Perú. Vacu­na­ción nacio­nal con­tra el COVID, una ver­da­de­ra odisea

Víc­tor Zamo­ra, Ex minis­tro de salud. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de febre­ro de 2021.

La Odi­sea narra el lar­go via­je que hace Uli­ses de retorno a la Isla de Íta­ca, su hogar, lue­go de la fina­li­za­da la gue­rra de Tro­ya; un retorno que toma años y que está pla­ga­do de aventuras. 

En el camino, Uli­ses enfren­ta las iras de Zeus y Posei­dón, los dio­ses más pode­ro­sos, y vive varias aven­tu­ras en que pier­de a miem­bros de su tri­pu­la­ción, algu­nos por­que olvi­dan el sen­ti­do del via­je, otros que sucum­ben a can­tos de sire­nas. Él mis­mo se ve ten­ta­do a aban­do­nar su cometido. 

No fal­tan los que des­obe­de­cen las órde­nes y como pro­duc­to de estas, pier­de alia­dos o gana nue­vos enemi­gos. En su camino, enfren­ta mons­truos por­ten­to­sos, pero tam­bién reci­be buen con­se­jo y apo­yo que le per­mi­ten lle­gar, final­men­te, a su destino. 

Y ese es nues­tro via­je a la “nue­va nor­ma­li­dad”, un camino len­to por tra­mos y pla­ga­do de incer­ti­dum­bre y dudas, por un lado; así como, sire­nas y enor­mes opo­si­to­res, por el otro; perio­do en que segui­re­mos man­te­nien­do el dis­tan­cia­mien­to social, usan­do mas­ca­ri­llas y laván­do­nos las manos. 

Es para ayu­dar­nos en este via­je que con­ta­mos con una nue­va herra­mien­ta, las vacu­nas. Pero estas, tam­bién han teni­do y con­ti­nua­rán tenien­do su pro­pia ruta no exen­ta de obs­tácu­los. Su via­je para lle­gar a cada uno de los bra­zos de nues­tros com­pa­trio­tas tam­bién será una odisea. 

300,000 dosis de la vacu­na Sinopharm han arri­ba­do el domin­go 7 a las 8 de la noche. No solo por­tan la pro­tec­ción bio­ló­gi­ca. Este pri­mer lote ya cum­ple su pri­mer obje­ti­vo, inyec­tar­le espe­ran­za a un pue­blo gol­pea­do dura­men­te por el emba­te de la segun­da ola de la pan­de­mia. A este pri­mer lote se le suma­rán otras 700,000 para com­ple­tar el pri­mer millón del pri­mer lote con­tra­ta­do a la empre­sa china. 

El pri­mer obs­tácu­lo es la incer­ti­dum­bre y lo bru­mo­so del camino que tene­mos hacia ade­lan­te, el dis­cur­so ofi­cial sobre los con­tra­tos futu­ros, mon­tos y fechas de arri­bo están pla­ga­dos de impre­ci­sio­nes, lo que, a su vez, gene­ra des­con­fian­za y mina el lide­raz­go pre­si­den­cial… algo que es de vital impor­tan­cia en este momen­to. Los millo­nes de vacu­nas de las que se habla están pre­ce­di­dos de un inva­ria­ble “esta­mos negociando”. 

Otro obs­tácu­lo es la vola­ti­li­dad del mer­ca­do mun­dial. Sobre­pa­sa­dos por la deman­da, las com­pa­ñías enfren­tan pro­ble­mas para cum­plir sus obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les. Norue­ga fue uno de los pri­me­ros paí­ses en repro­gra­mar su cam­pa­ña con la vacu­na Pfi­zer, lue­go que la Unión Euro­pea anun­cia­ra que com­pra­ría 300 millo­nes de dosis adi­cio­na­les a los 300 millo­nes ini­cia­les ya pac­ta­das con la mis­ma empresa. 

Esta vola­ti­li­dad y fal­ta de pre­dic­ti­bi­li­dad se man­ten­drán mien­tras exis­ta está mar­ca­da asi­me­tría en el mer­ca­do glo­bal de vacu­nas con­tra la COVID19, la cual está deter­mi­na­da por con­tra­tos opa­cos, con cláu­su­las que, tal y como lo seña­la el New York Times, otor­gan a las empre­sas amplios már­ge­nes de manio­bra en rela­ción con “fechas de entre­ga y pre­cios”, entre otras pre­rro­ga­ti­vas. Nada impi­de que las empre­sas ofer­tan­tes con posi­ción de domi­nio en este mer­ca­do cam­bien los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de los acuer­dos ya fir­ma­dos con los gobier­nos sin que eso sig­ni­fi­que pena­li­dad algu­na. En estas con­di­cio­nes, el Perú, cuya posi­ción en el mer­ca­do es mar­gi­nal, corre ries­gos inmi­nen­tes. Solo la alian­za con otros pue­de ayu­dar­nos a sor­tear este peligro. 

En estas tur­bu­len­tas aguas, domi­na­das, por el momen­to, por empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas o euro­peas, se mue­ven otros mons­truos: Chi­na, con sus dos pro­duc­tos estre­lla: Sino­vac y Sinopharm y Rusia con su Sput­nik V. Ambos paí­ses tra­ta­ran de cubrir con su enor­me capa­ci­dad de pro­duc­ción las nece­si­da­des de todos los paí­ses que se están que­dan­do atrás. Y este gru­po no es pequeño. 

Según The Eco­no­mist, los paí­ses más ricos habrán vacu­na­do a casi 100% de su pobla­ción vul­ne­ra­ble entre mar­zo y junio, mien­tras que el res­to de los paí­ses de ingre­sos medios y bajos lo harán el pró­xi­mo año, esto ha sido deno­mi­na­do por el direc­tor de la OMS como un “fra­ca­so moral catas­tró­fi­co”. Médi­cos Sin Fron­te­ras cal­cu­la que el 97.3% de las vacu­nas pro­du­ci­das has­ta aho­ra han sido entre­ga­das a los paí­ses más ricos. Sin embar­go, los tér­mi­nos y con­di­cio­nes de los con­tra­tos con las empre­sas chi­nas y rusa tam­po­co se carac­te­ri­zan por su transparencia. 

La des­in­for­ma­ción y la men­ti­ra es otro obs­tácu­lo no menor. En este cam­po, el gobierno peruano vie­ne per­dien­do la bata­lla. En los últi­mos son­deos la pobla­ción perua­na se mues­tra cau­te­lo­sa, inclu­so recha­za, la posi­bi­li­dad de vacu­nar­se. Lo peor es que este recha­zo va en aumen­to. Hoy, según las encues­tas un 48% de perua­nos no se vacunaría. 

Este es el resul­ta­do de tres pro­ce­sos con­ver­gen­tes. El pri­me­ro, la acción de gru­pos ultra­con­ser­va­do­res que no dudan en usar argu­men­tos fal­sos y men­ti­ras para opo­ner­se a la vacu­na­ción (a cual­quier vacu­na­ción); el segun­do, está en rela­ción con el ori­gen de la vacu­na a ser usa­da en el Perú. “Es un pro­duc­to chino” dicen los entre­vis­ta­dos en for­ma des­pec­ti­va, y para nadie es un secre­to que en nues­tra cul­tu­ra se aso­cia la mala cali­dad a los pro­duc­tos de ori­gen chino; la ter­ce­ra, y más preo­cu­pan­te, es la inac­ción guber­na­men­tal. Una cam­pa­ña que edu­que, per­sua­da, orien­te y movi­li­ce ha sido uno de los talo­nes de Aqui­les de la estra­te­gia con­tra el COVID y para que esta vacu­na­ción sea exi­to­sa… es imprescindible. 

Una hie­dra que encon­tra­re­mos per­ma­nen­te­men­te es el de la corrup­ción. No fal­ta­rán los robos, la sus­ti­tu­ción de iden­ti­da­des, el “tar­je­ta­so”, el famo­so “no sabes con quién te metes” y, por supues­to, la fal­si­fi­ca­ción y la esta­fa; para no hablar, del uso de la vacu­na para gene­rar (o pagar) favo­res a siem­pre pre­sen­tes “her­ma­ni­tos” o a argo­llas simi­la­res al “club de la cons­truc­ción”. Con un sec­tor salud frag­men­ta­do como el nues­tro, don­de coexis­ten 5 orga­nis­mos nacio­na­les (MINSA, EsSA­LUD, Sani­da­des poli­cial, mili­tar, naval y aérea) y 26 gobier­nos regio­na­les, con sus res­pec­ti­vos “minis­te­rios” regio­na­les de salud, la tarea de con­trol y vigi­lan­cia del uso de la vacu­na se con­vier­te en titá­ni­ca. El lide­raz­go, la coor­di­na­ción, la fis­ca­li­za­ción y la vigi­lan­cia ciu­da­da­na jue­gan un rol pri­mor­dial en garan­ti­zar que la vacu­na lle­gue a quien más lo nece­si­ta… ¡pri­me­ro! 

Final­men­te, deci­dir quién va pri­me­ro y a quién le toca qué. Esto que no debie­ra ser difí­cil y que ya lo debié­ra­mos tener todos cla­ro a estas altu­ras del par­ti­do, se con­ver­ti­rá en un pro­lon­ga­do deba­te, para el cual no hay res­pues­ta correc­ta. El gobierno ha anun­cia­do que los pri­me­ros en ser vacu­na­dos serán los tra­ba­ja­do­res de “pri­me­ra línea” del sec­tor salud. Aun­que con pro­ble­mas para defi­nir exac­ta­men­te quie­nes com­po­nen este gru­po, hay acuer­do gene­ral que este gru­po va pri­me­ro. Pero vie­nen los gru­pos siguientes. 

Ya el gobierno había anun­cia­do que serán las ins­ti­tu­cio­nes encar­ga­das de la segu­ri­dad, a este gru­po se suma­rían los miem­bros de mesa, de acuer­do con las decla­ra­cio­nes de la minis­tra Maz­zet­ti. Hay voces que inclu­yen a los pro­fe­so­res entre los pri­me­ros. Nos olvi­da­mos de que la vacu­na está des­ti­na­da fun­da­men­tal­men­te para pro­te­ger a los gru­pos más vul­ne­ra­bles y estos son los adul­tos mayo­res y las per­so­nas con comor­bi­li­da­des. En ese orden. Son las per­so­nas que, de lejos, son las que mayor mor­ta­li­dad tie­nen. De hecho, esa es la reco­men­da­ción de la OMS y así lo están hacien­do los paí­ses que ya empe­za­ron a vacu­nar. ¿Por qué hacer­lo dis­tin­to en el Perú? Si el obje­ti­vo es sani­ta­rio, la res­pues­ta es clara… 

Otro ángu­lo del mis­mo pro­ble­ma, pero no por eso menos con­tro­ver­sial, será expli­car por qué a este gru­po le toca el pro­duc­to “A” y por qué a este gru­po el pro­duc­to “B”, sien­do que A es más efec­ti­vo o B es más segu­ro… para no hablar del país de ori­gen. Dado que, como en casi todos los paí­ses, la gama de pro­duc­tos es varia­da, el esfuer­zo edu­ca­ti­vo y orien­ta­dor del gobierno es clave. 

Como se pue­de ver, aun­que nues­tro Íta­ca pare­ce cada vez más cer­ca, tene­mos aún muchos retos que enfren­tar. Espe­re­mos que el gobierno actúe como Uli­ses y sepa escu­char el con­se­jo opor­tuno y hacer­se de alia­dos que nos per­mi­tan, efec­ti­va­men­te, lle­gar a nues­tro destino. 

FUENTE: Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *