Ecua­dor. El can­di­da­to ‘eco­so­cia­lis­ta’ Yaku Pérez, apo­ya gol­pes de Estado

Por Ben­ja­mín Nor­ton /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano /​Brasil de Fato /​10 de febre­ro de 2021.

Tra­duc­ción: Die­go Seque­ra The Grayzone 

La elec­ción pre­si­den­cial del Ecua­dor del 7 de febre­ro con­clu­yó con una sor­pre­sa: el con­teo rápi­do publi­ca­do por el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral del país pare­ció ense­ñar a un can­di­da­to poco cono­ci­do, lla­ma­do Yaku Pérez Guar­tam­bel, en segun­do lugar, ase­gu­ran­do una vic­to­ria estre­cha sobre el can­di­da­to de dere­cha Gui­ller­mo Las­so, un ban­que­ro con una influen­cia impor­tan­te en el país.

La mayo­ría de las encues­tas habían pre­di­cho una carre­ra pre­si­den­cial que se redu­ci­ría a dos can­di­da­tos, que difí­cil­men­te podían ser más dife­ren­tes: por un lado el ban­que­ro con­ser­va­dor Las­so, quien tenía el apo­yo de las éli­tes ecua­to­ria­nas y los Esta­dos Uni­dos, que ya se había lan­za­do, sin éxi­to, a la pre­si­den­cia dos veces pre­vias a esta; mien­tras que en el otro esta­ba un joven eco­no­mis­ta de izquier­da, Andrés Arauz, quien sigue los pasos del ex pre­si­den­te socia­lis­ta Rafael Correa y quie­re traer de vuel­ta a su Revo­lu­ción Ciudadana.

Pero mien­tras las encues­tas con­sis­ten­te­men­te lo tenían lle­gan­do en ter­cer lugar, Yaku Pérez se man­tu­vo en la carre­ra has­ta el final. Y, a dife­ren­cia de Las­so, Pérez nun­ca le demos­tró leal­tad a la dere­cha; se lan­za­ba como can­di­da­to con lo que había sido mer­ca­dea­do como una cam­pa­ña pro­gre­sis­ta y ambientalista.

Pérez, un líder indí­ge­na del par­ti­do Pacha­ku­tik, pre­ten­dien­do ser la ver­da­de­ra opción de la izquier­da en las elec­cio­nes, cri­ti­ca a Arrauz y al movi­mien­to correis­ta que repre­sen­ta de no ser lo sufi­cien­te­men­te puros. Pero la tra­yec­to­ria polí­ti­ca de Pérez sugie­re que es un Caba­llo de Tro­ya de los enemi­gos más impla­ca­bles de la izquierda.

El apo­yo que Pérez apa­ren­te­men­te tie­ne de la emba­ja­da de EEUU refle­ja su papel sos­pe­cho­so. Inme­dia­ta­men­te des­pués de la elec­ción, cuan­do el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) de Ecua­dor aún no había publi­ca­do los resul­ta­dos deter­mi­nan­do quien par­ti­ci­pa­ría en la segun­da vuel­ta en abril, Pérez dijo que la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se lo lla­mó y le ase­gu­ró que sería el can­di­da­to en segun­do lugar. 

Pérez ata­có de for­ma viru­len­ta a otros movi­mien­tos en Amé­ri­ca Lati­na, apo­yan­do los gol­pes patro­ci­na­dos por Esta­dos Uni­dos con­tra Boli­via, Bra­sil, Vene­zue­la y Nica­ra­gua, mien­tras acu­sa­ba a esos gobier­nos de “racis­tas”.

Su visión polí­ti­ca fusio­na crí­ti­cas de ultra­iz­quier­da, anar­quis­tas, a los gobier­nos de izquier­da real­men­te exis­ten­tes con una agen­da polí­ti­ca obje­ti­va­men­te de dere­cha. Y su opo­si­ción al poder del esta­do es pro­fun­da­men­te opor­tu­nis­ta. Mien­tras Pérez cri­ti­ca seve­ra­men­te a Chi­na, simul­tá­nea­men­te ha dicho que “no pen­sa­ré dos veces” en fir­mar un acuer­do comer­cial con los Esta­dos Uni­dos.

La ideo­lo­gía apa­ren­te­men­te pro­gre­sis­ta de Pérez está lle­na de con­tra­dic­cio­nes. Mien­tras que Arauz, el can­di­da­to correis­ta, ha pro­pues­to dar che­ques de mil dóla­res a un millón de fami­lias de cla­se obre­ra, Pérez ha ata­ca­do este plan ale­gan­do que los ciu­da­da­nos pobres gas­ta­rían todo el dine­ro en cer­ve­za el mis­mo día.

Y mien­tras Pérez ha cri­ti­ca­do al actual gobierno y ha pro­tes­ta­do en con­tra de su pre­si­den­te Lenín Moreno ‑quien tie­ne un índi­ce de apro­ba­ción de ape­nas 8 por cien­to, y es por lo tan­to polí­ti­ca­men­te vene­no­so para todos los can­di­da­tos elec­to­ra­les- Pérez pre­via­men­te había cali­fi­ca­do al líder corrup­to y auto­ri­ta­rio de ser “un buen hom­bre”.

Otro líder indí­ge­na en Ecua­dor, Leo­ni­das Iza, aler­tó públi­ca­men­te que acti­vis­tas de dere­cha y miem­bros del par­ti­do CREO del ban­que­ro con­ser­va­dor Gui­ller­mo Las­so for­man par­te del círcu­lo cerra­do de Pérez y lo están asesorando. 

Pachak­tik, el par­ti­do de Pérez, se iden­ti­fi­ca como “eco­so­cia­lis­ta” y ale­ga repre­sen­tar a las comu­ni­da­des indí­ge­nas del Ecua­dor. Pero como el can­di­da­to que lo lide­ra, emplea retó­ri­ca de izquier­da tapi­za­da de metas regresivas.

Pacha­ku­tik está estre­cha­men­te vin­cu­la­do a ONGs finan­cia­das por Washing­ton y esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea (UE). Los líde­res del par­ti­do han sido adies­tra­dos por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demó­cra­ta (NDI, por sus siglas en inglés), una sub­si­dia­ria de la CIA que ope­ra bajo los aus­pi­cios de la NED.

La NED públi­ca­men­te cuen­ta más de 5 millo­nes de dóla­res en sub­ven­cio­nes para ONGs en Ecua­dor jus­to entre los años 2016 a 2019. Mucho de este dine­ro ha finan­cia­do los gru­pos de opo­si­ción anti-Correa como Pacha­ku­tik y sus aliados.

Pacha­ku­tik es el bra­zo polí­ti­co del gru­po indí­ge­na CONAIE, que cola­bo­ró al fren­te de las pro­tes­tas con­tra el ex pre­si­den­te Correa, for­man­do una alian­za no decla­ra­da con la dere­cha oli­gár­qui­ca del país en un inten­to por des­es­ta­bi­li­zar y derro­car al pre­si­den­te socialista.

De hecho, Pacha­ku­tik y la CONAIE desem­pe­ña­ron un papel impor­tan­te en el inten­to de gol­pe de 2010 (con apo­yo esta­dou­ni­den­se), que estu­vo cer­ca de remo­ver a Correa del poder de for­ma vio­len­ta y antidemocrática.

En 2012, el ex-diri­gen­te de la CONAIE y co-fun­da­dor de Pacha­ku­tik, Auki Titua­ña, lle­gó a for­mar una alian­za abier­ta con el can­di­da­to pre­si­den­cial de la dere­cha Gui­ller­mo Las­so, anun­cian­do que se lan­za­ría como vide­pre­si­den­te del ban­que­ro. En res­pues­ta a eso, la CONAIE lo expulsó.

La CONAIE tie­ne divi­sio­nes inter­nas, algu­nas más con­ser­va­do­ras y algu­nas más pro­gre­sis­tas. Los diri­gen­tes de la CONAIE Leo­ni­das Iza and Jai­me Var­gas fue­ron líde­res de las pro­tes­tas en octu­bre del 2019 con­tra las refor­mas neo­li­be­ra­les impues­tas por el pre­si­den­te actual Lenín Moreno. Pérez nota­ble­men­te no fue líder de estas mani­fes­ta­cio­nes anti-neo­li­be­ra­les. Pero en gene­ral la CONAIE ha sido una voz de opo­si­ción sig­ni­fi­ca­ti­va en con­tra del correismo.

El prin­ci­pal can­di­da­to de la dere­cha en la elec­ción de 2021, el adi­ne­ra­do ban­que­ro Las­so, no se sen­tía ame­na­za­do por la retó­ri­ca “eco­so­cia­lis­ta” de Peŕez y Pacha­ku­tik. Pare­ce estar muy con­cien­te de que la eti­que­ta es sólo una estra­te­gia de mar­ke­ting. Las­so decla­ró públi­ca­men­te que si Pérez de algu­na mane­ra lle­ga­ba a la segun­da roda, con todo gus­to lo apo­ya­ría para derro­tar a los correistas.

El apo­yo del ban­que­ro no sor­pren­dió a nadie cuan­do se con­si­de­ra que, en 2017, antes de cam­biar su nom­bre de Car­los a Yaku, el pro­pio Pérez apo­yó la can­di­da­tu­ra de Las­so.

poll perfiles de opinion Ecuador Arauz Lasso
Una encues­ta de enero con los can­di­da­tos a la pre­si­den­cia del Ecua­dor: Andrés Arauz con 43.22%, Gui­ller­mo Las­so con 25.54%, and Yaku Pérez con 19.87%

Son pro­fu­sos los víncu­los de Pacha­ku­tik con Washing­ton. Uno de sus ex inte­gran­tes más pro­mi­nen­tes es Fer­nan­do Villa­vi­cen­cio, un perio­dis­ta que apun­ta­ló una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción con­tra el perio­dis­ta Julian Assan­ge, dise­mi­nan­do acu­sa­cio­nes des­acre­di­ta­das pero pro­fun­da­men­te dañi­nas sobre el edi­tor de Wiki­leaks a tra­vés del dia­rio bri­tá­ni­co The Guardian.

El acti­vis­mo anti-Correa de Villa­vi­cen­cio tam­bién pare­ce haber sido finan­cia­do por la NED.

Villa­vi­cen­cio se desem­pe­ñó como ase­sor de Clé­ver Jimé­nez, dipu­tado por Pacha­ku­tik a la Asam­blea Nacio­nal, quien ayu­dó a diri­gir el inten­to de gol­pe de 2010.

Yakú Pérez reali­zó mani­fes­ta­cio­nes en apo­yo de Villa­vi­cen­cio y Jimé­nez cuan­do Correa los acu­só por difa­man­ción al haber difun­di­do noti­cias fal­sas sobre él.

Pacha­ku­tik tie­ne víncu­los tam­bién con el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (CNE) de Ecua­dor, que mane­ja las elec­cio­nes, y que fue poli­ti­za­do por el gobierno de Moreno, res­pal­da­do por EEUU. Des­pués de pur­gar a fun­cio­na­rios pro-correis­ta del CNE, Moreno desig­nó a un ex miem­bro de la Asam­blea Nacio­nal de Pacha­ku­tik, Dia­na Ata­maint, como pre­si­den­ta del con­se­jo electoral.

Bajo el lide­raz­go de Ata­maint, el CNE levan­tó muchos obs­tácu­los para pre­ve­nir que el movi­mien­to correis­ta pudie­ra par­ti­ci­par libre­men­te en la elec­ción, blo­quean­do la can­di­da­tu­ra a la vice-pre­si­den­cia de Correa e inclu­so prohi­bien­do el par­ti­do polí­ti­co del can­di­da­to de la izquier­da, Andrés Arauz.

Antes de unir­se a Pacha­ku­tik y ser nom­bra­da como jefa del órgano elec­to­ral de Ecua­dor, Ata­maint tra­ba­jó con el Ban­co Mun­dial, una ins­ti­tu­ción infa­me, res­pal­da­da por el gobierno esta­dou­ni­den­se, que ha impues­to tera­pia de cho­que neo­li­be­ral y devas­ta­do­ra a tra­vés de Amé­ri­ca Lati­na. Ata­maint fue coor­di­na­do­ra de los ini­cia­ti­vos del Ban­co Mun­dial en su país, inclu­yen­do su lla­ma­do “Pro­yec­to de Desa­rro­llo de los Pue­blos Indí­ge­nas y Negros del Ecuador”.

Las tác­ti­cas de Pacha­ku­tik se hacen eco de aque­llas del Movi­mien­to Reno­va­dor San­di­nis­ta (MRS) en Nica­ra­gua, otro par­ti­do peri­fé­ri­co apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos que jugó un rol impor­tan­te en el inten­to de gol­pe vio­len­to de 2018 con­tra el gobierno san­di­nis­ta demo­crá­ti­ca­men­te elec­to. Como Pacha­ku­tik, reci­be apo­yo de Washing­ton, que tam­bién tra­ba­ja de for­ma estre­cha con las ONGs. Ambos gru­pos actúan como si fue­ran movi­mien­tos prin­ci­pis­tas de la izquier­da crí­ti­cos de los movi­mien­tos popu­la­res, cuan­do en reali­dad for­man alian­zas polí­ti­cas de fac­to con oli­gar­cas de la derecha.

Lue­go está Manue­la Picq, la espo­sa de Pérez, una aca­dé­mi­ca fran­co-bra­si­le­ña, ella mis­ma pro­mi­nen­te acti­vis­ta anti-Correa y opo­si­to­ra de los gobier­nos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na que fue depor­ta­da por el gobierno de Correa en 2015. Su tra­ba­jo de opo­si­ción en el país había sido aus­pi­cia­do por ONGs paga­das por gobier­nos occidentales.

Aun­que hoy en día es una espe­cia­lis­ta libe­ral en sexua­li­dad y estu­dios de géne­ro, Picq había tra­ba­ja­do pre­via­men­te con el gobierno repu­bli­cano del esta­do de la Flo­ri­da, y estu­vo invo­lu­cra­da en nego­cia­cio­nes sin éxi­to por un acuer­do de libre comer­cio entre Esta­dos Uni­dos y Amé­ri­ca Lati­na, que los líde­res de izquier­da para ese enton­ces con­de­na­ron de “colo­nial”.

Las tác­ti­cas de Pérez, su pare­ja Picq, y su par­ti­do Pacha­ku­tik refle­jan otras cam­pa­ñas en Amé­ri­ca del Sur que han explo­ta­do fuer­zas apa­ren­te­men­te de izquier­da a nom­bre de metas de la derecha.

Duran­te el pro­ce­so que con­du­jo al gol­pe con­tra el gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de Boli­via en 2019, las ONGs que decían apo­yar cau­sas ambien­ta­lis­tas par­ti­ci­pa­ron en una ope­ra­ción de des­in­for­ma­ción para sata­ni­zar al para enton­ces pre­si­den­te Evo Mora­les, el pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na de la his­to­ria de Boli­via, él mis­mo un pode­ro­so pro­mo­tor de pro­tec­cio­nes ambientales.

Acti­vis­tas del cam­bio de régi­men per­te­ne­cien­tes a orga­ni­za­cio­nes finan­cia­das por Esta­dos Uni­dos y gobier­nos euro­peos cul­pa­ron a la admi­nis­tra­ción de Mora­les de esti­mu­lar los incen­dios en la sel­va ama­zó­ni­ca, que prin­ci­pal­men­te esta­ban con­cen­tra­dos en Bra­sil, don­de Jair Bol­so­na­ro, el pre­si­den­te de extre­ma dere­cha, orgu­llo­sa­men­te se auto­de­no­mi­nó el “capi­tán motosierra”.

Yakú Pérez y Pacha­ku­tik jue­gan un papel simi­lar en el Ecua­dor, ata­can­do a las fuer­zas popu­la­res izquier­dis­tas des­de la pro­pia izquier­da, de este modo abrien­do un espa­cio para que la dere­cha avan­ce. Sim­pa­ti­zan­tes del movi­mien­to socia­lis­ta de Correa acu­sa­ron a Pérez y a Pacha­ku­tik de divi­dir el voto para evi­tar una vic­to­ria de ese cam­po el 7 de febrero.

Como en Boli­via, don­de los gru­pos eco­lo­gis­tas como Extin­cion Rebe­llion cola­bo­ra­ron apo­yan­do el gol­pe de 2019 sobre la base de preo­cu­pa­cio­nes ver­des, auto­de­cla­ra­dos anar­quis­tas de la apa­ren­te orga­ni­za­ción pro­gre­sis­ta están api­lan­do hala­gos a favor de Pérez.

A Extin­ction Rebe­llion se le ha uni­do en la ala­ban­za por la figu­ra mar­gi­nal de seu­do izquier­da gru­pos de cabil­deo cor­po­ra­ti­vo como el Con­se­jo para las Amé­ri­cas (Ame­ri­can Society and Coun­cil of the Ame­ri­cas, AS/​COA por sus siglas en inglés), finan­cia­do por cor­po­ra­cio­nes de com­bus­ti­ble fósil, fabri­can­tes de armas y ban­cos, des­truc­to­ras del pla­ne­ta, con intere­ses par­ti­cu­la­res en el inten­to por dete­ner el retorno al poder de los correistas.

El apo­yo “de izquier­da” a los gol­pes de la dere­cha en Amé­ri­ca Latina

Yaku Pérez Guar­tam­bel dice que quie­re que ecua­to­ria­nas y ecua­to­ria­nos usen menos auto­mó­vi­les y plan­ten más árbo­les. Ha pro­pues­to poner­le fin a la mine­ría en el país y una res­tric­ción a la extrac­ción petro­le­ra. Pérez cri­ti­ca al movi­mien­to correis­ta por su depen­den­cia a la extrac­ción. Con foto­gra­fías de cam­pa­ña por lo gene­ral exhi­bién­do­lo lle­gán­do­se a los míti­nes en bici­cle­ta, la ima­gen de Pérez pare­ce dise­ña­da a la medi­da para ape­lar a la sen­si­bi­li­dad de los acti­vis­tas ver­des occidentales.

Ecua­dor es un país anti­gua­men­te colo­ni­za­do y en desa­rro­llo, y por lo tan­to rela­ti­va­men­te pobre com­pa­ra­do con las nacio­nes impe­ria­lis­tas del Nor­te Glo­bal. Pero tie­ne una ven­ta­ja: gran­des reser­vas petro­lí­fe­ras y mine­ra­les. Estos recur­sos han sido cla­ve para los pro­gra­mas polí­ti­co y eco­nó­mi­co de Correa y sus segui­do­res, quie­nes los han emplea­do para poner­le el tur­bo al desa­rro­llo del país, finan­ciar pro­gra­mas socia­les, e inver­tir miles de millo­nes de dóla­res en acce­so uni­ver­sal a la salud, edu­ca­ción de alta cali­dad e infra­es­truc­tu­ra avanzada.

Con todo y eso, la supues­ta apa­rien­cia pro­gre­sis­ta del pro­gra­ma polí­ti­co de Pérez ter­mi­na con sus polí­ti­cas ambien­ta­les. Cuan­do se tra­ta de polí­ti­ca inter­na­cio­nal, ha demos­tra­do ser pro­fun­da­men­te de derecha.

Y mien­tras Pérez usa su heren­cia Kaña­ri para asu­mir que repre­sen­ta a las comu­ni­da­des nati­vas de Ecua­dor, muchos en efec­to están en con­tra de él y de su partido.

La indig­na­ción indí­ge­na con­tra Pérez en espe­cial cre­ció cuan­do apo­yó el gol­pe en Boli­via en noviem­bre de 2019.

En octu­bre del 2020, la mayo­ría indí­ge­na del par­ti­do Movi­mien­to al Socia­lis­mo (MAS) de Evo Mora­les barrió en las elec­cio­nes. Varios líde­res indí­ge­nas ecua­to­ria­nos fue­ron invi­ta­dos a la inau­gu­ra­ción del pre­si­den­te Luis Arce, pero Pérez no era uno de ellos. Cuan­do le pre­gun­ta­ron por qué, se dejó cla­ro que Pérez no fue invi­ta­do por­que había apo­ya­do el gol­pe.

Inclu­so antes de la ope­ra­ción vio­len­ta de cam­bio de régi­men, Pérez fue un crí­ti­co seve­ro de Mora­les, acu­sán­do­lo a él y a Correa de “auto­ri­ta­ris­mo, machis­mo, extrac­ti­vis­mo y popu­lis­mo”. Pérez recha­zó de plano reco­no­cer la legi­ti­mi­dad del gobierno de Evo.

Lue­go de apo­yar el gol­pe, Pérez se man­tu­vo en silen­cio res­pec­to a Boli­via, sin decir una pala­bra sobre la jun­ta, diri­gi­da por extre­mis­tas cris­tia­nos racis­tas que masa­cra­ron a mani­fes­tan­tes indí­ge­nas.

Pero el gol­pe en Boli­via no es la úni­ca cam­pa­ña de cam­bio de régi­men en Amé­ri­ca Lati­na, asis­ti­da por Esta­dos Uni­dos, que Yaku apoyó.

En noviem­bre de 2016, Pérez elo­gió el gol­pe sua­ve que sacó del poder al gobierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res en Bra­sil, mien­tras se ponía del lado de una cam­pa­ña de law­fa­re de la dere­cha que ata­ca­ba a la pre­si­den­ta pro­gre­sis­ta de la Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirchner.

Pérez tam­bién hizo lla­ma­dos al derro­ca­mien­to de Correa y el pre­si­den­te socia­lis­ta de Vene­zue­la, Nico­lás Maduro.

“La corrup­ción aca­bó al gobierno de Dil­ma Rous­seff y Cris­ti­na”, tui­teó Pérez con tono apro­ba­to­rio. “Aho­ra sólo fal­ta que cai­gan Correa y Madu­ro. Sólo es cues­tión de tiempo”. 

Pérez recu­rrió al tipo de retó­ri­ca super­fi­cial anti-Vene­zue­la favo­re­ci­da por la dere­cha en la región una vez más el día de las elec­cio­nes, el 7 de febre­ro. En una entre­vis­ta amis­to­sa con un medio con­ser­va­dor, Pérez denun­ció al can­di­da­to de izquier­da, gana­dor de la pri­me­ra vuel­ta, dicien­do que “Rafael Correa, tal como hizo Chá­vez dán­do­le el poder a Madu­ro, hoy está inten­tan­do dar­le poder a Andrés Arauz. Arauz es el Madu­ro del Ecua­dor.” h

En 2017, cuan­do Bra­sil era gober­na­da por el neo­li­be­ral y gol­pis­ta Michel Tre­mer, Pérez expre­só públi­ca­men­te sus espe­ran­zas para que fue­ran arres­ta­dos los ex pre­si­den­tes Lula da Sil­va y Dil­ma Rous­seff, jun­to a Correa y el ex vice­pre­si­den­te Jor­ge Glas. (El gobierno de Lenín Moreno efec­ti­va­men­te arres­tó a Glas y lo lan­zó a la cár­cel bajo acu­sa­cio­nes fal­sas, como par­te de una embes­ti­da con­tra los polí­ti­cos correistas). 

En la mis­ma veta, Pérez apo­yó el bru­tal inten­to de gol­pe de esta­do en Nica­ra­gua en 2008, tam­bién apo­ya­do por los Esta­dos Uni­dos.

Lue­go de que extre­mis­tas de dere­cha, con apo­yo de Washing­ton, pasa­ran meses ase­si­nan­do, tor­tu­ran­do y ate­rro­ri­zan­do a sim­pa­ti­zan­tes del socia­lis­ta Fren­te San­di­nis­ta, Pérez res­pon­dió cul­pan­do al gobierno elec­to de toda la vio­len­cia en Nicaragua.

“Quién pen­sa­ría que los san­di­nis­tas que antes lucha­ban con­tra la dic­ta­du­ra aho­ra estos dis­pa­ran a su pue­blo”, escri­bió en octu­bre de 2018. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget‑7&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1057272185507770368&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Todo lo que Pérez ha dicho sobre los veci­nos del Ecua­dor demues­tran que, de lle­gar al poder, ayu­da­ría a Washing­ton y los oli­gar­cas de la región a librar una gue­rra con­tra los paí­ses del cam­bio de épo­ca, la ola de gobier­nos de izquier­da que gana­ron el poder en Amé­ri­ca Lati­na a comien­zos de los años 2000.

Víncu­los amis­to­sos con el gobierno estadounidense

Mien­tras que Yaku Pérez Guar­tam­bel no tie­ne pro­ble­ma alguno sata­ni­zan­do a gobier­nos revo­lu­cio­na­rios de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na como “colo­nia­les, etno­ci­das y racis­tas”, per­ma­ne­ce curio­sa­men­te calla­do sobre la vio­la­ción de dere­chos huma­nos masi­va de los gobier­nos de los Esta­dos Unidos.

Esto es por­que Pérez ha alber­ga­do víncu­los amis­to­sos con Washing­ton, mien­tras avan­za su agen­da de este últi­mo en su país.

Antes de lan­zar­se a la pre­si­den­cia, Pérez fue pre­fec­to (gober­na­dor) de la pro­vin­cia de Azuay, cuya capi­tal, Cuen­ca, se ha con­ver­ti­do en un cen­tro impor­tan­te para expa­tria­dos estadounidenses.

En Cuen­ca hay comu­ni­da­des ente­ras de nor­te­ame­ri­ca­nos, don­de sólo hablan inglés y todo lo pagan en dóla­res (que ha sido la mone­da ofi­cial del Ecua­dor des­de la dola­ri­za­ción del 2000, lue­go de una cri­sis eco­nó­mi­ca super­vi­sa­da por el anti­guo minis­tro de eco­no­mía Gui­ller­mo Las­so, aho­ra el prin­ci­pal can­di­da­to de la dere­cha en la elec­ción del 2021).

En junio de 2019, jus­to mien­tras Michael J. Fitz­pa­trick entre­ga­ba sus cre­den­cia­les como el nue­vo repre­sen­tan­te de la admi­nis­tra­ción Trump en Ecua­dor, Pérez publi­ci­tó su encuen­tro con el emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se en Cuenca.

Yaku Perez US ambassador Mike Fitzpatrick
Yaku Pérez con el emba­ja­dor de EEUU, Michael J. Fitz­pa­trick, en 2019

Un mes des­pués, Pérez asis­tió a la cele­bra­ción para con­me­mo­rar el Día de la Inde­pen­den­cia de los Esta­dos Uni­dos, dán­do­le la bien­ve­ni­da al nue­vo emba­ja­dor. Figu­ró en una foto son­rien­do en fren­te de una ban­de­ra de los Esta­dos Uni­dos iluminada.

Yaku Perez US embassy flag Cuenca Ecuador

Duran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, a pesar de reu­nir poco apo­yo del públi­co, Pérez encon­tró en los emba­ja­do­res de Fran­cia y Ale­ma­nia una audien­cia entusiasta. 

Los “eco­so­cia­lis­tas” se alían con la dere­cha en inten­to de gol­pe con­tra Rafael Correa

El des­plie­gue de con­ven­cio­na­lis­mos apa­ren­te­men­te pro­gre­sis­tas y “ambien­ta­lis­tas” para des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos de izquier­da en Boli­via, Vene­zue­la, Méxi­co y más allá, fue desa­rro­lla­do en poco más de una déca­da atrás, para debi­li­tar al gobierno demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de Ecua­dor, el ex pre­si­den­te socia­lis­ta Rafael Correa.

Para soca­var a Correa, Esta­dos Uni­dos y otros gobier­nos occi­den­ta­les finan­cia­ron gru­pos de la socie­dad civil que afir­ma­ban apo­yar las cau­sas ambien­ta­lis­tas y los dere­chos indí­ge­nas que al final sir­ven como ten­tácu­los de la opo­si­ción de derecha.

A lo lar­go de sus perío­dos en el gobierno, Correa y Mora­les se enfren­ta­ron con una fuer­te opo­si­ción a sus ambi­cio­sas ini­cia­ti­vas de infra­es­truc­tu­ra. Gru­pos indí­ge­nas y eco­lo­gis­tas, muchos apo­ya­dos por Esta­dos Uni­dos, ini­cia­ron pro­tes­tas exten­di­das en 2011 para inten­tar fre­nar la cons­truc­ción de una gran auto­pis­ta en Boli­via, con mani­fes­ta­cio­nes simi­la­res para obs­truir los pro­yec­tos mine­ros en Ecua­dor, en 2012.

Cables de la fir­ma de inte­li­gen­cia Strat­for, cono­ci­da como la “CIA pri­va­da” que fue­ron publi­ca­dos por Wiki­leaks demues­tran que la con­tra­tis­ta del gobierno nor­te­ame­ri­cano esta­ba moni­to­rean­do con cui­da­do las pro­tes­tas anti­co­rrea, y espe­cí­fi­ca­men­te nom­bran a Pérez Guar­tam­bel, para ese momen­to cono­ci­do como Car­los Pérez, en 2011.

En sep­tiem­bre de 2010, gru­pos de opo­si­ción bus­ca­ron derro­car al pre­si­den­te Correa en un inten­to de gol­pe de esta­do. Con el apo­yo de deser­to­res de la poli­cía que ocu­pa­ron el par­la­men­to, blo­quea­ron ave­ni­das prin­ci­pa­les y toma­ron ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, la opo­si­ción ecua­to­ria­na por poco saca­ba al pre­si­den­te del poder.

Una de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes invo­lu­cra­das en la aso­na­da fue la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE). La CONAIE es una orga­ni­za­ción indí­ge­na que dice pro­mo­ver polí­ti­cas de izquier­da pero que mira con sos­pe­cha al esta­do y el desa­rro­llo indus­trial, inclu­so si ese gobierno es diri­gi­do por un socia­lis­ta demo­crá­ti­ca­men­te electo.

CONAIE asu­mió una línea dura con­tra Correa, ata­cán­do­lo cons­tan­te­men­te y exi­gien­do su renun­cia. Esto soca­vó el apo­yo de izquier­dis­tas fue­ra del país y con­du­jo a crí­ti­cas a su movi­mien­to, la Revo­lu­ción Ciudadana.

Lo que la CONAIE no reco­no­ció en sus cons­tan­tes ata­ques a Correa era que su ala polí­ti­ca es pesa­da­men­te apo­ya­da por el gobierno de los Esta­dos Unidos.

Efec­ti­va­men­te, la CONAIE es el bra­zo polí­ti­co de fac­to del par­ti­do Pacha­ku­tik, cuyo can­di­da­to pre­si­den­cial es Yaku Pérez.

Duran­te la aso­na­da gol­pis­ta de sep­tiem­bre de 2010, Pacha­ku­tik reali­zó un lla­ma­do públi­co para derro­car a Correa, expre­san­do su apo­yo por los deser­to­res del ejér­ci­to y la poli­cía. Pacha­ku­tik envió una nota de pren­sa acu­san­do a correa de “acti­tu­des dic­ta­to­ria­les”, y Clé­ver Jimé­nez, diri­gen­te de Pacha­ku­tik y dipu­tado para la Asam­blea Nacio­nal, con­vo­có a los “movi­mien­tos indí­ge­nas, a los movi­mien­tos socia­les y a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas demo­crá­ti­cas a for­mar un solo fren­te nacio­nal para exi­gir la sali­da del pre­si­den­te Correa”.

El comu­ni­ca­do de Pacha­ku­tik en la pren­sa insis­tía en que “Jimé­nez apo­ya la lucha por los fun­cio­na­rios públi­cos, inclu­yen­do a los agen­tes poli­cia­les que se han movi­li­za­do con­tra las polí­ti­cas auto­ri­ta­rias del régimen”.

La perio­dis­ta Eva Golin­ger lue­go demos­tró cómo Pacha­ku­tik había sido apo­ya­do por el Ins­ti­tu­to Nacio­nal Demó­cra­ta (NDI), la sub­si­dia­ria del para­guas de cam­bio de régi­men de la NED en líneas gene­ra­les afi­lia­do al Par­ti­do Demó­cra­ta y que actúa como un inter­me­dia­rio de la CIA.

Un docu­men­to del NDI de 2007 rese­ña­ba que Pacha­ku­tik había sido direc­ta­men­te entre­na­do por la enti­dad del gobierno esta­dou­ni­den­se, jun­to a acti­vis­tas de par­ti­dos de la opo­si­ción anti­cha­vis­ta vene­zo­la­na Acción Demo­crá­ti­ca y Pri­me­ro Jus­ti­cia, así como el mexi­cano Par­ti­do de Acción Nacio­nal (PAN).

US NED NDI Pachakutik Ecuador coup Correa
Un docu­men­to de 2007 que mues­tra que el Natio­nal Demo­cra­tic Ins­ti­tu­te (NDI) del gobierno esta­dou­ni­den­se entre­nó a lide­res del par­ti­do ecua­to­riano Pachakutik

La CONAIE y Pacha­ku­tik no repre­sen­tan a todas las comu­ni­da­des indí­ge­nas del Ecua­dor. Exis­ten divi­sio­nes polí­ti­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas, y algu­nas orga­ni­za­cio­nes comu­na­les y diri­gen­tes apo­yan al correismo.

Esta­dos Uni­dos tie­ne una lar­ga his­to­ria apo­yan­do a orga­ni­za­cio­nes indí­ge­nas en espe­cí­fi­co, para poder divi­dir a las comu­ni­da­des nati­vas. Esta estra­te­gia dis­ta de ser nove­do­sa. Duran­te la gue­rra terro­ris­ta de Washing­ton en la Nica­ra­gua de los 80, por ejem­plo, la CIA apo­yó a los líde­res de la comu­ni­dad Mis­ki­to para soca­var al gobierno sandinista.

El New York Times repor­tó en 1986 que “algu­nos de los líde­res indí­ge­nas dicen que temen que su pue­blo se pudie­ra con­ver­tir en lo que con­vir­tie­ron a miem­bros de los Hmong o los Meo en Asia: un pue­blo indí­ge­na reclu­ta­do por la CIA para la gue­rra, y des­pués abandonados”.

Hoy en día los Mis­ki­tos per­ma­ne­cen polí­ti­ca­men­te divi­di­dos, pero exis­ten orga­ni­za­cio­nes y líde­res que apo­yan al san­di­nis­mo, así como hay gru­pos indí­ge­nas que apo­yan al correismo.

En un repor­ta­je de 2019, el escri­tor ecua­to­riano-cana­dien­se Joe Emers­ber­ger expu­so el papel de la CONAIE como Caba­llo de Tro­ya de la dere­cha.

Vir­gi­lio Her­nán­dez, diri­gen­te del movi­mien­to correis­ta que se vio for­za­do a asi­lar­se en la emba­ja­da de Méxi­co tras la bru­tal embes­ti­da del gobierno de Lenín Moreno, le expli­có a Emersberger:

Des­de alre­de­dor de los fina­les de los 90 y prin­ci­pios de este siglo ya se podía decir lo que es evi­den­te en la CONAIE, una corrien­te que se hizo domi­nan­te que lla­ma­mos ‘indi­ge­nis­mo con­ser­va­dor’. Corrien­te que ha pues­to todo a favor de lo que lla­man ‘la cau­sa étni­ca’ y deja­ron de lado las cau­sas de los movi­mien­tos socia­les y la izquier­da en el país. Esto expli­ca … que en la últi­ma cam­pa­ña pre­si­den­cial hayan apo­ya­do abier­ta­men­te a Gui­ller­mo Las­so, el can­di­da­to de la oli­gar­quía y los ban­cos. Que­da muy cla­ro que por casi dos déca­das per­die­ron la direc­ción y han sido úti­les para los gru­pos oli­gár­qui­cos que siem­pre se han opues­to rabio­sa­men­te a Rafael Correa y la Revo­lu­ción Ciudadana.

El acti­vis­ta anti-Correa no-indí­ge­na (inte­gran­te de par­ti­do indí­ge­na) que difun­de des­in­for­ma­ción en con­tra de Julian Assange

Fer­nan­do Villa­vi­cen­cio, uno de los co-fun­da­do­res de Pacha­ku­tik, un crio­llo, jugó un rol impor­tan­te pero poco reco­no­ci­do en la cons­pi­ra­ción del Rus­sia­ga­te que con­su­mió al Washing­ton ofi­cial duran­te la era Trump.

Villa­vi­cen­cio es un acti­vis­ta opo­si­tor y perio­dis­ta ecua­to­riano que dedi­có años de su vida a des­truir a Rafael Correa. Apar­te de su tra­ba­jo con Pacha­ku­tik, Villa­vi­cen­cio esta­ble­ció un medio anti-correis­ta para difun­dir des­in­for­ma­ción con­tra el presidente.

Villa­vi­cen­cio odia­ba a tan­to a Correa que públi­ca­men­te hizo lla­ma­dos para que Esta­dos Uni­dos impu­sie­ra san­cio­nes al Ecua­dor para cas­ti­gar su gobierno, y dijo que haría lobby en el Sena­do esta­dou­ni­den­se para lograr­lo. (Esto con­du­jo a que Correa til­da­ra de “ven­de­pa­tria” a Villa­vi­cen­cio.)

En 2018, Villa­vi­cen­cio pasó a ser coau­tor de un repor­ta­je alta­men­te dudo­so del perió­di­co de alta cir­cu­la­ción The Guar­dian, jun­to a repor­te­ros pro­mo­to­res del Rus­sia­ga­te como Luke Har­ding y Dan Collyns, acu­san­do al edi­tor de Wiki­leaks, Julian Assan­ge, de haber teni­do reunio­nes secre­tas con el anti­guo jefe de cam­pa­ña de Donald Trump, Paul Manafort. 

Wiki­leaks negó cate­gó­ri­ca­men­te este repor­ta­je, cali­fi­cán­do­lo de una fabri­ca­ción abso­lu­ta y lan­zan­do un fon­do para denun­ciar a The Guar­dian por la nota.

The Guar­dian reti­ró la fir­ma de Villa­vi­cen­cio del artícu­lo, inclu­so cuan­do el acti­vis­ta ecua­to­riano se jac­tó en Twit­ter de haber sido el co-autor y la fuen­te apa­ren­te de los ale­ga­tos dudosos. 

Villa­vi­cen­cio tam­bién lle­va un por­tal en el que cons­tan­te­men­te publi­ca mate­rial cues­tio­na­ble sata­ni­zan­do a Correa y a Wiki­leaks. Lo lla­ma La Fuen­te – Perio­dis­mo de Investigación.

Esta publi­ca­ción pare­ce ser finan­cia­da por la NED, un fren­te de la CIA fun­da­do por el gobierno de Ronald Reagan para pro­mo­ver cam­bios de régi­men en paí­ses socialistas.

En su base de datos, la NED ha publi­ca­do un sub­si­dio anual de 65 mil dóla­res para un medio en el Ecua­dor que está “pro­mo­vien­do el perio­dis­mo de inves­ti­ga­ción”, usan­do una des­crip­ción que es casi idén­ti­ca al “quien somos” del por­tal de Villa­vi­cen­cio, La Fuen­te. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-11&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1075100486829793280&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Villa­vi­cen­cio con fre­cuen­cia enfren­tó pro­ble­mas lega­les cuan­do Correa era pre­si­den­te. Tan­to él como Clé­ver Jimé­nez, el dipu­tado de Pacha­ku­tik, para quien el pri­me­ro tra­ba­ja­ba como ase­sor, fue acu­sa­do de cola­bo­rar en el hac­keo de los correos elec­tró­ni­cos de Correa y de lue­go publi­car­los para hacer­le daño al pre­si­den­te, car­gos que negó.

Correa lle­vó el caso a tri­bu­na­les denun­cian­do a Villa­vi­cen­cio y a Jimé­nez de difun­dir acu­sa­cio­nes fal­sas y difa­ma­to­rias y por acu­sar al pre­si­den­te de “geno­ci­dio” y de “crí­me­nes de lesa huma­ni­dad” por repri­mir el inten­to de gol­pe de 2010.

Yaku Pérez ayu­dó a orga­ni­zar las mani­fes­ta­cio­nes en apo­yo a Villa­vi­cen­cio y Jimé­nez. A pro­pó­si­to del caso, Pérez acu­só a Correa de ser “un cau­di­llo”, y en 2017 pro­tes­tó en las afue­ras del tri­bu­nal, al que lla­mó “cor­te de injus­ti­cia”. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-12&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=882975579636715520&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Villa­vi­cen­cio ter­mi­nó aban­do­nan­do a Pacha­ku­tik en 2017. En las elec­cio­nes de 2021, fue can­di­da­to a dipu­tado por el Par­ti­do Socia­lis­ta del Ecua­dor, otro gru­po anti-Correa al mar­gen que ofi­cial­men­te se sepa­ró del mar­xis­mo, defi­nién­do­se social­de­mó­cra­tas, y con fre­cuen­cia se ha encon­tra­do en alian­za con la derecha.

Espo­so de Manue­la Picq, aca­dé­mi­ca vin­cu­la­da a ONGs anti-Correa con apo­yo de gobier­nos occidentales

La pare­ja de Yaku Pérez tam­bién es una pro­mi­nen­te opo­si­to­ra al correis­mo que pre­via­men­te ha tra­ba­ja­do con el gobierno de Esta­dos Uni­dos, y cuyo acti­vis­mo ha sido finan­cia­do por ONGs con dine­ro de gobier­nos occidentales.

En 2013, Pérez se casó con Manue­la Picq, una aca­dé­mi­ca fran­co-bra­si­le­ña que se espe­cia­li­za en temas indí­ge­nas, sexua­li­dad y estu­dios de géne­ro, y quien, como su espo­so, es una crí­ti­ca acé­rri­ma a los gobier­nos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na, apo­yan­do tam­bién el gol­pe en Boli­via en 2019.

Picq tam­bién tra­ba­ja de for­ma cer­ca­na con ONGs que hacen lobby para el cam­bio de régi­men, y es tris­te­men­te famo­sa por su acti­vis­mo anti-Correa en Ecuador.

Yaku Perez Manuela Picq Ecuador Correa
Yaku Pérez con su espo­sa, la acti­vis­ta anti-Correa Manuel Picq, en 2015

Picq jugó un papel de peso en las pro­tes­tas con­tra el pre­si­den­te Correa en 2015, que con fre­cuen­cia se tor­na­ban vio­len­tas. Fue arres­ta­da en una mani­fes­ta­ción en agos­to, su visa fue can­ce­la­da y ella depor­ta­da del Ecuador.

Con apo­yo de la Unión Euro­pea (UE) y de ONGs mil millo­na­rias, Picq con­vir­tió su caso de depor­ta­ción en un escán­da­lo, retra­tán­do­se como la víc­ti­ma y usán­do­lo para ata­car a Correa y cri­mi­na­li­zar su gobierno como un vio­la­dor cró­ni­co de dere­chos humanos.

A Picq se le per­mi­tió regre­sar a Ecua­dor en 2018, en el gobierno de Lenín Moreno.

Y mien­tras que Yaku Pérez y Picq ale­gan ser crí­ti­cos de Moreno, lue­go de lle­gar al poder, en una video entre­vis­ta se demues­tra que Picq lla­mó a los ecua­to­ria­nos a votar por el refe­ren­do que le daba a Moreno el poder absoluto.

Antes de empren­der la carre­ra aca­dé­mi­ca, Manue­la Picq tra­ba­jó con ins­ti­tu­cio­nes del gobierno de los Esta­dos Uni­dos. De acuer­do a su CV pro­fe­sio­nal, en 2003 Picq pres­tó ser­vi­cios como “espe­cia­lis­ta en asun­tos inter­na­cio­na­les” para la Ofi­ci­na de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les del para enton­ces gober­na­dor del esta­do de Flo­ri­da, Jeb Bush.

Ese mis­mo año, Picq se desem­pe­ñó como la “co-coor­di­na­do­ra de par­ti­ci­pa­ción de orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil” para la reu­nión minis­te­rial de comer­cio para el Área de Libre Comer­cio de las Amé­ri­cas (ALCA), un acuer­do neo­li­be­ral que el gobierno de los Esta­dos Uni­dos qui­so impo­ner agresivamente. .

Los gobier­nos de izquier­da en Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Cuba y Boli­via se opu­sie­ron al ALCA. El pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez lo cali­fi­có de “ins­tru­men­to del impe­ria­lis­mo” que ayu­da­ría a Washing­ton a explo­tar y domi­nar aún más la región.

De hecho fue su recha­zo al ALCA por el que Vene­zue­la y Cuba fun­da­ron la Alian­za Boli­va­ria­na de los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (ALBA-TCP) para inte­grar a las eco­no­mías de Lati­noa­mé­ri­ca, exclu­yen­do a Esta­dos Uni­dos y for­ta­le­cien­do sus soberanías.

Ecua­dor se unió al ALBA en 2009, en el gobierno del pre­si­den­te Correa. Su afi­lia­ción a la orga­ni­za­ción fue una de las razo­nes del gol­pe en su con­tra en 2010. El gobierno de Moreno se reti­ró del ALBA en 2018.

Manuela Picq CV Florida governor free trade
El CV de Manue­la Picq, que mues­tra su tra­ba­jo con el gobierno de Flo­ri­da y and el ALCA

De acuer­do con su hoja curri­cu­lar, Picq tra­ba­jó des­de 2015 con Front Line Defen­ders (defen­so­res de pri­me­ra línea), una ONG finan­cia­da por la Unión Euro­pea, nume­ro­sos gobier­nos de Euro­pa Occi­den­tal, Tai­wán, la Open Society Foun­da­tions del mul­ti­mi­llo­na­rio anti­co­mu­nis­ta Geor­ge Soros, y el fren­te de la CIA, la Fun­da­ción Ford.

En 2016, Picq fue pre­mia­da por su acti­vis­mo anti­co­rreis­ta en Ecua­dor con una beca como “defen­so­ra de dere­chos huma­nos” de Pro​tec​De​fen​ders​.eu, un ins­tru­men­to de soft-power con pre­su­pues­to de la UE que emplea como arma los dere­chos huma­nos para for­zar el cam­bio de régi­men en nacio­nes extran­je­ras y pro­mo­ver los intere­ses eco­nó­mi­cos de la UE.

En 2018, la publi­ca­ción Glo­bal Ame­ri­cans desig­nó a Manue­la Picq como par­te de los “20 nue­vos inte­lec­tua­les públi­cos en las Amé­ri­cas”. Tal como lo ha repor­ta­do The Gray­zo­ne, Glo­bal Ame­ri­cans es aus­pi­cia­do por la NED, un bra­zo de cam­bio de régi­men de los Esta­dos Uni­dos que actúa como otro fren­te de la CIA, don­de su por­tal web se jac­ta de su papel en “sen­tar las bases para la insu­rrec­ción” duran­te el cruen­to inten­to de gol­pe de Esta­do en Nica­ra­gua, en 2018.

Hoy Picq es pro­fe­so­ra de estu­dios lati­no­ame­ri­ca­nos en la Amherst Colle­ge en Esta­dos Uni­dos. Es auto­ra de libros con títu­los como Quee­ring Narra­ti­ves of Moder­nity (“narra­ti­vas quee­ri­za­do­ras de la moder­ni­dad”), Sexua­li­ties in World Poli­tics (“sexua­li­da­des en la polí­ti­ca mun­dial”) y Sex and Ton­gue in Inter­na­tio­nal Poli­tics (“sexo y len­gua en polí­ti­ca internacional”).

Por años, Picq tam­bién ha dado cla­ses en la Uni­ver­si­dad San Fran­cis­co de Qui­to, una de las más eli­tis­tas de Ecuador.

Antes de esta­ble­cer su carre­ra pro­fe­sio­nal aca­dé­mi­ca, Picq comen­zó como fellow post­doc­to­ral en el “Estu­dio de la demo­cra­cia en Amé­ri­ca Lati­na” en el Woo­drow Wil­son Cen­ter, un think tank paga­do por el gobierno esta­dou­ni­den­se que tie­ne su puer­ta gira­to­ria con el Depar­ta­men­to de Esta­do y las agen­cias de inte­li­gen­cia, y que está físi­ca­men­te ubi­ca­da en el Edi­fi­cio (del gobierno) Ronald Reagan.

Des­de los Esta­dos Uni­dos, Picq con­ti­núa escri­bien­do artícu­los anti-correis­tas para medios libe­ra­les y para la ONG de lobby para el cam­bio de régi­men, NACLA.

Y como su pare­ja Yaku Pérez, ha ata­ca­do agre­si­va­men­te a otros gobier­nos de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na mien­tras que tam­bién ha apo­ya­do los inten­tos gol­pis­tas. (En 2019, tam­bién lla­mó a que los gobier­nos occi­den­ta­les crea­ran una “zona de exclu­sión aérea” en el nores­te de Siria).

Pre­vio al gol­pe sua­ve que derro­có al gobierno bra­si­le­ño en 2016, Picq escri­bía con­tra sus pro­yec­tos de desa­rro­llo.

Ha mani­fes­ta­do su apo­yo a la opo­si­ción gol­pis­ta nica­ra­güen­se, sata­ni­zan­do al gobierno san­di­nis­ta de ser un “esta­do patriar­cal, macho, vio­la­dor y anti-muje­res”. (En reali­dad, Nica­ra­gua tie­ne el nivel más alto de igual­dad de géne­ro en toda Amé­ri­ca Lati­na, y el quin­to del mundo).

En sep­tiem­bre de 2019, en las vís­pe­ras del gol­pe en Boli­via, publi­có un artícu­lo estra­fa­la­rio absur­da­men­te cri­ti­can­do al pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na Evo Mora­les­de estar per­pe­tran­do un “eco­ci­dio” y un “geno­ci­dio”. Esto ali­men­tó la cam­pa­ña difa­ma­to­ria con­tra Mora­les, sen­tan­do las bases para el putsch vio­len­to. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-13&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1177251583140278273&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

A días del gol­pe, Picq bro­meó en Twit­ter dicien­do que tenía “sue­ños húme­dos” fan­ta­sean­do sobre el derro­ca­mien­to de Mora­les. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-14&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1189033420799827969&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Lue­go, cuan­do el gol­pe se eje­cu­tó en noviem­bre, Picq divul­gó des­in­for­ma­ción absur­da escri­bien­do: “Her­ma­nas de las bases indí­ge­nas en Boli­via denun­cian vio­len­cia masi­va por gru­pos del MAS – no solo casas de opo­si­ción que­ma­das, hay más red e (sic) vio­la­cio­nes en las calles. Se teme que Evo esté arman­do una gue­rra civil con sus mili­cias”. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-15&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1193927143694180358&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

El tra­ba­jo de Pérez y Picq demues­tra cómo los gobier­nos occi­den­ta­les pue­den emplear acti­vis­tas apa­ren­te­men­te de la izquier­da libe­ral y ONGs para pre­sio­nar por sus intere­ses impe­ria­les, des­es­ta­bi­li­zan­do esta­dos socia­lis­tas en Amé­ri­ca Lati­na bajo la gui­sa de pre­sun­ta­men­te estar pro­te­gien­do al ambien­te, las comu­ni­da­des indí­ge­nas y los dere­chos humanos.

El Con­se­jo para las Amé­ri­cas pro­mue­ve la can­di­da­tu­ra de Yaku Pérez

Los artícu­los escri­tos por orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­lis­tas con orien­ta­ción anar­quis­ta en los Esta­dos Uni­dos como Extin­ction Rebe­llion le dejan a los lec­to­res la impre­sión de que Yaku Pérez Guar­tam­bel es la mejor opción para la izquier­da en Ecuador.

Pero una mira­da a los pro­mo­to­res de alto per­fil de Pérez, inclu­yen­do a pode­ro­sos gru­pos de cabil­deo cor­po­ra­ti­vo, ilus­tran una agen­da ulterior.

El 1 de febre­ro, el por­tal esta­dou­ni­den­se Ame­ri­cas Qua­terly publi­có un artícu­lo pro­mo­cio­nal ensal­zan­do al can­di­da­to en el ter­cer lugar, titu­la­do “Yaku Pérez: ¿la nue­va cara de la izquier­da en Ecuador?”.

El artícu­lo pro­mo­vía des­in­for­ma­ción difa­man­do a Correa, alar­dean­do que “Pérez dijo que le ofre­ce a esos elec­to­res una alter­na­ti­va a la izquier­da ‘corrup­ta y auto­ri­ta­ria de Correa’”.

Ame­ri­cas Qua­terly tam­bién dijo que con­du­jo un son­deo a una doce­na de ana­lis­tas que “ubi­ca­ban a Pérez más a la izquier­da que Arauz”.

El por­tal tam­bién seña­ló ale­gre­men­te que “en polí­ti­ca exte­rior, Pérez ha dicho estar abier­to a un acuer­do comer­cial con Esta­dos Uni­dos y ha denun­cia­do la polí­ti­ca agre­si­va de Chi­na en torno al extrac­ti­vis­mo y los dere­chos humanos”.

Su autor, Bren­dan O’Boyle, com­par­tió la pie­za pro­mo­cio­nan­do a la “’izquier­da eco­ló­gi­ca anti-Correa que repre­sen­ta”. https://platform.twitter.com/embed/Tweet.html?creatorScreenName=BenjaminNorton&dnt=true&embedId=twitter-widget-16&frame=false&hideCard=false&hideThread=false&id=1356301897628577800&lang=en&origin=https%3A%2F%2Fthegrayzone.com%2F2021%2F02%2F08%2Feeuu-ecuador-yaku-perez-golpes-pachakutik%2F&siteScreenName=TheGrayzoneNews&theme=light&widgetsVersion=889aa01%3A1612811843556&width=550px

Pero, ¿qué es, exac­ta­men­te, Ame­ri­cas Qua­terly? ¿Se tra­ta de una publi­ca­ción de la izquier­da libe­ral que pro­mue­ve ambien­ta­lis­mo y dere­chos indígenas?

Al con­tra­rio: Ame­ri­cas Qua­terly es un bra­zo de la Socie­dad de las Américas/​Consejo de las Amé­ri­cas (AS/​COA, por sus siglas en inglés), un gru­po de cabil­deo finan­cia­do por muchas de las prin­ci­pa­les cor­po­ra­cio­nes estadounidenses.

AS/​COA ha juga­do un rol impor­tan­te apo­yan­do tan­to los gol­pes con­tra los gobier­nos pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca Lati­na como regí­me­nes neo­li­be­ra­les impopulares.

La lis­ta de miem­bros cor­po­ra­ti­vos de la AS/​COA es un quién es quién de las com­pa­ñías más pode­ro­sas del pla­ne­ta, muchas de las cua­les se enri­que­cen des­tru­yen­do el ambien­te y libran­do gue­rras, como Ama­zon, Apple, Blac­kRock, Boeing, Cater­pi­llar, Che­vron, Chi­qui­ta, Exxon Mobil, Ford, Gene­ral Elec­tric, Gold­man Sachs, Goo­gle, JP Mor­gan, Lockheed Mar­tin, Raytheon y Walmart.

Council of the Americas ASCOA member corporations
Las empre­sas que son miem­bros de AS/​COA

¿Enton­ces para qué una orga­ni­za­ción finan­cia­da por mega­cor­po­ra­cio­nes, que nor­mal­men­te apo­ya­ría a polí­ti­cos de la dere­cha en toda Amé­ri­ca Lati­na, de repen­te pro­mue­ven a un can­di­da­to de izquier­da en Ecua­dor? ¿Y por qué nos ten­dría que hacer creer que Yaku Pérez es de hecho aún más de izquier­da que Andrés Arauz y el movi­mien­to correista?

La res­pues­ta es que Pérez en reali­dad no repre­sen­ta a la izquier­da; que es un vehícu­lo insi­dio­so de los intere­ses de Washing­ton en Ecua­dor. AS/​COA bus­có fal­sa­men­te retra­tar­lo como la alter­na­ti­va de izquier­da al correis­mo, por­que reco­no­ce que ser­vi­ría a sus intere­ses de algu­na mane­ra de lle­gar a ganar, y que está divi­dien­do la izquier­da con sim­ple­men­te man­te­ner­se en la elec­ción, hacien­do más pro­ba­ble una segun­da vuelta.

Es por esta mis­ma razón que el ban­que­ro Gui­ller­mo Las­so dijo que apo­ya­ría a Pérez.

Esta­dos Uni­dos está deses­pe­ra­do por evi­tar que la ola socia­lis­ta que bañó a Amé­ri­ca Lati­na en la pri­me­ra déca­da del siglo XXI regre­se. Y en el inten­to de Washing­ton por dete­ner­la, figu­ras “eco­so­cia­lis­tas” como Yaku Pérez son títe­res perfectos.

Edi­ción: The Grayzone

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *