Méxi­co. Corre­dor migra­to­rio global

Lau­ra Rome­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021

Méxi­co for­ma par­te de los corre­do­res migra­to­rios glo­ba­les, razón por la cual a nues­tro terri­to­rio lle­ga gen­te des­de Asia y Áfri­ca tra­tan­do de alcan­zar el lla­ma­do sue­ño americano.

Nues­tra nación dejó de ser un corre­dor regio­nal; aho­ra es expul­so­ra y de trán­si­to de migran­tes, así como área de espe­ra, dijo Bruno Miran­da, del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Sociales.

En la fron­te­ra nor­te de la Repú­bli­ca Mexi­ca­na más de 60 mil per­so­nas aguar­dan una res­pues­ta a sus soli­ci­tu­des de asi­lo en Esta­dos Uni­dos, deta­lló el doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les con orien­ta­ción en socio­lo­gía por esta casa de estudios.

Comen­tó que en los últi­mos años la ciu­dad de Tijua­na, don­de se ubi­ca gran par­te de ellos, se con­vir­tió en un espa­cio social don­de los migran­tes tras­con­ti­nen­ta­les per­ma­ne­cen, lue­go de rea­li­zar lar­gos reco­rri­dos des­de sus paí­ses has­ta lle­gar a Bra­sil y lue­go la fron­te­ra nor­te de nues­tro territorio.

Esas pobla­cio­nes trans­for­man las zonas fron­te­ri­zas por sus carac­te­rís­ti­cas en tér­mi­nos cul­tu­ra­les, reli­gio­sos o lin­güís­ti­cos, toda vez que, por ejem­plo, pue­den arri­bar per­so­nas afri­ca­nas que son musul­ma­nas y hablan ára­be; o bien, otras cuya len­gua es el fran­cés y tie­nen afi­lia­cio­nes polí­ti­cas diver­sas. Todos estos mar­ca­do­res de dife­ren­cia requie­ren que Méxi­co desa­rro­lle herra­mien­tas para aco­ger­los, opinó.

Recor­dó que en el trans­cur­so de la últi­ma déca­da, la polí­ti­ca migra­to­ria mexi­ca­na se ha adap­ta­do al para­dig­ma “secu­ri­tis­ta”, el cual está diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a migran­tes de trán­si­to, como los hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y gua­te­mal­te­cos que via­jan hacia Esta­dos Unidos.

Eso sig­ni­fi­ca, abun­dó, que los flu­jos migra­to­rios son un asun­to de segu­ri­dad nacio­nal, pues se pien­sa que el migran­te repre­sen­ta una ame­na­za para los paí­ses por los cua­les tran­si­ta y a los que inten­ta lle­gar. “Este para­dig­ma no nació en Méxi­co; es una for­ma glo­bal de gober­nar las migra­cio­nes y que tam­bién pasa, por ejem­plo, en Euro­pa res­pec­to a los flu­jos que lle­gan de Áfri­ca y Asia”.

Lo ante­rior dejó de ser un sim­ple fenó­meno demo­grá­fi­co para con­ver­tir­se en uno que supues­ta­men­te aten­ta con­tra la segu­ri­dad nacio­nal. Aho­ra, al migran­te se le aso­cia con terro­ris­mo, delin­cuen­cia y nar­co­trá­fi­co, e inclu­so se les acu­sa de traer el coro­na­vi­rus que cau­sa la Covid-19.

“Es un paque­te de estig­ma cada vez más des­pec­ti­vo hacia quie­nes inten­tan lle­gar a la Unión Ame­ri­ca­na, que a par­tir de este año deci­dió apli­car más res­tric­cio­nes migra­to­rias a quie­nes inten­ten lle­gar a su terri­to­rio, en la moda­li­dad de asi­lo o quie­nes cru­zan de mane­ra irre­gu­lar”, apuntó.

Al adop­tar ese mode­lo, cada vez es más difí­cil y ries­go­so entrar por la fron­te­ra sur de Méxi­co. En los últi­mos años la ciu­dad de Tapa­chu­la, Chia­pas, sir­ve como el pri­mer “muro” para lle­gar a EU para los migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos, cari­be­ños (sobre todo hai­tia­nos y cuba­nos) y tras­con­ti­nen­ta­les de India, Ban­gla­desh, Con­go o Angola.

Nues­tro país, nación de trán­si­to y expulsora.

Cri­mi­na­li­za­ción

Bruno Miran­da recal­có que hay migran­tes irre­gu­la­res, no ile­ga­les, por­que “la exis­ten­cia huma­na no pue­de ser anu­la­da, pero eso es par­te del para­dig­ma secu­ri­tis­ta, que cri­mi­na­li­za una situa­ción administrativa”.

Hay más de 200 cen­tros de deten­ción migra­to­ria en EU, en su mayo­ría ope­ra­dos por empre­sas pri­va­das, lo que con­vier­te a la deten­ción y depor­ta­ción de migran­tes en un nego­cio redi­tua­ble para com­pa­ñías como Core­Ci­vic y Geo­Group, alertó.

Las polí­ti­cas res­tric­ti­vas, ade­más, fomen­tan la “indus­tria de la migra­ción” rela­cio­na­da con las redes de coyo­tes en las fron­te­ras, que están cada vez más subor­di­na­dos al cri­men orga­ni­za­do. “Los cár­te­les de nar­co­trá­fi­co han des­cu­bier­to una nue­va fuen­te de ingre­so con el pago de ‘dere­cho de piso’ para trans­por­tar migran­tes. Eso vuel­ve el trán­si­to por el terri­to­rio mexi­cano cada vez más peligroso”.

El aca­dé­mi­co refi­rió que un migran­te debe ano­tar­se en una lis­ta de espe­ra para pre­sen­tar su soli­ci­tud de asi­lo en EU, y el Plan “Qué­da­te en Méxi­co” impli­ca que deben espe­rar aquí mien­tras comien­zan y se eje­cu­tan las audien­cias en las cor­tes migra­to­rias en el país vecino. Ese pro­ce­so pue­de tar­dar un año.

La situa­ción se ha agra­va­do con la pan­de­mia, y des­de mar­zo a la fecha EU no ha reci­bi­do nin­gu­na soli­ci­tud de asi­lo más. En ese lap­so, los flu­jos migra­to­rios dis­mi­nu­ye­ron drás­ti­ca­men­te por el cie­rre de fron­te­ras en varias nacio­nes, y has­ta media­dos de este año hubo un des­cen­so de 90 por cien­to de las peti­cio­nes de refu­gio en Méxi­co. A su vez, los migran­tes en trán­si­to hacia la fron­te­ra nor­te se que­da­ron “atra­pa­dos” y ni siquie­ra pue­den pre­sen­tar su soli­ci­tud, con­clu­yó Bruno Miranda.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Gace­ta UNAM

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *