Méxi­co. La gue­rra que no sere­nó la pan­de­mia. Chia­pas, las comu­ni­da­des zapa­tis­tas y una apues­ta por la vida

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021

Foto: Tra­ga­me­luz, des​in​for​me​mo​nos​.org

I

A unos cuan­tos días de la cul­mi­na­ción de enero y en medio de una pan­de­mia que ha sus­pen­di­do nume­ro­sas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas en el país, se hicie­ron públi­cas nue­vas agre­sio­nes a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas en Chiapas. 

El 18, 20 y 21 de enero la comu­ni­dad Moi­sés Gandhi, per­te­ne­cien­te al Muni­ci­pio Autó­no­mo Lucio Caba­ñas, de la Jun­ta de Buen Gobierno Zapa­tis­ta (JBG) “Nue­vo Ama­ne­cer en Resis­ten­cia y Rebel­día por la Vida y la Huma­ni­dad”, Cara­col 10 Patria Nue­va, fue agre­di­da con armas de fue­go por miem­bros de la Orga­ni­za­ción de Cafe­ti­cul­to­res de Oco­sin­go (ORCAO) de las comu­ni­da­des de San Anto­nio, Cuxul­já, San Fran­cis­co y 7 de Febre­ro del muni­ci­pio ofi­cial de Oco­sin­go, como denun­cia­ron la JBG y el Cen­tro de Dere­chos Huma­nos Fray Bar­to­lo­mé de Las Casas (Fray­ba).[1] A lo mejor usted pien­sa que se tra­ta de un hecho ais­la­do, una más de las lamen­ta­bles noti­cias con las que arran­có el año 2021 en medio de tan­ta muer­te y tragedia.

La cosa es que, como tam­bién es sabi­do, no se tra­ta de la pri­me­ra agre­sión, ésta se enmar­ca en una serie de ata­ques sufri­dos por la comu­ni­dad en lo que va del gobierno de la 4T. El hos­ti­ga­mien­to arma­do recien­te hacia las comu­ni­da­des tzel­ta­les ini­ció en abril de 2019 y esca­ló a lo lar­go del año pasa­do, hacien­do uso de las con­di­cio­nes impues­tas por la pan­de­mia de COVID-19, con el saqueo e incen­dio de la bode­ga de café ubi­ca­da en el Cen­tro de Comer­cio “Nue­vo Ama­ne­cer del Arcoí­ris” y el secues­tro de Félix López Her­nán­dez, base de apo­yo zapa­tis­ta.[2] Pese a la des­mo­vi­li­za­ción impues­ta por la pan­de­mia, las pre­sio­nes de diver­sas orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos e indi­vi­duos logra­ron fre­nar momen­tá­nea­men­te dicho esca­la­mien­to has­ta su arran­que de nue­va cuen­ta este año.

Las tres agre­sio­nes se han dado en el con­tex­to de las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas zapa­tis­tas.

La pri­me­ra, a un mes de la toma de pose­sión de AMLO como pre­si­den­te, en la madru­ga­da del pri­me­ro de enero de 2019 con la movi­li­za­ción de mili­cia­nos y mili­cia­nas de la 21ª Divi­sión de Infan­te­ría Zapa­tis­ta en el Cara­col “Madre de los Cara­co­les, mar de nues­tros sue­ños”, en la Reali­dad, Chia­pas. Movi­li­za­ción que reafir­mó la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del EZLN y las comu­ni­da­des zapa­tis­tas, y mos­tró la dis­ci­pli­na, orga­ni­za­ción, cons­cien­cia y dis­po­si­ción de resis­ten­cia fren­te a la estra­te­gia de gue­rra en cur­so, a los mega­pro­yec­tos eco­nó­mi­cos subor­di­na­dos a la lógi­ca de la acu­mu­la­ción de los due­ños del dine­ro, y fren­te a la estra­te­gia indi­ge­nis­ta guber­na­men­tal de inte­gra­ción, exclu­sión y subor­di­na­ción política.

La segun­da, al poco tiem­po de una nue­va movi­li­za­ción zapa­tis­ta en agos­to de 2019 con la rup­tu­ra del cer­co mili­tar y para­mi­li­tar, en una acción en la que se crea­ron nue­vos Muni­ci­pios Autó­no­mos Rebel­des Zapa­tis­tas (MARZ), Jun­tas de Buen Gobierno (JBG) y Caracoles.

La últi­ma en el mar­co de los múl­ti­ples anun­cios y pre­pa­ra­ti­vos para la cam­pa­ña por la vida y el encuen­tro con colec­ti­vos, comu­ni­da­des y resis­ten­cias a lo lar­go del pla­ne­ta Tie­rra, comen­zan­do por la vie­ja Euro­pa que se tie­ne pro­gra­ma­da para abril de este año.

Sin embar­go, al ver, escu­char y/​o leer las noti­cias a lo mejor usted pien­sa que se tra­ta de otro “típi­co” con­flic­to por tie­rras entre comu­ni­da­des o entre pro­duc­to­res de café, hacien­do eco de la nor­ma­li­za­ción y natu­ra­li­za­ción de las sim­pli­fi­ca­cio­nes y ter­gi­ver­sa­cio­nes hechas por los medios de paga. No es su cul­pa que no hagan perio­dis­mo serio e infor­men con vera­ci­dad. En fin. Pue­de que sí está fami­lia­ri­za­do con la gue­rra en Chia­pas, pero está pelea­do con los zapa­tis­tas por­que no apo­ya­ron al hoy pre­si­den­te, pue­de que antes que ana­li­zar gri­te “otra vez los zapa­tis­tas dan­do lata”, “me cae que sí son crea­ción del Sali­nas”, “nomás le hacen el jue­go a la dere­cha” y todas las eti­que­tas des­pec­ti­vas que pue­da arti­cu­lar –esas que sí le hacen el jue­go a la dere­cha y a los due­ños del dine­ro y del país – . En el mejor de los casos usted está muy con­ven­ci­do de la injus­ti­cia de la agre­sión, de las razo­nes his­tó­ri­cas e inme­dia­tas, por lo que qui­zás no nece­si­ta leer este escri­to, más que como refren­do de su con­vic­ción. En un caso no tan así, pero sí muy res­pe­ta­ble, su cabe­za empie­za a hilar pre­gun­tas ¿No que ya se había aca­ba­do la gue­rra? ¿Aca­so con la 4T no salie­ron los mili­ta­res de Chia­pas y se redu­jo su pre­sen­cia nacio­nal o polí­ti­ca? ¿Por qué las comu­ni­da­des zapa­tis­tas tuvie­ron que rom­per un cer­co mili­tar, para­mi­li­tar e inclu­so de la nue­va Guar­dia Nacio­nal? y, en este sen­ti­do, ¿Si los agre­so­res no son mili­ta­res, cuál es su víncu­lo con la gue­rra? Si usted es un lec­tor ver­sa­do en la mate­ria qui­zás ya ten­ga la res­pues­ta en su men­te, pero van algu­nas líneas con ele­men­tos que nutran el enten­di­mien­to común y cul­ti­ven la duda metódica.

II

Para empe­zar a expli­car el sen­ti­do de los acon­te­ci­mien­tos comen­ce­mos por lo que es posi­ble ver en lo inme­dia­to en rela­ción con el gobierno de Andrés Manuel López Obra­dor (AMLO) y su par­ti­do (MORENA), su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y mili­tar con res­pec­to a Chia­pas y las comu­ni­da­des zapa­tis­tas. Éstas últi­mas y el per­so­nal en el gobierno de por sí se encon­tra­ban sepa­ra­das, no por dife­ren­cias super­fi­cia­les, sino por dife­ren­cias de estra­te­gia y tác­ti­ca para el cam­bio social y polí­ti­co del país. El Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN) y las comu­ni­da­des zapa­tis­tas han apos­ta­do por la orga­ni­za­ción des­de deba­jo de la socie­dad civil, al con­vo­car a los pue­blos indí­ge­nas, al pue­blo de Méxi­co y a los pue­blos del mun­do a dar­se for­mas y medios para la supera­ción del capi­ta­lis­mo con la cons­truc­ción de un poder alter­na­ti­vo a nivel nacio­nal y una red a nivel global.

La últi­ma de esas ini­cia­ti­vas fue la con­for­ma­ción del Con­ce­jo Indí­ge­na de Gobierno (2016) como media­ción de con­duc­ción del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI), la cam­pa­ña polí­ti­ca de su voce­ra María de Jesús Patri­cio –Mari­chuy – , la for­ma­ción de redes de apo­yo que lue­go se con­vir­tie­ron en Redes de Resis­ten­cia y Rebel­día, así como un lla­ma­do a la dis­cu­sión de la for­ma orga­ni­za­ti­va Con­se­jo o Con­ce­jo para el res­to de cla­ses y sec­to­res, iden­ti­da­des, etc. Pero no hubo una res­pues­ta ni en el dis­cur­so ni en la prác­ti­ca mayor. Lo ante­rior se debió pri­mor­dial­men­te a la des­truc­ción pro­vo­ca­da por la gue­rra inter­na, el limi­ta­do desa­rro­llo polí­ti­co, orga­ni­za­ti­vo y de con­cien­cia de las orga­ni­za­cio­nes pre­vias, des­ar­ti­cu­la­das por la noche de la eta­pa neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo y pene­tra­das por vicios como el clien­te­lis­mo, las limi­ta­cio­nes para cons­truir media­cio­nes demo­crá­ti­cas, orga­ni­za­cio­nes de masas fuer­tes, etc.; en fin, ante un pano­ra­ma de des­com­po­si­ción orgá­ni­ca gene­ra­li­za­da de nues­tro pue­blo y sin pro­yec­to glo­bal o par­ti­cu­lar para empu­jar trans­for­ma­cio­nes más profundas.

Por otro lado, AMLO y MORENA han desa­rro­lla­do una estra­te­gia de movi­li­za­ción elec­to­ral y ges­tión guber­na­men­tal, con un amplio mar­gen de alian­zas y com­pro­mi­sos con los due­ños del dine­ro y varias expre­sio­nes polí­ti­cas reac­cio­na­rias, sacri­fi­can­do en el camino las orga­ni­za­cio­nes e intere­ses popu­la­res, res­trin­gien­do su aten­ción a la polí­ti­ca de pro­gra­mas socia­les que inau­gu­ró el neo­li­be­ra­lis­mo. Ya en el gobierno han apos­ta­do por el con­trol y la admi­nis­tra­ción del apa­ra­to de Esta­do para limar las aris­tas más agre­si­vas del neo­li­be­ra­lis­mo, pero sin un hori­zon­te de supera­ción del capi­ta­lis­mo, en la prác­ti­ca han pro­mo­vi­do la des­or­ga­ni­za­ción popu­lar con la pre­ten­sión de gober­nar “para ricos y pobres” y repre­sen­tar el “inte­rés gene­ral”. Este últi­mo en reali­dad es impues­to por la corre­la­ción de fuer­zas entre los due­ños del dine­ro, sean nacio­na­les o extran­je­ros, y los subal­ter­nos y domi­na­dos, los que esta­mos en el aba­jo. En el mar­co de esta corre­la­ción de fuer­zas, la apa­ren­te neu­tra­li­dad del gober­nar para ricos y pobres favo­re­ce, en la prác­ti­ca, a los más fuer­tes –los seño­res del dine­ro-; sin la orga­ni­za­ción y pro­mo­ción de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en la ges­tión del poder polí­ti­co y la trans­for­ma­ción del Esta­do, el supues­to inte­rés gene­ral que englo­ba a ricos y pobres apa­re­ce como lo que es, una vil men­ti­ra. Es por esto que el actual gobierno ha repre­sen­ta­do la recom­po­si­ción del con­sen­so en torno al pro­yec­to de vida en común de los due­ños del dine­ro, aún cuan­do des­de el comien­zo del ejer­ci­cio guber­na­men­tal se rea­li­za­ron esfuer­zos para ganar un mar­gen de auto­no­mía polí­ti­ca res­pec­to a los intere­ses inme­dia­tos de algu­nos sec­to­res de los due­ños del dine­ro –can­ce­la­ción del aero­puer­to en Tex­co­co, lucha con­tra el robo de com­bus­ti­ble y la corrup­ción, la crea­ción de la Guar­dia Nacio­nal o el recien­te plan­tea­mien­to de des­apa­re­cer orga­nis­mos autó­no­mos-.[3] Esa rela­ción orgá­ni­ca de repre­sen­ta­ción de los intere­ses a lar­go pla­zo de los due­ños del dine­ro, así como los estre­chos már­ge­nes de acción de allá arri­ba, se ha refren­da­do y for­ta­le­ci­do con la pan­de­mia, la pre­ci­pi­ta­ción de la cri­sis eco­nó­mi­ca capi­ta­lis­ta y la nece­si­dad de recom­po­ner el pro­ce­so de acumulación.

III

Lo ante­rior tam­bién se expre­sa en el ámbi­to de la polí­ti­ca mili­tar. Usted recor­da­rá que el jefe polí­ti­co de la 4T pro­me­tió la reti­ra­da del Ejér­ci­to de las fun­cio­nes de poli­cía que desem­pe­ña­ba de mane­ra ile­gal, pero por el gra­do de poder, auto­no­mía y pro­ta­go­nis­mo polí­ti­co gana­do por el sec­tor duran­te el perio­do pre­vio de gue­rra, el gobierno actual ha man­te­ni­do la mili­ta­ri­za­ción bajo el argu­men­to de la pre­sen­cia del cri­men orga­ni­za­do en apro­xi­ma­da­men­te dos ter­ce­ras par­tes del país, uti­li­zán­do­la como fuer­za cons­truc­to­ra y garan­te de los mega­pro­yec­tos con con­ce­sio­nes –como las liga­das al Tren Maya – , lo que se man­tu­vo y acre­cen­tó con la crea­ción de la Guar­dia Nacio­nal (GN) en mar­zo de 2019. En lo que toca a Chia­pas lo ante­rior se expre­só en el aumen­to de la pre­sen­cia de la GN en el esta­do con al menos tres coor­di­na­cio­nes regio­na­les liga­das a la zona de influen­cia de los zapa­tis­tas, como ha docu­men­ta­do la revis­ta Con­tra­lí­nea,[4] for­ta­le­cien­do el cer­co mili­tar y para­mi­li­tar sobre las comu­ni­da­des y el EZLN, mis­mo que se cues­tio­nó con la acción de agos­to y la crea­ción de nue­vos Cen­tros de Resis­ten­cia Autó­no­ma y Rebel­día Zapa­tis­ta (CRAREZ).

En ese sen­ti­do, la estra­te­gia de gue­rra con­tra­in­sur­gen­te en Chia­pas, con la pre­sen­cia del Ejér­ci­to y para­mi­li­ta­res, aho­ra se for­ta­le­ce con la Guar­dia Nacio­nal sin trans­for­mar su natu­ra­le­za, méto­dos de ope­ra­ción y blan­cos. De hecho, antes del des­plie­gue polí­ti­co-mili­tar zapa­tis­ta de enero del 2019, los perio­dis­tas de Rom­pe­vien­toTV denun­cia­ron públi­ca­men­te las accio­nes para­mi­li­ta­res que con­ti­nua­ban des­ple­gán­do­se en la zona a fines de 2018, ante esto Ale­jan­dro Enci­nas, sub­se­cre­ta­rio de dere­chos huma­nos, insi­nuó la afec­ta­ción a bases de apo­yo zapa­tis­tas o zonas de influen­cia, tras lo cual la res­pues­ta guber­na­men­tal se tra­du­jo en una mayor pre­sen­cia de la GN que no ter­mi­nó con la vio­len­cia para­mi­li­tar.[5] Ésta había alcan­za­do mayo­res nive­les de vio­len­cia y sal­do de muer­tes con 10 ase­si­na­dos para el con­jun­to del Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na (CNI) en el país,[6] crí­me­nes que aun­que no liga­dos direc­ta­men­te al per­so­nal del Ejér­ci­to ni a la GN sí fue­ron par­te de la lógi­ca para­mi­li­tar seña­la­da. Todo esto mien­tras que en Chia­pas tenían con­ti­nui­dad las pri­me­ras agre­sio­nes que hemos referido.

Esta vio­len­cia foca­li­za­da en comu­ni­da­des y pue­blos indí­ge­nas tuvo como corre­la­to la exten­sión de la pre­sen­cia de la GN, el Ejér­ci­to y la Mari­na en las zonas estra­té­gi­cas para los mega­pro­yec­tos, par­ti­cu­lar­men­te en terri­to­rio indí­ge­na, en la penín­su­la de Yuca­tán, Vera­cruz, y al sur Oaxa­ca, Gue­rre­ro y Chia­pas.[7] En el caso de Chia­pas para media­dos de 2020, en ple­na pan­de­mia, se encon­tra­ban des­ple­ga­dos 5 404 ele­men­tos: 2 330 de la Secre­ta­ría de la Defen­sa Nacio­nal (SEDENA), 433 de la Secre­ta­ría de Mari­na (SEMAR) y la mayo­ría de la GN con 2 641, a los cua­les se suma­ban 4 109 poli­cías esta­ta­les y 12 861 muni­ci­pa­les, bajo el argu­men­to de com­ba­te al nar­co­trá­fi­co y aten­ción por la pan­de­mia, como repor­tó Con­tra­lí­nea,[8] aun­que en reali­dad este des­plie­gue poli­cia­co-mili­tar ha cum­pli­do fun­cio­nes de con­trol de la pobla­ción migran­te y de for­ta­le­ci­mien­to del cer­co a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas del EZLN. En ese sen­ti­do, no se tra­ta sólo de una polí­ti­ca regio­nal sino fede­ral y de Esta­do ante un enemi­go decla­ra­do.

Pese al cre­ci­mien­to de la pre­sen­cia arma­da en Chia­pas, aún sin nin­gu­na con­fron­ta­ción direc­ta, es posi­ble ates­ti­guar que la gue­rra se des­plie­ga por otros cau­ces como suce­dió con las agre­sio­nes al CNI, a fin de hacer­la pare­cer como con­flic­to entre las comu­ni­da­des, dispu­tas por tie­rra y con­flic­tos par­ti­cu­la­res. Recor­de­mos de mane­ra sen­ci­lla que la estra­te­gia des­de 1994 ha con­sis­ti­do des­de la pers­pec­ti­va con­tra­in­sur­gen­te en “qui­tar el agua al pez”, es decir, des­ar­ti­cu­lar al EZLN y a las comu­ni­da­des zapa­tis­tas por la base, des­de las bases de apo­yo, de impri­mir temor, gene­rar ale­ja­mien­to y dis­per­sión de mane­ra indi­rec­ta con la acción de gru­pos civi­les con entre­na­mien­to mili­tar para el efec­to. De esos actos de vio­len­cia bas­ta con recor­dar los crí­me­nes per­pe­tra­dos en Acteal (1997) que siguen pen­dien­tes de jus­ti­cia. A dicha polí­ti­ca agre­si­va se han suma­do pro­gra­mas de gobierno para ace­le­rar la coop­ta­ción, divi­sión y des­or­ga­ni­za­ción de las comu­ni­da­des indígenas.

En el caso de las agre­sio­nes de 2020, si mira­mos con aten­ción, encon­tra­mos obje­ti­vos y eje­cu­to­res de la vio­len­cia que han for­ma­do par­te de dicha estra­te­gia mul­ti­di­men­sio­nal. Recor­de­mos que aun­que la ORCAO había apo­ya­do las deman­das de las comu­ni­da­des zapa­tis­tas y el cum­pli­mien­to de los Acuer­dos de San Andrés, para fina­les de la déca­da de 1990 había roto su alian­za con el EZLN.

En el mar­co de la trai­ción a los Acuer­dos de San Andrés por el Con­gre­so en abril de 2001, la imple­men­ta­ción del Plan Pue­bla-Pana­má, pro­gra­mas esta­ta­les para el cam­po –que habían coop­ta­do a la ORCAO‑, diag­nós­ti­cos del Ban­co Mun­dial para imple­men­tar su estra­te­gia de “desa­rro­llo” para el sur con pro­yec­tos en Chia­pas, Oaxa­ca y Gue­rre­ro, de una acción gene­ral para des­man­te­lar los muni­ci­pios autó­no­mos crea­dos en la rup­tu­ra del cer­co de fines de 1994, se imple­men­ta­ron accio­nes de infil­tra­ción y divi­sión de las comu­ni­da­des por par­te del Ejér­ci­to Fede­ral en octu­bre de 2001 y febre­ro de 2002, antes de la crea­ción de las Jun­tas de Buen Gobierno, la ORCAO y el Cen­tro Coor­di­na­dor del Ins­ti­tu­to Nacio­nal Indi­ge­nis­ta de Oco­sin­go des­de Coxul­já, Oco­sin­go, agre­die­ron el cen­tro comu­ni­ta­rio de comer­cio “Nue­vo Ama­ne­cer del Arcoí­ris”, crea­do por los MARZ 1º de Enero, 17 de Noviem­bre, Ernes­to Gue­va­ra, Miguel Hidal­go, Olga Isa­bel, Vicen­te Gue­rre­ro y Lucio Caba­ñas, bajo pre­tex­to de una dispu­ta por la tie­rra común con la ORCAO, como par­te de una serie de actos simi­la­res de inva­sión –con dis­tin­to nivel de vio­len­cia– de tie­rras recu­pe­ra­das en 1994 de otros MARZ. En aque­lla oca­sión en par­ti­cu­lar fue agre­di­da la comu­ni­dad Moi­sés Gandhi que se tras­la­dó al sitio para evi­tar por medios pací­fi­cos la acción, lo que pudo ser rela­ti­va­men­te media­do con la inter­ven­ción del Fray­ba y la Comi­sión para la Recon­ci­lia­ción.[9] Ahí sur­gió el gru­po para­mi­li­tar liga­do a la ORCAO dedi­ca­do a hos­ti­li­zar a las comu­ni­da­des y bases de apo­yo zapa­tis­tas des­pués del inci­den­te rela­ta­do, agre­sio­nes que se repi­tie­ron en diver­sas oca­sio­nes en el futu­ro –jun­to con otras múl­ti­ples accio­nes para­mi­li­ta­res – , sobre todo des­de 2014 como se pue­de ates­ti­guar en una revi­sión del archi­vo his­tó­ri­co del Enla­ce Zapa­tis­ta.[10]

IV

En medio de este pano­ra­ma de muer­te, de esta dura tor­men­ta capi­ta­lis­ta y de vio­len­cia para­mi­li­tar los zapa­tis­tas nos con­vo­can a una apues­ta por la vida. Con la ini­cia­ti­va polí­ti­ca por la vida inau­gu­ra­da en octu­bre de 2020 nos con­vo­can al pro­ce­so de cons­truir el noso­tros amplio. Pero ya no sólo ese suje­to nacio­nal que bus­có orga­ni­zar la Otra Cam­pa­ña sino mun­dial que comen­zó con las dis­cu­sio­nes pos­te­rio­res a ésta, sus­pen­di­das por la gue­rra y la mili­ta­ri­za­ción del país, sólo reto­ma­das en 2013 con el “Ellos y noso­tros” para cons­truir ese pro­gra­ma por el que lucha­mos. Par­te de ese camino ini­cia­do por la Sex­ta Decla­ra­ción de la Sel­va Lacan­do­na es este paso, esta nave­ga­ción, allen­de el Atlán­ti­co, para des­pués del dolor, en medio de tan­ta pér­di­da, de tan­ta tris­te­za, sem­brar la pri­ma­ve­ra, cons­truir todos los sí, a par­tir de un gran SÍ que nos cobi­je a todos en ese gran acuer­do común, sen­ci­llo, pero radi­cal. ¡Sí, que­re­mos vivir!, ¡Sí a la vida! ¡Viva la vida, mue­ra la muer­te!, vamos pues, que fal­ta lo que fal­ta. Vivi­mos tiem­pos deci­si­vos, sólo noso­tros pode­mos hacer por noso­tros esta gran obra de crear lo nue­vo, de gene­rar con­di­cio­nes para un sal­to cua­li­ta­ti­vo. Sale.

Refe­ren­cias

[1] “Nue­vas agre­sio­nes arma­das de la ORCAO a la comu­ni­dad Moi­sés Gandhi”, Acción Urgen­te No. 1, San Cris­tó­bal de las Casas, Chia­pas, Méxi­co, 21 de enero de 2021. En https://​fray​ba​.org​.mx/​n​u​e​v​a​s​-​a​g​r​e​s​i​o​n​e​s​-​a​r​m​a​d​a​s​-​d​e​-​l​a​-​o​r​c​a​o​-​a​-​l​a​-​c​o​m​u​n​i​d​a​d​-​m​o​i​s​e​s​-​g​a​n​d​hi/

[2] “Denun­cia de la Jun­ta de Buen Gobierno Zapa­tis­ta ‘Nue­vo Ama­ne­cer en Resis­ten­cia y Rebel­día por la vida y la huma­ni­dad”, Cara­col Patria Nue­va, Chia­pas Zapa­tis­ta, 10 de noviem­bre de 2020. En http://​enla​ce​za​pa​tis​ta​.ezln​.org​.mx/​2​0​2​0​/​1​1​/​1​0​/​l​o​s​-​z​a​p​a​t​i​s​t​a​s​-​d​e​n​u​n​c​i​a​n​-​e​l​-​s​e​c​u​e​s​t​r​o​-​d​e​-​u​n​-​b​a​s​e​-​d​e​-​a​p​o​y​o​-​p​o​r​-​p​a​r​a​m​i​l​i​t​a​r​e​s​-​d​e​-​l​a​-​o​r​c​ao/

[3] La rela­ción entre la recom­po­si­ción del pro­yec­to de domi­na­ción esta­tal y los diver­sos mega­pro­yec­tos, en par­ti­cu­lar con el Tren Maya y el Corre­dor Transíst­mi­co pue­de ver­se en Meta­bó­li­ca. Revis­ta de crí­ti­ca ambien­tal: https://​tejien​do​re​vo​lu​cion​.org/​r​e​v​i​s​t​a​m​e​t​a​b​o​l​i​c​a​.​h​tml

[4] Zósi­mo Cama­cho, “La Guar­dia Nacio­nal y los terri­to­rios zapa­tis­tas”, Con­tra­lí­nea, Méxi­co, 26 de mayo de 2019. En https://​www​.con​tra​li​nea​.com​.mx/​a​r​c​h​i​v​o​-​r​e​v​i​s​t​a​/​2​0​1​9​/​0​5​/​2​6​/​l​a​-​g​u​a​r​d​i​a​-​n​a​c​i​o​n​a​l​-​y​-​l​o​s​-​t​e​r​r​i​t​o​r​i​o​s​-​z​a​p​a​t​i​s​t​as/

[5] Las evi­den­cias se pue­den con­sul­tar en los múl­ti­ples repor­ta­jes rea­li­za­dos por el perio­dis­ta Ernes­to Ledes­ma publi­ca­dos en el canal de Rom­pe­vien­toTV en You­tu­be en la siguien­te direc­ción: https://​www​.you​tu​be​.com/​r​e​s​u​l​t​s​?​s​e​a​r​c​h​_​q​u​e​r​y​=​R​o​m​p​e​v​i​e​n​t​o​+​a​l​d​ama

[6] Zósi­mo Cama­cho, “La “gue­rra” con­tra el Con­gre­so Nacio­nal Indí­ge­na”, Con­tra­lí­nea, Méxi­co, 17 de junio de 2019. En https://​www​.con​tra​li​nea​.com​.mx/​a​r​c​h​i​v​o​-​r​e​v​i​s​t​a​/​2​0​1​9​/​0​6​/​1​7​/​l​a​-​g​u​e​r​r​a​-​c​o​n​t​r​a​-​e​l​-​c​o​n​g​r​e​s​o​-​n​a​c​i​o​n​a​l​-​i​n​d​i​g​e​na/

[7] Zósi­mo Cama­cho, “Ofi­cial, mili­ta­ri­za­ción de Chia­pas, Oaxa­ca, Gue­rre­ro y Penín­su­la de Yuca­tán”, Con­tra­lí­nea, Méxi­co, 16 de agos­to de 2019. En https://​www​.con​tra​li​nea​.com​.mx/​a​r​c​h​i​v​o​-​r​e​v​i​s​t​a​/​2​0​1​9​/​0​8​/​1​6​/​o​f​i​c​i​a​l​-​m​i​l​i​t​a​r​i​z​a​c​i​o​n​-​d​e​-​c​h​i​a​p​a​s​-​o​a​x​a​c​a​-​g​u​e​r​r​e​r​o​-​y​-​p​e​n​i​n​s​u​l​a​-​d​e​-​y​u​c​a​t​an/

[8] Ase­neth Her­nán­dez, “5 mil 404 mili­ta­res, mari­nos y GN des­ple­ga­dos en Chia­pas”, Con­tra­lí­nea, Méxi­co, 4 de junio de 2020. En https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2020/06/04/5‑mil-404-militares-marinos-y-gn-desplegados-en-chiapas/

[9] Sobre el asun­to de las agre­sio­nes de 2001 – 2002 se pue­den revi­sar los tex­tos de David Velas­co-Yáñez, «La bata­lla de Cuxul­já», Xipe Totek (41), ITESO, 2002; “Chia­pas: Ley indí­ge­na y con­tra­in­sur­gen­cia acti­va”, Xipe Totek (42), ITESO, 2002.

[10] Ya sabe, qui­zá no; si pue­de, vea por acá: http://​enla​ce​za​pa​tis​ta​.ezln​.org​.mx

FUENTE: El Torito

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *