Argen­ti­na. Tareas y polí­ti­cas de cui­da­do y autocuidado

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de febre­ro de 2021.

En Argen­ti­na aún per­sis­te la deu­da para con las tareas de cui­da­do y quié­nes la lle­van a cabo, en su mayo­ría muje­res. Dichas acti­vi­da­des apor­tan al PBI un 16% y según la Direc­to­ra Nacio­nal de Eco­no­mía y Géne­ro, Mer­ce­des D’Alessandro, este por­cen­ta­je se vio incre­men­ta­do duran­te el año 2020 tras atra­ve­sar el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio dis­pues­to por el Poder Eje­cu­ti­vo para miti­gar el cre­ci­mien­to de casos de Covid-19. En estas par­ti­cu­la­res cir­cuns­tan­cias, su nivel alcan­zó la cifra del 21,8% del PBI. De este modo, debe­mos con­si­de­rar el impac­to que las tareas del cui­da­do apor­ta a la macro­eco­no­mía; según un infor­me de Eco­no­mía, Igual­dad y Géne­ro el tra­ba­jo domés­ti­co y de cui­da­dos no remu­ne­ra­dos con­tri­bu­ye en tér­mi­nos de cifras mucho más que la indus­tria y el comercio. 

En este sen­ti­do, hay dos pro­yec­tos de ley pre­sen­ta­dos en 2019 por el sena­dor nacio­nal por la pro­vin­cia de La Pam­pa, Daniel Love­ra, que abor­dan esta pro­ble­má­ti­ca y de imple­men­tar­se sub­sa­na­rían la enor­me des­igual­dad de géne­ro que exis­te en cuan­to a la dis­tri­bu­ción de dichas tareas. Ambos pro­yec­tos están ínti­ma­men­te rela­cio­na­dos e impli­can la crea­ción de un sis­te­ma inte­gral y fede­ral de cui­da­dos y un pro­gra­ma de for­ma­ción y jerar­qui­za­ción de trabajadoras/​es de cui­da­do. His­tó­ri­ca­men­te, tie­nen una gran rele­van­cia a nivel legis­la­ti­vo pues­to que con­si­de­ra el défi­cit de polí­ti­cas de cui­da­dos que sobre­car­ga a las muje­res y afec­ta tam­bién al Esta­do. En este sen­ti­do, reco­no­cer el dere­cho que tie­nen las per­so­nas a cui­dar y ser cui­da­das es un pun­to de par­ti­da que apun­ta a la res­pon­sa­bi­li­dad social com­par­ti­da entre hom­bres y muje­res y, prin­ci­pal­men­te, entre socie­dad y Estado.

La femi­ni­za­ción de la pobre­za resul­ta de este tra­ba­jo en las som­bras y nece­si­ta que se garan­ti­cen recur­sos y estruc­tu­ras de apo­yo para que las muje­res pue­dan con­ci­liar su vida per­so­nal y su vida labo­ral o aspi­ra­cio­nes de desa­rro­llo y auto­no­mía. De este modo, Love­ra afir­ma que la crea­ción de un sis­te­ma de cui­da­dos es una polí­ti­ca públi­ca que tam­bién actúa como meca­nis­mo de pre­ven­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res y espe­cial­men­te a las que per­te­ne­cen a sec­to­res de menos recur­sos. En con­se­cuen­cia, la crea­ción de polí­ti­cas públi­cas trans­ver­sa­les con pers­pec­ti­va de géne­ro, en un con­tex­to de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad de las muje­res, impli­can otor­gar herra­mien­tas, ins­tru­men­tos y posi­bi­li­da­des reales para lograr su auto­no­mía y empoderamiento.

La crea­ción de un sis­te­ma inte­gral Fede­ral pre­ten­de esta­ble­cer un mar­co gene­ral para el dise­ño e imple­men­ta­ción de polí­ti­cas públi­cas con el obje­to de garan­ti­zar el dere­cho al cui­da­do en todo el terri­to­rio nacio­nal y pro­mue­ve una orga­ni­za­ción corres­pon­sa­ble entre el Esta­do, el mer­ca­do, los sin­di­ca­tos, la comu­ni­dad y las fami­lias. El sena­dor Love­ra, insis­te en remar­car que el cui­da­do es un dere­cho para quien lo reci­be y un tra­ba­jo para quien lo rea­li­za. De este modo, pro­pu­so la for­ma­ción y jerar­qui­za­ción de trabajadoras/​es a tra­vés de tra­yec­tos for­ma­ti­vos esca­lo­na­dos de carác­ter gra­tui­to, con pers­pec­ti­va de géne­ro y de acuer­do las reco­men­da­cio­nes de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Trabajo.

Asi­mis­mo, des­ta­có que la capa­ci­ta­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción de la temá­ti­ca va a decan­tar en per­so­nas que ten­gan los per­fi­les ade­cua­dos para desa­rro­llar las tareas y garan­ti­zar la cali­dad de los ser­vi­cios. Tam­bién, apun­ta a la crea­ción de empleos en los nue­vos yaci­mien­tos del sec­tor cui­da­dos a par­tir de su imple­men­ta­ción garan­ti­zan­do un futu­ro más igua­li­ta­rio, equi­ta­ti­vo y más sos­te­ni­ble en tér­mi­nos inter­ge­ne­ra­cio­na­les. Algu­nas orga­ni­za­cio­nes que estu­dian la temá­ti­ca, cal­cu­lan que la capa­ci­ta­ción y pro­fe­sio­na­li­za­ción pue­de lle­gar a gene­rar 1,4 millo­nes de pues­tos de trabajo.

Auto­cui­da­do: estar bien para seguir haciendo.

El tiem­po es un fac­tor eco­nó­mi­co de pri­me­ra mag­ni­tud; el con­su­mo del mis­mo para el cui­da­do impac­ta sobre todo en las muje­res adul­tas, quie­nes sufren ago­bio ante la esca­sez del mis­mo. La encues­ta del uso del tiem­po, rea­li­za­da en el año 2013, reve­ló que los ser­vi­cios gene­ra­les pro­du­ci­dos en el hogar con­su­men un 62% del tiem­po dedi­ca­do a las tareas domés­ti­cas gene­ra­les. Por su par­te, el auto­cui­da­do, como acti­vi­dad dife­ren­te a los queha­ce­res no ha sido obje­to de con­si­de­ra­ción de esta encues­ta. Lo pri­me­ro es com­pren­der el tér­mino como aque­lla ten­den­cia que tie­ne una per­so­na de pen­sar sobre sí mis­ma, ser cons­cien­te de ver­se y pen­sar­se a sí mis­ma. El segun­do ele­men­to es la prác­ti­ca. Es decir, ‘pue­do pen­sar en mi ser, en mi cui­da­do, pero no actuar en consecuencia’.

Por con­si­guien­te, la Red de Salud de las Muje­res Lati­no­ame­ri­ca­nas y del Cari­be (RSMLAC) creó espa­cios para lle­var a la con­cien­cia­ción y prác­ti­ca del cui­da­do de la salud, debi­do a que aquí es pre­ci­sa­men­te don­de las femi­nis­tas, y espe­cial­men­te las defen­so­ras y acti­vis­tas de Dere­chos Sexua­les y Dere­chos Repro­duc­ti­vos (DSDR), res­ba­lan. Ade­más, des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta, don­de lo per­so­nal es polí­ti­co, el esta­do emo­cio­nal y de salud de cada inte­gran­te de una orga­ni­za­ción y movi­mien­to afec­ta el desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción y sus posi­bi­li­da­des de man­te­ner su tra­ba­jo. De modo que, hay mayor pro­duc­ti­vi­dad con las tareas dia­rias cuan­do exis­ten espa­cios para des­can­sar y cui­dar­se, el auto­cui­da­do es una estra­te­gia polí­ti­ca, femi­nis­ta y trans­gre­so­ra que per­mi­te cami­nar de for­ma amo­ro­sa y colec­ti­va en estos tiem­pos con­vul­sos actuales.

Con­se­cuen­te­men­te, sanar el cuer­po y la men­te, pre­ve­nir des­gas­tes, saber poner lími­tes e inclu­so tomar un des­can­so de nues­tras diná­mi­cas labo­ra­les, fami­lia­res y socia­les se vuel­ve todo un reto ya que tene­mos inte­rio­ri­za­do uno de los roles más fuer­tes del patriar­ca­do: el ser para los otros/​as. La sali­da es colec­ti­va y la cla­ve es el cui­da­do y auto­cui­da­do, por esa razón tres femi­nis­tas argen­ti­nas —Vale­ria Dona­to, Lola Cufré y Jazz Cas­te­llo— crea­ron el gru­po Red de Auto­cui­da­do Femi­nis­ta en Cua­ren­te­na en Face­book. Este espa­cio nació de la urgen­cia y la nece­si­dad de cubrir situa­cio­nes crí­ti­cas: las admi­nis­tra­do­ras crea­ron una base de datos con com­pa­ñe­ras que acep­ta­ron donar tiem­po, dine­ro y habi­li­da­des para resol­ver situa­cio­nes com­ple­jas en el ais­la­mien­to (con­se­guir medi­ca­ción, ali­men­to o con­ten­ción psi­co­ló­gi­ca fren­te a situa­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad). Rápi­da­men­te, el gru­po cre­ció y se mul­ti­pli­có en ini­cia­ti­vas terri­to­ria­les en dis­tin­tos pun­tos del país: Men­do­za, Cór­do­ba y Cata­mar­ca fue­ron los pri­me­ros nodos activos.

La pan­de­mia y las for­mas en las que esta­mos tran­si­tan­do la cua­ren­te­na han hecho visi­ble la esca­sez de polí­ti­cas públi­cas de cui­da­do, esas tareas invi­si­bles, fun­da­men­ta­les y poco valo­ra­das que sos­tie­nen el anda­mia­je de todo el sis­te­ma. Muchas femi­nis­tas han seña­la­do estas tareas y su fal­ta de retri­bu­ción como par­te de la cuen­ta que el capi­ta­lis­mo se cobra sobre los cuer­pos femi­ni­za­dos: somos quie­nes sos­te­ne­mos gran par­te de la repro­duc­ción de la vida coti­dia­na de mane­ra casi imper­cep­ti­ble. Por lo tan­to, la comu­ni­ca­ción es fun­da­men­tal en el for­ta­le­ci­mien­to de las redes y orga­ni­za­cio­nes socia­les y se con­si­de­ra un eje trans­ver­sal para su fun­cio­na­mien­to interno, pero tam­bién para el posi­cio­na­mien­to externo. La Red ade­más arti­cu­la con orga­nis­mos esta­ta­les como el Minis­te­rio de la Muje­res, géne­ros y diver­si­da­des y el INADI. Final­men­te, aho­ra que cuidar(se)/(nos) es un valor, algo que des­de el femi­nis­mo sos­tie­ne hace déca­das, es nece­sa­rio pen­sar cómo eso va a impac­tar en nues­tras vidas, quié­nes y cómo cui­da­mos, el tiem­po y tra­ba­jo que deman­da, la dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de cui­da­dos y espe­cial­men­te, la retri­bu­ción que demanda.

Fuen­te: ANRed

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *