Vene­zue­la. Con­de­na cam­pa­ña edi­to­rial de des­in­for­ma­ción de medio ale­mán Deu­ts­che Welle

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de febre­ro de 2021.

El can­ci­ller de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, Jor­ge Arrea­za, envió una car­ta al direc­tor gene­ral del medio esta­tal ale­mán DW Deu­ts­che Welle, Peter Lim­bourg, “para lla­mar­los a la refle­xión por su sos­te­ni­do y ten­den­cio­so ata­que edi­to­rial con­tra Vene­zue­la” y su mar­ca­do patrón de des­in­for­ma­ción en torno a la nación.

Así lo infor­mó Arrea­za en el Twit­ter, red en la que publi­có la refe­ri­da car­ta, ante la cual el minis­tro para Rela­cio­nes Exte­rio­res con­si­de­ró que la res­pues­ta del medio esta­tal fue poco reflexiva.

“El tipo de abor­da­je que uste­des han deci­di­do emplear sobre Vene­zue­la ha frac­tu­ra­do los prin­ci­pios más bási­cos del ejer­ci­cio perio­dís­ti­co, como la dife­ren­cia­ción entre hechos y opi­nio­nes, el con­tras­te de infor­ma­cio­nes y la obje­ti­vi­dad, optan­do, más bien, por un tra­ta­mien­to mar­ca­do por las noti­cias fal­sas, la vio­len­cia sim­bó­li­ca, el blan­quea­mien­to de los acto­res de las múl­ti­ples agre­sio­nes que hemos sufri­do y la sim­pli­fi­ca­ción del blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial que sufre el país todo”, enfa­ti­za par­te de la carta.

Asi­mis­mo, Vene­zue­la lamen­ta que los prin­ci­pios de cober­tu­ra infor­ma­ti­va que pri­ven en ese medio ale­mán con­sis­tan “en fabri­car una repre­sen­ta­ción uni­for­me de un deter­mi­na­do país bajo la mira­da úni­ca de Occi­den­te, para jus­ti­fi­car todo tipo de agresiones”.

“Estos son los prin­ci­pios que, lamen­ta­ble­men­te, con­fi­gu­ran la línea edi­to­rial de DW con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y así lo reve­lan publi­ca­cio­nes recien­tes en su sitio web”, ade­más con­de­na que las voce­rías que sus­ten­tas estas infor­ma­cio­nes sean las que están cla­ra­men­te ali­nea­das con la pro­mo­ción de un cam­bio for­za­do de gobierno en la nación.

En la misi­va, el can­ci­ller cita varios artícu­los publi­ca­dos por dicho medio en los que rige el patrón de des­in­for­ma­ción y con­te­ni­do ses­ga­do en torno a la reali­dad vene­zo­la­na en dis­tin­tos aspectos.

Tal es el caso, entre otros, de un artícu­lo publi­ca­do el 14 de enero del pre­sen­te año sobre una supues­ta “escue­la de ope­ra­cio­nes espe­cia­les” don­de agen­tes cuba­nos e ira­níes “entre­nan” a mili­ta­res vene­zo­la­nos en diver­sas “tác­ti­cas de tor­tu­ra” para ser emplea­das con­tra la pobla­ción civil.

Otro ejem­plo que alu­de, entre otros, es una pie­za publi­ca­da el 12 de enero del pre­sen­te año sobre una acu­sa­ción con­tra el Gobierno Boli­va­riano de supues­ta­men­te ata­car a los medios de comu­ni­ca­ción privados.

“Mien­tras las incur­sio­nes mer­ce­na­rias, inten­tos de gol­pe blan­do y las manio­bras de blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial ponen de mani­fies­to los daños físi­cos de la gue­rra no con­ven­cio­nal en desa­rro­llo con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, la estra­te­gia com­bi­na­da de des­in­for­ma­ción, pro­pa­gan­da y terro­ris­mo infor­ma­ti­vo, diri­gi­da por los medios occi­den­ta­les hacia mi país, cons­ti­tu­yen prue­bas de un pro­lon­ga­do daño psi­co­ló­gi­co y moral con­tra nues­tro pue­blo y sus ins­ti­tu­cio­nes, con el fin evi­den­te de soca­var la ima­gen públi­ca del país”, fus­ti­ga la misiva.

A con­ti­nua­ción, una par­te del con­te­ni­do de la carta:

“Des­de la ciu­dad de Cara­cas, capi­tal de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, le escri­bo res­pe­tuo­sa­men­te para expre­sar mi recha­zo a la línea edi­to­rial que la Deu­ts­che Welle (DW), cade­na de medios que usted diri­ge, ha desa­rro­lla­do con­tra mi país. El tipo de abor­da­je que uste­des han deci­di­do emplear sobre Vene­zue­la ha frac­tu­ra­do los prin­ci­pios más bási­cos del ejer­ci­cio perio­dís­ti­co, como la dife­ren­cia­ción entre hechos y opi­nio­nes, el con­tras­te de infor­ma­cio­nes y la obje­ti­vi­dad, optan­do, más bien, por un tra­ta­mien­to mar­ca­do por las noti­cias fal­sas, la vio­len­cia sim­bó­li­ca, el blan­quea­mien­to de los acto­res de las múl­ti­ples agre­sio­nes que hemos sufri­do y la sim­pli­fi­ca­ción del blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial que sufre el país todo.

Antes de deta­llar con pre­ci­sión los ele­men­tos de abier­ta pro­pa­gan­da que com­po­nen la línea edi­to­rial de DW, me per­mi­to una con­tex­tua­li­za­ción nece­sa­ria para ayu­dar­le a com­pren­der el ori­gen de la cul­tu­ra de gue­rra que, lamen­ta­ble­men­te, ha nor­ma­li­za­do el uso de la infor­ma­ción como arma política.

El ciclo que abar­có des­de la pri­me­ra Gue­rra del Gol­fo has­ta la inter­ven­ción puni­ti­va sobre Irak en 2003, nos dejó como lec­ción el divor­cio defi­ni­ti­vo entre comu­ni­ca­ción e infor­ma­ción, y en esa mis­ma dimen­sión con­so­li­dó el uso de los medios como un ins­tru­men­to de con­quis­ta y domi­na­ción. Estos acon­te­ci­mien­tos tuvie­ron una impor­tan­cia cen­tral en la for­ma de infor­mar: la del Gol­fo fue la pri­me­ra gue­rra tele­vi­sa­da y trans­mi­ti­da en vivo, cubier­ta con una lógi­ca de satu­ra­ción infor­ma­ti­va que difu­mi­nó la fron­te­ra entre cruel­dad y espec­tácu­lo, pero tam­bién entre acon­te­ci­mien­to y repre­sen­ta­ción. La de Irak, aun­que no fue sin­gu­lar en sí mis­ma, pues sobran casos de gue­rras que fue­ron des­en­ca­de­na­das por infor­ma­cio­nes fal­sas, tuvo como ras­go espe­cial el apo­yo mono­pó­li­co de los medios de comu­ni­ca­ción, que actua­ron como ins­ti­tu­cio­nes al ser­vi­cio de las ambi­cio­nes del poder occi­den­tal, pro­pa­lan­do un con­tra­to de inter­pre­ta­ción que con­sis­tía en resal­tar la misión ‘civi­li­za­do­ra’ de los paí­ses ricos con­tra la ‘bar­ba­rie’ de los paí­ses pobres del Sur Glo­bal, aque­llos que nun­ca se han des­ta­ca­do, pre­ci­sa­men­te, por bom­bar­dear nacio­nes con ‘armas de des­truc­ción masiva’.

Sr. Peter Lim­bourg Direc­tor Gene­ral Deu­ts­che Welle (DW) Ale­ma­nia Bonn.-

Jus­ta­men­te, estos prin­ci­pios de ‘cober­tu­ra infor­ma­ti­va’ son los que han dado for­ma y orien­ta­ción estra­té­gi­ca al com­por­ta­mien­to de los medios de comu­ni­ca­ción como el que usted diri­ge en épo­ca recien­te, que con­sis­te en fabri­car una repre­sen­ta­ción uni­for­me de un deter­mi­na­do país bajo la mira­da úni­ca de Occi­den­te, para jus­ti­fi­car todo tipo de agresiones.

Mien­tras las incur­sio­nes mer­ce­na­rias, inten­tos de gol­pe blan­do y las manio­bras de blo­queo eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y comer­cial ponen de mani­fies­to los daños físi­cos de la gue­rra no con­ven­cio­nal en desa­rro­llo con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, la estra­te­gia com­bi­na­da de des­in­for­ma­ción, pro­pa­gan­da y terro­ris­mo infor­ma­ti­vo, diri­gi­da por los medios occi­den­ta­les hacia mi país, cons­ti­tu­yen prue­bas de un pro­lon­ga­do daño psi­co­ló­gi­co y moral con­tra nues­tro pue­blo y sus ins­ti­tu­cio­nes, con el fin evi­den­te de soca­var la ima­gen públi­ca del país.

El pue­blo de Vene­zue­la es víc­ti­ma de dos ins­tru­men­tos de gue­rra y recon­quis­ta usa­dos en para­le­lo: mien­tras la gue­rra polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca e inter­na­cio­nal inten­ta apo­de­rar­se de nues­tros recur­sos natu­ra­les y debi­li­tar nues­tra inte­gri­dad ins­ti­tu­cio­nal y terri­to­rial, la gue­rra infor­ma­ti­va per­si­gue el some­ti­mien­to del alma y la men­te de los vene­zo­la­nos, blan­quean­do, simul­tá­nea­men­te, la cruel­dad de las agre­sio­nes exter­nas y evi­tan­do que la reali­dad del país pue­da ser vis­ta con obje­ti­vi­dad en el mun­do. El blo­queo tam­bién es mediá­ti­co y lo mue­ven las mis­mas moti­va­cio­nes que el eco­nó­mi­co: fabri­car una cri­sis que ‘reque­ri­ría’ como ‘solu­ción’ la inter­fe­ren­cia uni­la­te­ral y abu­si­va de los paí­ses occidentales.

Estos son los prin­ci­pios que, lamen­ta­ble­men­te, con­fi­gu­ran la línea edi­to­rial de DW con­tra la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, y así lo reve­lan publi­ca­cio­nes recien­tes en su sitio web.

Con­cre­ta­men­te, su cober­tu­ra de los acon­te­ci­mien­tos en Vene­zue­la mez­cla la des­in­for­ma­ción con el apa­lan­ca­mien­to de voce­rías cla­ra­men­te ali­nea­das con la pro­mo­ción de un cam­bio de régi­men. Es tam­bién un patrón en su tra­ta­mien­to infor­ma­ti­vo el uso de la gene­ra­li­za­ción de hechos par­cia­les, el pro­se­li­tis­mo ideo­ló­gi­co dis­fra­za­do de aná­li­sis perio­dís­ti­co, jun­to a la demo­ni­za­ción del Gobierno Boli­va­riano y el uso de infor­ma­ción incom­ple­ta o ses­ga­da para dis­tor­sio­nar la realidad.

Un ejem­plo de este tipo de abor­da­je, total­men­te escin­di­do de lo que se ense­ña en las aca­de­mias de perio­dis­mo, es un artícu­lo publi­ca­do el 14 de enero del pre­sen­te año sobre una supues­ta ‘escue­la de ope­ra­cio­nes espe­cia­les’ don­de agen­tes cuba­nos e ira­níes ‘entre­nan’ a mili­ta­res vene­zo­la­nos en diver­sas ‘tác­ti­cas de tor­tu­ra’ para ser emplea­das con­tra la pobla­ción civil. Para la rea­li­za­ción de esta pie­za, la cade­na tomó como eje un infor­me publi­ca­do por el Ins­ti­tu­to Cas­la, diri­gi­do por la vene­zo­la­na Tama­ra Suju. DW le otor­gó cre­di­bi­li­dad al infor­me, citó sus afir­ma­cio­nes y, sin con­tras­tar la vero­si­mi­li­tud de las ‘fuen­tes’, pre­sen­tó al públi­co el pro­duc­to con un títu­lo afir­ma­ti­vo: ‘Ofi­cia­les ira­níes y cuba­nos entre­nan a mili­ta­res en Vene­zue­la para ‘mani­pu­lar’ a la sociedad’.

DW no solo dio como ver­da­de­ra la far­sa de Suju, sino que tam­bién omi­tió datos que ponen en duda la cre­di­bi­li­dad de la direc­to­ra del Ins­ti­tu­to Cas­la como una voce­ra inde­pen­dien­te preo­cu­pa­da por la situa­ción de dere­chos huma­nos en Vene­zue­la. Por ejem­plo, se omi­tió que Suju fue nom­bra­da ile­gal­men­te por el exdipu­tado Juan Guai­dó como ‘emba­ja­do­ra’ ante Repú­bli­ca Che­ca, car­go al que ‘renun­ció’ en agos­to de 2019; tam­po­co men­cio­nó que, en agos­to de 2018, Suju expre­só a tra­vés de su cuen­ta Twit­ter que exi­gía la ‘inje­ren­cia huma­ni­ta­ria’, ‘más san­cio­nes, más aco­rra­la­mien­to’ con­tra Venezuela.

Otro ejem­plo que ilus­tra este patrón de des­in­for­ma­ción es una pie­za publi­ca­da el 12 de enero del pre­sen­te año. Allí DW acu­sa al Gobierno Boli­va­riano de ata­car a los ‘medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos’, uni­fi­can­do hechos dis­per­sos para simu­lar una espe­cie de ata­que sis­te­má­ti­co con­tra la pren­sa y recu­brir de sen­ti­do dicha premisa.

Toma­ron decla­ra­cio­nes del mag­na­te hon­du­re­ño Jor­ge Canahua­ti, pre­si­den­te de la Socie­dad Inter­ame­ri­ca­na de Pren­sa (SIP), de quien tam­bién omi­ten su con­tri­bu­ción al gol­pe de Esta­do con­tra el pre­si­den­te de Hon­du­ras Manuel Zela­ya, en 2009, un ante­ce­den­te anti­de­mo­crá­ti­co que lo des­au­to­ri­za para dic­tar cual­quier jui­cio con­tra Venezuela.

Ade­más de rea­li­zar gene­ra­li­za­cio­nes sobre la base de hechos ais­la­dos y de dis­tin­to ori­gen, natu­ra­le­za e inten­si­dad (como las inves­ti­ga­cio­nes a VPI o la vigen­cia de la Ley con­tra el Odio, etc.), DW cae en una fal­si­fi­ca­ción evi­den­te, afir­man­do que ‘una char­la sobre perio­dis­mo del Sin­di­ca­to Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Pren­sa, en la emba­ja­da de Gran Bre­ta­ña en Vene­zue­la, le bas­tó al régi­men para pro­tes­tar con­tra el Gobierno de Boris John­son por supues­ta’ finan­cia­ción ilegal.

DW tuer­ce la reali­dad y evi­ta comen­tar qua estas acu­sa­cio­nes de finan­cia­ción ile­gal tie­nen bases reales, no por el even­to del gre­mio que citan sino por docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos que mues­tran per docur­ne­ra dee­dest­wa­doe que darrue­ra­ban que tan­to el Gobierno del Rei­no Uni­do como la Fun­da­ción West­mins­ter Foun­da­tion for Demo­cracy (WFD) han finan­ciaod a medios pri­va­dos vene­zo­la­nos para con­tri­buir a un cli­ma de opi­nión adver­so a Gobierno Boli­va­riano des­de el año 2016 con apor­te de más de un millón de dóla­res. Con esta omi­sión deli­be­ra­da, DW ha intent­do soca­var la cre­di­bi­li­dad de las denun­cias de Vene­zue­lam toda vez que encu­bre la actua­ción ile­gal del Gobierno del Rei­no Unido”.

fuen­te: Radio Mundial

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *