Chi­le. “¡¡Lo Asesinaron!!”

Por Cris­tián Mar­tí­nez Arria­ga­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 7 de febre­ro de 2021.

La terri­ble y maca­bra ima­gen que muchos chi­le­nos vimos en vivo por TV el día vier­nes en la tar­de des­de Pan­gui­pu­lli, me recor­dó en muchas for­mas a los crí­me­nes impu­nes que efec­túa la polí­cía nor­te­ame­ria­ca­na en con­tra de los afro­ame­ri­ca­nos. Recor­dé a Geor­ge Floyd ((2019), Rod­ney King (1991), y tan­tos otros. Acá tam­bién tene­mos casos impu­nes de comu­ne­ros muer­tos duran­te las admi­nis­tra­cio­nes de la Con­cer­ta­ción: Alex Lemún (2002), Edmun­do Lemu­nao (2002), Matías Catri­leo (2008), Jai­me Men­do­za Collío (2009), Víc­tor Men­do­za Collío (2014), etc. Aho­ra, a esa lis­ta de falle­ci­dos por manos de agen­tes del Esta­do se suma Fran­cis­co Mar­tí­nez Rome­ro, joven mala­ba­ris­ta y artis­ta callejero.

El moti­vo de su muer­te (de su cri­men), es que habría blan­di­do “peli­gro­sas armas cor­to­pun­zan­tes” en con­tra de un obe­so ofi­cial de poli­cía, que tuvo su minu­to de fama para actuar como el She­riff del pue­blo. Afor­tu­na­da­men­te, el ofi­cial en cues­tión no está solo, y ya han sali­do a apo­yar­lo varios diri­gen­tes, entre ellos el “can­di­da­to pre­si­den­cial de la Cen­tro­de­re­cha mode­ra­da”, Mario Des­bor­des, quien com­pren­de la com­ple­ja situa­ción del fun­cio­na­rio, pues él mis­mo fue PACO duran­te varios años: “La per­so­na se negó al con­trol poli­cial, no obe­de­ce a la peti­ción de dejar los “mache­tes”, no obe­de­ce al dis­pa­ro de adver­ten­cia, se aba­lan­za sobre la poli­cía con “ele­men­tos capa­ces de matar”…En Ale­ma­nia o en Chi­le, la poli­cía haría uso de su arma” con­clu­yó el ex PACO…Quizás Mario esta­ba rela­tan­do algu­na serie poli­cial de Net­flix, por­que todos sabe­mos que Fran­cis­co no tenía en su poder “armas capa­ces de matar”. Esta infa­me decla­ra­ción del PACO Des­bor­des, me recuer­da mucho la del sena­dor Feli­pe Kast, quien hace unos años decla­ró y juró por sus San­ta madre, haber vis­to cómo Catri­llan­ca dis­pa­ra­ba vio­len­ta­men­te en con­tra de las fuer­zas poli­cia­les antes de ser asesinado.

Tal como ha ocu­rri­do con las terri­bles matan­zas per­pe­tra­das con­tra afro­ame­ri­ca­nos, la gen­te tie­ne un lími­te de pacien­cia y al final la rabia social esta­lla en for­ma des­con­tro­la­da. Así ha suce­di­do muchas veces con Los Ánge­les, Cali­for­nia, y así ocu­rrió ano­che en Pan­gui­pu­lli. Más enci­ma, la auto­ri­dad edi­li­cia no hizo sino agre­gar­le más ben­ci­na al fue­go. Pri­me­ro exi­gió “mano dura”, lue­go dijo que cono­cía bien a Rodri­go, que todos en el pue­blo lo cono­cían, y final­men­te cul­pó de todo a cara­bi­ne­ros. No me extra­ñan todas las vol­te­re­tas que se dio ese suje­to en un par de horas, des­pués de todo es un “socia­lis­ta”.

Toda esta lamen­ta­ble tra­ge­dia, ade­más del des­cri­te­rio y la vio­len­cia pro­pia de los pacos, se lo debe­mos a nues­tros sabios legis­la­do­res (Feli­pe Har­boe entre ellos), quie­nes por que­rer ins­tau­rar una socie­dad dis­tó­pi­ca libre de delin­cuen­cia, pro­pu­sie­ron que la ciu­da­da­nía se pusie­ra a dis­po­si­ción de la auto­ri­dad res­pec­ti­va (lea­se, los pacos anal­fa­be­tos) para que en cual­quier momen­to, ellos pudie­ran hacer­les con­trol de iden­ti­dad pre­ven­ti­vo. Era cla­ro que esta ley tenía un ses­go de cla­se y que se pres­ta­ría para el abu­so, tal como ocu­rrió en Pan­gui­pu­lli. Solo espe­ro que un día algún hiji­to de Har­boe o de los otros hono­ra­bles sea dete­ni­do (aun­que lo dudo, pues muchos son rubie­ci­tos y no cal­zan con el feno­ti­po del delin­cuen­te clásico)

Pero hay un dato más gra­ve aún, y es que según decla­ra­cio­nes de los fami­lia­res de Fran­cis­co, éste habría teni­do pro­ble­mas sico­ló­gi­cos. O sea, el accio­nar de los pacos se ase­me­ja mucho a una suer­te de “polí­ti­ca de euge­ne­sia”, de des­ha­cer­se de los inde­se­sa­bles, de los calle­je­ros, los inú­ti­les de la socie­dad. Exter­mi­nar a esos “locos”, que no pro­du­cen, que no son entes pro­duc­ti­vos y res­pon­sa­bles. Fran­cis­co era un “artis­ta loco”, un alma libre, sen­si­ble, que inco­mo­da­ba, y tal vez por eso su vida fue cer­ce­na­da por cin­co bla­zos de un cri­mi­nal de uni­for­me, apo­ya­do incon­di­cio­nal­men­te por Galli, Del­ga­do, y Desbordes.

Por ulti­mo, tener mucho cui­da­do con los medios de comu­ni­ca­ción a tra­vés de los que uno se infor­ma. Ayer, en la tele­vi­sión, todos los perio­dis­tas habla­ban de un “con­fu­so inci­den­te”, cuan­do las imá­ge­nes del joven ago­ni­zan­do en la calle habla­ban por sí solas. Mien­tras los edi­to­res tra­ta­ban de con­fun­dir­nos con los clá­si­cos eufe­mis­mos, todos nos per­ca­ta­mos que a Fran­cis­co lo habían ASESINADO.

fuen­te Opal prensa

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *