Méxi­co. Corre­dor migra­to­rio global

Lau­ra Rome­ro /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021

Méxi­co for­ma par­te de los corre­do­res migra­to­rios glo­ba­les, razón por la cual a nues­tro terri­to­rio lle­ga gen­te des­de Asia y Áfri­ca tra­tan­do de alcan­zar el lla­ma­do sue­ño americano.

Nues­tra nación dejó de ser un corre­dor regio­nal; aho­ra es expul­so­ra y de trán­si­to de migran­tes, así como área de espe­ra, dijo Bruno Miran­da, del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­cio­nes Sociales.

En la fron­te­ra nor­te de la Repú­bli­ca Mexi­ca­na más de 60 mil per­so­nas aguar­dan una res­pues­ta a sus soli­ci­tu­des de asi­lo en Esta­dos Uni­dos, deta­lló el doc­tor en Cien­cias Polí­ti­cas y Socia­les con orien­ta­ción en socio­lo­gía por esta casa de estudios.

Comen­tó que en los últi­mos años la ciu­dad de Tijua­na, don­de se ubi­ca gran par­te de ellos, se con­vir­tió en un espa­cio social don­de los migran­tes tras­con­ti­nen­ta­les per­ma­ne­cen, lue­go de rea­li­zar lar­gos reco­rri­dos des­de sus paí­ses has­ta lle­gar a Bra­sil y lue­go la fron­te­ra nor­te de nues­tro territorio.

Esas pobla­cio­nes trans­for­man las zonas fron­te­ri­zas por sus carac­te­rís­ti­cas en tér­mi­nos cul­tu­ra­les, reli­gio­sos o lin­güís­ti­cos, toda vez que, por ejem­plo, pue­den arri­bar per­so­nas afri­ca­nas que son musul­ma­nas y hablan ára­be; o bien, otras cuya len­gua es el fran­cés y tie­nen afi­lia­cio­nes polí­ti­cas diver­sas. Todos estos mar­ca­do­res de dife­ren­cia requie­ren que Méxi­co desa­rro­lle herra­mien­tas para aco­ger­los, opinó.

Recor­dó que en el trans­cur­so de la últi­ma déca­da, la polí­ti­ca migra­to­ria mexi­ca­na se ha adap­ta­do al para­dig­ma “secu­ri­tis­ta”, el cual está diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a migran­tes de trán­si­to, como los hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y gua­te­mal­te­cos que via­jan hacia Esta­dos Unidos.

Eso sig­ni­fi­ca, abun­dó, que los flu­jos migra­to­rios son un asun­to de segu­ri­dad nacio­nal, pues se pien­sa que el migran­te repre­sen­ta una ame­na­za para los paí­ses por los cua­les tran­si­ta y a los que inten­ta lle­gar. “Este para­dig­ma no nació en Méxi­co; es una for­ma glo­bal de gober­nar las migra­cio­nes y que tam­bién pasa, por ejem­plo, en Euro­pa res­pec­to a los flu­jos que lle­gan de Áfri­ca y Asia”.

Lo ante­rior dejó de ser un sim­ple fenó­meno demo­grá­fi­co para con­ver­tir­se en uno que supues­ta­men­te aten­ta con­tra la segu­ri­dad nacio­nal. Aho­ra, al migran­te se le aso­cia con terro­ris­mo, delin­cuen­cia y nar­co­trá­fi­co, e inclu­so se les acu­sa de traer el coro­na­vi­rus que cau­sa la Covid-19.

“Es un paque­te de estig­ma cada vez más des­pec­ti­vo hacia quie­nes inten­tan lle­gar a la Unión Ame­ri­ca­na, que a par­tir de este año deci­dió apli­car más res­tric­cio­nes migra­to­rias a quie­nes inten­ten lle­gar a su terri­to­rio, en la moda­li­dad de asi­lo o quie­nes cru­zan de mane­ra irre­gu­lar”, apuntó.

Al adop­tar ese mode­lo, cada vez es más difí­cil y ries­go­so entrar por la fron­te­ra sur de Méxi­co. En los últi­mos años la ciu­dad de Tapa­chu­la, Chia­pas, sir­ve como el pri­mer “muro” para lle­gar a EU para los migran­tes cen­tro­ame­ri­ca­nos, cari­be­ños (sobre todo hai­tia­nos y cuba­nos) y tras­con­ti­nen­ta­les de India, Ban­gla­desh, Con­go o Angola.

Nues­tro país, nación de trán­si­to y expulsora.

Cri­mi­na­li­za­ción

Bruno Miran­da recal­có que hay migran­tes irre­gu­la­res, no ile­ga­les, por­que “la exis­ten­cia huma­na no pue­de ser anu­la­da, pero eso es par­te del para­dig­ma secu­ri­tis­ta, que cri­mi­na­li­za una situa­ción administrativa”.

Hay más de 200 cen­tros de deten­ción migra­to­ria en EU, en su mayo­ría ope­ra­dos por empre­sas pri­va­das, lo que con­vier­te a la deten­ción y depor­ta­ción de migran­tes en un nego­cio redi­tua­ble para com­pa­ñías como Core­Ci­vic y Geo­Group, alertó.

Las polí­ti­cas res­tric­ti­vas, ade­más, fomen­tan la “indus­tria de la migra­ción” rela­cio­na­da con las redes de coyo­tes en las fron­te­ras, que están cada vez más subor­di­na­dos al cri­men orga­ni­za­do. “Los cár­te­les de nar­co­trá­fi­co han des­cu­bier­to una nue­va fuen­te de ingre­so con el pago de ‘dere­cho de piso’ para trans­por­tar migran­tes. Eso vuel­ve el trán­si­to por el terri­to­rio mexi­cano cada vez más peligroso”.

El aca­dé­mi­co refi­rió que un migran­te debe ano­tar­se en una lis­ta de espe­ra para pre­sen­tar su soli­ci­tud de asi­lo en EU, y el Plan “Qué­da­te en Méxi­co” impli­ca que deben espe­rar aquí mien­tras comien­zan y se eje­cu­tan las audien­cias en las cor­tes migra­to­rias en el país vecino. Ese pro­ce­so pue­de tar­dar un año.

La situa­ción se ha agra­va­do con la pan­de­mia, y des­de mar­zo a la fecha EU no ha reci­bi­do nin­gu­na soli­ci­tud de asi­lo más. En ese lap­so, los flu­jos migra­to­rios dis­mi­nu­ye­ron drás­ti­ca­men­te por el cie­rre de fron­te­ras en varias nacio­nes, y has­ta media­dos de este año hubo un des­cen­so de 90 por cien­to de las peti­cio­nes de refu­gio en Méxi­co. A su vez, los migran­tes en trán­si­to hacia la fron­te­ra nor­te se que­da­ron “atra­pa­dos” y ni siquie­ra pue­den pre­sen­tar su soli­ci­tud, con­clu­yó Bruno Miranda.

Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en Gace­ta UNAM

FUENTE: des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.