Esta­dos Uni­dos. Donald Trump: ¿Con­de­na o absolución?

Por Luis Bea­tón, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de febre­ro de 2021.

Con­gre­sis­tas demó­cra­tas y algu­nos repu­bli­ca­nos que impul­san el jui­cio polí­ti­co (impeach­ment) con­tra Donald Trump inten­tan ase­gu­rar­se de que el expre­si­den­te sea inha­bi­li­ta­do para que un futu­ro le resul­te impo­si­ble ocu­par otra vez la Casa Blan­ca.
A menos de una sema­na de ini­ciar el pro­ce­di­mien­to en el Sena­do, legis­la­do­res demó­cra­tas dije­ron que la acción de Trump pue­de cata­lo­gar­se como ‘una gra­ve trai­ción a su jura­men­to del car­go’, por­que el enton­ces gober­nan­te ‘inci­tó a una tur­ba vio­len­ta’ a ata­car la sede Con­gre­so para impe­dir la con­fir­ma­ción de Joe Biden como gana­dor de la elec­ción pre­si­den­cial del 3 de noviem­bre último.

Para los miem­bros del Legis­la­ti­vo, enca­be­za­dos por el con­gre­sis­ta Jamie Ras­kin, ‘no con­de­nar a Trump enva­len­to­na­ría a futu­ros líde­res a inten­tar rete­ner el poder por todos los medios, y suge­ri­ría que no hay una línea que un Pre­si­den­te no pue­da cruzar’.

Sin embar­go, no es tan fácil. El pro­ce­so para tra­tar de con­de­nar a Trump es tan caó­ti­co como resul­tó su gobierno e inclu­so exper­tos en el tema seña­lan que es casi segu­ro que sea absuel­to des­pués de que 45 de los 50 sena­do­res repu­bli­ca­nos vota­ron hace varios días para apo­yar la des­es­ti­ma­ción del caso, pues­to que ya no se tra­ta de un man­da­ta­rio en ejercicio.

La situa­ción es en extre­mo com­ple­ja y no menos lo son las inter­pre­ta­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción esta­dou­ni­den­se para seguir ade­lan­te un pro­ce­so que pudie­ra pola­ri­zar más al país y tra­bar el desa­rro­llo de la agen­da de Biden.

Trump, quien recha­zó por ‘incons­ti­tu­cio­nal’ el jui­cio polí­ti­co al que será some­ti­do, desig­nó otros abo­ga­dos para que lo repre­sen­ten lue­go de la sali­da de par­te de su equi­po ini­cial, lo que según exper­tos evi­den­ció sus difi­cul­ta­des para armar una defen­sa sóli­da antes de que comien­cen a pro­ce­sar­lo en la sema­na del 8 de febrero.

Al menos 17 repu­bli­ca­nos ten­drían que votar con los 50 demó­cra­tas para san­cio­nar­lo, y debi­do a que el mag­na­te inmo­bi­lia­rio dejó la jefa­tu­ra de la Casa Blan­ca el 20 de enero pasa­do, una even­tual cen­su­ra en su con­tra ten­dría poco impac­to prác­ti­co, aun­que des­pe­ja­ría el camino para evi­tar que ocu­pe algún car­go públi­co en el futu­ro, en espe­cial para coar­tar sus aspi­ra­cio­nes de ser can­di­da­to pre­si­den­cial en 2024.

Ya todos los demó­cra­tas de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes y 10 repu­bli­ca­nos vota­ron el mes pasa­do a favor de la des­ti­tu­ción de Trump por inci­tar a la vio­len­cia, y los inte­gran­tes del par­ti­do azul no tie­nen duda de que la Cons­ti­tu­ción otor­ga al Sena­do el dere­cho a cas­ti­gar­lo y prohi­bir­le vol­ver a pre­sen­tar­se a un car­go, de hecho, aho­ra que es un ciu­da­dano privado.

Pese a que muchos miem­bros de la fuer­za roja creen que Trump es res­pon­sa­ble de lo acon­te­ci­do en el Capi­to­lio, ale­gan que está pro­te­gi­do por la Pri­me­ra Enmien­da, y cual­quier esfuer­zo por cas­ti­gar­lo vio­la­ría sus liber­ta­des civiles.

El dia­rio The Hill al ana­li­zar el caso sos­tie­ne que el jui­cio se cen­tra­rá en la Pri­me­ra Enmien­da y en las acu­sa­cio­nes de inci­ta­ción que algu­nos cali­fi­can de trai­ción al país.

Pero la res­pues­ta legal de los demó­cra­tas pue­de des­ca­rri­lar esa úni­ca acu­sa­ción, disec­cio­nán­do­la en una serie de car­gas aún más espe­cí­fi­cas, cual­quie­ra de las cua­les –sostienen‑, debe­ría inhabilitarlo.

Lo cier­to es que, has­ta la arran­ca­da del pro­ce­so, el deba­te sobre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad es inten­so y augu­rar un resul­ta­do es vis­to por la mayo­ría de los exper­tos lega­les, polí­ti­cos y medios de pren­sa como ‘muy complejo’.

Trump es el pri­mer pre­si­den­te en la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos en ser some­ti­do a dos jui­cios polí­ti­cos duran­te su man­da­to, y qui­zás, a pesar de los esfuer­zos en sen­ti­do con­tra­rio, tam­bién en el úni­co en librar­se por segun­da vez de la condena.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *