Bra­sil. Asfi­xia­dos, el sál­ve­se quien pue­da de Bolsonaro

Por Mar­ce­lo Agui­lar. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de febre­ro de 2021.

Manaos colap­sa, el des­em­pleo afec­ta a 14 millo­nes de per­so­nas y el apo­yo esta­tal a los más pobres ter­mi­nó. Un estu­dio recien­te denun­cia una «estra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal de pro­pa­ga­ción del virus», pero el Con­gre­so pro­te­ge al presidente.

Fal­ta el aire. Mien­tras el país se apro­xi­ma a 220 mil muer­tes por covid-19, en el esta­do de Ama­zo­nas ya murie­ron más de 7 mil per­so­nas y en las últi­mas sema­nas, en su capi­tal, Manaos, dece­nas lo hicie­ron por fal­ta de tubos de oxí­geno. La noti­cia tuvo impac­to mun­dial. La región otro­ra cita­da en las pri­me­ras pla­nas de la pren­sa inter­na­cio­nal como pul­món del mun­do pasó a ocu­par los titu­la­res por sus lla­ma­dos de soco­rro por fal­ta de aire. A nivel nacio­nal, el impac­to de la noti­cia con­si­guió lo que las repe­ti­das cifras de cer­ca de mil muer­tos por día ya no logra­ban: reen­fo­car la aten­ción en la deli­be­ra­da negli­gen­cia del gobierno de Jair Bol­so­na­ro en el com­ba­te a la enfermedad.

Gobierno com­pe­ten­te

Las crí­ti­cas al gobierno se habían cen­tra­do has­ta aho­ra en sus pre­ten­di­das incom­pe­ten­cia e irres­pon­sa­bi­li­dad. Los suce­si­vos cam­bios de minis­tros de Salud y la total ausen­cia de un coman­do uni­fi­ca­do fren­te a la pan­de­mia y de una estra­te­gia nacio­nal efi­caz para con­te­ner el virus pare­cían mos­trar un gobierno vaci­lan­te, con­fun­di­do. Bol­so­na­ro mini­mi­zó per­so­nal­men­te el alcan­ce del virus, pro­mo­vió aglo­me­ra­cio­nes y actuó como garo­to pro­pa­gan­da de medi­ca­men­tos sin efi­ca­cia com­pro­ba­da, como la cloroquina.

Sin embar­go, un estu­dio ela­bo­ra­do en con­jun­to por el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes y Estu­dios de Dere­cho Sani­ta­rio de la Facul­tad de Salud Públi­ca de la Uni­ver­si­dad de Sao Pau­lo y la orga­ni­za­ción Conec­tas Dere­chos Huma­nos apor­ta un enfo­que dife­ren­te. Publi­ca­do esta sema­na por el perió­di­co espa­ñol El País, el tra­ba­jo reco­pi­la y sis­te­ma­ti­za las dife­ren­tes nor­mas apro­ba­das por el gobierno fede­ral y las admi­nis­tra­cio­nes esta­dua­les des­de el comien­zo de la pan­de­mia, así como sus decla­ra­cio­nes públi­cas, omi­sio­nes u obs­truc­cio­nes, y mues­tra un mapa deta­lla­do –y maca­bro– de su actuación.

Según afir­man los edi­to­res en la pre­sen­ta­ción, «los resul­ta­dos ale­jan la per­sis­ten­te inter­pre­ta­ción de que habría incom­pe­ten­cia o negli­gen­cia por par­te del gobierno fede­ral en la ges­tión de la pan­de­mia» y reve­lan la exis­ten­cia de una «estra­te­gia ins­ti­tu­cio­nal de pro­pa­ga­ción del virus, pro­mo­vi­da por el gobierno bra­si­le­ño bajo el lide­raz­go de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca». Los datos mues­tran «el empe­ño y la efi­cien­cia en la actua­ción de la Unión en pro de la amplia dise­mi­na­ción del virus en el terri­to­rio nacio­nal, con el obje­ti­vo de reto­mar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca lo más rápi­do posi­ble y a cual­quier cos­to», lo que cons­ti­tu­ye «una vio­la­ción sin pre­ce­den­tes del dere­cho a la vida y el dere­cho a la salud de los brasileños».

Tam­bién esta sema­na, el magis­tra­do del Supre­mo Tri­bu­nal Fede­ral Ricar­do Lewan­dows­ki habi­li­tó la aper­tu­ra de una inves­ti­ga­ción al minis­tro de Salud, el gene­ral Eduar­do Pazue­llo, en rela­ción con el colap­so sani­ta­rio en Manaos. El pro­pio minis­tro reco­no­ció en con­fe­ren­cia de pren­sa el 18 de enero que sabía des­de hacía días que podría fal­tar oxí­geno en la ciu­dad si las auto­ri­da­des no empren­dían las accio­nes correspondientes.

Más cri­sis

La cri­sis sani­ta­ria, que se agra­va, se suma a la eco­nó­mi­ca, que «lle­ga a una eco­no­mía semi­es­tan­ca­da, con aumen­to de la con­cen­tra­ción de la ren­ta y del núme­ro de per­so­nas con­si­de­ra­das pobres», dice a Bre­cha Julia­ne Furno, doc­to­ra en Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co por la Uni­ver­si­dad Esta­tal de Cam­pi­nas. «La pan­de­mia afec­tó prin­ci­pal­men­te al sec­tor de ser­vi­cios, que abar­ca muchos de los empleos más pre­ca­rios, ocu­pa­dos por muje­res y sobre todo por muje­res negras: empleo domés­ti­co, ser­vi­cios de cui­da­dos, ali­men­ta­ción y alo­ja­mien­to», expli­ca Furno.

Fue para paliar los efec­tos polí­ti­cos y socia­les de esta situa­ción que el gobierno otor­gó un auxi­lio de emer­gen­cia, que comen­zó a pagar­se en abril. Duran­te cin­co meses, con­sis­tió en 600 reales por mes (unos 110 dóla­res esta­dou­ni­den­ses) a unos 68 millo­nes de per­so­nas, entre des­em­plea­dos, tra­ba­ja­do­res infor­ma­les y micro­em­pren­de­do­res indi­vi­dua­les. Al lle­gar agos­to el gobierno exten­dió el pago has­ta diciem­bre, pero redu­ci­do a la mitad. Y aho­ra, cuan­do Bra­sil tie­ne más de 14 millo­nes de des­em­plea­dos, el auxi­lio lle­gó a su fin. Reci­bir­lo se con­fun­de con la sobre­vi­ven­cia para gran par­te de los bene­fi­cia­rios, en un momen­to de esca­sez de tra­ba­jo e ingresos.

«El fin del auxi­lio no sig­ni­fi­ca que vamos a vol­ver a la situa­ción ante­rior a la pan­de­mia, que ya era mala, sino que vamos a vivir una situa­ción mucho peor», afir­ma Furno, y expli­ca que pre­vio a esta cri­sis no exis­tían la tasa de des­em­pleo tan ele­va­da que exis­te hoy ni la caí­da acu­mu­la­da de los ingre­sos de los tra­ba­ja­do­res, que se retra­je­ron 20 por cien­to en pro­me­dio. A la degra­da­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo hay que sumar­le un pro­ble­ma cen­tral: el repun­te infla­cio­na­rio que vive Bra­sil des­de agos­to. «Este aumen­to de los pre­cios se da sobre todo en los ali­men­tos, que repre­sen­tan la par­te más impor­tan­te del pre­su­pues­to de las fami­lias más pobres y las deja en una situa­ción de extre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad», afir­ma la economista.

Según reve­ló Data­folha el lunes 25, entre quie­nes reci­bie­ron el auxi­lio de emer­gen­cia, 69 por cien­to no encon­tró otra fuen­te de ingre­sos para sus­ti­tuir­lo. Sin embar­go, según publi­có Valor Eco­nô­mi­co el mar­tes, el minis­tro de Eco­no­mía, Pau­lo Gue­des, dijo que la vuel­ta del auxi­lio sería una «medi­da de gue­rra» y que las con­se­cuen­cias de tal esfuer­zo béli­co «debe­rán ser enfren­ta­das por esta gene­ra­ción». Por aho­ra, no se vis­lum­bra a cor­to pla­zo el regre­so del subsidio.

Insu­fi­cien­te

Has­ta aho­ra la popu­la­ri­dad del pre­si­den­te pare­cía blin­da­da, entre otras cosas, por efec­to del auxi­lio de emer­gen­cia entre­ga­do a los más pobres. Pero según publi­có Data­folha esta sema­na, va en aumen­to el por­cen­ta­je de los que con­si­de­ran su ges­tión mala o muy mala, que pasa­ron de 32 por cien­to en diciem­bre a 40 por cien­to en enero. Al mis­mo tiem­po se redu­jo el por­cen­ta­je de quie­nes lo con­si­de­ran exce­len­te o bueno, de 37 a 31 por cien­to. Y un dato no menor: entre los que dicen tener­le mucho mie­do a la enfer­me­dad, el recha­zo a Bol­so­na­ro aumen­tó de 41 a 51 por ciento.

Duran­te el fin de sema­na pasa­do, varias cara­va­nas, de izquier­da y dere­cha, pidie­ron el impeach­ment de Bol­so­na­ro en dis­tin­tos pun­tos del país. Al coro por la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te se suma­ron voces que fue­ron cla­ves en el gol­pe con­tra Dil­ma Rous­seff, como el colec­ti­vo Vem Pra Rua y el Movi­mien­to Bra­sil Libre. Has­ta el momen­to, el Con­gre­so reci­bió 62 pedi­dos de jui­cio polí­ti­co, pero este no pare­ce via­ble a cor­to pla­zo. Entre otras cosas, por­que en el Par­la­men­to se acer­can dos elec­cio­nes de suma impor­tan­cia: a la pre­si­den­cia del Sena­do y a la de la Cáma­ra de Dipu­tados, a dispu­tar­se ambas el lunes 1 de febre­ro. Bol­so­na­ro tie­ne can­di­da­to para las dos. En Dipu­tados, Arthur Lira, del dere­chis­ta Pro­gre­sis­tas, y en el Sena­do, Rodri­go Pache­co, de Demó­cra­tas, otra for­ma­ción de simi­la­res inclinaciones.

Líder nato del Cen­trão –alia­do del expre­si­den­te de la Cáma­ra Eduar­do Cunha, actual­men­te pre­so – , Lira es el can­di­da­to que le per­mi­ti­ría al pre­si­den­te con­so­li­dar el con­trol sobre la Cáma­ra Baja que ini­ció con su acer­ca­mien­to a ese sec­tor, que lo blin­dó con­tra inten­tos ante­rio­res de impeach­ment a cam­bio de car­gos en el Eje­cu­ti­vo. La izquier­da y la cen­troiz­quier­da se ali­nean tras Baleia Ros­si, un ínti­mo ami­go del expre­si­den­te Michel Temer y su com­pa­ñe­ro de mili­tan­cia en el Movi­mien­to Demo­crá­ti­co Bra­si­le­ño (MDB). A Ros­si tam­bién lo apo­ya Rodri­go Maia, actual pre­si­den­te de la cáma­ra, otro miem­bro de Demó­cra­tas, a quien algu­nos medios han eri­gi­do en esta­dis­ta fren­te al inexis­ten­te deco­ro y la empe­ci­na­da viru­len­cia polí­ti­ca de Bol­so­na­ro. En el caso del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), su apo­yo a Baleia Ros­si es la pri­me­ra alian­za tác­ti­ca con el MDB des­de el impeach­ment de Dil­ma. El resul­ta­do de seme­jan­te acuer­do toda­vía está por verse.

En el Sena­do, la dispu­ta tam­bién está reñi­da. Ade­más de Bol­so­na­ro, a Pache­co lo apo­yan el actual pre­si­den­te de la cáma­ra, Davi Alco­lum­bre, tam­bién de Demó­cra­tas, y el pro­pio PT. La deci­sión del PT res­pon­de a que Pache­co es con­si­de­ra­do un «garan­tis­ta» fren­te a la can­di­da­ta rival, Simo­ne Tebet, aso­cia­da a la ope­ra­ción Lava Jato y al exmi­nis­tro de Jus­ti­cia Sér­gio Moro. Quien pare­ce lide­rar la carre­ra has­ta el momen­to es Pache­co, pero el voto es secre­to y algu­nos par­ti­dos die­ron liber­tad de acción a sus sena­do­res, por lo que el even­tual des­en­la­ce aún no es claro.

Res­pec­to al impeach­ment de Bol­so­na­ro, pare­ce haber con­sen­so entre todos los can­di­da­tos de que no será dis­cu­ti­do a cor­to pla­zo. Maia afir­mó que es un tema que «de for­ma inevi­ta­ble será dis­cu­ti­do en el futu­ro»; sin embar­go, no les ha dado entra­da a las ini­cia­ti­vas en ese sen­ti­do, ni lo hará duran­te lo que que­da de su ges­tión al fren­te de Dipu­tados. Baleia Ros­si pro­me­tió ana­li­zar por lo menos uno de los pedi­dos de jui­cio polí­ti­co, pero no se com­pro­me­tió a abrir el pro­ce­so. En entre­vis­ta con Folha de São Pau­lo, Tebet afir­mó que entien­de que el impeach­ment es un pro­ce­so polí­ti­co antes que jurí­di­co y «toda­vía no hay calle ni apo­yo popu­lar para abrir­lo». Pache­co pien­sa pare­ci­do, y le dijo al por­tal UOL el pasa­do jue­ves 21 que «no hay ambien­te ade­cua­do» en este momen­to. Iró­ni­ca­men­te, Bol­so­na­ro toda­vía pare­ce tener bas­tan­te oxí­geno, en momen­tos en que el país se asfixia.

Cami­nar para atrás

La vacu­na se con­vir­tió rápi­da­men­te en botín de gue­rra polí­ti­ca. Astu­to, y arries­ga­do, ya a media­dos del año pasa­do el gober­na­dor de Sao Pau­lo –el dere­chis­ta João Doria– tomó la ini­cia­ti­va y, sin espe­rar por el gobierno fede­ral, bus­có garan­ti­zar las dosis nece­sa­rias para su esta­do, en el que viven más de 46 millo­nes de per­so­nas. A tra­vés del esta­tal y cen­te­na­rio Ins­ti­tu­to Butan­tan, uno de los prin­ci­pa­les polos cien­tí­fi­cos del con­ti­nen­te, y en acuer­do con el labo­ra­to­rio chino Sino­vac, pasó a fabri­car y a tes­tear la Coro­na­vac a par­tir de junio de 2020. Ense­gui­da el pre­si­den­te Bol­so­na­ro, fiel a su esti­lo, salió a decir que «el pue­blo bra­si­le­ño no será cone­ji­llo de indias de nadie» y lle­gó a afir­mar en una entre­vis­ta con la radio Jovem Pan: «La vachi­na no la com­pra­re­mos, es una deci­sión mía. Yo no creo que trans­mi­ta segu­ri­dad sufi­cien­te a la pobla­ción por su lugar de origen».

Duran­te todo el segun­do semes­tre ata­có a la Coro­na­vac, tam­bién des­de­ñó la vacu­na de Pfi­zer (que te pue­de con­ver­tir en yaca­ré, según sos­tu­vo) y dijo públi­ca­men­te que no se vacu­na­rá. La pre­sión de los gober­na­do­res y el avan­ce mun­dial de los pla­nes de vacu­na­ción lo pusie­ron con­tra las cuer­das. En diciem­bre el gobierno fede­ral pre­sen­tó un plan de vacu­na­ción bas­tan­te vago, sin fechas defi­ni­das y sin saber a cien­cia cier­ta cuá­les serían los inmu­ni­zan­tes uti­li­za­dos. Ini­cial­men­te apos­ta­ba sólo a la vacu­na de Oxford/​Astrazeneca, de la que impor­tó dos millo­nes de dosis pro­du­ci­das en India y que espe­ra fabri­car lue­go a nivel local en alian­za con la Fun­da­ción Oswal­do Cruz. El gobierno dice que espe­ra tener 100 millo­nes de dosis para julio de 2021.

Sin embar­go, demo­ras en el car­ga­men­to indio ini­cial lo obli­ga­ron a empe­zar a vacu­nar con la Coro­na­vac, apro­ba­da por la Agen­cia Nacio­nal de Vigi­lan­cia Sani­ta­ria el 17 de enero. Rápi­da­men­te Bol­so­na­ro cam­bió el dis­cur­so: «Está libe­ra­da la vacu­na­ción en Bra­sil. Y la vacu­na es de Bra­sil, no es de nin­gún gober­na­dor». Has­ta aho­ra, según infor­mó la BBC Bra­sil, el país tie­ne dosis para vacu­nar al 40 por cien­to del gru­po defi­ni­do como prio­ri­ta­rio para la pri­me­ra fase. Para aumen­tar su stock, depen­de de insu­mos pro­ve­nien­tes de Chi­na –país con el que el pre­si­den­te no ha cul­ti­va­do bue­nas rela­cio­nes– que le per­mi­ti­rían aumen­tar la pro­duc­ción de la Coro­na­vac y de la vacu­na de Oxford/​Astrazeneca, y de nego­cia­cio­nes para la even­tual com­pra de otros inmu­ni­zan­tes, para los que aún no hay apro­ba­ción de la Agen­cia Nacio­nal de Vigi­lan­cia Sani­ta­ria. Para con­te­ner la pan­de­mia, Bol­so­na­ro tie­ne, enton­ces, que recu­pe­rar el tiem­po per­di­do y borrar el ras­tro de sus inú­ti­les palabras.

Fuen­te: Brecha

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *