Cuba. Edu­ca­ción y Pandemia

Por Frei Bet­to, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021.

Con­fe­ren­cia vir­tual en el Con­gre­so Peda­go­gia 2021 – 03 de febre­ro de 2021, La Haba­na, Cuba

Des­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, en la déca­da de 1940, no hay noti­cias de que alum­nos y pro­fe­so­res se hayan vis­to obli­ga­dos a que­dar­se en casa duran­te tan­to tiempo.

Datos de la UNESCO mues­tran que la pan­de­mia ha afec­ta­do a más de 1500 millo­nes de estu­dian­tes en 188 paí­ses, lo que repre­sen­ta el 91% de los estu­dian­tes del planeta.

En Amé­ri­ca Lati­na, el cie­rre tem­po­ral de las escue­las ha afec­ta­do a 160 millo­nes de alum­nos, según esti­ma­dos de la UNESCO.

Este con­fi­na­mien­to expu­so aún más el agra­va­mien­to de las des­igual­da­des socia­les. La UNICEF esti­ma que 370 millo­nes de niños pue­den haber sido pri­va­dos de una ali­men­ta­ción ade­cua­da debi­do al cie­rre de las escuelas.

El sis­te­ma esco­lar mun­dial no esta­ba pre­pa­ra­do para lidiar con los efec­tos de una enfer­me­dad que nos exi­ge dis­tan­cia­mien­to físi­co y ais­la­mien­to social por un lar­go período.

La edu­ca­ción tuvo que pasar del uni­ver­so pre­sen­cial al vir­tual, vién­do­se obli­ga­da a recu­rrir a nue­vas herra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que per­mi­ten la edu­ca­ción a dis­tan­cia. En muchos paí­ses, los alum­nos, en espe­cial los que asis­ten a las escue­las públi­cas no dis­po­nen de los recur­sos nece­sa­rios para acce­der rápi­da­men­te a las tec­no­lo­gías de las comunicaciones.

Inclu­so, para aque­llos que dis­po­nen de esos recur­sos, tam­bién les ha resul­ta­do difí­cil adap­tar­se a la nue­va reali­dad digi­tal. No es muy con­for­ta­ble sopor­tar 40 ó 50 minu­tos de cla­se remo­ta a tra­vés de la peque­ña pan­ta­lla de un celu­lar… y peor aún, sin la posi­bi­li­dad del con­tac­to direc­to con el pro­fe­sor y los colegas.

Edu­ca­ción a dis­tan­cia. Foto: For­bes méxico

Para muchos jóve­nes, la edu­ca­ción a dis­tan­cia care­ce de incen­ti­vos, lo que pro­vo­ca el aban­dono esco­lar y la mayo­ría de los pro­fe­so­res no esta­ban pre­pa­ra­dos para impar­tir cla­ses a distancia.

En muchos paí­ses, como en Bra­sil, se obser­vó que la per­ma­nen­cia en casa por lar­gos perío­dos pro­por­cio­nó el aumen­to de la vio­len­cia domés­ti­ca y en el caso de las ado­les­cen­tes, el emba­ra­zo precoz.

La ense­ñan­za a dis­tan­cia se dife­ren­cia mucho de la ense­ñan­za pre­sen­cial al redu­cir la inter­ac­ción pro­fe­sor-alumno y difi­cul­tar la rela­ción de ayu­da mutua didác­ti­ca entre los estudiantes.

Para los esco­la­res que asis­tían a la escue­la a tiem­po com­ple­to, la casa era prin­ci­pal­men­te un lugar para la con­vi­ven­cia fami­liar y el des­can­so, muchas veces en un espa­cio redu­ci­do debi­do al núme­ro de per­so­nas que lo habi­tan, por lo tan­to, la edu­ca­ción a dis­tan­cia no siem­pre logra atraer la aten­ción reque­ri­da. Esto se agra­va cuan­do se tra­ta de alum­nos de edu­ca­ción infan­til y pri­ma­ria, perío­do en el que se desa­rro­lla el pro­ce­so de alfabetización.

El défi­cit en las habi­li­da­des bási­cas como la lec­tu­ra, la escri­tu­ra la suma y la res­ta se incre­men­ta. Esta inte­rrup­ción del apren­di­za­je tam­bién afec­ta en gran medi­da a los estu­dian­tes que están fina­li­zan­do el cur­so, lo que difi­cul­ta el ingre­so al mer­ca­do laboral.

La pan­de­mia tam­bién mos­tró cómo, en gene­ral, las fami­lias eran aje­nas al apren­di­za­je esco­lar de sus hijos. De repen­te, los padres debían inte­re­sar­se por los con­te­ni­dos didác­ti­cos y ade­más impro­vi­sar para ser auxi­lia­res de los profesores.

Sin embar­go, esto no siem­pre es posi­ble. En los paí­ses peri­fé­ri­cos, muchos adul­tos tie­nen menos nivel esco­lar que sus hijos. Los padres no se sien­ten pre­pa­ra­dos para ayu­dar­los con las tareas esco­la­res. Y ocu­pa­dos con el tra­ba­jo a dis­tan­cia y los queha­ce­res del hogar hay padres que no tie­nen tiem­po para acom­pa­ñar y ayu­dar a sus hijos con los debe­res esco­la­res. No obs­tan­te, aho­ra le han dado más valor a la escue­la y al tra­ba­jo de los profesores.

Resig­ni­fi­car la educación

La des­igual­dad social influ­ye sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en el acce­so a las tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción. Hay estu­dian­tes que ni siquie­ra tie­nen con­di­cio­nes para conec­tar­se a inter­net. La exclu­sión digi­tal es un nue­vo fenó­meno social y es ya con­si­de­ra­da una vio­la­ción de los dere­chos ele­men­ta­les. En el caso de Bra­sil, por ejem­plo, ape­nas el 57 % de la pobla­ción tie­ne una compu­tado­ra capaz de eje­cu­tar los pro­gra­mas más actua­les y el 30% de las vivien­das no tie­ne acce­so a inter­net cues­tión indis­pen­sa­ble para la edu­ca­ción a dis­tan­cia según (IBGE /​inves­ti­ga­ción TIC a domi­ci­lio, 2018).

Es por esto que resul­ta muy impor­tan­te que las escue­las ten­gan a dis­po­si­ción de los estu­dian­tes vídeo cla­ses, que inclu­so debe­rían ser trans­mi­ti­das por cana­les de tele­vi­sión y acom­pa­ña­das del res­pec­ti­vo mate­rial impreso.

En Argen­ti­na, la empre­sa Tele­fó­ni­ca con­ve­nió con el gobierno para per­mi­tir duran­te la pan­de­mia, el acce­so gra­tui­to a los sitios edu­ca­ti­vos para las fami­lias que no pue­dan pagar por el servicio.

El el Perú, la mis­ma empre­sa, aso­cia­da a Face­book, al BID y el CAF (Ban­co de Desa­rro­llo de la Amé­ri­ca Lati­na), creó el pro­gra­ma “Inter­net para todos”, que ofre­ce ser­vi­cios a ope­ra­do­res móvi­les loca­les para lle­gar a áreas remotas.

En Bra­sil 46 millo­nes de per­so­nas no tie­nen acce­so a la inter­net, lo que corres­pon­de a más del 25% de la población.

Un estu­dian­te de 11 años revi­sa sus libros de estu­dio en casa ya que no tie­ne acce­so a cla­ses vir­tua­les. Su hogar no tie­ne acce­so a inter­net ni a un tele­fono móvil. Foto: UNICEF

Del 79,1% de la pobla­ción que acce­de a inter­net, el 99,2% uti­li­za su telé­fono celu­lar. El BID esti­ma que el 20% de la pobla­ción de Amé­ri­ca Lati­na no tie­ne un acce­so ade­cua­do a la inter­net móvil.

La pan­de­mia le ha dado un mayor sig­ni­fi­ca­do a la edu­ca­ción, la que debe ser orien­ta­da y pen­sa­da para los jóve­nes que habrán de enfren­tar los desa­fíos de la déca­da 2030.

Esto exi­ge una meto­do­lo­gía peda­gó­gi­ca capaz de acti­var el pen­sa­mien­to crí­ti­co, des­per­tar la crea­ti­vi­dad y la ori­gi­na­li­dad, solu­cio­nar pro­ble­mas com­ple­jos, tener fle­xi­bi­li­dad cog­ni­ti­va, valo­rar la inte­li­gen­cia emo­cio­nal y el tra­ba­jo en equi­po, apren­der a lidiar con opi­nio­nes y com­por­ta­mien­tos diver­sos, y saber tomar deci­sio­nes sin impo­si­cio­nes autoritarias.

Como vivi­mos actual­men­te en un mun­do inter­co­nec­ta­do, no solo las per­so­nas no son islas, como des­ta­có John Don­ne, poe­ta y pen­sa­dor inglés, sino tam­bién nues­tras ciu­da­des y países.

Es nece­sa­rio enfren­tar los pro­ble­mas des­de dife­ren­tes ópti­cas y a par­tir de diver­sos con­tex­tos, pero siem­pre sin renun­ciar al com­pro­mi­so éti­co de que todos los seres huma­nos y la natu­ra­le­za tie­nen dere­cho a con­di­cio­nes de vida dignas.

Por tan­to, ya no se tra­ta de un apren­di­za­je para obte­ner bue­nas notas en las prue­bas esco­la­res y alcan­zar un diplo­ma al fina­li­zar el cur­so. La edu­ca­ción es un pro­ce­so sin fin que dura toda la vida.

La escue­la es jus­ta­men­te el lugar don­de el alumno reci­be el impul­so de inter­ac­tuar con quien tie­ne mucho que ense­ñar, así como quien ense­ña tie­ne mucho que apren­der, en una siner­gia com­ple­ja, rica y permanente.

Hace tiem­po que se ense­ña fue­ra del aula, lo que requie­re de una expe­ri­men­ta­ción per­ma­nen­te. Un ejem­plo de ello es la esfe­ra de la agri­cul­tu­ra. La pan­de­mia ha expan­di­do y ace­le­ra­do este pro­ce­so, y el uso de inter­net ha roto las barre­ras físi­cas para la comu­ni­ca­ción y la interacción.

Las cla­ses, antes cen­tra­das en la ora­li­dad del pro­fe­sor, aho­ra cuen­tan con una gran varie­dad de recur­sos peda­gó­gi­cos, como video cla­ses, info­gra­fías, dia­po­si­ti­vas, ani­ma­cio­nes, jue­gos edu­ca­ti­vos y via­jes vir­tua­les, como a museos y a ciu­da­des his­tó­ri­cas. Y la ven­ta­ja es que cual­quie­ra pue­de acce­der al con­te­ni­do y a las acti­vi­da­des com­par­ti­das, des­de cual­quier lugar y en cual­quier momen­to. Sin duda, esto favo­re­ce la demo­cra­ti­za­ción de la edu­ca­ción, siem­pre que todos ten­gan acce­so a las tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción. Al mis­mo tiem­po per­mi­te el diá­lo­go direc­to del pro­fe­sor con deter­mi­na­do estu­dian­te, es decir, per­mi­te la aten­ción a las dife­ren­cias individuales.

Un niño en Etio­pía atien­de a cla­se a tra­vés de la radio debi­do al cie­rre de las escue­las por el COVID-19. Foto: UNICEF

No debe­mos ali­men­tar la nos­tal­gia de cómo era la escue­la antes de la pan­de­mia, al reabrir las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­cio­na­les no bas­ta repo­ner las cla­ses. Aho­ra tene­mos una nue­va con­fi­gu­ra­ción de las rela­cio­nes socia­les y debe­mos apro­ve­char­las para desa­rro­llar nue­vas meto­do­lo­gías de ense­ñan­za pero, cono­ce­mos que nues­tros sis­te­mas edu­ca­cio­na­les son resis­ten­tes al cam­bio, sin embar­go la COVID 19, nos impo­ne una nue­va reali­dad. Aho­ra tene­mos que admi­tir que la ense­ñan­za remo­ta a dis­tan­cia ten­drá que ser incor­po­ra­da a los recur­sos peda­gó­gi­cos. Se tra­ta de una nue­va moda­li­dad que pue­de pro­du­cir efec­tos posi­ti­vos, como el pro­ta­go­nis­mo de los alum­nos en su pro­pio pro­ce­so de aprendizaje.

Dejan de ser sim­ples obje­ti­vos de las lec­cio­nes del pro­fe­sor y pasan a ser suje­tos de la acti­vi­dad esco­lar, res­pon­sa­bles de orga­ni­zar su agen­da de estu­dios domés­ti­cos y pla­near el tiem­po y el modo de abor­dar el currículo.

Este auto­co­no­ci­mien­to exi­ge de la escue­la, mayor aten­ción a la for­ma­ción inte­gral de los estu­dian­tes como tener en cuen­ta la situa­ción fami­liar en que viven y las con­di­cio­nes de vivien­da. De cier­to modo, los alum­nos pasan a ser com­pa­ñe­ros del pro­fe­sor en la ela­bo­ra­ción de la malla curri­cu­lar y en la prác­ti­ca peda­gó­gi­ca. La ense­ñan­za se hace más per­so­na­li­za­da en la medi­da que hay más dife­ren­cia de rit­mo entre los estu­dian­tes, ins­ta­dos a ges­tio­nar sus acti­vi­da­des esco­la­res, los alum­nos ten­drán mayor pro­ta­go­nis­mo y los pro­fe­so­res actua­ran como media­do­res entre los con­te­ni­dos curri­cu­la­res y los recur­sos tecnológicos.

En reali­dad ocu­rre, que no todo son luces. El lado oscu­ro nece­si­ta ser enfren­ta­do con serie­dad. En Bra­sil, las inves­ti­ga­cio­nes cons­ta­ta­ron que casi el 90 % de los pro­fe­so­res no tenían expe­rien­cia de cla­ses a dis­tan­cia antes de la pandemia.

Aho­ra, el 82 % de las cla­ses son des­de casa, demos­tran­do que ha aumen­ta­do la car­ga hora­ria de tra­ba­jo. Y el 84 % opi­na que la par­ti­ci­pa­ción de los alum­nos en el apren­di­za­je se redu­jo. La prin­ci­pal difi­cul­tad es el acce­so a compu­tado­ras y a la internet.

El infor­me GEM (Moni­to­reo glo­bal de la edu­ca­ción) del 2020, seña­la que, en los paí­ses peri­fé­ri­cos el 40 % no cuen­ta con polí­ti­cas para apo­yar a los alum­nos duran­te el cie­rre de las escue­las. Según la UNESCO, menos del 10% de las 209 nacio­nes eva­lua­das poseen leyes que favo­re­cen la ple­na inclu­sión en la escuela.

El lado nega­ti­vo de la edu­ca­ción a distancia

Una niña de Timor-Les­te mues­tra la pla­ta­for­ma en línea que uti­li­za­rá para estu­diar mien­tras su escue­la está cerra­da debi­do a la pan­de­mia de coro­na­vi­rus. Foto: UNICEF

La edu­ca­ción a dis­tan­cia tie­ne como pun­tos nega­ti­vos, favo­re­cer el indi­vi­dua­lis­mo en el tra­ba­jo esco­lar, dis­mi­nuir los lazos de soli­da­ri­dad entre alum­nos y pro­fe­so­res, hacer invia­bles las accio­nes colec­ti­vas en defen­sa de los dere­chos de los docentes.

El peli­gro del tra­ba­jo a dis­tan­cia es colo­car en ries­go la fron­te­ra entre el tiem­po de tra­ba­jo y el de con­vi­ven­cia fami­liar. Al sobre­car­gar las jor­na­das de tra­ba­jo, se redu­cen las horas de ocio.

Lo ideal sería no con­si­de­rar obli­ga­to­ria la acti­vi­dad a dis­tan­cia y sí como opcio­nal, has­ta que la pan­de­mia sea supe­ra­da y pue­dan todos reto­mar el tra­ba­jo en con­di­cio­nes de igual­dad en el espa­cio escolar.

Al agra­var­se las des­igual­da­des socia­les la pan­de­mia expo­ne el carác­ter de un mode­lo edu­ca­ti­vo indi­vi­dua­lis­ta, exclu­yen­te, com­pe­ti­ti­vo, subor­di­na­do a las deman­das del mer­ca­do. La cri­sis eco­nó­mi­ca y el aumen­to del des­em­pleo debi­li­tan la tesis de que la escue­la es una vía segu­ra para incluir a todos en el mer­ca­do de tra­ba­jo y con­quis­tar una vida estable.

Esta nue­va moda­li­dad de ense­ñan­za care­ce de estruc­tu­ra para desa­rro­llar ade­cua­da­men­te las acti­vi­da­des esco­la­res. Muchas veces, absor­bi­dos por la vida fami­liar y las ocu­pa­cio­nes domés­ti­cas, como ayu­dar en la lim­pie­za de la casa o ver fil­mes o pro­gra­mas de TV, los estu­dian­tes pier­den el inte­rés por las clases.

Adop­tar el tra­ba­jo a dis­tan­cia como nue­va moda­li­dad de ense­ñan­za pue­de agra­var las des­igual­da­des edu­ca­cio­na­les, exclu­yen­do aque­llos que, des­pro­vis­tos de con­di­cio­nes domés­ti­cas para invo­lu­crar­se en el apren­di­za­je, aca­ban sien­do víc­ti­mas de la ley del menor esfuer­zo, cuan­do ellos son los que debe­rían reci­bir mayor atención.

El sis­te­ma edu­ca­cio­nal no pue­de trans­fe­rir para el alumno la res­pon­sa­bi­li­dad de tener una compu­tado­ra y tener acce­so a inter­net. Muchos viven en situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad social por lo que le corres­pon­de al sis­te­ma garan­ti­zar las con­di­cio­nes ade­cua­das a todos los estu­dian­tes para rea­li­zar las tareas esco­la­res, pues según el GEM por cada 100 jóve­nes ricos, sola­men­te 18 jóve­nes pobres, com­ple­tan la ense­ñan­za media o secundaria.

Retorno a las cla­ses presenciales

Estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios duran­te un exá­men en ple­na pan­de­mia. Foto: Reuters

¿De qué for­ma la pan­de­mia afec­ta la cali­dad de la educación?

Es impor­tan­te que el ais­la­mien­to social no difi­cul­te la ges­tión demo­crá­ti­ca de las escue­las. El impe­di­men­to de las reunio­nes pre­sen­cia­les del claus­tro docen­te no debe ser moti­vo para jus­ti­fi­car deci­sio­nes mono­crá­ti­cas. La escue­la debe per­ma­ne­cer como espa­cio coti­diano de ejer­ci­cio de la demo­cra­cia, inclu­so en su actual con­fi­gu­ra­ción virtual.

La vuel­ta a las cla­ses pre­sen­cia­les no pue­de en modo alguno depen­der de la pre­sión del poder eco­nó­mi­co, en espe­cial de los pro­pie­ta­rios de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­cio­na­les y de redes escolares.

Y cuan­do sea con­ve­nien­te no pue­de ser hecho de impro­vi­so. Debe ser el resul­ta­do de una deci­sión demo­crá­ti­ca de los diver­sos acto­res impli­ca­dos en la esfe­ra de la edu­ca­ción, inclu­si­ve fun­cio­na­rios de la escuela.

Se debe adop­tar un pro­to­co­lo des­pués de rea­li­zar un exten­so deba­te entre maes­tros, estu­dian­tes, fun­cio­na­rios, padres de los estu­dian­tes y auto­ri­da­des sani­ta­rias. La pan­de­mia en sí mis­ma es obje­to de estu­dio. Ella debe ser lle­va­da al aula, pro­mo­vien­do inves­ti­ga­cio­nes y refle­xio­nes sobre el equi­li­brio ambien­tal, zoo­no­sis, dig­ni­dad, soli­da­ri­dad en tiem­pos de pan­de­mia, fra­gi­li­dad de la vida huma­na, etc.

Los edu­ca­do­res no pue­den ceder a la lógi­ca de vol­ver cuan­to antes a la sim­ple acu­mu­la­ción de los con­te­ni­dos esco­la­res ni al dis­cur­so tec­nó­cra­ta de regre­sar a las acti­vi­da­des pre­sen­cia­les a par­tir del pun­to en que fue­ron sus­pen­di­das en el 2020. Hay que tener en cuen­ta que la pan­de­mia, una vez supe­ra­da por la vacu­na­ción, no debe ser con­si­de­ra­da como un vacío en nues­tras vidas. No pue­den dejar de ser con­si­de­ra­dos rele­van­tes los efec­tos emo­cio­na­les, psi­co­ló­gi­cos y socia­les, pro­vo­ca­dos en la vida de los estu­dian­tes. Muchos fue­ron afec­ta­dos por la pér­di­da de parien­tes, víc­ti­mas de la COVID 19 y la dis­mi­nu­ción de los ingre­sos familiares.

La escue­la no es una suce­sión de días lec­ti­vos. Es un espa­cio de con­vi­ven­cia, crea­ti­vi­dad y socia­li­za­ción y sobre todo, cons­truc­ción de la iden­ti­dad ciu­da­da­na como colec­ti­va. Deber ser tam­bién un espa­cio demo­crá­ti­co de for­ma­ción de con­cien­cia crí­ti­ca, dis­po­si­ción a la soli­da­ri­dad y al com­pro­mi­so y al com­ba­te a todas las for­mas de injus­ti­cias sociales.

La edu­ca­ción a dis­tan­cia pue­de dar lugar a una nue­va fuen­te de bene­fi­cios y de lucro para empre­sa­rios de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­cio­na­les, que pasan a ser los media­do­res de con­te­ni­dos y tec­no­lo­gías exclu­yen­do a todos aque­llos que no tie­nen los recur­sos para trans­for­mar el espa­cio domés­ti­co en apén­di­ce de la escuela.

Este empre­sa­ria­do pasa a con­si­de­rar la escue­la como obje­ti­vo de su ser­vi­cio de “deli­very” (entre­ga), pre­pa­ra los paque­tes curri­cu­la­res hecho por supues­tos espe­cia­lis­tas aje­nos a la escue­la, lo que com­pro­me­te la auto­no­mía del tra­ba­jo docen­te y hace que el con­te­ni­do curri­cu­lar depen­da de gran­des gru­pos pri­va­dos que domi­nan las pla­ta­for­mas diri­gi­das a la educación.

Con o sin pan­de­mia, pre­do­mi­nan­do la ense­ñan­za pre­sen­cial o a dis­tan­cia, el com­ba­te al más gra­ve pro­ble­ma de la huma­ni­dad- la des­igual­dad social- exi­ge que nos empe­ñe­mos todos en la lucha per­ma­nen­te por la escue­la públi­ca, gra­tui­ta y lai­ca. La edu­ca­ción esco­lar a tiem­po com­ple­to en un dere­cho uni­ver­sal que debe ser ase­gu­ra­do por el esta­do a toda la población.

Fuen­te: Cuba debate

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *