Bra­sil. Los sin­di­ca­tos pro­tes­tan en la emba­ja­da de Myan­mar con­tra el gol­pe de Esta­do en el país

Por Igor Car­valho, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​Bra­sil de Fato /​11 de febre­ro­de 2021. |

Mani­fes­tan­tes se reu­nie­ron en São Pau­lo para expre­sar «repu­dio a la ate­rra­do­ra toma del poder por par­te de los militares» 

Repre­sen­tan­tes de sin­di­ca­tos y cen­tra­les sin­di­ca­les se encon­tra­ban en la sede de la emba­ja­da de Myan­mar, en la Ave­ni­da Pau­lis­ta, en la región cen­tral de São Pau­lo, a las 10:30 am del jue­ves (10), para pro­tes­tar por el gol­pe de Esta­do lle­va­do a cabo por los mili­ta­res en el país, en el últi­mo domin­go (31).

El secre­ta­rio regio­nal del Ser­vi­cio Públi­co Inter­na­cio­nal para las Amé­ri­cas, Joce­lio Drum­mond, expre­só su preo­cu­pa­ción por la cate­go­ría. “Sabe­mos que los tra­ba­ja­do­res públi­cos, espe­cial­men­te en Salud, están a la van­guar­dia en la resis­ten­cia con­tra la dic­ta­du­ra. Esto hace que sea aún más impor­tan­te que los sin­di­ca­tos del mun­do par­ti­ci­pen en actos a favor de la liber­tad de Myanmar ”. 

Los mani­fes­tan­tes lle­va­ron una car­ta al cón­sul de Myan­mar en Bra­sil, Ricar­do Cateb Cury. Sin embar­go, la emba­ja­da esta­ba cerra­da y el docu­men­to no pudo ser archi­va­do. Según la orga­ni­za­ción del acto, el docu­men­to se envia­rá a la emba­ja­da por correo. Lea tam­bién: Cómo la supre­ma­cía blan­ca mol­deó la socie­dad e inclu­so la geo­gra­fía estadounidense 

La car­ta está fir­ma­da por Cen­tral Úni­ca dos Tra­balha­do­res (CUT), Força Sin­di­cal Bra­sil, União Geral dos Tra­balha­do­res (UGT), Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­res Ame­ri­ca­nos de Amé­ri­ca (CSA), Inter­na­tio­nal Cons­truc­tion and Wood Wor­kers (ICM), Indus­triALL Glo­bal Union UNI Amé­ri­cas, Edu­ca­ción Inter­na­cio­nal (IE) y Ser­vi­cios Públi­cos Inter­na­cio­na­les (ISP).

En el docu­men­to, los diri­gen­tes sin­di­ca­les expre­san “el repu­dio más com­ple­to a la ate­rra­do­ra toma del poder por par­te de los mili­ta­res en Myan­mar” y afir­man que las orga­ni­za­cio­nes “se com­pro­me­ten a hacer todo lo que esté a nues­tro alcan­ce para evi­tar el éxi­to de este gol­pe, para garan­ti­zar la libe­ra­ción de a todos los dete­ni­dos y poner fin a la vio­len­cia y per­se­cu­ción del pueblo. 

Los per­pe­tra­do­res del gol­pe deben ser ais­la­dos ”. El gol­pe El per­so­nal mili­tar de Myan­mar, un país del sudes­te asiá­ti­co, lle­vó a cabo un gol­pe de esta­do la noche del 31 de enero y se hizo car­go del gobierno. Acu­san a la Liga Nacio­nal para la Demo­cra­cia (LND), el par­ti­do del pre­si­den­te Win Myint, de mani­pu­lar el resul­ta­do de las elec­cio­nes de noviem­bre de 2020. Win Myint es con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les alia­dos polí­ti­cos de San Suu Kyi, pre­mio Nobel de la Paz en 1991, secre­ta­rio gene­ral de la LND y ase­sor de Esta­do has­ta el momen­to del gol­pe. Los dos fue­ron arres­ta­dos por el ejército. 

La cade­na de tele­vi­sión esta­tal MRTV fue clau­su­ra­da y tam­bién se cerra­ron los ser­vi­cios tele­fó­ni­cos en la capi­tal, Nayp­yi­daw. El núme­ro total de pre­sos aún no se ha con­fir­ma­do. Des­pués de diez años de régi­men mili­tar (1988−2011) En una car­ta escri­ta antes de ser arres­ta­da, Suu Kyi afir­mó que el gol­pe sig­ni­fi­ca el reini­cio de una dic­ta­du­ra en el país des­pués de diez años. Pidió a sus segui­do­res «que no lo acep­ten» y «pro­tes­ten por el golpe». 

La jun­ta mili­tar decre­tó el esta­do de emer­gen­cia y dijo que pla­nea gober­nar el país duran­te un año, has­ta que se cum­plan las con­di­cio­nes para una nue­va elec­ción. El LND ganó 396 de los 476 esca­ños en el Par­la­men­to en noviem­bre, pero el ejér­ci­to tie­ne el 25% del total de esca­ños de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción de 2008.

El tex­to tam­bién pre­vé que el Ejér­ci­to coman­de par­te de los minis­te­rios. La Cons­ti­tu­ción de 2008 fue redac­ta­da por los pro­pios mili­ta­res, antes de ceder pro­gre­si­va­men­te el poder a los civi­les. La Comi­sión Elec­to­ral de la Unión Esta­tal des­es­ti­mó las acu­sa­cio­nes de frau­de elec­to­ral la sema­na pasa­da. Myan­mar, anti­gua Bir­ma­nia, ha sido esce­na­rio de con­flic­tos reli­gio­sos duran­te déca­das. Los musul­ma­nes son blan­co de ata­ques de la mayo­ría budis­ta. En 2015, el país tuvo sus pri­me­ras elec­cio­nes libres des­de 1990. El secre­ta­rio gene­ral de la ONU, Antó­nio Gute­rres, con­de­nó «fir­me­men­te» la acción, que cali­fi­có de «un duro gol­pe a las refor­mas demo­crá­ti­cas en Myanmar». 

Edi­ción: Lean­dro Melito

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *