Chi­le. Pan­gui­pu­lli: La obs­ce­na his­to­ria de impu­ni­dad de un lin­do pue­blo del sur

por Mau­ri­cio Durán Espinoza/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de febre­ro de 2021.

Mien­tras escri­bo estas líneas, la Muni­ci­pa­li­dad de Pan­gui­pu­lli, el juz­ga­do de poli­cía local y otras depen­den­cias de ser­vi­cios públi­cos arden y se con­su­men por las lla­mas en una expre­sión de rabia e impo­ten­cia, fren­te a la indo­len­cia y el des­pre­cio por la vida de un joven.

Qui­zás una con­cien­cia colec­ti­va que esta­lla fren­te al cobar­de ase­si­na­to de Fran­cis­co Rome­ro, un mucha­cho humil­de, un artis­ta de las calles y crea­dor de bellas joyas con pie­dras pre­cio­sas y noble cobre andino, en medio de una ciu­dad turís­ti­ca como Pan­gui­pu­lli, a vis­ta y pacien­cia de los tran­seún­tes en una de esas tar­de de verano de pos­tal del sur, en un pue­blo don­de nun­ca pasa nada, no se pue­de enten­der a pri­me­ra vista.

Qui­zás las des­afor­tu­na­da inter­ven­ción del Alcal­de de Pan­gui­pu­lli1, más preo­cu­pa­do del orden publi­co y de la vuel­ta a la nor­ma­li­dad, que de dar un sen­ti­do pesa­me a la fami­lia del joven ase­si­na­do en decla­ra­cio­nes a medios nacio­na­les. Qui­zas la decla­ra­ción públi­ca de Cara­bi­ne­ros de Chi­le2 tra­tan­do de ins­ta­lar la defen­sa pro­pia como excu­sa para res­pal­dar al fun­cio­na­rio policial.

Qui­zás hay que dar un poco más de con­tex­to, para que se dejen de decir que no lo vie­ron venir.

Esce­na uno: Un ase­si­na­to a ple­na luz del día

Que vemos en el video, a Fran­cis­co Rome­ro, sote­nien­do en sus manos sus mala­ba­res hechos de un latón sin filo, arte­fac­tos y no armas blan­cas, que se con­si­guen en cual­quier tien­da de artícu­los cir­cen­ses. El joven está sien­do rodea­do y apun­ta­do por tres efec­ti­vos poli­cia­les. Hay dos dis­pa­ros a los pies del mucha­cho, quien se escon­de del cara­bi­ne­ro que tie­ne de enfren­te en una caja o table­ro eléc­tri­co que con­tro­la los semá­fo­ros. Lue­go de los dos dis­pa­ros, Fran­cis­co en una reac­ción natu­ral ante el uso des­pro­por­cio­na­do de la fuer­za, se aba­lan­za para asus­tar al efec­ti­vo poli­cial quien final­men­te le dis­pa­ra en un mus­lo y lue­go otro dis­pa­ro que le atra­ve­só el pecho. El cara­bi­ne­ro y los efec­ti­vos poli­cia­les se reti­ran del lugar, mien­tras el cuer­po de Fran­cis­co exha­la­ba su ulti­mo res­pi­ro, auxi­lia­do por una TENS que fue tes­ti­go jun­to a su hija del hecho,

El tes­ti­mo­nio de la Tens Naty Peral­ta, que deja­mos aquí, nos expli­ca sin eufe­mis­mos la situa­ción vivi­da duran­te la tar­de del vier­nes 5 de febre­ro de 2021 en el cen­tro de Panguipulli.

Esce­na dos: Una lar­ga his­to­ria de impu­ni­dad I

Pan­gui­pu­lli es una comu­na que se encuen­tra al noroes­te de la pro­vin­cia de Val­di­via, en la región de Los Ríos y a pesar de su belle­za natu­ral y aspec­to de pue­blo don­de nun­ca pasan este tipo de situa­cio­nes, tie­ne un his­to­rial de impu­ni­da­des y des­po­jos que se remon­tan des­de la lle­ga­da de los colo­nos al terri­to­rio y la usur­pa­ción de tie­rras mapu­che, ahí estan los ase­si­na­tos de mapu­che que se opu­sie­ron al avan­ce del pro­gre­so a cos­ta de su terri­to­rio, pro­diuc­to de enga­ños y corri­das de cer­co. Esto rela­tos estan expues­tos en el Par­la­men­to de Koz Koz escri­tos por el perio­dis­ta Aure­lio Díaz Meza, allá por 1907.

Lue­go vinie­ron los años de la explo­ta­ción fores­tal que tra­jo con­si­go la expo­lia­ción de los tra­ba­ja­do­res fores­ta­les y sus fami­lias, que can­sa­dos de tan­tos abu­sos y pagos en vales de pul­pe­rías toma­ron el con­trol de sus vidas; y en el con­tex­to de la refor­ma agra­ria inten­ta­ron cos­truir en estas cor­di­lle­ras un mun­do más jus­to para ellos y para sus hijos. Pasó nue­va­men­te el cuer­vo de la vio­len­cia esta­tal y en nues­tra memo­ria estan pre­sen­tes los dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos, las tor­tu­ras, los fusi­la­mien­tos de tra­ba­ja­do­res que solo ejer­cían sus dere­chos y su dig­ni­dad en ple­ni­tud por pri­me­ra vez en la vida. Más de seten­ta nom­bres están en las pla­cas del monu­men­to de Nel­tu­me, que dia­ria­men­te hace una vigi­lia per­ma­nen­te en bús­que­da de jus­ti­cia y fin a este horri­ble y ver­gon­zo­so capi­tu­lo de la his­to­ria nacio­nal de la impunidad.

Todos estos ele­men­tos estan des­cri­tos en exten­so en el Infor­me Ret­tig y en el infor­me Valech, así como en dife­ren­tes libros de memo­rias y tes­ti­mo­nios de la lucha obre­ra. Que decir de los des­pal­za­mien­tos for­za­dos de fami­lias com­ple­tas de las cor­di­lle­ras a pobla­cio­nes como la Lol­que­llen o como pue­blos cer­ca­nos como melef­quen. No olvi­dar que el ulti­mo des­alo­jo lo hizo el gru­po Luk­sic, al expul­sar a las fami­lias de Enco. No olvi­dar que las 320 mil hec­ta­reas del Com­ple­jo fores­tal y made­re­ro tie­rras pasa­ron a las manos de los nue­vos ricos a pre­cios irri­so­rios, que hablan de un des­po­jo corrupto.

Tam­po­co pode­mos olvi­dar la impu­ni­dad en el ase­si­na­to y tor­tu­ra de sie­te lucha­do­res socia­les en 1981, que resi­tie­ron y com­ba­tie­ron una dic­ta­du­ra que implmen­tó este mode­li­to de pais oasis de paz, tran­qui­li­dad y pro­gre­so en Amé­ri­ca Latinas.

Veo los noti­cie­ros y vuel­ven a repe­tir que Pan­gui­pu­lli es un lin­do pue­blo del sur don­de nun­ca pasa nada. Hay que seguir con esta memo­ria obstinada.

Esce­na Tres: Una lar­ga his­to­ria de impu­ni­dad II

Pero el 21 de agos­to de 2016, a Maca­re­na Val­des, madre de cua­tro niños, com­pa­ñe­ra flo­re­cien­te de ter­nu­ra y espe­ran­za, nos la arre­ba­tó ese cuer­vo invi­si­ble lleno de vio­len­cia , por defen­der jun­to a su com­pa­ñe­ro Ruben Collío y la gen­te de las comu­ni­da­des mapu­che, el terri­to­rio de Tran­guil de la ins­ta­la­ción de una mini­cen­tral hidro­elec­tri­ca. A pesar de los rumo­res inofi­cio­sos y viles, ahí estan los infor­mes tana­to­ló­gi­cos que indi­can que Maca­re­na no se sui­ci­dó, sino que hubo par­tic­pa­ción de ter­ce­ros. Has­ta el momen­to, la impu­ni­dad de la vio­len­cia que ope­ra en la som­bras nos impi­de hacer jus­ti­cia en este lin­do pue­blo con vis­ta al lago y la cor­di­lle­ra. En estos días, su sue­gro Mar­ce­lino Collío, dejó este plano terre­nal hacia el wenu­ma­pu sin encon­trar jus­ti­cia, mien­tras la car­pe­ta de inves­ti­ga­ción duer­me en la Fis­ca­lía de Panguipulli.

La impu­ni­dad es obscena.

Y este vier­nes 5 de febre­ro de 2021, un cara­bi­ne­ro al cual el Esta­do de Chi­le le entre­gó un revol­ver para defen­der y pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos, come­te un ase­si­na­to a ple­na luz del día en el cen­tro de Pan­gui­pu­lli; ampa­ra­do en su rol de auto­ri­dad y en medio de un reme­do de pro­to­co­lo de con­trol de iden­ti­dad, matan­do a Fran­cis­co, un mucha­cho en situa­ción de calle, preo­cu­pa­do del sen­ti­do humano y su rela­ción con la natu­ra­le­za, un cabro lin­do con un piu­ke y pulli (cora­zón y espí­ri­tu) tan azul como el cie­lo que nos cubre, tan digno en su sen­ci­llez como ese pro­fun­do refle­jo de las mon­ta­ñas azu­les que lo cobi­ja­ran de aquí en ade­lan­te, como un man­to bri­llan­te, pues el era el más sen­ci­llo y digno entre noso­tros y nosotras.

La vio­len­cia poli­cial e ins­ti­tu­cio­nal tam­bien es obscena.

Todo ase­si­na­to públi­co es un ase­si­na­to político

Cla­ra­men­te lo de este vier­nes 5 de febre­ro, fue una mues­tra mas de la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal que gra­cias a la impu­ni­dad cen­te­na­rias, jus­ti­fi­ca las accio­nes de aque­llas per­so­nas que reple­tas de pri­vi­le­gios tra­tan de esta­ble­cer un orden cla­sis­ta, repre­si­vo, segre­ga­dor y humi­llan­te para los pue­blos mapu­che y chi­leno que habi­tan este lin­do pue­bli­to don­de cada ase­si­na­to que les he rela­ta­do ha sido político.

Recal­ca­mos lo de polí­ti­co por que tras una espon­tá­nea mani­fes­ta­ción ciu­da­na­na, en repu­dio a este ase­si­na­to, Cara­bi­ne­ros copó el cen­tro de la ciu­dad con efec­ti­vos poli­cia­les tra­tan­do de impo­ner un esce­na­rio de mie­do y terror, con lagri­mó­ge­nas so pre­tex­to de res­ta­ble­cer una nor­ma­li­dad que efec­ti­vos de su ins­ti­tu­ción; habían que­bra­do con la deli­ca­de­za de un ele­fan­te corrien­do en medio de una cris­ta­le­ría. Esto uni­do a los des­afor­tu­na­dos comen­ta­rios de la auto­ri­dad local, a la decla­ra­ción pbli­ca de cara­bi­ne­ros cali­fi­can­do el ase­sian­to como en defen­sa pro­pia, se sin­tie­ron como una pro­vo­ca­ción, como un escu­pi­ta­jo, como un insul­to mas a las inte­li­gen­cia y la sana con­cien­cia de la gen­te jus­ta y tra­ba­ja­do­ra que habi­ta Panguipulli.

Recor­de­mos que todo ase­si­na­to es polí­ti­co en este pue­bli­to del sur de Chi­le, don­de nun­ca pasa nada según la tele.

Algu­nos se que­ja­ran de los incen­dios de espa­cios publi­cos, de las barri­ca­das y de esta revuel­ta popu­lar que con sus fue­gos inten­ta puri­fi­car tan­ta mise­ria huma­na, tan­ta vile­za, tan­ta san­gre que ha cubier­to nues­tro cam­pos y calles.

Los edi­fi­cios, las cons­tru­cio­nes, los compu­tado­res, los regis­tros, todo eso se pue­de recu­pe­rar o recons­truir, pero las vidas de Fran­cis­co Rome­ro, de Maca­re­na Val­des, de los lucha­do­res socia­les que enfren­ta­ron dig­na­men­te la dic­ta­du­ra mili­tar, de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras del Com­ple­jo, y nues­tras lam­gen y peñi ase­si­na­dos y tor­tu­ra­dos duran­te el pro­ce­so de colo­ni­za­ción y usur­pa­ción del terri­to­rio mapu­che de Pan­gui­pu­lli a ini­cios del siglo XX, no se pue­den repa­rar, no se pue­den resar­cir, ya que la impu­ni­dad es una vio­len­ta arma polí­ti­ca de terror y una cos­tum­bre en pue­blos del sur de Chi­le con vis­ta al lago y al volcán.

Los medios de comu­ni­ca­ción han tra­ta­do de ins­ta­lar ese eufe­mis­mo de mier­da deno­mi­na­do “con­fu­so inci­den­te” o “enfren­ta­mien­to”. Esti­ma­dos cole­gas comu­ni­ca­do­res, no fue con­fu­so, fue un ase­si­na­to a ple­na luz del día, ni tam­po­co un inci­den­te ais­la­do en esta lar­ga y her­mo­sa his­to­ria de impu­ni­dad sis­te­má­ti­ca de este pue­bli­to del sur de chi­le que le hemos rela­ta­do sintéticamente.

Sabe­mos que inten­ta­ran uti­li­zar esta revuel­ta iné­di­ta en la his­to­ria local de Pan­gui­pu­lli, para mili­ta­ri­zar el terri­to­rio so pre­tex­to de la vuel­ta a la nor­ma­li­dad y el res­ta­ble­ci­mien­to del orden públi­co, ya lo escri­be y pide por redes socia­les3 José Anto­nio Kast, el rubie­ci­to fas­cis­ta del Par­ti­do Repu­bli­cano, pidien­do que inter­ven­ga el ejér­ci­to, antes de que que­men la ciu­dad com­ple­ta y no olvi­dar que la Mul­ti­gre­mial en la voz de su voce­ro, Juan Pablo Swett4, ha esta­do soli­ci­tan­do la imple­men­ta­ción de esta­do de sitio en la macro­zo­na sur. Sabe­mos, por expe­rien­cia his­tó­ri­ca como ope­ran los patro­nes en el sur. No olvi­de­mos que la impu­ni­dad de los pri­vi­le­gia­dos siem­pre será defen­di­da por los fas­cis­tas en este lin­do fun­do con vis­ta al mar y a la cor­di­lle­ra lla­ma­do Chile.

Pero aquí no hacen fal­ta más cara­bi­ne­ros, ni más mili­ta­res, ni impo­ner nue­va­men­te el terro­ris­mo de Esta­do para que la obs­ce­na impu­ni­dad siga sus­ten­tan­do el poder ver­ti­cal y el pri­vi­le­gio auto­ri­ta­rio de unos pocos, sobre los pue­blos que habi­tan el terri­to­rio; en Pan­gui­pu­lli, es este terri­to­rio digno del Wall­ma­pu, lo que es urgen­te y nece­sa­rio es que se haga Jus­ti­cia de Ver­dad por todos los ase­si­na­tos polí­ti­cos y todas las vul­ne­ra­cio­nes a los dere­chos de los pue­blos mapu­che y chi­leno mes­ti­zo; rea­li­za­dos por la éli­te polí­ti­ca, terra­te­nien­te y mili­tar des­de la mal lla­ma­da paci­fi­ca­ción de la Arau­ca­nía has­ta el presente.

Notas

1https://resumen.cl/articulos/a‑mi-lo-que-me-interesa-es-que-se-restablezca-el-orden-publico-alcalde-de-panguipulli-tras-asesinato-de-joven-por-carabineros

2https://​www​.dia​rio​la​guino​.cl/​n​o​t​i​c​i​a​/​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​s​/​2​0​2​1​/​0​2​/​d​e​f​e​n​s​a​-​p​r​o​p​i​a​-​i​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​-​r​e​s​p​a​l​d​a​-​a​c​c​i​o​n​-​d​e​-​c​a​r​a​b​i​n​e​r​o​-​t​r​a​s​-​m​u​e​r​t​e​-​d​e​-​m​a​l​a​b​a​r​i​s​t​a​-​e​n​-​p​a​n​g​u​i​p​u​lli

3https://​twit​ter​.com/​j​o​s​e​a​n​t​o​n​i​o​k​a​s​t​/​s​t​a​t​u​s​/​1​3​5​7​8​6​9​3​6​7​2​0​4​1​5​1​296

4https://​twit​ter​.com/​g​l​o​r​i​a​n​a​v​e​i​l​l​a​n​/​s​t​a​t​u​s​/​1​3​5​7​7​3​9​2​9​4​0​2​7​3​1​7​248

fuen­te: El Puelche



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *