Esta­do Espa­ñol. Tara­jal, sie­te años de injusticia

Por Mar­ta Pérez Are­llano, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de febre­ro de 2021.

El seis de febre­ro del 2014, Ibrahim Kei­ta, Armand Debor­do, Dau­da Dako­le, Jean­not Fla­me, Joseph Blai­se, Larios Fotio, Nane Roger Chi­mi, Ous­man Has­san, Oumar Ben, Sam­ba Baye, Yves Bilong Mar­tin, Yous­souf, Luc y al menos dos jóve­nes más que nun­ca han podi­do ser iden­ti­fi­ca­dos morían aho­ga­dos en aguas del Tara­jal (Ceu­ta) al ser obli­ga­dos a huir hacia el mar por los dis­pa­ros y pelo­ta­zos de la Guar­dia Civil. Ade­más, otras 23 per­so­nas eran devuel­tas irre­gu­lar­men­te a Marruecos.

En un pri­mer momen­to, el enton­ces minis­tro del Inte­rior Jor­ge Fer­nán­dez Díaz negó cual­quier inter­ven­ción por par­te de los efec­ti­vos espa­ño­les. Tras una serie de ver­sio­nes ofi­cia­les con­tra­dic­to­rias, los tes­ti­mo­nios de los super­vi­vien­tes de la tra­ge­dia y las gra­ba­cio­nes exis­ten­tes sobre los hechos obli­ga­ron a reco­no­cer el uso de mate­rial antidisturbios.

Según los datos apor­ta­dos por la Secre­ta­ría de Esta­do, ese día se dis­pa­ra­ron 145 pelo­tas de goma y se usa­ron 5 botes de humo. Sin embar­go, sigue sin saber­se quién dio la orden de dis­pa­rar hacia un gru­po de 90 per­so­nas des­ar­ma­das que se amon­to­na­ban en el agua tra­tan­do de lle­gar a la ori­lla, ase­dia­das ade­más por una patru­lle­ra marroquí.

Sie­te años pidien­do justicia.

Sie­te años hacien­do memoria.

Sie­te años sin­tien­do vergüenza.

Has­ta el día de hoy, estas muer­tes (¿o sería más correc­to decir homi­ci­dios, ase­si­na­tos…?) han que­da­do impu­nes: la cau­sa ha sido archi­va­da en tres oca­sio­nes, sin nin­gu­na con­de­na a agen­tes o man­dos res­pon­sa­bles. El 27 de julio del pasa­do año, la Audien­cia Pro­vin­cial de Cádiz orde­nó el sobre­sei­mien­to libre, absol­vien­do sin jui­cio a los die­ci­seis agen­tes de la Guar­dia Civil impu­tados, al enten­der que no habían come­ti­do nin­gún deli­to. Actual­men­te, sigue pen­dien­te de trá­mi­te el recur­so ante el Tri­bu­nal Supre­mo con­tra dicha resolución.

Dicha cau­sa ha sido reabier­ta gra­cias a la obs­ti­na­ción de fami­lia­res de las víc­ti­mas y orga­ni­za­cio­nes socia­les, quie­nes nos nega­mos a con­tri­buir al muro de la des­me­mo­ria. Nos nega­mos a acep­tar el archi­vo de esta igno­mi­nia, a dejar mar­char estas quin­ce vidas impu­ne­men­te. Nos nega­mos a nor­ma­li­zar que las fron­te­ras maten y que el Medi­te­rrá­neo se haya con­ver­ti­do, des­de hace mucho, en una fosa común. Nos nega­mos a asu­mir la legi­ti­mi­dad de leyes injus­tas e inhu­ma­nas como la de extran­je­ría, o las deci­sio­nes polí­ti­cas y poli­cia­les que lle­va­ron a morir a los quin­ce jóve­nes del Tara­jal. Nos nega­mos a acep­tar que algo así pue­da con­si­de­rar­se legí­ti­mo, ni tan siquie­ra un error, ya que las muer­tes de estos jóve­nes están cau­sa­das por polí­ti­cas muy con­cre­tas del Esta­do espa­ñol y los gobier­nos europeos.

Si bien es cier­to que las muer­tes del Tara­jal tie­nen res­pon­sa­bles indi­vi­dua­les, no sólo los agen­tes y man­dos de la guar­dia Civil hicie­ron que el mar se tra­ga­ra los sue­ños, los com­pro­mi­sos, las luchas, los mie­dos y las valen­tías de estos quin­ce jóve­nes. Tam­bién es cul­pa­ble todo un sis­te­ma que res­pon­de a los intere­ses de quie­nes siguen pre­fi­rien­do hacer morir a dece­nas de miles de per­so­nas, antes que replan­tear­se sus pri­vi­le­gios colo­nia­les en este necro-capi­ta­lis­mo mundial.

Por todo ello, des­de hace ya sie­te años, segui­mos exi­gien­do que el sis­te­ma de Jus­ti­cia haga, siquie­ra por una vez, honor a su nom­bre, y que se inves­ti­gue y juz­gue como es debi­do el caso Tara­jal, seña­lan­do a los res­pon­sa­bles y asu­mien­do las consecuencias.

Obvia­men­te, es impo­si­ble repa­rar el daño cau­sa­do. Es impo­si­ble devol­ver la vida a Ibrahim Kei­ta, Armand Debor­do, Dau­da Dako­le, Jean­not Fla­me, Joseph Blai­se, Larios Fotio, Nane Roger Chi­mi, Ous­man Has­san, Oumar Ben, Sam­ba Baye, Yves Bilong Mar­tin, Yous­souf, Luc… Sin embar­go, sí es posi­ble con­se­guir que la infi­ni­ta injus­ti­cia de sus muer­tes sea reco­no­ci­da, que estos quin­ce jóve­nes no cai­gan en el olvi­do y que se pon­gan nom­bres y ape­lli­dos a los responsables.

Con este obje­ti­vo, des­de SOS Racis­mo Nafa­rroa nos suma­mos, jun­to a otros colec­ti­vos como Afri­ca Uni­da, Iru­ñea Ciu­dad de Aco­gi­da, Pape­les y Dere­chos Denon­tzat y Kara­ba­na Mugak Zabal­du, a la con­vo­ca­to­ria de Con­cen­tra­ción que ten­drá lugar el sába­do 6 de febre­ro a las 17:30 en la Pla­za del Cas­ti­llo. Esta movi­li­za­ción se encua­dra den­tro de la VIII Mar­cha por la Dig­ni­dad que des­de hace sie­te años se cele­bra en dife­ren­tes pun­tos de todo el Esta­do para recla­mar Ver­dad, Jus­ti­cia y Repa­ra­ción para los jóve­nes del Tarajal.

Oja­lá que esta vez sea la últi­ma, oja­lá que nun­ca más haya que denun­ciar que un muro ha lle­ga­do más alto que una vida humana.

#tara­jal­nool­vi­da­mos

Mar­ta Pérez Are­llano (SOS Racis­mo Nafarroa)

Fuen­te: Kaosenlared.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *