Bra­sil. Sin impeach­ment para el genocida

Por Fer­nan­do de la Cua­dra. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de febre­ro de 2021.

El recién elec­to par­la­men­to bra­si­le­ño es la máxi­ma expre­sión del fisio­lo­gis­mo polí­ti­co que car­co­me como un cán­cer la demo­cra­cia bra­si­le­ña. En el fisio­lo­gis­mo no hay pro­yec­to de país, ni voca­ción de mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción. Solo mucho ape­ti­to por car­gos y recur­sos eco­nó­mi­cos a cam­bio de apo­yo, com­pli­ci­dad u omi­sión en caso de que el eje­cu­ti­vo trans­gre­da la Cons­ti­tu­ción. Es la vie­ja prác­ti­ca ins­ti­tu­cio­na­li­za­da del “yo te doy si tú me das” (toma-lá-dá-cá). Una tra­ge­dia para los habi­tan­tes de este terri­to­rio que aho­ra van a tener que con­ti­nuar sopor­tan­do la inca­pa­ci­dad del gobierno para enfren­tar la pan­de­mia y las arre­me­ti­das auto­ri­ta­rias del ex capi­tán sin el con­tra­pe­so que podría ejer­cer el Poder legislativo.

A par­tir de este resul­ta­do, las posi­bi­li­da­des de que se abra un pro­ce­so de impeach­ment con­tra Bol­so­na­ro son muy remo­tas. Con un fuer­te alia­do pre­si­dien­do la Cáma­ra de dipu­tados, los más de 60 pedi­dos de des­ti­tu­ción que se vie­nen acu­mu­lan­do duran­te los últi­mos dos años de man­da­to, podrán seguir espe­ran­do en las gave­tas has­ta ser archi­va­dos defi­ni­ti­va­men­te. Los moti­vos para apar­tar al man­da­ta­rio de la pre­si­den­cia son muchos y varia­dos, lo que fal­ta aho­ra es la volun­tad polí­ti­ca de lle­var ade­lan­te un pro­ce­so com­ple­jo y des­gas­tan­te, con par­la­men­ta­rios que tie­nen como prin­ci­pal obje­ti­vo obte­ner más recur­sos del gobierno fede­ral o influir para que algu­na amis­tad obten­ga un buen car­go den­tro del apa­ra­to de Estado.

Es lamen­ta­ble, pero esta­mos segu­ra­men­te en pre­sen­cia del más nefas­to Con­gre­so Nacio­nal en la his­to­ria recien­te de Bra­sil. El lla­ma­do “Cen­trão” que es mayo­ri­ta­rio, es un amon­to­na­do gela­ti­no­so de par­ti­dos y siglas que se arti­cu­lan en torno de intere­ses espu­rios con la fina­li­dad prin­ci­pal de repro­du­cir­se en las esfe­ras del poder. Sus miem­bros son figu­ras opor­tu­nis­tas y mali­cio­sas, que se carac­te­ri­zan por pre­sen­tar pocos pro­yec­tos para el bene­fi­cio de la ciu­da­da­nía, pero que cir­cu­lan por los pasi­llos del Con­gre­so apro­ve­chan­do los inters­ti­cios del sis­te­ma para con­se­guir recur­sos, pre­ben­das, auxi­lios, comi­sio­nes, enmien­das pre­su­pues­ta­rias, etc. que en nada apor­tan al desa­rro­llo de la nación.

El can­di­da­to Bol­so­na­ro que en las elec­cio­nes de 2018 se pre­sen­ta­ba como el repre­sen­tan­te de una nue­va mane­ra de hacer polí­ti­ca, sin com­po­nen­das y acuer­dos bajo el tape­te, se ha reve­la­do como el peor de todos. Puso todos los recur­sos del Esta­do para com­prar a sena­do­res y dipu­tados en cam­bio del apo­yo a sus can­di­da­tos (Pache­co y Lira), hacien­do pro­me­sas de car­gos inexis­ten­tes o de posi­bles futu­ros minis­te­rios que el eje­cu­ti­vo dice estar eva­luan­do crear o refun­dar, prin­ci­pal­men­te para trans­for­mar­los en agen­cias de empleo. Según pala­bras del pro­pio pre­si­den­te “el país se encuen­tra que­bra­do” (sic), pero recur­sos para con­se­guir el apo­yo de los hono­ra­bles al pare­cer abun­dan. Si eso no cons­ti­tu­ye moti­vo de frau­de elec­to­ral, no se me ocu­rre que podría ser.

Hace poco un estu­dio coor­di­na­do por la juris­ta Deisy Ven­tu­ra de la Uni­ver­si­dad de São Pau­lo, reve­ló que des­de mar­zo de 2020 exis­te una estra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal de la admi­nis­tra­ción Bol­so­na­ro des­ti­na­da a pro­pa­gar el virus por todo el país. Lo ante­rior des­mien­te la difun­di­da idea de que el gobierno ha sido impo­ten­te y negli­gen­te en el enfren­ta­mien­to de la pan­de­mia. Por el con­tra­rio, el infor­me con­clu­ye que “la sis­te­ma­ti­za­ción de los datos demues­tra el com­pro­mi­so y la efi­ca­cia de la acción del gobierno fede­ral para difun­dir amplia­men­te el virus en el terri­to­rio nacio­nal”. La lis­ta de evi­den­cias de esta afir­ma­ción es muy exten­sa y el cre­ci­mien­to ace­le­ra­do de falle­ci­dos e infec­ta­dos que pre­sen­ta Bra­sil per­mi­te corro­bo­rar los resul­ta­dos del estu­dio. En este caso, el ex capi­tán podría per­fec­ta­men­te ser pro­ce­sa­do por mani­fies­to aban­dono en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes y por que­bran­tar el jura­men­to cons­ti­tu­cio­nal de cui­dar y pre­ser­var la vida de los brasileños.

Para defen­der­se de las acu­sa­cio­nes que se acu­mu­lan en su con­tra, Bol­so­na­ro le trans­fie­re la cul­pa de su inca­pa­ci­dad de gober­nar y de su pul­sión por la muer­te a todos quie­nes pue­da col­gar­le el bul­to de esta desas­tro­sa ges­tión que solo tien­de a empeo­rar. De esta mane­ra, cul­pa a las cuen­tas públi­cas por las ata­du­ras pre­su­pues­ta­rias que han pro­vo­ca­do el caos sani­ta­rio en Manaos o que limi­tan la ayu­da de emer­gen­cia para los sec­to­res más afec­ta­dos, cul­pa al Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral que le entre­gó mayor auto­no­mía a gobier­nos esta­dua­les y muni­ci­pios, cul­pa a las far­ma­céu­ti­cas por no ofre­cer las vacu­nas al mejor pre­cio de mer­ca­do, cul­pa a los ciu­da­da­nos por con­traer el virus, cul­pa a las ins­ti­tu­cio­nes que no lo dejan gober­nar dis­cre­cio­nal­men­te y un lar­go etcétera.

El ex capi­tán ha trans­for­ma­do a Bra­sil en un país don­de la vida no es pre­ser­va­da, don­de la vacu­na­ción avan­za a pasos muy len­tos y don­de cada día más de mil per­so­nas mue­ren a cau­sa del Covid-19. Ante este esce­na­rio y teme­ro­so de una even­tual des­ti­tu­ción, el pre­si­den­te ha apos­ta­do sus fichas en la for­ma­ción de un Con­gre­so sumi­so y coop­ta­do por los intere­ses pecu­nia­rios. En tal sen­ti­do, la cri­sis eco­nó­mi­ca ‑que muy pro­ba­ble­men­te se agu­di­za­rá este año- pue­de impli­car per­der el con­trol de los miem­bros del cen­trão, en caso de no con­tar con más recur­sos para ofre­cer­le a sus apo­ya­do­res de alqui­ler o “alia­dos” con­di­cio­na­les. Para­do­jas del des­tino, para ale­jar­se del fan­tas­ma del impeach­ment Bol­so­na­ro va a tener que seguir hacien­do con­ce­sio­nes ad infi­ni­tum a la corrup­ta mafia de los par­ti­dos, opor­tu­nis­ta y fisio­ló­gi­ca, que él pro­me­tía des­te­rrar de la vida polí­ti­ca brasileña.

Fer­nan­do de la Cua­dra es doc­tor en Cien­cias Socia­les y edi­tor del blog Socia­lis­mo y Demo­cra­cia.

Fuen­te: Rebelión

Fuen­te original 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *