Ecua­dor. El derro­te­ro que se viene

Por Ati­lio Boron, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 8 de febre­ro de 2021.

Des­pués de sor­tear innu­me­ra­bles obs­tácu­los legu­le­yos inter­pues­tos por el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral (aca­tan­do órde­nes expre­sas de Lenín Moreno para sacar del jue­go, law­fa­re median­te, al correís­mo) el bino­mio de Andrés Arauz y Car­los Rabas­call pudo par­ti­ci­par en las elec­cio­nes e impo­ner­se en la pri­me­ra vuel­ta. Si bien las encues­tas pro­nos­ti­ca­ban una vota­ción por enci­ma del 36 % (sólo una acer­tó casi mate­má­ti­ca­men­te los gua­ris­mos de Arauz y Las­so) lo cier­to es que al final del día y en medio de un recuen­to des­pro­li­jo de los votos Arauz se alzó con el 32.15 % de los sufra­gios. Le siguen, com­pi­tien­do cabe­za a cabe­za y sepa­ra­dos por vein­ti­sie­te cen­té­si­mos Yaku Pérez (19.87 %) del Pacha­ku­tik y del ban­que­ro Gui­ller­mo Las­so, que en su ter­ce­ra apues­ta pre­si­den­cial obtu­vo 19.60 % de las pre­fe­ren­cias elec­to­ra­les. No obs­tan­te, fal­ta toda­vía compu­tar una peque­ña can­ti­dad de votos que, dada su loca­li­za­ción regio­nal, podrían rever­tir esta situa­ción y posi­cio­nar a Las­so en el segun­do lugar. Pero al momen­to de escri­bir estas líneas el CNE aún no había con­clui­do el escrutinio.

El derrotero que se viene en Ecuador

Hubo dos sor­pre­sas en los comi­cios de ayer: una fue el avan­ce de Pérez, que en todas las encues­tas pre­vias nun­ca apa­re­cía en con­di­cio­nes de poder ingre­sar a la segun­da vuel­ta dispu­tan­do un lugar que el equi­po de Las­so daba por segu­ro; la otra fue la ful­mi­nan­te irrup­ción de Xavier Her­vas, un “caba­llo negro” como se dice en la jer­ga polí­ti­ca mexi­ca­na, que de la nada (en torno al 2 por cien­to) sal­tó al 16 % de los votos en menos de tres sema­nas ape­lan­do a un inten­so –y har­to efec­ti­vo- tra­ba­jo en las redes socia­les, sobre todo el Tik Tok. Es que el Face­book, me dicen los jóve­nes, “es cosa de vie­jos”; Her­vas tam­bién lo sabía y atra­jo una impor­tan­te cau­dal de votos juve­ni­les con su estra­te­gia. Hubo tam­bién otra nove­dad, no tan­to sor­pre­si­va en sí mis­ma pero sí por lo cate­gó­ri­ca de su mani­fes­ta­ción: el derrum­be de la dere­cha his­tó­ri­ca ecua­to­ria­na. En esta oca­sión Las­so y su par­ti­do, CREO, aunó fuer­zas con los Social­cris­tia­nos de Jai­me Nebot (duran­te casi 19 años alcal­de de Gua­ya­quil, lo que en un alar­de de incohe­ren­cia jamás le impi­dió lan­zar fla­mí­ge­ras crí­ti­cas al “anti­de­mo­crá­ti­co re-elec­cio­nis­mo” de Rafael Correa, Evo Mora­les y Hugo Chá­vez) y su suce­so­ra en la alcal­día, Chyn­tia Vite­ri. Ambos par­ti­dos habían obte­ni­do, yen­do por sepa­ra­do, el 45 % de los votos en la pri­me­ra vuel­ta de las pre­si­den­cia­les de 2017; aho­ra, uni­fi­ca­dos, ape­nas ara­ñan el 20 %. Lenín Moreno pro­pi­nó un gol­pe devas­ta­dor al neo­li­be­ra­lis­mo: el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo, su minis­tro de Cul­tu­ra Juan Fer­nan­do Velas­co Torres, cose­chó un bochor­no­so 0.82 % de los votos.

Lo que se vie­ne en las pró­xi­mas sema­nas es una ago­ta­do­ra cam­pa­ña elec­to­ral de más de dos meses por­que recién el 11 de abril ten­drá lugar la segun­da vuel­ta. Mien­tras, está en cier­nes una dura bata­lla en el Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral y en la Jus­ti­cia para deter­mi­nar quién dispu­tará la pre­si­den­cia con el can­di­da­to del correís­mo. Sobran las espe­cu­la­cio­nes acer­ca de quién sería más vul­ne­ra­ble ante una estra­te­gia ofen­si­va de Arauz. Hay quie­nes pre­fie­ren al ban­que­ro, por­que en ese caso el con­tras­te entre ambas pro­pues­tas sería de una cla­ri­dad abso­lu­ta y ade­más por­que Las­so “co-gober­nó” con Moreno estos últi­mos cua­tro años, y ten­drá que hacer­se car­go de la deba­cle en que ambos han sumi­do al país. Esto es cier­to, pero tam­bién lo es que si hay un polí­ti­co en Ecua­dor que dis­po­ne de un enor­me poder finan­cie­ro, mediá­ti­co, polí­ti­co y en el ámbi­to judi­cial ese per­so­na­je no es otro que Lasso. 

Pue­de com­prar muchas volun­ta­des, movi­li­zar al sica­ria­to mediá­ti­co y judi­cial e inver­tir cuan­tio­sa­men­te en su cam­pa­ña sin difi­cul­tad algu­na; todo el esta­blish­ment se ali­nea­rá incon­di­cio­nal­men­te detrás de su can­di­da­tu­ra. Otros en el entorno de Arauz dicen que pre­fe­ri­rían una segun­da vuel­ta con Pérez, si bien su retó­ri­ca apa­ren­te­men­te pro­gre­sis­ta y de izquier­da pue­de enga­ñar a muchos incau­tos con su defen­sa del agua y el medio ambien­te. Enga­ñar, decía, por­que como bien lo recor­da­ba Chi­co Mén­des, el gran ambien­ta­lis­ta bra­si­le­ño ase­si­na­do por los terra­te­nien­tes, “eco­lo­gía sin una crí­ti­ca al capi­ta­lis­mo es mera jar­di­ne­ría”, y Pérez no cri­ti­ca al capi­ta­lis­mo ni plan­tea la nece­si­dad de su supera­ción his­tó­ri­ca. Ade­más no ha cesa­do de ata­car a los gobier­nos “dic­ta­to­ria­les y frau­du­len­tos” ‑según sus pala­bras, de Boli­via, Vene­zue­la y Nica­ra­gua- y en este terreno su ali­nea­mien­to con las direc­ti­vas de Washing­ton es total y no pare­ce tener nada de casual. No sólo eso: al igual que Las­so favo­re­ce la eli­mi­na­ción de los impues­tos a la sali­da de divi­sas, tema hiper­sen­si­ble para los ban­que­ros y la eli­te empre­sa­rial ecuatoriana. 

Por otra par­te, hay que recor­dar que en el ballot­ta­ge del 2017 Pérez pidió a las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias que vota­ran por Las­so. Dijo, tex­tual­men­te que “es pre­fe­ri­ble un ban­que­ro que una dic­ta­du­ra”. Hom­bre de bue­na crian­za e impreg­na­do de cris­tia­na gra­ti­tud gra­cias a déca­das de mili­tan­cia en el Opus Dei, hace unos días Las­so ase­gu­ró que en caso de no lle­gar a la segun­da vuel­ta apo­ya­ría a Pérez con tal de derro­tar al “tota­li­ta­ris­mo popu­lis­ta” satá­ni­ca­men­te encar­na­do en la figu­ra de Rafael Correa.

No hay dudas que los pró­xi­mos dos meses serán ple­tó­ri­cos de nove­da­des, y de no pocas sor­pre­sas en el Ecua­dor. Espe­re­mos que, al final de este tor­tuo­so derro­te­ro, ten­ga­mos bue­nas noti­cias para la Patria Grande.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *