Gua­te­ma­la. Alta Vera­paz: empre­sa petro­le­ra inten­ta cen­su­rar el tra­ba­jo perio­dís­ti­co de Rolan­da García

Por Fran­cis­co Simón Fran­cis­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 9 de febre­ro de 2021.

“Al reci­bir lla­ma­das ame­na­zan­tes de per­so­nas que bus­can la cen­su­ra de infor­ma­ción, una se sien­te inti­mi­da­da y con temor. Ese temor cre­ce aún más cuan­do estoy cer­ca de las per­so­nas que me ame­na­za. Lo que que­re­mos es que la gen­te entien­da que esta­mos hacien­do nues­tro tra­ba­jo y no esta­mos inven­tan­do hechos, no sali­mos hablan­do men­ti­ras sino pone­mos los tes­ti­mo­nios de las per­so­nas que se ven afec­ta­dos por una situa­ción y que quie­ren denun­ciar. Tam­po­co agre­ga­mos más de lo que se cuen­ta”. Rolan­da Gar­cía, corres­pon­sal de TeleSUR

Las agre­sio­nes con­tra perio­dis­tas en Gua­te­ma­la son cons­tan­tes y coti­dia­nas. En su mayo­ría han sido come­ti­das por agen­tes de la Poli­cía Nacio­nal Civil (PNC) y Poli­cías Muni­ci­pa­les, auto­ri­da­des muni­ci­pa­les y depar­ta­men­ta­les. A esto se suman los actos arbi­tra­rios de ope­ra­do­res de empre­sas mine­ras y petro­le­ras, mono­cul­ti­vos e hidro­eléc­tri­cas. Las agre­sio­nes se han regis­tra­do en los depar­ta­men­tos de Gua­te­ma­la, Quetzal­te­nan­go, Escuintla, Toto­ni­ca­pán, Iza­bal, Jutia­pa, Huehue­te­nan­go, Alta Vera­paz y Chimaltenango.

El caso más recien­te le ocu­rrió a la perio­dis­ta Rolan­da Gar­cía, corres­pon­sal de la cade­na de noti­cias Tele­Sur. El jue­ves 4 y sába­do 6 de febre­ro reci­bió una serie de ame­na­zas de par­te de inte­gran­tes del Con­se­jo Comu­ni­ta­rio de Desa­rro­llo (COCODE) mien­tras ella docu­men­ta­ba la con­ta­mi­na­ción del rio Ixco­lay y dos ria­chue­los en la comu­ni­dad de San Beni­to I, una pobla­ción maya q´eqchi, del muni­ci­pio de Cobán, Alta Verapaz.

Según rela­tó Rolan­da, las auto­ri­da­des comu­ni­ta­rias y la pobla­ción de esa comu­ni­dad la invi­ta­ron a rea­li­zar un tra­ba­jo de inves­ti­ga­ción perio­dís­ti­ca sobre la pre­sun­ta con­ta­mi­na­ción que ha pro­vo­ca­do la petro­le­ra “Latin Ame­ri­can Resour­ces” (LAR) sobre el río que está cer­cano a la comu­ni­dad. Que ade­más, gene­ra­do preo­cu­pa­ción las per­so­nas del lugar, quie­nes en su mayo­ría depen­den del agua dul­ce que les pro­vee estos ríos para el con­su­mo dia­rio, “yo acu­dí al lla­ma­do, por­que les urgía docu­men­tar la con­ta­mi­na­ción sobre el río Ixco­lay y dos ria­chue­los, por­que en esa área ha esta­do llo­vien­do y el temor que tenía la comu­ni­dad era que si no se docu­men­ta­ba de mane­ra inme­dia­ta, el cau­dal del río o la llu­via se lle­ve la con­ta­mi­na­ción de la empre­sa petro­le­ra que está ope­ran­do en esa comu­ni­dad”, agregó.

Ante la preo­cu­pa­ción de la comu­ni­dad, la perio­dis­ta asu­mió el com­pro­mi­so de docu­men­tar el hecho des­de el día miér­co­les y fina­li­za­ría el día lunes 8 de febre­ro. Duran­te la cober­tu­ra fue acom­pa­ña­da por varias per­so­nas, entre los que se encon­tra­ban un gru­po de muje­res que brin­da­ron sus tes­ti­mo­nios. Tam­bién narra­ron su expe­rien­cia comu­ni­ta­rios y algu­nos inte­gran­tes del COCODE.

Rolan­da pudo docu­men­tar los luga­res que le fue­ron expues­tos, “la inten­ción era seguir docu­men­tan­do en horas de la tar­de de ese mis­mo día, me pidie­ron que reca­ba­ra más infor­ma­ción de otros tes­ti­mo­nios sobre otro río que se ubi­ca­ba deba­jo de la comu­ni­dad, por­que allá esta­ban murien­do muchos peces”, comentó.

El tra­ba­jo de la perio­dis­ta Rolan­da Gar­cía en la comu­ni­dad de San Beni­to I, se vio afec­ta­do cuan­do reci­bió lla­ma­das tele­fó­ni­cas y men­sa­jes de tex­to exi­gién­do­le que se abs­tu­vie­ra de hacer cual­quier publi­ca­ción sobre lo que había docu­men­ta­do y sobre la pro­ble­má­ti­ca que la pobla­ción tie­ne con la empre­sa petro­le­ra. La perio­dis­ta Gar­cía atri­bu­ye pre­sun­ta­men­te que quie­nes la ame­na­za­ron fue­ron algu­nos de los inte­gran­tes del COCODE. 

“Al día siguien­te (jue­ves, 0302) fue cuan­do reci­bí varias lla­ma­das tele­fó­ni­cas, en don­de algu­nas per­so­nas que no se iden­ti­fi­ca­ron, me exi­gían a que no se haga la publi­ca­ción sobre la con­ta­mi­na­ción. Y ayer (sába­do, 0602), a las once de la noche reci­bí otras lla­ma­das y de otro habi­tan­te que me escri­bió en un men­sa­je de tex­to, exi­gién­do­me que me abs­tu­vie­ra de no hacer la publi­ca­ción”, rela­tó García.

Un deta­lle que la perio­dis­ta notó en la comu­ni­dad fue “la fuer­te divi­sión exis­ten­te entre los que for­man par­te del COCODE”.

Entre ellos, algu­nos son alia­dos de la empre­sa, pre­ten­den cen­su­rar el tra­ba­jo perio­dís­ti­co de Rolan­da y de acuer­do a los comu­ni­ta­rios que han denun­cia­do la con­ta­mi­na­ción, “estos han sido paga­dos por la empre­sa, quie­nes fue­ron sobor­na­dos tie­nen una rela­ción con la mis­ma, es decir man­tie­nen comu­ni­ca­ción cons­tan­te con la empre­sa y se auto­nom­bran como auto­ri­da­des y repre­sen­tan­tes de la comu­ni­dad para el bene­fi­cio propio”.

Como ocu­rre en Huehue­te­nan­go y en otros terri­to­rios del país, las comu­ni­da­des han per­di­do la con­fian­za en sus auto­ri­da­des loca­les por­que estas se cons­ti­tu­yen en moto­res de comu­ni­ca­ción y de repre­sen­ta­ción de las empre­sas de mine­ría e hidro­eléc­tri­cas y aban­do­nan sus fun­cio­nes con la pobla­ción, que les exi­gen la aten­ción a los con­flic­tos o pro­ble­mas que enfren­tan con las empre­sas extractivas.

El caso de la comu­ni­dad en la que repor­teo Rolan­da Gar­cía es ilus­tra­ti­vo. Tie­nen que lidiar con sus pro­pios medios los pro­ble­mas de des­vió y la con­ta­mi­na­ción de sus ríos. Y según lo narra­do en una entre­vis­ta con Rolan­da Gar­cía, “las auto­ri­dad del COCODE no quie­ren diri­gir las deman­das de la pobla­ción y evi­tan tomar accio­nes sobre la contaminación”.

Fren­te a esta situa­ción, la comu­ni­dad recu­rrió a la figu­ra de una perio­dis­ta como Rolan­da Gar­cía a quien le soli­ci­ta­ron la publi­ca­ción del repor­ta­je perio­dís­ti­co. Rolan­da con­fir­mó a Pren­sa Comu­ni­ta­ria que pron­to publi­ca­rá su tra­ba­jo a pesar de las fuer­tes ame­na­zas a las que se enfrentan.

Agen­tes de sec­to­res públi­cos y pri­va­dos en Gua­te­ma­la han natu­ra­li­za­do las agre­sio­nes con­tra perio­dis­tas y el volu­men se incre­men­ta cuan­do se tra­ta muje­res o muje­res mayas perio­dis­tas o perio­dis­tas comu­ni­ta­rios que tra­ba­jan en medios alter­na­ti­vos e inde­pen­dien­tes. Son suje­tos sub­es­ti­ma­dos a quie­nes algu­nos sec­to­res les cues­tio­nan la cre­di­bi­li­dad y la acre­di­ta­ción de su tra­ba­jo. En lo que va del año, la Aso­cia­ción de Perio­dis­tas de Gua­te­ma­la (APG) ha regis­tra­do 12 casos de agre­sio­nes con­tra per­so­nas que ejer­cen el perio­dis­mo; y las auto­ri­da­des loca­les y nacio­na­les han vio­la­do el dere­cho a liber­tad de expre­sión y de pren­sa, libre acce­so a las fuen­tes y a la infor­ma­ción públi­ca y ame­na­za­do la segu­ri­dad e inte­gri­dad física.

Fuen­te: Pren­sa Comunitaria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *