Eco­lo­gía Social. Los hume­da­les Ram­sar siguen ame­na­za­dos por la mala ges­tión del agua

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de febre­ro de 2021.

El 2 de febre­ro es el Día Mun­dial de los Hume­da­les, fecha en que se fir­mó en 1971 el Con­ve­nio sobre los Hume­da­les, a ori­llas del Mar Cas­pio, en la ciu­dad ira­ní de Ramsar.

El 2 de febre­ro es el Día Mun­dial de los Hume­da­les, fecha en que se fir­mó en 1971 el Con­ve­nio sobre los Hume­da­les, a ori­llas del Mar Cas­pio, en la ciu­dad ira­ní de Ramsar.

Uno de los prin­ci­pa­les logros de este con­ve­nio ha sido la crea­ción de la lis­ta de hume­da­les de impor­tan­cia inter­na­cio­nal. Esta lis­ta está com­pues­ta por 2.414 hume­da­les de 171 paí­ses con una super­fi­cie de 254.540.512 hectáreas.

La inclu­sión de estos hume­da­les en Ram­sar ha supues­to una mayor pro­tec­ción sobre el papel, pero en la prác­ti­ca no ha impli­ca­do un mayor com­pro­mi­so para su con­ser­va­ción ni una mejo­ra defi­ni­ti­va en su gestión.

Cuan­do se cum­plen 50 años del Con­ve­nio de Ram­sar, un tra­ta­do inter­na­cio­nal para la con­ser­va­ción de los hume­da­les más impor­tan­tes del pla­ne­ta, Eco­lo­gis­tas en Acción con­si­de­ra que, por la mala ges­tión que vie­nen rea­li­zan­do la admi­nis­tra­cio­nes impli­ca­das, no solo no se han resuel­to los fac­to­res que los degra­dan, sino que han aumen­tan y se unen a otros, cro­ni­fi­can­do sus pro­ble­mas estructurales.

El Esta­do espa­ñol se adhi­rió al Con­ve­nio el 4 de sep­tiem­bre de 1982, y has­ta la actua­li­dad ha incor­po­ra­do a la Lis­ta de Hume­da­les de Impor­tan­cia Inter­na­cio­nal 75 zonas húme­das con una super­fi­cie de 304.541 hectáreas.

La inclu­sión de estos hume­da­les en Ram­sar ha impli­ca­do una mayor pro­tec­ción sobre el papel, pero, en la prác­ti­ca, a jui­cio de Eco­lo­gis­tas en Acción no ha ter­mi­na­do por supo­ner un mayor com­pro­mi­so para su con­ser­va­ción ni una mejo­ra defi­ni­ti­va en su ges­tión. Los par­ques nacio­na­les son, cada uno de ellos, ejem­plos de las polí­ti­cas segui­das por las dife­ren­tes admi­nis­tra­cio­nes, sean de ámbi­to esta­tal, regio­nal o local. En todos los casos pri­man cri­te­rios eco­nó­mi­cos. Cuan­do se les pres­ta algo más de aten­ción es por el bene­fi­cio turís­ti­co que repre­sen­tan. La orga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta seña­la que se han lle­ga­do a disi­mu­lar las pro­ble­má­ti­cas ambien­ta­les, mos­tran­do úni­ca­men­te una ima­gen cau­ti­va­do­ra que nada tie­ne que ver con la reali­dad sub­ya­cen­te o las diná­mi­cas genui­nas de sus eco­sis­te­mas. Por ejem­plo, las maris­mas del Gua­dal­qui­vir han per­di­do dos ter­cios de las 150.000 hec­tá­reas ori­gi­na­les y las lagu­nas flu­via­les man­che­gas se han redu­ci­do a la nada.

Sien­do esta la reali­dad de los espa­cios emble­má­ti­cos reco­gi­dos en el lis­ta­do de Ram­sar, Eco­lo­gis­tas en Acción tam­bién apun­ta hacia aque­llos que fue­ron igno­ra­dos y aún espe­ran su reco­no­ci­mien­to. Unos y otros fue­ron víc­ti­mas, prin­ci­pal­men­te, de las polí­ti­cas agra­rias que el régi­men ante­rior al 78 impul­só en la déca­da de los años cin­cuen­ta del siglo pasa­do. Con el argu­men­to de ganar tie­rras para la pro­duc­ción agrí­co­la, se sacri­fi­ca­ron el terri­to­rio y el agua de los prin­ci­pa­les hume­da­les de la geo­gra­fía penin­su­lar; entre otras, enor­mes y estra­té­gi­cas lagu­nas como la de La Jan­da en Cádiz o la de Ante­la, en Ourense.

Eco­lo­gis­tas en Acción con­si­de­ra que pue­de enten­der­se, sin los cono­ci­mien­tos actua­les, que en un momen­to his­tó­ri­co se sacri­fi­ca­ra la natu­ra­le­za para con­se­guir un des­pe­gue eco­nó­mi­co cor­to­pla­cis­ta. Sin embar­go, las cir­cuns­tan­cias han cam­bia­do tan­to que rever­tir aquel sacri­fi­cio pro­por­cio­na­rá muchas más ven­ta­jas y bene­fi­cios eco­nó­mi­cos que per­sis­tir en aque­llos errores.

Por otra par­te, el orde­na­mien­to jurí­di­co de la Unión Euro­pea exi­ge, a tra­vés de la Direc­ti­va Mar­co del Agua (2000/​60/​CE), alcan­zar el buen esta­do eco­ló­gi­co de las masas de agua en can­ti­dad y en cali­dad, tan­to para las aguas super­fi­cia­les (los ríos y las lagu­nas) como para las aguas sub­te­rrá­neas (los acuí­fe­ros, las fuen­tes y los manan­tia­les). Ade­más la Direc­ti­va Hábi­tats (1992/​43/​CE) y la Direc­ti­va Aves (2009/​147/​CE) abun­dan en el mis­mo obje­ti­vo. Eco­lo­gis­tas en Acción con­si­de­ra que exis­te una san­gría de millo­nes de euros como con­se­cuen­cia de los sis­te­má­ti­cos incum­pli­mien­tos por par­te del Rei­no de Espa­ña en mate­ria de agua y otras deman­das ambientales.

A pro­pó­si­to de la actual pan­de­mia de la COVID – 19, nume­ro­sas per­so­nas de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca se han mani­fes­ta­do acer­ca de la impor­tan­cia de con­ser­var los eco­sis­te­mas como la mejor garan­tía y el méto­do más eco­nó­mi­co para pre­ve­nir este tipo de suce­sos. Por otro lado, la lucha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co acon­se­ja ir en la mis­ma direc­ción y pro­po­ne una tran­si­ción que modi­fi­que los hábi­tos pro­duc­ti­vos y de consumo.

Por todo ello, Eco­lo­gis­tas en Acción desea que la cele­bra­ción de este medio siglo de con­ve­nio sir­va para incre­men­tar el com­pro­mi­so de la socie­dad con el medio ambien­te, en gene­ral, y con la con­ser­va­ción de los espa­cios vin­cu­la­dos al agua en par­ti­cu­lar. Asi­mis­mo, recla­ma que la cla­se polí­ti­ca, en los dife­ren­tes nive­les orga­ni­za­ti­vos, cum­pla los com­pro­mi­sos inter­na­cio­na­les en defen­sa del patri­mo­nio natu­ral, espe­cí­fi­ca­men­te medi­das enér­gi­cas, como corres­pon­de ante cual­quier emer­gen­cia, para ase­gu­rar la con­ser­va­ción de las zonas húme­das que aún sobre­vi­ven y com­pro­me­ter­se en la recu­pe­ra­ción de las que se han per­di­do o están a pun­to de hacerlo.

Fuen­te: https://​www​.eco​lo​gis​ta​se​nac​cion​.org/​1​6​1​2​8​7​/​l​o​s​-​h​u​m​e​d​a​l​e​s​-​r​a​m​s​a​r​-​s​i​g​u​e​n​-​a​m​e​n​a​z​a​d​o​s​-​p​o​r​-​l​a​-​m​a​l​a​-​g​e​s​t​i​o​n​-​d​e​l​-​a​g​ua/, Rebe­lión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *