Femi­nis­mos. Muje­res y La Sex­ta: Somos ríos que fluyen

Por Ana Clau­dia Moli­na­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de febre­ro de 2021.

Somos ríos que flu­yen. Notas del foro vir­tual
con­vo­ca­do por Muje­res y La Sexta

Las muje­res no solo lucha­mos con­tra la muer­te, lucha­mos con­tra los vida­te­nien­tes. Agen­tes patriar­ca­les que creen tener el dere­cho a usar nues­tras vidas para su bene­fi­cio y explo­ta­ción. Nues­tras vidas, un recur­so dese­cha­ble más, una mer­can­cía del capi­ta­lis­mo. La per­ver­sa aso­cia­ción de agua con dine­ro es lo que ha roto los ciclos natu­ra­les en los eco­sis­te­mas; y lue­go, cuan­do el des­po­jo está más empo­de­ra­do que nun­ca y la Tie­rra tan des­equi­li­bra­da, el mer­ca­do nos ven­de un paraí­so fal­so de chi­chis de sili­cón. Esta­mos en la bús­que­da de otras mane­ras de habi­tar este pla­ne­ta y ser entre noso­tres. Impor­tan­te resal­tar el papel de faro del movi­mien­to zapa­tis­ta; auto­no­mía que des­de la anti­gua Meso­amé­ri­ca, ilu­mi­na un camino posi­ble hacia lo pos­pa­triar­cal. Tam­bién el movi­mien­to indí­ge­na en Boli­via que ha gene­ra­do su pro­pia teo­ría crí­ti­ca y nos da luz sobre la nece­si­dad de auto­go­bier­nos comu­ni­ta­rios y para esta­ta­les. Y la her­man­dad del pro­yec­to indí­ge­na ame­ri­cano con la lucha de la revo­lu­ción de las muje­res kur­das, en la anti­gua Mesopotamia. 

Publi­ca­mos aquí un tex­to hecho con reta­zos de dis­cur­sos y refle­xio­nes. Pala­bra polí­ti­ca de las muje­res que par­ti­ci­pa­ron en el foro vir­tual orga­ni­za­do por Muje­res y La Sex­ta, titu­la­do «Somos ríos que flu­yen», que tuvo lugar en el ciber­es­pa­cio, el sába­do 2 de enero de 2021. Escu­ché con aten­ción a cada una de las par­ti­ci­pan­tes y comen­ta­ris­tas. Tomé las notas que con­si­de­ré más per­ti­nen­tes, aquí están ya edi­ta­dos mis apun­tes. La orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria sigue sien­do nece­sa­ria para sos­te­ner una lucha. Has­ta hoy la meto­do­lo­gía más efi­cien­te, desa­rro­lla­da des­de cen­te­na­res de años atrás, por los pue­blos indí­ge­nas colo­ni­za­dos, para una sobre­vi­ven­cia dig­na y crea­ti­va, es la comu­na­li­dad. Los pue­blos ame­rin­dios y meso­po­tá­mi­cos, son exper­tos en rela­cio­nes de reciprocidad. 

Tejer redes = nues­tra con­tra­es­tra­te­gia  Las luchas frag­men­ta­das son fun­cio­na­les al sis­te­ma. Podría­mos estar “luchan­do” sin cam­biar nada y ni siquie­ra cues­tio­nar­lo. Las luchas indi­vi­dua­les per­si­guen otro fin que no es colec­ti­vo. Ten­ga­mos cla­ri­dad res­pec­to a por qué y con­tra qué esta­mos orga­ni­zán­do­nos y cómo que­re­mos que sea la vida en un esce­na­rio pos­ca­pi­ta­lis­ta. Reque­ri­mos hacer tra­ba­jo en torno a la uni­dad de las luchas (y de las per­so­nas) y eli­mi­nar los ses­gos que sepa­ran e inclu­so con­fron­tan a las dis­tin­tas luchas de los dife­ren­tes pue­blos y gru­pos del mundo. 

¡Ojo! Ano­to a con­ti­nua­ción algu­nos de los pro­ble­mas a pen­sar y poner la aler­ta.  Nues­tra lucha como muje­res no esca­pa a la para­do­ja de la nece­si­dad de la tec­no­lo­gía para comu­ni­car­nos, cre­cer y difun­dir pro­pues­tas, mien­tras que pro­du­cir esta tec­no­lo­gía y uti­li­zar­la impli­ca la explo­ta­ción de los pue­blos, los ríos y las tie­rras. Pro­duc­ción que supo­ne el enri­que­ci­mien­to de algu­nos cuan­tos, que lucran has­ta con el núme­ro de veces que mira­mos nues­tro por­ta­ble. ¿Cómo vamos a lograr supe­rar esta para­do­ja? Tene­mos que comen­zar a pen­sar­lo. Pero aho­ra mis­mo es urgen­te que haga­mos cons­cien­te que esta­mos inmer­sas en un régi­men mun­dial que con­su­me más ener­gía cada día que pasa, para lograr su comunicación. 

El orden pos­co­vid está requi­rien­do ya, de más recur­sos para impo­ner­se y lograr esta­ble­cer su mun­do. Se está pro­du­cien­do más con­ta­mi­na­ción y se hace indis­pen­sa­ble para el sis­te­ma la apro­pia­ción de las aguas; con el fin de cons­truir hidro­eléc­tri­cas y otras for­mas de gene­ra­ción de ener­gía. Y se está con­su­mien­do mucha más elec­tri­ci­dad con la pan­de­mia, dado que las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, con celu­la­res y dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos aumen­tan con el home­work  y la cua­ren­te­na per­ma­nen­te. La comu­ni­ca­ción de hoy está inter­me­dia­da por la tec­no­lo­gía y es de carác­ter remo­to, de no con­tac­to físi­co. Este libri­to mis­mo, que bus­ca ayu­dar a difun­dir las luchas por el agua y por la vida, está de entra­da, mon­ta­do en la logís­ti­ca del pro­duc­to elec­tró­ni­co, cuya exis­ten­cia es posi­ble, gra­cias a la explo­ta­ción de aguas y otros ele­men­tos del medio ambiente. 

Otra para­do­ja, la nece­si­dad de un dere­cho para defen­der­nos del sis­te­ma; sis­te­ma legi­ti­ma­do por el dere­cho. Si bien lo jurí­di­co es un cam­po de bata­lla inelu­di­ble, que ade­más nece­si­ta­mos como ins­tru­men­to de com­ba­te, ten­dría­mos que ima­gi­nar­nos más allá del dere­cho, en la medi­da que éste está al ser­vi­cio del dine­ro. Y pen­sar cómo tras­cen­der­lo, cons­tru­yén­do­nos fue­ra de la men­te patriar­cal. Reque­ri­mos otra crian­za, que no se base en la idea de com­pe­ten­cia y la envi­dia, sino en el res­pe­to amo­ro­so de la indi­vi­dua­li­dad en la estruc­tu­ra de la comu­ni­dad. Con la pan­de­mia se paró la escue­la, pero la gen­te nece­si­ta educación.

Nece­si­ta­mos impul­sar nues­tras escue­li­tas, con peda­go­gías liber­ta­rias. Tam­bién dejar de pin­tar­se el cabe­llo y de arro­jar quí­mi­cos al mar. Noso­tres pode­mos cor­tar la cade­na de lucro. Cami­ne­mos en la direc­ción que nos per­mi­ta evi­tar com­prar y ven­der mer­can­cías y rein­te­gré­mo­nos a un colec­ti­vo, uno que noso­tras inven­te­mos, con nues­tras ami­gas, o veci­nes. Un gru­po de cer­ca­nos cuya pala­bra no cla­si­fi­que, ni uti­li­ce la ganan­cia como obje­ti­vo del encuen­tro. Com­pas que nos ayu­den a evi­tar que el mie­do defi­na nues­tra vida, para curar­nos de la epi­de­mia de fas­cis­ti­tis que azo­ta a la humanidad. 

Por últi­mo, es her­mo­so y ener­ge­ti­zan­te pre­sen­ciar cómo se van tejien­do las luchas de Nues­tra Amé­ri­ca y el Kur­dis­tán. ¡Me encan­ta­ría ser par­te de la pro­cla­ma­ción de un pue­blo planetario! 

¡Gra­cias a todas! 

Tex­to com­ple­to aqui: https://​muje​resy​la​sex​taorg​.com/​2​0​2​1​/​0​2​/​0​7​/​s​o​m​o​s​-​r​i​o​s​-​q​u​e​-​f​l​u​y​en/

Fuen­te: https://​red​la​ti​na​sin​fron​te​ras​.word​press​.com/​2​0​2​1​/​0​1​/​2​4​/​m​u​j​e​r​e​s​-​y​-​l​a​-​s​e​x​t​a​-​s​o​m​o​s​-​r​i​o​s​-​q​u​e​-​f​l​u​y​e​n​-​n​o​t​a​s​-​d​e​l​-​f​o​r​o​-​v​i​r​t​u​al/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *