Méxi­co. Fidel Heras: el cam­pe­sino que dejó su mil­pa para defen­der los ríos y fue asesinado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de febre­ro de 2021

Fidel Heras Cruz pudo haber­se que­da­do en casa, cul­ti­van­do su mil­pa (una cha­cra con plan­ta­cio­nes de maíz y fri­jol) y lle­van­do una vida tran­qui­la, sin ries­gos. Pero cuan­do su comu­ni­dad nece­si­tó de su ayu­da para defen­der el terri­to­rio y el medio ambien­te, se colo­có en la pri­me­ra línea has­ta que, 14 años des­pués, lo mataron.

Fue ase­si­na­do a bala­zos el sába­do 23 de enero, abor­do de su camio­ne­ta, a la altu­ra de la entra­da de la comu­ni­dad La Espe­ran­za del muni­ci­pio de San­tia­go Jamil­te­pec, en el esta­do mexi­cano de Oaxa­ca.

Heras Cruz esta­ba com­pro­me­ti­do acti­va­men­te con la defen­sa de un río que pasa por su comu­ni­dad y del que una empre­sa extrae are­na y gra­va sin per­mi­sos ofi­cia­les, según expli­can per­so­nas alle­ga­das a la víc­ti­ma que por segu­ri­dad piden la pro­tec­ción de sus nom­bres. Ase­gu­ran ade­más que Fidel Heras había reci­bi­do ame­na­zas dos días antes de su muer­te pero que pre­fi­rió no hacer­lo público.

Esta últi­ma adver­ten­cia lle­gó “en físi­co”, es decir, en un papel que le deja­ron en la sede del Comi­sa­ria­do ejidal de Paso de la Rei­na —su comu­ni­dad — , lugar al que acu­día cons­tan­te­men­te por­que tenía el car­go más alto den­tro de la orga­ni­za­ción. El eji­do es una figu­ra legal en Méxi­co uti­li­za­da para repar­tir tie­rras en comu­ni­da­des rurales.

“Había reci­bi­do anó­ni­mos físi­cos que le fue­ron a dejar a la cons­truc­ción de la sede del comi­sa­ria­do (el Eji­do Paso de la Rei­na está cons­tru­yen­do su nue­vo local). No comen­tó nada y no se ame­dren­tó. Siguió en la mis­ma tesi­tu­ra”, narra Mar­cos Ley­va, quien cono­cía a Heras des­de hace 15 años.

En Méxi­co, un total de 19 per­so­nas defen­so­ras del medio ambien­te y el terri­to­rio fue­ron ase­si­na­das entre 2019 y 2020, según un infor­me de Glo­bal Wit­ness pre­sen­ta­do en julio pasa­do. Des­pués del infor­me, la lis­ta siguió cre­cien­do: otros cua­tro defen­so­res fue­ron asesinados.

El cri­men de Fidel Heras Cruz es el pri­mer homi­ci­dio de un defen­sor del medio ambien­te en Méxi­co duran­te el 2021.

¿Quién era Fidel Heras?

“Fidel fue un com­pa muy com­pro­me­ti­do. Se entre­gó a la defen­sa del Río Ver­de con­tra pro­yec­tos del gobierno. Como repre­sen­tan­te ejidal defen­dió la volun­tad de su pue­blo de no per­mi­tir la extrac­ción de mine­ral pétreo. Tenía siem­pre una acti­tud muy sen­ci­lla. Tenía una son­ri­sa siem­pre”, cuen­ta Mar­cos Ley­va. Lo mis­mo recuer­da Hela­dio Reyes, pro­mo­tor comu­ni­ta­rio de la región de la Cos­ta Chi­ca, para quien Heras Cruz era, ade­más, un cam­pe­sino tra­ba­ja­dor y un incan­sa­ble activista.

En casa, aho­ra sin él, que­dan su espo­sa, hijos peque­ños y su padre enfer­mo que reci­bía los cui­da­dos de Heras, el úni­co de los her­ma­nos que que­dó en Paso de la Rei­na. Los demás emi­gra­ron a Esta­dos Unidos.

Vis­ta Pano­rá­mi­ca del Río Ver­de, una rica veta de mine­ra­les que es el ori­gen del con­flic­to que pudo haber cau­sa­do la muer­te de Fidel Heras Cruz. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

Fidel Heras pudo irse tam­bién, pero se que­dó en la mil­pa. Pudo dedi­car­se solo al cul­ti­vo de maíz, pero eli­gió hacer lo que le pidió su comu­ni­dad. Pudo ale­jar­se del acti­vis­mo, pero pre­fi­rió entre­gar los últi­mos años de su vida a la lucha por los ríos.

Fue tam­bién miem­bro del Con­se­jo de Pue­blos Uni­dos por la Defen­sa del Río Ver­de (COPUDEVER), una orga­ni­za­ción que tra­ba­ja en un exten­so terri­to­rio cos­te­ño de Oaxa­ca, entre muni­ci­pios, eji­dos y comu­ni­da­des con pre­sen­cia de pue­blos indí­ge­nas afro­me­xi­ca­nos e indí­ge­nas cha­ti­nos y mixtecos.

En el esta­do de Oaxa­ca, lugar don­de nació y murió, 25 per­so­nas defen­so­ras del medio ambien­te han sido ase­si­na­das duran­te los últi­mos cua­tro años, según infor­mó la orga­ni­za­ción Coor­di­na­ción para la Liber­tad de Per­so­nas Defen­so­ras Cri­mi­na­li­za­das en Oaxa­ca en un comu­ni­ca­do en el que con­de­nó el homi­ci­dio de Fidel.

La últi­ma de las víc­ti­mas fue Eugui Roy Mar­tí­nez, un estu­dian­te de bio­lo­gía que vivía y hacía la mayor par­te de su tra­ba­jo de cam­po en la región Loxi­cha, una zona serra­na con un lar­go his­to­rial de vio­len­cia que —yen­do des­de el cen­tro del país— da paso a la región de la Cos­ta Chi­ca, don­de este sába­do fue ase­si­na­do a bala­zos Heras.

Eugui Roy Mar­tí­nez y Fidel Heras Cruz vivían en entor­nos hos­ti­les y expo­nían cada día sus vidas para cui­dar el medio ambiente.

La comu­ni­dad de Paso de la Rei­na a las ori­llas del Río Ver­de duran­te una jor­na­da de Diá­lo­gos Inter­cul­tu­ra­les por la Defen­sa del Terri­to­rio. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

“Ahí se sue­len resol­ver los con­flic­tos por la vía vio­len­ta”, lamen­ta Mar­cos Ley­va, quien es inte­gran­te de Edu­ca, una orga­ni­za­ción oaxa­que­ña dedi­ca­da a la defen­sa del terri­to­rio que acom­pa­ñó a Fidel Heras des­de sus pri­me­ros pasos en la lucha por el medio ambien­te cuan­do, “por la volun­tad de su pue­blo”, se enro­ló en la defen­sa acti­va de los ríos.

La defen­sa del territorio

Paso de la Rei­na es una comu­ni­dad de unas 2000 per­so­nas que siem­bra y cose­cha sus ali­men­tos para sobre­vi­vir. Se prac­ti­ca la gana­de­ría para abas­te­cer a las fami­lias y uno de los pocos cul­ti­vos comer­cia­les es el del limón.

A lo lar­go del Río Ver­de, en la región de la Cos­ta Chi­ca de Oaxa­ca, hay pue­blos indí­ge­nas mix­te­cos, mes­ti­zos y afro­des­cen­dien­tes. Todos son para­jes don­de la COPUDEVER, orga­ni­za­ción a la que per­te­ne­cía Fidel Heras, ha logra­do una impor­tan­te influen­cia en la defen­sa de los territorios.

Un pro­nun­cia­mien­to rea­li­za­do este miér­co­les 27 de enero por 300 per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes seña­la que la pobla­ción de esta región ha sido afec­ta­da duran­te años“por la pre­ten­sión de gobier­nos, caci­ques (per­so­na­jes que acu­mu­lan poder eco­nó­mi­co y polí­ti­co) y empre­sas por impo­ner los pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos: Paso de la Rei­na y Río Ver­de”. La últi­ma de sus luchas fue con­tra una empre­sa par­ti­cu­lar que extraía mine­ra­les pétreos del Río Ver­de, den­tro de la comu­ni­dad de Fidel Heras, y que en tiem­pos recien­tes pre­ten­día aumen­tar el volu­men de la extrac­ción, ase­gu­ran las orga­ni­za­cio­nes que se han pro­nun­cia­do sobre el cri­men del campesino.

En Paso de la Rei­na, la pobla­ción en gene­ral se ha invo­lu­cra­do en la defen­sa de sus recur­sos natu­ra­les. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

“En el país se ha incre­men­ta­do la extrac­ción de mate­ria­les pétreos, con el aval de auto­ri­da­des muni­ci­pa­les y pode­res eco­nó­mi­cos regio­na­les. Esta situa­ción se pro­fun­di­za en los casos de la cos­ta de Oaxa­ca y Gue­rre­ro, en la cual exis­ten ante­ce­den­tes de impo­si­ción de pro­yec­tos hidro­eléc­tri­cos, acom­pa­ña­da de la extrac­ción de are­na y gra­va. Dicha diná­mi­ca extrac­ti­va ins­tau­ra un patrón de vio­len­cia con­tra defen­so­ras y defen­so­res comu­ni­ta­rios”, seña­ló el tex­to del pronunciamiento.

La Red Mexi­ca­na de Afectadas/​os por la Mine­ría (REMA) hizo un seña­la­mien­to públi­co a la alcal­de­sa de San­tia­go Jamil­te­pec, Ceci­lia Rivas Már­quez, rela­cio­nán­do­la con la explo­ta­ción ile­gal del Río Ver­de y colo­cán­do­la en el foco de los acontecimientos.

“Como en muchos pue­blos de Oaxa­ca, la extrac­ción de mate­rial pétreo de los ríos por par­te de auto­ri­da­des y caci­ques les sig­ni­fi­ca a éstos un gran nego­cio a cos­ta de los bie­nes comu­na­les de los pue­blos cir­cun­ve­ci­nos. En Paso de la Rei­na, la con­ce­sión para la extrac­ción de este recur­so la osten­ta la fami­lia Igle­sias, caci­ques de lar­ga data, jun­to con la pre­si­den­ta muni­ci­pal de San­tia­go Jamil­te­pec: Celia Rivas Már­quez”, afir­mó REMA.

La Cos­ta Chi­ca de Oaxa­ca es una región mul­ti­cul­tu­ral. Es uno de los pocos luga­res con pre­sen­cia de pobla­ción afro­des­cen­dien­te. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

La Ley Mine­ra de Méxi­co decre­ta que la explo­ta­ción de mine­ra­les en los ríos son de uti­li­dad públi­ca con pre­fe­ren­cia sobre cual­quier otro uso de los terre­nos. ¿Qué quie­re decir esto? Que la balan­za se incli­na a favor de quie­nes quie­ren extraer estos recur­sos. En un estu­dio publi­ca­do en la revis­ta Scie­lo, se expli­ca que esta nor­ma lle­va a las comu­ni­da­des “a una posi­ción de inde­fen­sión legal ante la explo­ta­ción pri­va­da de sus tie­rras, por ser con­si­de­ra­da la mine­ría una acti­vi­dad de uti­li­dad públi­ca, pro­vo­can­do posi­bles pro­ce­sos de expro­pia­ción y gene­ran­do con­flic­to con los modos de vida de las comu­ni­da­des afec­ta­das”, como suce­dió en Paso de la Reina.

Según REMA, “pre­sio­na­ron a las auto­ri­da­des ejida­les para aumen­tar la extrac­ción”, sin embar­go, el con­ve­nio que habían sus­cri­to (quie­nes hacen la extrac­ción de mine­ra­les) con las comu­ni­da­des no se había cum­pli­do, que­da­ba un pago pen­dien­te, por lo que “el eji­do soli­ci­tó a su pre­si­den­te que exi­gie­ra el pago del adeu­do”, dice REMA.

La orga­ni­za­ción sugie­re que las ame­na­zas recien­tes con­tra Fidel Heras “bien pue­de ser la hoja de ruta para escla­re­cer este arte­ro cri­men, sin des­car­tar su papel como acti­vis­ta con­tra la cons­truc­ción del Pro­yec­to Hidro­eléc­tri­co Río Ver­de y del Pro­yec­to Hidro­eléc­tri­co Paso de la Reina”.

Mon­ga­bay Latam con­tac­tó a la muni­ci­pa­li­dad de San­tia­go Jamil­te­pec para cono­cer la pos­tu­ra de la alcal­de­sa Ceci­lia Rivas y has­ta el cie­rre de esta publi­ca­ción no res­pon­dió. Tam­bién fue con­tac­ta­da la Fis­ca­lía del Esta­do de Oaxa­ca, pero la sec­ción de Comu­ni­ca­ción Social infor­mó que la inves­ti­ga­ción está en cur­so y que por el momen­to no tie­nen pre­vis­to emi­tir nin­gún comu­ni­ca­do sobre el caso.

Una mujer coci­na maris­cos duran­te la Jor­na­da de Diá­lo­gos Cul­tu­ra­les cele­bra­do a la ori­lla del Río Ver­de. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

Mar­cos Ley­va infor­mó que Edu­ca está hacien­do el segui­mien­to jurí­di­co del caso y que se pre­vé la apli­ca­ción de medi­das cau­te­la­res para la comu­ni­dad entera.

Paso de la Rei­na reci­bió un duro gol­pe con el homi­ci­dio de su líder y por lo pron­to esta comu­ni­dad está optan­do por el silen­cio. “Hay mucho temor en la comu­ni­dad. Es una zona bas­tan­te vio­len­ta. Levan­tar la voz sig­ni­fi­ca una decla­ra­to­ria de muer­te”, dijo Hela­dio Reyes, pro­mo­tor comu­ni­ta­rio de la región.

Solo “el paso del tiem­po” mos­tra­rá los efec­tos de un hecho tan gra­ve como el cri­men de Heras Cruz, dice Mar­cos Leyva.

“Hay mucho temor en la comu­ni­dad. Fidel es una per­so­na que se ha visi­bi­li­za­do, pero hay muchos más [que han sido ata­ca­dos] que no se han visi­bi­li­za­do: líde­res que pro­tes­tan, que exi­gen trans­pa­ren­cia”, agre­ga Hela­dio Cruz.

La Ofi­ci­na en Méxi­co del Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos (ONU-DH) con­de­nó el homi­ci­dio e hizo un lla­ma­do a las auto­ri­da­des judi­cia­les a evi­tar que la muer­te de Fidel que­de en la impunidad.

“El ase­si­na­to del señor Heras Cruz es una mues­tra de la vul­ne­ra­bi­li­dad en la que se encuen­tran las per­so­nas defen­so­ras de dere­chos huma­nos en muchos luga­res del país. La per­cep­ción de que es posi­ble ase­si­nar­las y así debi­li­tar el acti­vis­mo en defen­sa de los dere­chos huma­nos, como la defen­sa del terri­to­rio y del medio ambien­te, se ve for­ta­le­ci­da con cada ase­si­na­to que per­ma­ne­ce en la impu­ni­dad”, dijo Gui­ller­mo Fer­nán­dez-Mal­do­na­do, Repre­sen­tan­te de la ONU-DH en México.

Paso de la Rei­na optó por el silen­cio pero no por la inac­ción. La Asam­blea del Eji­do ya tomó el acuer­do de seguir defen­dien­do su medio ambien­te y su territorio.

*Ima­gen prin­ci­pal: Fidel Heras Cruz cam­bió la tran­qui­li­dad de una vida como cam­pe­sino por la pri­me­ra línea de la lucha con­tra pode­res eco­nó­mi­cos que ame­na­zan el medio ambien­te y el terri­to­rio. Foto: Cor­te­sía COPUDEVER.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Mon­ga­bay Latam

FUENTE: des­IN­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *