Cuba. ¿A quién cas­ti­ga el bloqueo?

Por Isa­bel Fabián, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de febre­ro de 2021.

El blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro de Esta­dos Uni­dos que duran­te 60 años Cuba ha enfren­ta­do con estoi­ci­dad, es una daga de doble filo que hie­re tam­bién a los ciu­da­da­nos del país nor­te­ño.
Ese cruel cer­co repre­sen­ta el prin­ci­pal obs­tácu­lo al desa­rro­llo de la nación cari­be­ña, pero, asi­mis­mo, una tra­ba mayús­cu­la para los nor­te­ame­ri­ca­nos que bus­can incre­men­tar el comer­cio bila­te­ral, y sobre aque­llos que anhe­lan cono­cer los atrac­ti­vos del insu­lar territorio.

Sin embar­go, mien­tras el ase­dio cer­ce­na los dere­chos de ambos pue­blos, hay un opti­mis­mo pujan­te que abo­ga por unas rela­cio­nes nor­ma­les y de mutuo beneficio.

Paul John­son, pre­si­den­te de la Coa­li­ción Agrí­co­la de Esta­dos Uni­dos para Cuba, con­si­de­ró que anual­men­te la mayor de las Anti­llas impor­ta alre­de­dor de dos mil millo­nes de dóla­res en pro­duc­tos del sec­tor, pero el gigan­te del nor­te, pese a la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca, solo abas­te­ce un 10 por cien­to de la demanda.

Y es que, lejos de bene­fi­ciar­se de las faci­li­da­des que podría pro­veer en mate­ria comer­cial por tra­tar­se de un mer­ca­do natu­ral, el blo­queo gene­ra cada año millo­na­rios per­jui­cios en el ámbi­to de la ali­men­ta­ción y la agri­cul­tu­ra cubanas.

Según un infor­me ela­bo­ra­do por la can­ci­lle­ría de la nación del Cari­be para ejem­pli­fi­car las pér­di­das que oca­sio­na tal pos­tu­ra geno­ci­da, solo en esas ramas, entre abril de 2019 y mar­zo de 2020 se con­ta­bi­li­zan daños valo­ra­dos en apro­xi­ma­da­men­te 428 millo­nes 894 mil 637 dólares.

Una bue­na par­te de las afec­ta­cio­nes se habrían evi­ta­do si las empre­sas cuba­nas tuvie­ran acce­so al mer­ca­do esta­dou­ni­den­se, ase­gu­ra el docu­men­to, y cer­ti­fi­ca, ade­más, que las indus­trias de ese país son capa­ces de abas­te­cer a sus pares de la isla muchas de las mate­rias pri­mas y equi­pa­mien­tos nece­sa­rios para la moder­ni­za­ción de las líneas de producción.

Ape­nas un ejem­plo, de los muchos temas inclui­dos en el infor­me, ilus­tra el comer­cio desaprovechado.

‘La empre­sa impor­ta­do­ra de ali­men­tos regis­tró afec­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas debi­do a los ele­va­dos pre­cios del pollo con­ge­la­do en mer­ca­dos geo­grá­fi­ca­men­te dis­tan­tes, en com­pa­ra­ción con el esta­dou­ni­den­se, al cual le fue impo­si­ble acce­der en el perio­do de análisis’.

La comer­cia­li­za­do­ra Alim­port pudo adqui­rir ese pro­duc­to a pre­cios que osci­lan entre 350 y 600 dóla­res por enci­ma del valor de la tone­la­da métri­ca en el mer­ca­do nor­te­ño, sostuvo.

La agro­ali­men­ta­ria no sería la úni­ca esfe­ra favo­re­ci­da en ambas ori­llas con el levan­ta­mien­to del cerco.

Otro cam­po de inte­rés es la bio­tec­no­lo­gía que, para el caso cubano, mar­ca en la actua­li­dad la van­guar­dia en Lati­noa­mé­ri­ca, con el dise­ño de cua­tro can­di­da­tos vacu­na­les con­tra la Covid-19.

Es aún insos­pe­cha­do lo que la indus­tria anti­lla­na logra­ría si no se vie­ra cons­tan­te­men­te limi­ta­da, y por igual son inima­gi­na­bles los bene­fi­cios que ello aca­rrea­ría para miles de ciu­da­da­nos de Esta­dos Unidos.

El tes­ti­mo­nio de Geor­ge Keays, un pacien­te nor­te­ame­ri­cano diag­nos­ti­ca­do de cán­cer de pul­món que apos­tó por la medi­ci­na de la isla para tra­tar su enfer­me­dad, dio prue­ba de lo ante­rior en el docu­men­tal Cuba’s Can­cer Hope, que trans­mi­tió la red de tele­vi­sión Public Broad­cas­ting Ser­vi­ce, de aquel país.

Keays es en reali­dad una excep­ción, pues el mer­ca­do esta­dou­ni­den­se no dis­po­ne del pro­duc­to al que él tuvo acceso.

No obs­tan­te, las posi­bi­li­da­des de inter­cam­bio comer­cial en esta esfe­ra son ili­mi­ta­das. Acor­de con el cita­do tex­to, y bajo la hipó­te­sis de que solo el ocho por cien­to de los esta­dou­ni­den­ses que al año desa­rro­llan el pie del dia­bé­ti­co usen el fár­ma­co cubano Heberprot‑P, úni­co de su tipo en el mun­do, el país pro­duc­tor habría ingre­sa­do en 2019 alre­de­dor de 114 millo­nes 912 mil dólares.

Pese a que los ejem­plos des­cri­tos hablan por sí mis­mos de la con­ve­nien­cia de qui­tar tra­bas para un enten­di­mien­to pleno entre ambos Esta­dos, uno más, el del turis­mo, es har­to feha­cien­te acer­ca de las ganan­cias que la ausen­cia del blo­queo trae­ría consigo.

Si Cuba no cons­ti­tu­ye­ra un exce­len­te des­tino, la com­pa­ñía Car­ni­val Cor­po­ra­tion no se hubie­ra atre­vi­do a anun­ciar que se encuen­tra lis­ta para reajus­tar sus cru­ce­ros a la isla, tras las nue­vas reglas que pue­dan sur­gir con el cam­bio de Gobierno en Esta­dos Unidos.

Al pre­sen­tar el infor­me de la empre­sa en fin de año y el cuar­to tri­mes­tre de 2020, su direc­tor gene­ral, Arnold Donald, rati­fi­có que la nación cari­be­ña fue un pun­to focal lue­go del lla­ma­do des­hie­lo que tuvo lugar duran­te la Admi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Barack Oba­ma (2009−2017).

Para Cuba, cuya infra­es­truc­tu­ra turís­ti­ca cre­ce por año, esta alian­za resul­ta vital.

Por­que, de no exis­tir el blo­queo, se cal­cu­la que la cifra anual de visi­tan­tes esta­dou­ni­den­ses podría alcan­zar al menos dos millo­nes, lo que con­ver­ti­ría al país nor­te­ño en el prin­ci­pal mer­ca­do emi­sor de via­je­ros a la isla.

Las medi­das del Depar­ta­men­to de Esta­do con­tra los tras­la­dos de sus ciu­da­da­nos al vecino archi­pié­la­go, como la prohi­bi­ción de los vue­los regu­la­res y chár­te­res hacia las ter­mi­na­les aéreas cuba­nas, excep­to al Aero­puer­to Inter­na­cio­nal José Mar­tí, de La Haba­na, entra­ña­ron una reduc­ción en el flu­jo de visi­tan­tes de tal pro­ce­den­cia en cer­ca de 420 mil pasa­je­ros duran­te el perio­do de aná­li­sis, corro­bo­ró el infor­me de la cancillería.

Has­ta el 4 de junio de 2019, ade­más, se regis­tra­ba un alza del 35 por cien­to en el arri­bo de vaca­cio­nis­tas a bor­do de cru­ce­ros; pero la pros­crip­ción en este ámbi­to oca­sio­nó una afec­ta­ción con­si­de­ra­ble para la eco­no­mía cuba­na, ya que en solo seis meses (de julio a diciem­bre de 2019) se deja­ron de ingre­sar 12 millo­nes 356 mil 941 dólares.

A pro­pó­si­to de la pro­ba­bi­li­dad de comer­ciar libre­men­te con la isla, el empre­sa­rio Doug Kees­ling mani­fes­tó su opti­mis­mo a Agri-Pul­se Communications.

Veo una nue­va Admi­nis­tra­ción y es un nue­vo día. Esta­mos ponien­do nue­va semi­lla en la tie­rra y bus­ca­mos una bue­na cose­cha, decla­ró el agri­cul­tor miem­bro de la Comi­sión del Tri­go de Kansas.

Lo lla­ma­ti­vo es que Kees­ling no es cubano, pero su opti­mis­mo refren­da que los habi­tan­tes de la isla están acom­pa­ña­dos en su empe­ño de ver­se libres de un blo­queo cuyos efec­tos cas­ti­gan, sin dis­tin­ción, a los dos pueblos.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *