Esta­dos Uni­dos. La gue­rra racial que muchxs se nie­gan a ver

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de febre­ro de 2021. 

Esta­dos Uni­dos está en gue­rra. Y no es una gue­rra que comen­zó con Donald Trump ni con la toma del Congreso.

Empe­zó con la escla­vi­tud y nun­ca ter­mi­nó. Tomó la for­ma de lin­cha­mien­tos, supre­sión del voto, los ata­ques con perros poli­cia­les de Bull Con­nor en Bir­mingham y la nega­ción de servicios.

Las bata­llas racia­les de hoy las libran legio­nes de per­so­nas blan­cas impul­sa­das por este­reo­ti­pos, men­ti­ras y teo­rías cons­pi­ra­ti­vas en boga no solo entre reclu­sos que habi­tan rin­co­nes ocul­tos de la internet.

Las adop­tan tam­bién per­so­nas como el ase­sino que baleó a nue­ve feli­gre­ses de raza negra en una igle­sia de Caro­li­na del Sur, dicié ndo­le a la poli­cía que los afro­ame­ri­ca­nos se esta­ban apro­pian­do del país y vio­lan­do a muje­res blan­cas. O el indi­vi­duo que mató a tiros a 23 per­so­nas e hirió a otras 23 en una tien­da de Wal­mart en El Paso, Texas. Su obje­ti­vo eran los mexi­ca­nos, según las auto­ri­da­des, por­que creía que esta­ban inva­dien­do el país para votar por los dem cratas.

Gen­te como las tur­bas lle­nas de supre­ma­cis­tas blan­cos que se pre­sen­ta­ron en el Con­gre­so cuan­do Trump y otros insis­tie­ron fal­sa­men­te en que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les habían sido roba­das, espe­cial­men­te en dis­tri­tos don­de habi­tan minorías.

Por mucho tiem­po, según diri­gen­tes defen­so­res de los dere­chos civi­les, his­to­ria­do­res y exper­tos en extre­mis­mo, muchos esta­dou­ni­den­ses y fun­cio­na­rios blan­cos han igno­ra­do el hecho de que hay una gue­rra lan­za­da por blancos.

Las pos­tu­ras racis­tas son pro­mo­vi­das por medios de pren­sa y están repre­sen­ta­das en esta­tuas y sím­bo­los de escla­vis­tas y segre­ga­cio­nis­tas que aún per­du­ran. Ayu­dan a dema­go­gos a ganar elec­cio­nes para car­gos importantes.

¿El resul­ta­do? Una gran can­ti­dad de blan­cos temen que el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, las polí­ti­cas pro­gre­sis­tas y una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va del poder pue­dan aca­bar con ellos, sub­yu­gar­los. Y ese temor, a menu­do explo­ta­do por aque­llos en el poder, ha resul­ta­do una y otra vez la peor ame­na­za a todos los no blan­cos, según defen­so­res de la jus­ti­cia racial.

¿Cómo hace el país para abor­dar el tema de la agre­sión blan­ca des­pués de tan­tas opor­tu­ni­da­des per­di­das? El reve­ren­do William Bar­ber II dijo que, para empe­zar, hay que negar­se a tener deba­tes polí­ti­cos en los que se esgri­men men­ti­ras y argu­men­tos racistas.

«Los daños cola­te­ra­les, cuan­do insis­tes en decir men­ti­ras, en sem­brar vien­tos y en lle­nar de veneno las venas de la gen­te, hacen que el sis­te­ma sea tan tóxi­co que des­ata vio­len­cia», mani­fes­tó Barber.

His­tó­ri­ca­men­te, la supre­ma­cía blan­ca va de la mano con el temor al poder polí­ti­co de los afro­ame­ri­ca­nos. Des­pués de la gue­rra civil (1861÷65), en la que exes­cla­vos logra­ron el dere­cho a votar y a desem­pe­ñar car­gos públi­cos, la res­pues­ta blan­ca fue­ron las leyes segre­ga­cio­nis­tas de Jim Crow, la supre­sión del voto y la opre­sión a tra­vés de la policía.

Los dis­tur­bios del 6 de enero se pro­du­je­ron el mis­mo día en que en Geor­gia se decla­ra­ron los ven­ce­do­res de dos vota­cio­nes para el Sena­do, gana­das por los demó­cra­tas Raphael War­nock y Jon Ossoff, los pri­me­ros afro­ame­ri­cano y judío del sur en lle­gar a la cáma­ra alta. Y a pocos días de la asun­ción de Joe Biden y de la vice­pre­si­den­ta Kama­la Harris, la pri­me­ra mujer con lina­je afri­cano y asiá­ti­co en ocu­par ese cargo.

Es de notar que los ocu­pan­tes del Con­gre­so lle­va­ban al menos una ban­de­ra de la Con­fe­de­ra­ción, el ban­do per­de­dor de la gue­rra civil, par­ti­da­rio de la esclavitud.

Para muchos en la tur­ba blan­ca que tomó el Capi­to­lio, las mino­rías alcan­za­ron una influen­cia polí­ti­ca incon­ce­bi­ble en las últi­mas elecciones.

«Este tipo de vio­len­cia colec­ti­va, en reac­ción a la unión de negros, more­nos y blan­cos que votan a favor de pro­pues­tas pro­gre­sis­tas, siem­pre ha sido la res­pues­ta», dijo Barber.

Oren Segal, vice­pre­si­den­te del Cen­tro sobre Extre­mis­mos de la Liga Anti­di­fa­ma­ción, dijo que hay que dejar de usar el tér­mino » gue­rra cul­tu­ral» para alu­dir a una vio­len­cia que cau­sa muertes.

«Bas­ta con que veas los cadá­ve­res y a los ase­si­nos para dar­te cuen­ta de que la ame­na­za de vio­len­cia de supre­ma­cis­tas blan­cos nacio­na­les está entre noso­tros des­de hace tiem­po», opi­nó Segal.

Según la Liga Anti­di­fa­ma­ción, apro­xi­ma­da­men­te el 74% de los extre­mis­tas que come­tie­ron homi­ci­dios en Esta­dos Uni­dos entre el 2010 y el 2019 fue­ron extre­mis­tas de dere­cha, la mayo­ría de ellos supre­ma­cis­tas blancos.

Chris­tian Pic­cio­li­ni, exex­tre­mis­ta de ultra­de­re­cha que fun­dó la agru­pa­ción Free Radi­cals Pro­ject para tra­tar de mode­rar esos sec­to­res, dijo que es fácil cul­par a otros e igno­rar a los par­ti­da­rios de los movi­mien­tos de extre­ma dere­cha y otros gru­pos que des­ti­lan odio. Ha sido par­te de una nega­ti­va colec­ti­va de los blan­cos, aje­nos al mun­do real y a las ame­na­zas de violencia.

«Tene­mos que enten­der que, si que­re­mos evi­tar estas cosas en el futu­ro, hay que exa­mi­nar nues­tra his­to­ria. Son 400 años de lo que lo que des­cri­bi­ría como los baches de la nación», expre­só Pic­cio­li­ni, quien el año pasa­do publi­có el libro «Brea­king Hate ó , denun­cian­do el extremismo.

Mal­colm Graham, exse­na­dor esta­tal de Caro­li­na del Nor­te, está con­ven­ci­do de que la muer­te de su her­ma­na mayor Cynthia Graham-Hurd fue con­se­cuen­cia de que no se hizo nada por con­te­ner el supre­ma­cis­mo blan­co. La her­ma­na fue una de nue­ve per­so­nas ase­si­na­das por Dylann Roof en el 2015, duran­te una sesión de estu­dios de la Biblia en la Igle­sia Epis­co­pal Meto­dis­ta Afri­ca­na Madre EMa­nuel en Charleston.

Esa matan­za pudo ser «un momen­to de cam­bio», opi­nó Graham.

Pero se lo dejó pasar por­que las auto­ri­da­des y la pren­sa die­ron dema­sia­da impor­tan­cia al hecho de que las fami­lias de las víc­ti­mas per­do­na­ron el ase­sino, en lugar de inves­ti­gar su trans­for­ma­ción en extre­mis­ta, agre­gó Graham.

En su pre­sen­ta­ción final en el jui­cio de Roof, el fis­cal dijo que el joven de 22 años era un reco­no­ci­do supre­ma­cis­ta blan­co que que­rí a des­atar una gue­rra racial.

Sus accio­nes lo úni­co que hicie­ron fue gene­rar un deba­te en torno a la ico­no­gra­fía supre­ma­cis­ta, inclui­da la ban­de­ra de gue­rra de la Con­fe­de­ra­ción, monu­men­tos y esta­tuas que apa­re­cían en fotos y dibu­jos que los inves­ti­ga­do­res encon­tra­ron entre las per­te­nen­cias de Roof. En julio del 2015, la exgo­ber­na­do­ra de Caro­li­na del Sur Nik­ki Haley, quien es de ascen­den­cia india, fir­mó una legis­la­ción por la que se arria­ban para siem­pre las ban­de­ras de gue­rra de la Con­fe­de­ra­ción que ondea­ban en el Capi­to­lio estatal.

Por momen­tos dio la impre­sión de que el país empe­za­ba a hacer fren­te al racis­mo. Des­pués de la matan­za de Geor­ge Floyd en Min­nea­po­lis el año pasa­do, 111 monu­men­tos con­fe­de­ra­dos y otros sím­bo­los de supre­ma­cis­mo blan­co fue­ron reti­ra­dos, reubi­ca­dos o renom­bra­dos. Pero otros 1.800 sím­bo­los de la Con­fe­de­ra­ción no habían sido toca­dos has­ta diciembre.

«Los sím­bo­los de la Con­fe­de­ra­ción no son reli­quias del pasado.

Son sím­bo­los vivien­tes de la supre­ma­cía blan­ca», afir­mó la jefa de per­so­nal del Southern Poverty Law Cen­ter Lecia Brooks.

Fuen­te: Cuba Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *