Perú. Mor­ta­li­dad mater­na: 430 muje­res murie­ron por cie­rre de ser­vi­cios pre­na­ta­les en pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de febre­ro de 2021

El Cen­tro Nacio­nal de Epi­de­mio­lo­gía, Pre­ven­ción y Con­trol de Enfer­me­da­des del Minis­te­rio de Salud (Min­sa) repor­tó que en 2020 se regis­tra­ron 430 muer­tes mater­nas. Esta cifra repre­sen­ta un incre­men­te del 42,4% res­pec­to al 2019 y es el núme­ro más alto regis­tra­do en los últi­mos ocho años. Del total de muje­res falle­ci­das, el 7,2% eran ado­les­cen­tes entre 12 y 17 años.

El ini­cio de la pan­de­mia y las medi­das toma­das para pre­ve­nir su expan­sión sig­ni­fi­ca­ron un gra­ve ries­go para la salud de las ges­tan­tes ya que el gobierno sus­pen­dió los ser­vi­cios de aten­ción pri­ma­ria en los esta­ble­ci­mien­tos de salud duran­te los pri­me­ros meses de con­fi­na­mien­to. Ellas no pudie­ron rea­li­zar­se los con­tro­les pre­na­ta­les reque­ri­dos para iden­ti­fi­car com­pli­ca­cio­nes en el emba­ra­zo y evi­tar sus muertes.

La mayo­ría de muer­tes mater­nas se regis­tra­ron en Lima Metro­po­li­ta­na (68), Lore­to (38), Uca­ya­li (27), Lam­ba­ye­que (26), La Liber­tad (24), Junín (22) y Cus­co (22). En todas estas regio­nes, hubo un incre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo res­pec­to a las cifras del 2019. En el caso de Lima, por ejem­plo, aumen­ta­ron 15 casos. Lo mis­mo en Lore­to, mien­tras que en Cus­co el núme­ro se ele­vó en 13.

Para el Cole­gio de Obs­te­tras, el núme­ro de muer­tes mater­nas regis­tra­dos en pan­de­mia evi­den­cian «la exclu­sión social, el limi­ta­do acce­so a los ser­vi­cios socia­les y de salud, la inequi­dad de géne­ro para la toma de deci­sio­nes y el poco res­pe­to a los dere­chos huma­nos», pues el gobierno no tomó el ries­go que impli­ca­ba para la vida de las muje­res sus­pen­der estos ser­vi­cios de salud, a pesar de las cons­tan­tes aler­tas emi­ti­das des­de las especialistas.

«El núme­ro tan ele­va­do de muer­tes mater­nas regis­tra­das en 2020 sig­ni­fi­ca un retro­ce­so para la salud mater­na y evi­den­cia las malas deci­sio­nes del Gobierno duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, en la que la aten­ción mater­na y de salud sexual y repro­duc­ti­va ha sido invi­si­bi­li­za­da y no ha sido prio­ri­za­da”, resal­tó Mar­ga­ri­ta Pérez Sil­va, deca­na del Cole­gio de Obstetras.

Vidas vul­ne­ra­bles

Todo emba­ra­zo con­lle­va un gra­do de ries­go para la vida y la salud de las muje­res, este peli­gro incre­men­ta cuan­do se tra­ta de niñas y ado­les­cen­tes. Ellas tie­nen cua­tro veces más pro­ba­bi­li­da­des de morir duran­te la ges­ta­ción o el par­to o de sufrir rotu­ra del piso pél­vi­co, pre­eclam­psia y otras com­pli­ca­cio­nes médicas.

Del total de 340 muer­tes mater­nas regis­tra­das el año pasa­do, 31 corres­pon­den a ado­les­cen­tes entre 12 y 17 años. La región con más ado­les­cen­tes falle­ci­das por cau­sas rela­cio­na­das al emba­ra­zo es Lore­to (6), segui­do de Uca­ya­li, Junín, La Liber­tad y Ama­zo­nas con tres casos cada uno.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.