Gra­na­da: Inter­po­nen recur­so de ampa­ro ante el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal por el archi­vo de la denun­cia de tor­tu­ras duran­te la pri­me­ra ola

Esta maña­na las orga­ni­za­cio­nes Stop Repre­sión y la Dele­ga­ción en Gra­na­da de la Aso­cia­ción Pro Dere­chos Huma­nos de Anda­lu­cía (APDHA) han anun­cia­do «la inter­po­si­ción de un recur­so de ampa­ro con­tra el archi­vo en el caso de deten­ción ile­gal y tor­tu­ra» por par­te de la poli­cía duran­te la cele­bra­ción de la mani­fes­ta­ción alen­ta­da por el par­ti­do de extre­ma dere­cha Vox el pasa­do 23 de mayo.

Las orga­ni­za­cio­nes seña­lan que «la ins­truc­ción ha sido insu­fi­cien­te, decre­tan­do el sobre­sei­mien­to y archi­vo de la mis­ma de for­ma com­ple­ta­men­te arbi­tra­ria y sin haber ago­ta­do todos los medios de prue­ba posi­bles». En su opi­nión, «supo­ne la vul­ne­ra­ción la juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal que man­tie­ne que, en supues­tos en los que se denun­cian tor­tu­ras y malos tra­tos sufri­dos bajo cus­to­dia poli­cial, la actua­ción judi­cial debe de ser espe­cial­men­te inten­sa y per­se­ve­ran­te, debien­do ago­tar todas las posi­bi­li­da­des de inves­ti­ga­ción».

En su recur­so sos­tie­nen que se han vul­ne­ra­do los dere­chos fun­da­men­ta­les «a la inte­gri­dad físi­ca y moral en rela­ción con la tute­la judi­cial efec­ti­va y a un pro­ce­so con todas la garan­tías y uso de los medios per­ti­nen­tes de prue­ba». Apun­tan que «el caso revis­te una espe­cial tras­cen­den­cia cons­ti­tu­cio­nal». Por un lado, fuen­tes de las orga­ni­za­cio­nes argu­men­tan que el recur­so plan­tea una dimen­sión de un dere­cho fun­da­men­tal sus­cep­ti­ble de ampa­ro sobre el que no hay juris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal como es «la cues­tión de la apli­ca­ción de las exi­gen­cias de moti­va­ción refor­za­da a las reso­lu­cio­nes judi­cia­les que cali­fi­can unos daños sufri­dos duran­te la deten­ción a manos de la poli­cía como meras “lesio­nes leves” que no afec­ta­rían a la inte­gri­dad moral».

Por otro lado, el recur­so tam­bién pone de mani­fies­to que «la doc­tri­na del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sobre la inves­ti­ga­ción de malos tra­tos prohi­bi­dos por el artícu­lo 15 de la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la está sien­do incum­pli­da de modo gene­ral y reite­ra­do por la juris­dic­ción ordi­na­ria». A este res­pec­to, las orga­ni­za­cio­nes recuer­dan que «exis­te una juris­pru­den­cia cons­ti­tu­cio­nal cons­tan­te y sos­te­ni­da des­de 2007 que impo­ne un espe­cial man­da­to de desa­rro­llar una exhaus­ti­va inves­ti­ga­ción ago­tan­do cuan­tas posi­bi­li­da­des de inda­ga­ción resul­ten úti­les para acla­rar los hechos denun­cia­dos». Tal y como seña­lan en la nota de pren­sa, «has­ta aho­ra en nin­gu­na de las reso­lu­cio­nes impug­na­das se ha obte­ni­do una res­pues­ta espe­cí­fi­ca sobre la ade­cua­ción de las dili­gen­cias efec­tua­das a la doc­tri­na constitucional».

Por todo ello, soli­ci­tan al Alto Tri­bu­nal que «reco­noz­ca el dere­cho a la tute­la judi­cial efec­ti­va y decla­re que se han vio­la­do los dere­chos fun­da­men­ta­les de los 15 y 24 de la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la» y que, por tan­to, «se revo­quen todas y cada una de las reso­lu­cio­nes judi­cia­les impug­na­das».

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *