Nación Mapu­che. Madre del detec­ti­ve muer­to en Temu­cui­cui pre­pa­ra accio­nes judi­cia­les por negli­gen­cia con­tra direc­tor de la PDI y el Estado

Lau­ra Lan­dae­ta y Andrés Almei­da /​Resumen Lati­no­ame­ri­cano, 5 de febre­ro de 2021

Héc­tor Espi­no­sa, direc­tor gene­ral de la PDI

No ha podi­do ver la autop­sia de su parien­te y el video reve­la­do por INTERFERENCIA acre­cien­ta sus dudas res­pec­to del ori­gen de la bala que le dio muer­te a su fami­liar. Héc­tor Espi­no­sa, ade­más, debe­rá enfren­tar una denun­cia en Con­tra­lo­ría rea­li­za­da por un ex detective.

El alla­na­mien­to de la comu­ni­dad de Temu­cui­cui ya es más que un dolor de cabe­za para Héc­tor Espi­no­za, el direc­tor gene­ral de la Poli­cía de Inves­ti­ga­cio­nes (PDI).

Al cre­cien­te males­tar de muchos fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pa­ron del ope­ra­ti­vo, y el video de INTERFERENCIA que mues­tra sus serios pro­ble­mas estra­té­gi­cos y tác­ti­cos ‑lo que apun­ta direc­ta­men­te a la res­pon­sa­bi­li­dad del man­do de la institución‑, se suma la arre­me­ti­da judi­cial de Car­men Glo­ria Bal­cá­zar, la madre de Luis Mora­les Bal­cá­zar, el sub­ins­pec­tor que per­dió la vida en la acción, quie­nes pre­pa­ran diver­sas accio­nes judi­cia­les por negli­gen­cia con­tra el Esta­do, la PDI y su direc­tor Espinosa.

Dicen cer­ca­nos a la fami­lia que “lo hacen por­que los han denos­ta­do como fami­lia, y nece­si­tan acla­rar los hechos, pues no es cla­ro cómo falle­ció Luis”.

De tal modo, dice una fuen­te alle­ga­da, que la madre de Luis Mora­les está pre­pa­ran­do en los pró­xi­mos días una que­re­lla con­tra el Esta­do y la PDI por negli­gen­cia en la muer­te de su hijo. Esto, seña­la la fuen­te, “por­que hubo muchas incon­gruen­cias en el ope­ra­ti­vo, fal­ta de pre­pa­ra­ción, fal­ta de con­ten­ción, fal­ta de estra­te­gia y muchas cosas que hicie­ron que el ope­ra­ti­vo no fue­se bien rea­li­za­do y que le cos­ta­ra la vida a Luis».

Según la fuen­te, ade­más, hay moles­tia por­que «el jefe del coman­do Erta [equi­po de reac­ción tác­ti­ca] al que per­te­ne­cía Mora­les Bal­cá­zar, no estu­vo apo­yan­do a sus subal­ter­nos en terreno, has­ta don­de nos han comen­ta­do; éste se diri­gió a otro ope­ra­ti­vo a últi­mo momen­to y dejó a los detec­ti­ves solos”.

Dudas sobre la bala y la autopsia

Según rela­ta esta fuen­te, cuan­do el her­mano y la madre de Mora­les par­ti­ci­pa­ron en el tra­gün (reu­nión cere­mo­nial) de la comu­ni­dad de Temu­cui­cui, días des­pués de a muer­te del sub­ins­pec­tor, “varios de los que con­ver­sa­ron con la fami­lia les dije­ron que había que lle­gar has­ta las últi­mas con­se­cuen­cias, pues a ellos les lla­ma­ba la aten­ción que hubie­se sido ase­si­na­do por balas de algún peñi (mapu­che) pues los peñis esta­ban en la lec­tu­ra del fallo».

Según la fuen­te cer­ca­na a la fami­lia, los mapu­che en la oca­sión les dije­ron a la madre y el her­mano de la víc­ti­ma que no había el poder de fue­go que rela­ta la PDI, y al ver el video mos­tra­do por INTERFERENCIA, en la que tres des­co­no­ci­dos con una esco­pe­ta, repe­len a una vein­te­na de agen­tes, en medio del caos tác­ti­co, se acre­cen­ta­ron sus dudas res­pec­to del ori­gen de la bala que últi­mo a su familiar.

Ade­más “Cuan­do falle­ció Luis, su madre lla­mó a la Fis­ca­lía de Temu­co y esta le negó el acce­so a la autop­sia, le dije­ron que la podría ver cuan­do se ter­mi­na­ra la inves­ti­ga­ción, algo que pue­de pasar per­fec­ta­men­te en dos años más. Por eso la fami­lia deci­dió hacer­se par­te de la cau­sa penal, para así poder cono­cer los ante­ce­den­tes en torno a la muer­te de Luis”, comen­ta la fuen­te liga­da a la familia.

Según lo que lo que se ha esta­ble­ci­do del cues­tio­na­do alla­na­mien­to median­te fuen­tes poli­cia­les, cuan­do los poli­cías comen­za­ron a reci­bir dis­pa­ros den­tro de la comu­ni­dad, deci­die­ron reti­rar­se antes de con­cluir todos los obje­ti­vos del alla­na­mien­to, que tenía como des­tino 20 casas de Temu­cui­cu. Fue enton­ces cuan­do habría sido ata­ca­do la camio­ne­ta de reta­guar­dia de uno de los gru­pos erta ‑equi­po de reac­ción tác­ti­ca- que iban en reti­ra­da. En el hecho, dicen los poli­cías, le lle­gó a Mora­les un pro­yec­til en el cue­llo, el que le cau­só la muer­te inmediata.

Según tras­cen­dió, la madre y el her­mano del poli­cía aba­ti­do en la comu­ni­dad mapu­che está pelean­do ade­más para que se anu­le el recur­so de pro­tec­ción inter­pues­to en con­tra de La Red y el perio­dis­ta José Anto­nio Neme, en cuan­to este ‑pre­sen­ta­do por Pau­la Mora­les Bal­cá­zar, tam­bién her­ma­na de la víc­ti­ma– “empa­ña a otros fami­lia­res, con ante­ce­den­tes fal­sos sobre su his­to­ria fami­liar, usa­dos para des­acre­di­tar sus dichos”, seña­la esta mis­ma fuen­te. En par­ti­cu­lar, se dijo que madre y her­mano, no sos­te­nían una rela­ción afec­ti­va con el poli­cía falle­ci­do, y que ella había aban­do­na­do el hogar años atrás. «Algo que la fami­lia des­mien­te taxa­ti­va­men­te», dice la fuente.

Denun­cia en Contraloría

La sema­na pasa­da ingre­só a Con­tra­lo­ría una soli­ci­tud fir­ma­da por Ger­mán Vás­quez Orte­ga, ex fun­cio­na­rio de la ins­ti­tu­ción, en la cual se pide abrir un suma­rio inves­ti­ga­ti­vo con­tra Héc­tor Espi­no­sa por el cos­to del ope­ra­ti­vo de Temu­cui­cui y sus defi­cien­tes resul­ta­dos. Se soli­ci­ta a la Con­tra­lo­ría ins­truir este suma­rio pues se duda de la trans­pa­ren­cia que podría tener una inves­ti­ga­ción de estas carac­te­rís­ti­cas si es rea­li­za­da por la pro­pia institución.

Como ante­ce­den­te de la denun­cia, se agre­ga una lis­ta de los vehícu­los per­di­dos en el ope­ra­ti­vo por la acción de ter­ce­ros o sim­ple­men­te por que­dar aban­do­na­dos en Temu­cui­cui; tam­bién se seña­la la pér­di­da del heli­cóp­te­ro ins­ti­tu­cio­nal y el alto cos­to del operativo.

“A la vis­ta de todos, que­dó cla­ro que las con­si­de­ra­cio­nes de pla­ni­fi­ca­ción ope­ra­ti­va, no se con­di­cen con los resul­ta­dos, por­que estos demos­tra­ron fal­ta de aná­li­sis de inte­li­gen­cia, acu­cio­si­dad, expe­rien­cia ope­ra­ti­va, entre otros. Lla­ma la aten­ción los vehícu­los poli­cia­les que que­da­ron para­dos en una lar­ga fila y don­de final­men­te algu­nos resul­ta­ron ser un blan­co fácil”, seña­la el escrito.

Ade­más, la pre­sen­ta­ción agre­ga que no es correc­to hablar de un ope­ra­ti­vo “exi­to­so”, como seña­ló el direc­tor de la PDI en los medios de comu­ni­ca­ción ya que “ello resul­ta des­pro­por­cio­na­do con­si­de­ran­do las bajas huma­nas y daños mate­ria­les pro­duc­to del pro­ce­di­mien­to. Inclu­so pudo haber sido mucho peor, sino hubie­se sido por la ayu­da que pres­tó Cara­bi­ne­ros de Chi­le, res­ca­tan­do alre­de­dor de 100 fun­cio­na­rios del lugar. Hay que agre­gar ade­más que por par­te del gobierno y de la pro­pia PDI, aún no se han refe­ri­do res­pec­to a la gran can­ti­dad de erro­res come­ti­dos en el pro­ce­di­mien­to y menos han que­ri­do asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de ellos”.

Se acre­cien­ta el males­tar entre detectives

En las filas de la ins­ti­tu­ción, en tan­to, los fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pa­ron en el alla­na­mien­to han seña­la­do ser víc­ti­mas de per­se­cu­cio­nes para no hacer pre­sen­te públi­ca­men­te sus recla­mos por la inefi­cien­cia demos­tra­da en el ope­ra­ti­vo, en el cual una tan­que­ta falló pro­vo­can­do un taco entre los vehícu­los al ingre­so a la comu­ni­dad, al menos una subame­tra­lla­do­ra no fun­cio­nó, no hubo una pre­pa­ra­ción tác­ti­ca apro­pia­da y se soli­ci­tó tar­día­men­te apo­yo de Carabineros.

“Esta­mos sin­tién­do­nos como cone­ji­llos de India, nos tie­nen los telé­fo­nos pin­cha­dos prohi­bien­do toda infor­ma­ción a los medios. Saben la emba­rra­da que se man­da­ron. Esto empe­zó en diciem­bre a peti­ción del fis­cal Enri­que Vás­quez, pero se pla­ni­fi­có por meses antes de que se con­cre­ta­ra la soli­ci­tud. Nos pare­ció raro que nos envia­ran a noso­tros si Cara­bi­ne­ros tie­ne el con­trol de esa zona. Lle­ga­mos de todas las Erta de Chi­le a un gim­na­sio en Angol en don­de el fis­cal nos ins­tru­yó alla­na­mien­tos masi­vos pero nues­tro man­do nos dejó solos y con­cu­rri­mos al lugar sin cono­cer la zona, sin pla­ni­fi­ca­ción… Y lo peor, nos man­da­ron con esco­pe­tas con per­di­go­nes de goma, una vez en el lugar muy poco se pudo hacer”, seña­la una fuen­te de la PDI.

FUENTE: Inter­fe­ren­cia

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *