Perú. Mor­ta­li­dad mater­na: 430 muje­res murie­ron por cie­rre de ser­vi­cios pre­na­ta­les en pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de febre­ro de 2021

El Cen­tro Nacio­nal de Epi­de­mio­lo­gía, Pre­ven­ción y Con­trol de Enfer­me­da­des del Minis­te­rio de Salud (Min­sa) repor­tó que en 2020 se regis­tra­ron 430 muer­tes mater­nas. Esta cifra repre­sen­ta un incre­men­te del 42,4% res­pec­to al 2019 y es el núme­ro más alto regis­tra­do en los últi­mos ocho años. Del total de muje­res falle­ci­das, el 7,2% eran ado­les­cen­tes entre 12 y 17 años.

El ini­cio de la pan­de­mia y las medi­das toma­das para pre­ve­nir su expan­sión sig­ni­fi­ca­ron un gra­ve ries­go para la salud de las ges­tan­tes ya que el gobierno sus­pen­dió los ser­vi­cios de aten­ción pri­ma­ria en los esta­ble­ci­mien­tos de salud duran­te los pri­me­ros meses de con­fi­na­mien­to. Ellas no pudie­ron rea­li­zar­se los con­tro­les pre­na­ta­les reque­ri­dos para iden­ti­fi­car com­pli­ca­cio­nes en el emba­ra­zo y evi­tar sus muertes.

La mayo­ría de muer­tes mater­nas se regis­tra­ron en Lima Metro­po­li­ta­na (68), Lore­to (38), Uca­ya­li (27), Lam­ba­ye­que (26), La Liber­tad (24), Junín (22) y Cus­co (22). En todas estas regio­nes, hubo un incre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo res­pec­to a las cifras del 2019. En el caso de Lima, por ejem­plo, aumen­ta­ron 15 casos. Lo mis­mo en Lore­to, mien­tras que en Cus­co el núme­ro se ele­vó en 13.

Para el Cole­gio de Obs­te­tras, el núme­ro de muer­tes mater­nas regis­tra­dos en pan­de­mia evi­den­cian «la exclu­sión social, el limi­ta­do acce­so a los ser­vi­cios socia­les y de salud, la inequi­dad de géne­ro para la toma de deci­sio­nes y el poco res­pe­to a los dere­chos huma­nos», pues el gobierno no tomó el ries­go que impli­ca­ba para la vida de las muje­res sus­pen­der estos ser­vi­cios de salud, a pesar de las cons­tan­tes aler­tas emi­ti­das des­de las especialistas.

«El núme­ro tan ele­va­do de muer­tes mater­nas regis­tra­das en 2020 sig­ni­fi­ca un retro­ce­so para la salud mater­na y evi­den­cia las malas deci­sio­nes del Gobierno duran­te la emer­gen­cia sani­ta­ria, en la que la aten­ción mater­na y de salud sexual y repro­duc­ti­va ha sido invi­si­bi­li­za­da y no ha sido prio­ri­za­da”, resal­tó Mar­ga­ri­ta Pérez Sil­va, deca­na del Cole­gio de Obstetras.

Vidas vul­ne­ra­bles

Todo emba­ra­zo con­lle­va un gra­do de ries­go para la vida y la salud de las muje­res, este peli­gro incre­men­ta cuan­do se tra­ta de niñas y ado­les­cen­tes. Ellas tie­nen cua­tro veces más pro­ba­bi­li­da­des de morir duran­te la ges­ta­ción o el par­to o de sufrir rotu­ra del piso pél­vi­co, pre­eclam­psia y otras com­pli­ca­cio­nes médicas.

Del total de 340 muer­tes mater­nas regis­tra­das el año pasa­do, 31 corres­pon­den a ado­les­cen­tes entre 12 y 17 años. La región con más ado­les­cen­tes falle­ci­das por cau­sas rela­cio­na­das al emba­ra­zo es Lore­to (6), segui­do de Uca­ya­li, Junín, La Liber­tad y Ama­zo­nas con tres casos cada uno.

FUENTE: Way​ka​.pe

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *