Cuba. Las otras caras de la moneda

Por Ania Terre­ro y Cris­ti­na Esco­bar, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de febre­ro de 2021. 

La elec­tri­ci­dad, el gas, el hela­do en Cop­pe­lia, el Ser­vi­cio de Aten­ción a la Fami­lia, los almuer­zos en los cen­tros labo­ra­les, los par­ques de diver­sio­nes… Los sala­rios que aumen­tan y los pre­cios que, a veces, cre­cen de más. En días de orde­na­mien­to eco­nó­mi­co, de uni­fi­ca­ción mone­ta­ria y cam­bia­ria, lle­gan tam­bién, por suer­te, las dudas, crí­ti­cas y deba­tes para enca­mi­nar el pro­ce­so hacia un rum­bo mejor. Las redes socia­les vuel­ven a ser espa­cio para que las per­so­nas cuen­ten sus preo­cu­pa­cio­nes y se que­jen, por qué no, en fun­ción de rec­ti­fi­car erro­res más pron­to que tarde. 

Otros asun­tos, qui­zás no tan visi­bles, pero tam­bién impor­tan­tes, encuen­tran lugar allí. En medio de una uni­fi­ca­ción mone­ta­ria que impli­ca un incre­men­to del uso del peso cubano, algu­nos se pre­gun­tan si la impre­sión de nue­vas deno­mi­na­cio­nes de bille­tes no entra­ña opor­tu­ni­dad para que en ellos tam­bién se rin­da home­na­je a las muje­res des­ta­ca­das de nues­tra historia. 

Sin embar­go, quie­nes dise­ñan nues­tros bille­tes solo tuvie­ron en cuen­ta, en una páli­da trans­pa­ren­cia y como con­fir­ma­ción de legi­ti­mi­dad, a Celia Sán­chez, heroí­na de la Sie­rra Maes­tra que dedi­có los pri­me­ros años de la Revo­lu­ción a la lucha por sacar a miles de la pobre­za y ofre­cer a más per­so­nas de este terru­ño una vida digna. 

Tal con­tex­to defi­ni­ti­va­men­te ame­ri­ta la pre­gun­ta que por estos días se ha movi­do en las redes, ¿dón­de están las muje­res en los bille­tes cuba­nos? Pero tam­bién levan­ta inte­rro­gan­tes más com­ple­jas. Para la más­ter en Cien­cias Yami­let Her­nán­dez Galano, pro­fe­so­ra auxi­liar del Depar­ta­men­to de His­to­ria de Cuba de la Uni­ver­si­dad de La Haba­na (UH), el desa­rro­llo de la Tarea Orde­na­mien­to es pro­pi­cio para des­ta­car cier­tos temas sen­si­bles como el de la identidad. 

“El deba­te sus­ci­ta­do a raíz de la emi­sión de nue­vos bille­tes levan­tó cri­te­rios acer­ca de por qué no apa­re­cían en el papel impre­so las imá­ge­nes de muje­res de nues­tra his­to­ria nacio­nal. Alguien con curio­si­dad pre­gun­ta­ba: ¿Es que aca­so no había muje­res en la his­to­ria de Cuba? ¿A qué se debe tal omi­sión?”, insis­te la tam­bién espe­cia­lis­ta en estu­dios sobre la Repú­bli­ca, his­to­ria de Muje­res y patri­mo­nio his­tó­ri­co cul­tu­ral. Y bien vale la pena bus­car algu­nas respuestas. 

Muje­res en la his­to­ria: ¿No están o no se les cuenta?

Varios estu­dios en el mun­do han con­fir­ma­do cier­ta invi­si­bi­li­za­ción de las figu­ras feme­ni­nas en libros de his­to­ria, docu­men­tos de con­sul­ta y otros espa­cios, lo que supo­ne menos para­dig­mas para niñas y muje­res de hoy.

Un aná­li­sis de las psi­có­lo­gas nor­te­ame­ri­ca­nas Lin Bian, Sarah-Jane Les­lie y Andrei Cim­pia, publi­ca­do por la revis­ta Scien­ce, refle­ja que las niñas, a par­tir de los seis años, son menos pro­pen­sas a rela­cio­nar la genia­li­dad con su pro­pio sexo, por­que ape­nas tie­nen refe­ren­tes. La inves­ti­ga­ción, que inda­ga sobre la influen­cia de los este­reo­ti­pos de géne­ro en la capa­ci­dad inte­lec­tual y los intere­ses duran­te la pri­me­ra infan­cia, con­fir­ma que dichos pre­jui­cios y el modo en que se edu­ca a las peque­ñas, las empu­jan a limi­tar sus aspi­ra­cio­nes, a cons­truir muros en sus pro­pias cabezas. 

En tan­to, el Glo­bal Early Ado­les­cent Study, de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), ase­gu­ra que sobre los diez años las niñas pue­den empe­zar a dudar si podrán lle­gar a ser cien­tí­fi­cas o polí­ti­cas, sobre todo por­que ape­nas cono­cen a ese tipo de muje­res. Es la eta­pa de la vida en que las expec­ta­ti­vas de géne­ro que­dan fir­me­men­te arrai­ga­das, aun­que la pre­sión social comien­za antes, apunta. 

En el manual Edu­car para la Igual­dad, rea­li­za­do como par­te de la Cam­pa­ña ÚNETE, Yoan­ka Rod­ney, Kenia Loren­zo, Yuliet Cruz y Jesús Muñoz ana­li­zan los diver­sos aspec­tos que limi­tan la igual­dad de géne­ro en los cen­tros edu­ca­ti­vos de la Isla. Con­fir­man que en las escue­las se pro­pi­cia más la par­ti­ci­pa­ción de niñas en las acti­vi­da­des socio-cul­tu­ra­les, se exal­tan los per­so­na­jes mas­cu­li­nos en las cla­ses de His­to­ria y otras asig­na­tu­ras y hay dife­ren­cias sexis­tas en el len­gua­je utilizado. 

Todas estas inves­ti­ga­cio­nes con­fir­man las con­se­cuen­cias de la esca­sez de refe­ren­tes feme­ni­nos en los libros de His­to­ria, una situa­ción que pare­ce repe­tir­se en nues­tros bille­tes. Pero otra vez urge ir más allá: ¿Dón­de radi­can las cau­sas de estas ausen­cias? ¿Aca­so hay menos muje­res pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria por­que con­tex­tos eco­nó­mi­cos y socia­les as rele­ga­ron? ¿O lo que exis­te real­men­te es una invi­si­bi­li­za­ción sim­bó­li­ca añadida? 

Según el doc­tor Fabio Fer­nán­dez, tam­bién pro­fe­sor del depar­ta­men­to de His­to­ria de Cuba de la UH, es nece­sa­rio tener cla­ri­dad “de que, lamen­ta­ble­men­te, nues­tro deve­nir como nación se carac­te­ri­zó, al menos has­ta 1959, por la hege­mo­nía patriar­cal y ‘blan­ca’”. Esto impli­ca, aña­de el his­to­ria­dor, que los «pro­ta­go­nis­tas de nues­tra his­to­ria» ‑en el sen­ti­do de extre­ma per­so­na­li­za­ción del decur­so con el fun­cio­nan las repre­sen­ta­cio­nes al uso en bille­tes y mone­das- son casi en exclu­si­va hom­bres de tez clara. 

Des­de su pers­pec­ti­va, “la sobre­rre­pre­sen­ta­ción de hom­bres blan­cos en nues­tros bille­tes no es hija de una cons­pi­ra­ción”. Aun­que no nie­ga que tam­bién expre­sa la fal­ta de plu­ra­li­dad que aún las­tra nues­tra repre­sen­ta­ción de la his­to­ria nacio­nal y cree que es per­ti­nen­te dar espa­cio a los his­tó­ri­ca­men­te olvi­da­dos, con­si­de­ra que “es ‑ante todo- mani­fes­ta­ción obje­ti­va de cuál ha sido el camino de esta Isla en los mares del tiempo”. 

La pro­fe­so­ra Yami­let Her­nán­dez Galano aña­de otras varia­bles al asun­to. Recuer­da las aler­tas de la his­to­ria­do­ra Nataly Zamon Davis sobre la exis­ten­cia de muje­res ale­ja­das de los cen­tros de poder y con­fir­ma la nece­si­dad de una reade­cua­ción en la mane­ra de ver el poder feme­nino. Al fin y al cabo, las muje­res sue­len estar ausen­tes de las narra­cio­nes his­tó­ri­cas por­que muchas veces fue­ron con­si­de­ra­das irrelevantes. 

Tal aná­li­sis con­du­ce, ade­más, a rede­fi­nir qué es lo rele­van­te en la his­to­ria. “Si nues­tra defi­ni­ción fue­se la de una suce­sión de hechos y pro­ce­sos, liga­dos a la eco­no­mía y a la polí­ti­ca, inevi­ta­ble­men­te las muje­res esta­rían ausen­tes de los rela­tos. De ahí que sean las gran­des olvi­da­das de la his­to­ria”, comen­ta Her­nán­dez Galano. 

Esta mane­ra de enten­der la his­to­ria y su uso públi­co des­can­sa en el hecho de que el hom­bre ha sido toma­do como fac­tor de cam­bio. “En esto ha influi­do, sobre todo en la moder­ni­dad, la divi­sión de la vida en esfe­ras: la pri­va­da y la públi­ca. Según esta divi­sión las muje­res debían asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des pro­pias del hogar, mien­tras el hom­bre se ocu­pa­ba de lo ‘tras­cen­den­te’: las leyes, la polí­ti­ca, las rela­cio­nes comer­cia­les, la diplo­ma­cia, entre otras. Eso expli­ca por qué la expe­rien­cia de los hom­bres ha sido más visi­bi­li­za­da. Ape­nas hacían apa­ri­ción las rei­nas, mon­jas o bru­jas, con­si­de­ra­das gran­des excep­cio­nes”, amplía la his­to­ria­do­ra de la UH. 

Sin embar­go, para suer­te de quie­nes nos intere­sa­mos en estos temas, des­de hace unos años la his­to­rio­gra­fía ha sido reno­va­da. Expli­ca Her­nán­dez Galano que han sur­gi­do nue­vos para­dig­mas, enfo­ques y teo­rías que pro­po­nen girar la mira­da hacia aque­llos indi­vi­duos silen­cia­dos a lo lar­go de la his­to­ria de la huma­ni­dad, cuyas expe­rien­cias no eran cono­ci­das: los cam­pe­si­nos, los obre­ros, los locos, los homo­se­xua­les y las mujeres. 

“Los estu­dios sobre la vida coti­dia­na, la micro­his­to­ria, la his­to­ria social y fun­da­men­tal­men­te la his­to­ria de muje­res, han hecho emer­ger del ostra­cis­mo a muje­res que han sobre­sa­li­do en el cam­po de las letras, en el arte, en la edu­ca­ción. Inclu­so, si segui­mos el cri­te­rio de la his­to­ria tra­di­cio­nal, tam­bién podría­mos apor­tar nom­bres feme­ni­nos vin­cu­la­dos a los movi­mien­tos socia­les, la polí­ti­ca, los pro­ce­sos inde­pen­den­tis­tas, la cien­cia”, indica. 

No obs­tan­te, nece­si­ta­mos ir más allá. No bas­ta con res­ca­tar nom­bres olvi­da­dos y aña­dir his­to­rias de muje­res excep­cio­na­les a los libros. Solo con ello no se solu­cio­na la invi­si­bi­li­dad de siglos. “Se tra­ta de uti­li­zar mode­los inter­pre­ta­ti­vos inclu­si­vos, pues ¿dón­de que­da­rían las muje­res des­co­no­ci­das? Me refie­ro con­cre­ta­men­te a supe­rar los esque­mas euro­cen­tris­tas que solo men­cio­nan a muje­res blan­cas, empo­de­ra­das, edu­ca­das, que cons­ti­tu­yen una excep­ción”, pre­ci­sa la investigadora. 

En el caso par­ti­cu­lar de Cuba, aler­ta, la his­to­rio­gra­fía ha des­ta­ca­do el para­dig­ma de la madre sacri­fi­ca­da, cuya total entre­ga fue defi­ni­to­ria en las ges­tas inde­pen­den­tis­tas. “Maria­na Gra­ja­les, Lucía Íñi­guez, Leo­nor Pérez, entre muchas, han sido visi­bi­li­za­das por su con­di­ción de madres de hom­bres rele­van­tes de la his­to­ria nacio­nal. En cuan­to a su dimen­sión sim­bó­li­ca, el ima­gi­na­rio social reco­no­ce, en par­ti­cu­lar, el mito de ‘La Mila­gro­sa’, a la que, has­ta nues­tros días, miles de cuba­nos rin­den cul­to en la necró­po­lis de Colón”, relata. 

Que­da cla­ro más que nun­ca la nece­si­dad de con­tar otras his­to­rias, de des­em­pol­var el pasa­do y mirar, tam­bién hacia allí, con len­tes de géne­ro. Para supe­rar ese deno­mi­na­dor común, des­cri­to por Her­nán­dez Galano, según el cual “las muje­res que apa­re­cen en los libros de his­to­ria de Cuba han esta­do empa­ren­ta­das con figu­ras mas­cu­li­nas de relie­ve. Han sido madres de, hijas de, espo­sas de y no pare­cen haber asom­bra­do sus logros personales”. 

En su opi­nión, hay que men­cio­nar tam­bién las excep­cio­nes, muje­res como Mar­ta Abreu, la Ave­lla­ne­da, María Dolz, Aure­lia Cas­ti­llo que tie­nen sus pro­pios logros para sobre­sal­tar. Y, ade­más, no deben ser los úni­cos refe­ren­tes feme­ni­nos que los infan­tes conoz­can. Urge visi­bi­li­zar tam­bién a depor­tis­tas, cien­tí­fi­cas, artis­tas, periodistas. 

Muje­res en los bille­tes, ¿cómo fun­cio­na en el mundo? 

El deba­te sobre la repre­sen­ta­ción de las figu­ras feme­ni­nas en bille­tes y mone­das no es, en nin­gún caso, exclu­si­vo de Cuba. Sin embar­go, muchos paí­ses del mun­do ya las han inclui­do. Y des­de hace mucho tiempo. 

Refie­re Her­nán­dez Galano que, aun­que en Roma no gober­nó nin­gu­na mujer, en el anver­so de la mone­da apa­re­cía la figu­ra de algu­na madre, como Agri­pi­na; en Espa­ña, Isa­bel la Cató­li­ca; en Ale­ma­nia, la pia­nis­ta Cla­ra Schu­mann; en Ita­lia, María Mon­tes­so­ri, la gran peda­go­ga y en Chi­le, la pre­mio Nobel Gabrie­la Mistral. 

Un son­deo rea­li­za­do por estas perio­dis­tas en torno al tra­ta­mien­to del tema en varios paí­ses en la actua­li­dad, encon­tró una de las deci­sio­nes más salo­mó­ni­cas en Aus­tra­lia. Allí la mone­da impre­sa tie­ne un ros­tro feme­nino y otro mas­cu­lino, e inclu­ye a muje­res acti­vis­tas, pero tam­bién empresarias. 

Mien­tras, en Sue­cia inclu­ye­ron a gran­des de la cul­tu­ra nacio­nal y mun­dial. En el bille­te de 20 se ve a la escri­to­ra de niños Astrid Lin­gren, y en el de 100, a Gre­ta Gar­bo. En tan­to, Nue­va Zelan­da ubi­ca en el bille­te de 10 a Kate Shep­pard, una valien­te lucha­do­ra por el dere­cho al sufra­gio feme­nino que empu­jó, en 1893, la apro­ba­ción de la pri­me­ra ley elec­to­ral uni­ver­sal que per­mi­tió a las muje­res votar. A ella, sin dudas, le debe­mos mucho de lo que pode­mos ser y hacer hoy. 

En nues­tra región tam­bién varios paí­ses tie­nen a muje­res ilus­tres en sus bille­tes. En Méxi­co, la ico­no­clas­ta pin­to­ra y acti­vis­ta Fri­da Kah­lo com­par­te con su espo­so, el mura­lis­ta Die­go Rive­ra, el bille­te de 500. Mien­tras, el de 200 con­me­mo­ra la vida de Sor Jua­na Inés de la Cruz, esa eru­di­ta cuya obra ha de ser obli­ga­to­ria­men­te estudiada. 

En el caso de Argen­ti­na, la pre­sen­cia de Evi­ta Perón en los bille­tes de 100 fue pro­mo­vi­da por la ex pre­si­den­ta, aho­ra vice pre­si­den­ta, Cris­ti­na Fer­nán­dez. Pero la pre­sen­cia de la espo­sa de Juan Domin­go Perón en la mone­da impre­sa ha sido moti­vo de enfren­ta­mien­tos políticos. 

Cris­ti­na Fer­nán­dez, la pri­me­ra mujer pre­si­den­ta en la his­to­ria de ese país, qui­so ren­dir tri­bu­to a la con­si­de­ra­da “madre de los pobres” por sus sim­pa­ti­zan­tes, pero seve­ra­men­te cri­ti­ca­da por sus detrac­to­res. Sin embar­go, Mau­ri­cio Macri sus­ti­tu­yó a la defen­so­ra del voto feme­nino por un cier­vo andino a pun­to de des­apa­re­cer. Si bien ambos bille­tes coexis­ten, dejar de impri­mir el ros­tro de Evi­ta en el bille­te fue para la admi­nis­tra­ción Macri una for­ma de expre­sar su agen­da anti­pe­ro­nis­ta, y tam­bién machista. 

Por suer­te, el nue­vo gobierno de Alber­to Fer­nán­dez, que asu­mió en diciem­bre de 2019, anun­ció que un nue­vo gru­po de bille­tes serían impre­sos con figu­ras rele­van­tes para la his­to­ria argen­ti­na, inclu­yen­do Evi­ta y otras muje­res ilus­tres del país andino. El país que recién apro­bó la lega­li­za­ción del abor­to con­fir­ma sus aires de equidad. 

En Esta­dos Uni­dos, des­pués de años de deba­te, dis­cu­sión, con­sen­so logra­do y dise­ño, todos espe­ra­ban ver en el bille­te de 20 dóla­res a Harriet Tub­man, una valien­te mujer naci­da escla­va, que se libe­ró a sí mis­ma y ayu­da­ba a otros escla­vos a cru­zar a sal­vo miles de kiló­me­tros hacia el nor­te no escla­vis­ta. Sin embar­go, la admi­nis­tra­ción de Donald Trump, en la voz de su secre­ta­rio del teso­ro Ste­ven Mnu­chin, afir­mó que no tenían apu­ro y que, si aca­so, el ros­tro de la abo­li­cio­nis­ta en los bille­tes que­da­ría para el 2028. 

Con la lle­ga­da de Biden a la Casa Blan­ca la his­to­ria del bille­te dio otro vuel­co. La secre­ta­ria de Pren­sa de la nue­va admi­nis­tra­ción, Jen Psa­ki, afir­mó el pasa­do enero que el plan de sus­ti­tuir al escla­vis­ta de mar­ca mayor, Andrew Jack­son, por Harriet Tub­man sigue en pie.  

¿Y en Cuba…? Una oportunidad 

El deba­te sobre el reco­no­ci­mien­to de las muje­res cuba­nas en nues­tros nue­vos bille­tes, a raíz del actual pro­ce­so de orde­na­mien­to mone­ta­rio, tuvo uno de sus orí­ge­nes en un post publi­ca­do por el doc­tor Alber­to Roque Gue­rra en su per­fil de Face­book. En él sugi­rió que “sería una exce­len­te opor­tu­ni­dad para impri­mir algún bille­te nue­vo con ros­tro feme­nino. La his­to­ria nacio­nal los tie­ne en abundancia”. 

Efec­ti­va­men­te, Cuba tie­ne una lar­ga lis­ta de muje­res que pudie­ran hon­rar nues­tro papel mone­da, más aho­ra, cuan­do el peso cubano reco­bra su pro­ta­go­nis­mo. ¿Pero, quié­nes enca­be­za­rían la lis­ta? Pre­gun­ta­mos en otro post que, com­par­ti­do varias veces, tie­ne más de una dece­na de propuestas. 

Maria­na Gra­ja­les y Celia Sán­chez fue­ron las más men­cio­na­das por la mayo­ría de quie­nes nos deja­ron su opi­nión. Para el his­to­ria­dor Fabio Fer­nán­dez, podría­mos tener aho­ra una moneda/​billete de 2 pesos con el ros­tro de Maria­na. “Sería de uti­li­dad, sobre todo en La Haba­na, en el con­tex­to del nue­vo pre­cio de las gua­guas”, comentó. 

Tam­bién sobre­sa­lie­ron Vil­ma Espín, Mel­ba Her­nán­dez, Ana Betan­court, Tama­ra Bun­ke, Hay­dée San­ta­ma­ría, Lidia Doce y Clo­do­mi­ra Acos­ta. Otras per­so­nas inclu­ye­ron a Ali­cia Alon­so y a Lau­ra Mar­tí­nez de Car­va­jal, la pri­me­ra mujer médi­ca de Cuba y tam­bién la pri­me­ra oftal­mó­lo­ga. En esa línea, habría que men­cio­nar tam­bién a cien­tí­fi­cas con­tem­po­rá­neas como Rosa Ele­na Simeón, gra­cias a quien Cuba enfren­tó efec­ti­va­men­te la fie­bre por­ci­na, o a Con­cep­ción Campa. 

Para la his­to­ria­do­ra Yami­let Her­nán­dez, “nues­tra his­to­ria nacio­nal está lle­na de ejem­plos feme­ni­nos de todas las épo­cas y cual­quie­ra que fue­se selec­cio­na­da para repre­sen­tar­nos en el papel mone­da, pres­ti­gia­ría a la mujer cubana”. 

Mien­tras, Fer­nan­do Mar­tí­nez Mar­tí, que se des­cri­be así mis­mo en su per­fil como narra­dor y comen­ta­ris­ta depor­ti­vo en Radio Rebel­de, pone el dedo en varios temas con­tro­ver­ti­dos: “Me gus­ta­ría Celia, para que no sea una som­bra de segu­ri­dad, sino una pre­sen­cia fir­me, como lo es en nues­tra his­to­ria”. Y agre­ga, “el tema de los bille­tes es intere­san­tí­si­mo, por­que tene­mos más his­to­ria que dine­ro, haya la infla­ción que haya”. 

Y nues­tra bre­ve inves­ti­ga­ción lo con­fir­ma: las opcio­nes abun­dan. Por­que las muje­res, que nadie lo dude, están en la his­to­ria. Y tam­bién debe­rían mos­trar sus caras en nues­tras mone­das. ¿Cuál pon­drías tú?

Fuen­te: Cuba Debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *