al mis­mo tiem­po la par­ti­do­cra­cia opo­si­to­ra –nada san­ta y con esca­sa cre­di­bi­li­dad a nivel popu­lar- ha “desa­fia­do” al régi­men; exi­gien­do lo mis­mo que el Obis­pa­do y estruc­tu­ran­do de paso una fór­mu­la de tran­si­ción bajo su con­trol, desig­nan­do a la vez “Pre­si­den­te Inte­ri­no” al Decano de la Cor­te de Casa­ción, Joseph Méce­ne Jean Louis.Eestá inten­tan­do “pes­car en río revuel­to” y media­ti­zar la sali­da política.

La fór­mu­la tie­ne un cier­to pare­ci­do a lo de Juan Guai­dó en Vene­zue­la, pero en otro con­tex­to y fren­te a un gobierno entre­guis­ta, putre­fac­to y represivo.

Vale con­tem­plar la posi­bi­li­dad de que tras los móvi­les de ese “desa­fío” esté un sec­tor del “sta­blish­ment demó­cra­ta” esta­dou­ni­den­se; sin olvi­dar el rol pre­emi­nen­te de la Fami­lia Clin­ton, y los intere­ses de la fac­ción que repre­sen­ta en Hai­tí, en el dise­ño de las polí­ti­cas impe­ria­les con­tra la auto­de­ter­mi­na­ción del heroi­co pue­blo hai­tiano; lo que per­mi­te no sor­pren­der­nos de cual­quier des­do­bla­mien­to o giro del Depar­ta­men­to de Esta­do USA, en caso que la per­ma­nen­cia de Moí­ses sea insostenible.

Igual tam­bién no se deben des­car­tar gra­dos supe­rio­res de inter­ven­ción mili­tar si el accio­nar popu­lar se esca­pa al con­trol de EEUU; esto es, si se pro­du­ce un des­bor­da­mien­to de los actua­les meca­nis­mos colonizadores.

Y ante esa posi­bi­li­dad, no olvi­de­mos que en esta par­te Orien­tal de nues­tra isla, tam­bién exis­te una depen­den­cia de EEUU, don­de está vigen­te, des­de fina­les del pasa­do siglo, un Memo­ran­do (fir­ma­do entre el Gobierno de Bala­guer y EEUU) que le con­ce­de al Colo­so del Nor­te usar Puer­tos, Aero­puer­tos y terri­to­rio domi­ni­cano para inva­dir mili­tar­men­te a Haití.

Como tam­po­co obviar que esta isla está en el cen­tro de la fron­te­ra impe­rial cari­be­ña, cer­ca de Cuba, fren­te a Vene­zue­la y en aguas comu­nes a estas dos Nacio­nes, dig­na­men­te enfren­ta­das a la estra­te­gia de domi­na­ción de EEUU en esta región.

· Un com­ba­te más allá de esta isla.

A la hora de exa­mi­nar posi­bi­li­da­des y pers­pec­ti­vas de lo que está pasan­do en Hai­tí, debe­mos tener muy pre­sen­te que el poder de con­vo­ca­to­ria de esas con­tun­den­tes movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas no está en manos de la par­ti­do­cra­cia, ni de la lla­ma­da socie­dad civil pro-estadounidense.

Con­vo­can y orga­ni­zan varias ins­tan­cias sin­di­ca­les y nume­ro­sos colec­ti­vos popu­la­res y pro­fe­sio­na­les inde­pen­dien­tes, lo que expli­ca la rela­ti­va radi­ca­li­dad de las con­sig­nas y posi­cio­na­mien­tos de los/​as mani­fes­tan­tes; así como su con­duc­ción en bue­na medi­da autó­no­ma, aun­que no com­pac­ta ni libre de una cier­ta dispersión.

La ausen­cia de una van­guar­dia revo­lu­cio­na­ria con capa­ci­dad de arti­cu­la­ción, con­duc­ción, crea­ción de con­cien­cia, pro­pues­tas trans­for­ma­do­ras y cons­truc­ción de hege­mo­nía polí­ti­ca al inte­rior de la con­fluen­cia de tan­tos movi­mien­tos socia­les, sigue sien­do un défi­cit a tener en cuen­ta; que bien podría deter­mi­nar, una vez más, que la sali­da a esta con­fron­ta­ción polí­ti­co-social no dé para empren­der un pro­ce­so sobe­rano e ini­ciar las trans­for­ma­cio­nes que Hai­tí necesita.

Este défi­cit cru­cial no es exclu­si­vo de Hai­tí, sino que es un tema de estos tiem­pos, pre­sen­te en no pocos paí­ses de Nues­tra Amé­ri­ca, don­de la cri­sis es muy pro­fun­da y las rebel­días socia­les son recu­rren­tes. Hon­du­ras es un caso señero.

De todas mane­ras estas luchas no son des­pre­cia­bles. Son suma­men­te importantes.

Ellas, paso a paso, posi­bi­li­tan una impor­tan­te poli­ti­za­ción al inte­rior de los movi­mien­tos socia­les que las pro­ta­go­ni­zan y faci­li­tan mejo­res nive­les de arti­cu­la­ción polí­ti­ca y de gene­ra­ción de pro­pues­tas alter­na­ti­vas con res­pal­do popular.

La nece­si­dad ‑siem­pre que esté acom­pa­ña­da de pro­ce­sos de poli­ti­za­ción revo­lu­cio­na­ria- gene­ra la posi­bi­li­dad de supe­rar caren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas, y a eso siem­pre debe­mos apostar.

Posi­bi­li­da­des que se amplían si supe­ra­mos el loca­lis­mo y pen­sa­mos en la dimen­sión con­ti­nen­tal del pro­ce­so hacia nues­tra segun­da inde­pen­den­cia y la impor­tan­cia que tie­ne para paí­ses de esta zona, y con estas carac­te­rís­ti­cas, vin­cu­lar nues­tras luchas anti­im­pe­ria­lis­tas con las de otras nacio­nes de Nues­tra América.

En fin, avan­zar jun­to a ellas, abrir­le múl­ti­ples fren­tes al Impe­rio Agre­sor. Empren­der muchos pro­ce­sos de auto­de­ter­mi­na­ción y hacer­los con­fluir en un gran torren­te latino-cari­be­ño, sem­bran­do anti­im­pe­ria­lis­mo y socia­lis­mo. Crear muchas Cuba, Vene­zue­la, Boli­via, Argen­ti­na, Méxi­co… levan­tar muchas rebel­días pro­mi­so­rias como las de Hai­tí, Chi­le, Hon­du­ras y a mayor pro­fun­di­dad..! Adelante!

9 – 3‑2021, San­to Domin­go, RD. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *