Argen­ti­na. Gue­rra del pue­blo, ejér­ci­to del pueblo

Por Jor­ge Rachid, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de febre­ro de 2021. 

Nadie pue­de dudar que la lucha pan­dé­mi­ca, es una gue­rra con­tra un enemi­go invi­si­ble pero mor­tal que no logra­rá ser derro­ta­do, sin el con­cur­so orga­ni­za­do del pue­blo, en una bata­lla común en todos los pla­nos: cul­tu­ral, eco­nó­mi­co, social y polí­ti­co.
El títu­lo de la nota, remi­te a un libro del más gran­de gene­ral del siglo XX: Vo Ngu­yen Giap, que ven­ció suce­si­va­men­te las inva­sio­nes japo­ne­sas, la colo­ni­za­ción fran­ce­sa y expul­só a EEUU de su terri­to­rio. En ese libro expre­sa que nin­gu­na gue­rra, ni polí­ti­ca, ni eco­nó­mi­ca, ni cul­tu­ral, menos aún mili­tar se pue­de ganar sin el pue­blo sien­do par­te acti­va de la mis­ma.
Nun­ca se asu­mió en nues­tro país, que la Pan­de­mia es una gue­rra. Siem­pre des­de el ini­cio de la cri­sis, los dife­ren­tes acto­res, a excep­ción del gobierno y los nece­sa­rios invo­lu­cra­mien­tos de tra­ba­ja­do­res de la salud, maes­tros y tra­ba­ja­do­res socia­les, se opu­sie­ron a que sea con­si­de­ra­da como tal. Ni siquie­ra se abo­ca­ron a estu­diar, como debi­mos hacer todos, des­de la molé­cu­la, has­ta los efec­tos pos­te­rio­res, des­de físi­cos has­ta psi­co­ló­gi­cos, per­so­na­les y socia­les que deja­ba su paso.
Fue más fácil para algu­nos opi­nó­lo­gos, ejer­cer el dere­cho a la estu­pi­dez, desa­rro­llan­do dife­ren­tes dis­pa­ra­tes, como curas mila­gro­sas, negan­do la exis­ten­cia mis­ma del virus, deni­gran­do su impor­tan­cia, dese­chan­do la cri­sis, des­em­pol­van­do teo­rías cons­pi­ra­ti­vas mun­dia­les, antes que de hacer­se car­go de car­gar de las res­pon­sa­bi­li­da­des com­par­ti­das, de una socie­dad en lucha.
Peor aún el com­por­ta­mien­to de un sec­tor de la opo­si­ción polí­ti­ca, que no sólo no asu­mió su rol, sino que por lo con­tra­rio, en una cla­ro inten­to de espe­cu­la­ción mise­ra­ble, hizo de la con­fron­ta­ción a las polí­ti­cas sani­ta­rias una ban­de­ra de lucha inter­na, en un país ente­ro que defen­día la vida, inten­ta­ba evi­tar la muer­te, sabien­do que no se tenían otras herra­mien­tas para fre­nar el virus, más que el aca­ta­mien­to estric­to a las medi­das de ais­la­mien­to y dis­tan­cia­mien­to, que son las úni­cas que per­mi­ten ais­lar el virus comu­ni­ta­rio.
O sea que com­pa­trio­tas nues­tros, en ple­na gue­rra, le abrie­ron otro fren­te de bata­lla a quie­nes lucha­mos por la vida, un nue­vo esce­na­rio de com­ba­te, al enar­bo­lar dudas per­ma­nen­tes, sem­brar odios recon­cen­tra­dos, apun­tar a la ven­ta­ja fácil, deni­gran­do a dies­tra y sinies­tra, des­de medios hege­mó­ni­cos, que dia­ria­men­te baja­ban la moral del pue­blo, la tro­pa nece­sa­ria, el ejér­ci­to del pue­blo, en cual­quier gue­rra. Eso en bata­lla se lla­ma trai­ción a la Patria.
El pue­blo se movi­li­za y lucha cuan­do tie­ne una cau­sa jus­ta por la cual avan­zar en con­jun­to. Si un sec­tor de la diri­gen­cia y los medios tien­de a cues­tio­nar la empre­sa de ven­cer al enemi­go pan­dé­mi­co, eso es debi­li­tar la lucha, entre­gar al país a la muer­te, que nece­sa­ria­men­te afec­ta a los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos de la pobla­ción.
Si los sec­to­res eco­nó­mi­ca­men­te pode­ro­sos, pre­ten­den seguir acu­mu­lan­do rique­zas en medio de la gue­rra, si plan­tean aban­do­nar la lucha por razo­nes de con­fron­ta­ción salud-eco­no­mía, si deci­den apo­yar la des­mo­ra­li­za­ción del pue­blo, lle­van­do des­áni­mo dia­ria­men­te, deja­ron de ser com­pa­trio­tas, por ese egoís­mo voraz del capi­ta­lis­mo sal­va­je que denun­cia Fran­cis­co.
Ante esa situa­ción, las fuer­zas popu­la­res, los diri­gen­tes socia­les y polí­ti­cos, deben ilu­mi­nar el camino de la lucha del pue­blo, no com­par­tien­do la agen­da de estos ver­da­de­ros irres­pon­sa­bles que colo­can a 45 millo­nes de argen­ti­nos de rehe­nes de “paté­ti­cas mise­ra­bi­li­da­des”, al decir de Don Hipó­li­to. Es que la “úni­ca ver­dad es la reali­dad”, res­pon­de­ría el vie­jo y sabio Gene­ral, des­de su coman­do celes­tial y ella demues­tra la nece­si­dad de la uni­dad del cam­po nacio­nal y popu­lar, sin fisu­ra algu­na, has­ta ven­cer en la bata­lla prin­ci­pal.
En ese camino, iden­ti­fi­car cla­ra­men­te el obje­ti­vo de lucha, infor­mar con cla­ri­dad, dar las pre­ci­sio­nes que se pue­dan ade­lan­tar, alen­tar al pue­blo a dar bata­lla, esti­mu­lar la moral de un des­tino común, evi­tar más muer­tes, es res­pon­sa­bi­li­dad de cada uno, pero en espe­cial de quie­nes tie­nen en sus deci­sio­nes, el des­tino de la Patria.
En ese camino quie­nes que­den al mar­gen de esta épi­ca, serán iden­ti­fi­ca­dos por el pue­blo, como quie­nes die­ron la espal­da a una situa­ción lími­te, quie­nes deci­die­ron que la soli­da­ri­dad social es sólo entre los tra­ba­ja­do­res, los humil­des y los des­po­seí­dos, que los “ellos” sólo lle­van la ban­de­ra del indi­vi­dua­lis­mo egoís­ta y egó­la­tra, cons­trui­do en una socie­dad invi­vi­ble, la cri­sis civi­li­za­to­ria glo­bal, que la Pan­de­mia des­nu­dó e hirió de muer­te: el neo­li­be­ra­lis­mo cri­mi­nal, bru­tal e inhu­mano, que vis­tió las últi­mas déca­das al mundo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *