Chi­na. «Nin­gu­na fuer­za deten­drá nues­tro desarrollo»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021.

Washing­ton debe «supe­rar la obso­le­ta men­ta­li­dad de riva­li­dad», reanu­dar los con­tac­tos con Chi­na y dejar de entro­me­ter­se en sus asun­tos inter­nos, ase­ve­ra un alto diplo­má­ti­co del país asiático.

Chi­na y EE.UU. pue­den lograr «gran­des cosas» si tra­ba­jan jun­tos, pero para ello, Washing­ton debe «supe­rar la obso­le­ta men­ta­li­dad de riva­li­dad», reanu­dar los con­tac­tos y dejar de entro­me­ter­se en los asun­tos inter­nos de Pekín. Así lo ha afir­ma­do Yang Jie­chi, direc­tor de la Comi­sión Cen­tral de Asun­tos Exte­rio­res del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na, quien ase­gu­ra que el desa­rro­llo de su país «es un pro­ce­so que nin­gu­na fuer­za podrá detener». 

En un dis­cur­so en un foro en línea orga­ni­za­do por el Comi­té Nacio­nal de Rela­cio­nes entre EE.UU. y Chi­na, Yang recor­dó que Washing­ton y Pekín repre­sen­tan «las dos eco­no­mías más gran­des» del mun­do y son miem­bros per­ma­nen­tes del Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, cuya coope­ra­ción efi­caz «influ­ye direc­ta­men­te en el bien­es­tar de todas las per­so­nas, así como en la paz, el desa­rro­llo y la pros­pe­ri­dad» mundial.

"Posibilidad muy real": el jefe del Comando Estratégico de EE.UU. insta a prepararse para una guerra nuclear con Rusia y China

Sin embar­go, duran­te los últi­mos años, la Admi­nis­tra­ción Trump «adop­tó polí­ti­cas equi­vo­ca­das» res­pec­to a Chi­na, hun­dien­do la rela­ción en lo que fue «su perío­do más difí­cil des­de el esta­ble­ci­mien­to de rela­cio­nes diplo­má­ti­cas», se lamen­tó el diplo­má­ti­co, aña­dien­do que algu­nas per­so­nas en EE.UU., «siguien­do el pen­sa­mien­to de la Gue­rra Fría«, per­ci­bie­ron a Pekín «como una ame­na­za», han inter­fe­ri­do en sus asun­tos inter­nos y han soca­va­do sus intere­ses, ade­más de haber «inte­rrum­pi­do los inter­cam­bios y la coope­ra­ción mutua­men­te bene­fi­cio­sa entre las dos partes». 

Este tipo de accio­nes «han daña­do gra­ve­men­te» las rela­cio­nes entre Chi­na y EE.UU., así como los intere­ses fun­da­men­ta­les de los dos pue­blos, cons­ta­tó el jefe de la comi­sión, quien enfa­ti­zó que la tarea de ambas nacio­nes aho­ra es «res­tau­rar la rela­ción a una vía de desa­rro­llo pre­de­ci­ble y constructiva».

Cua­tro cla­ves para res­tau­rar la relación

El diplo­má­ti­co ase­gu­ró que Chi­na está dis­pues­ta a tra­ba­jar con EE.UU. para hacer avan­zar la rela­ción por un camino sin con­flic­tos ni con­fron­ta­cio­nes, basa­da en el res­pe­to mutuo y la coope­ra­ción de bene­fi­cio mutuo, y que las dos par­tes podrán devol­ver la rela­ción «al cur­so de un desa­rro­llo sóli­do y cons­tan­te». En este sen­ti­do, ha nom­bra­do cua­tro con­di­cio­nes cla­ve para que esto pue­da suceder.

  • Pri­me­ro, «Chi­na debe ver­se como es», indi­ca Yang, recor­dan­do que la Admi­nis­tra­ción ante­rior «ha segui­do algu­nas polí­ti­cas equi­vo­ca­das» hacia el país, vién­do­lo «como un com­pe­ti­dor estra­té­gi­co impor­tan­te, inclu­so un adver­sa­rio», lo cual es «his­tó­ri­ca, fun­da­men­tal y estra­té­gi­ca­men­te inco­rrec­to». Lo que bus­ca Pekín es «mejo­rar la vida de su gen­te», expli­ca el diplo­má­ti­co, quien ase­gu­ra que los dos paí­ses «pue­den y deben coope­rar y coor­di­nar­se más estre­cha­men­te entre sí» para su bien común, y que el gigan­te asiá­ti­co espe­ra que Esta­dos Uni­dos «supere la obso­le­ta men­ta­li­dad de riva­li­dad entre las prin­ci­pa­les poten­cias y tra­ba­je con Chi­na para man­te­ner la rela­ción en el camino correcto».
  • En segun­do lugar, es nece­sa­rio res­tau­rar las inter­ac­cio­nes nor­ma­les, enfa­ti­za el alto diplo­má­ti­co, que espe­ra que la nue­va Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se «eli­mi­ne los obs­tácu­los a los inter­cam­bios entre per­so­nas, como aco­sar a los estu­dian­tes chi­nos, res­trin­gir los medios de comu­ni­ca­ción chi­nos, cerrar los Ins­ti­tu­tos Con­fu­cio y repri­mir las empre­sas chinas».
  • En ter­cer lugar, se requie­re una ges­tión ade­cua­da de las dife­ren­cias. A este res­pec­to, Yang sub­ra­ya que Chi­na «nun­ca se entro­me­te en los asun­tos inter­nos de EE.UU.», ni tam­po­co expor­ta su mode­lo de desa­rro­llo o bus­ca el enfren­ta­mien­to ideo­ló­gi­co. «Chi­na no tie­ne la inten­ción de desa­fiar o reem­pla­zar la posi­ción de Esta­dos Uni­dos en el mun­do, ni de crear una esfe­ra de influen­cia», pun­tua­li­za el alto car­go chino. Por su par­te, Pekín pide a Washing­ton que cum­pla con su com­pro­mi­so en vir­tud de los tres comu­ni­ca­dos con­jun­tos chino-esta­dou­ni­den­ses, aca­te estric­ta­men­te el prin­ci­pio de ‘una sola Chi­na’ y res­pe­te la posi­ción y las preo­cu­pa­cio­nes del país asiá­ti­co sobre la cues­tión de Tai­wán. Ade­más, EE.UU. debe «dete­ner la inter­fe­ren­cia» en los asun­tos de Hong Kong, el Tíbet y Sin­kiang, que son impor­tan­tes para la sobe­ra­nía e inte­gri­dad terri­to­rial de Chi­na, y dete­ner los inten­tos de fre­nar el desa­rro­llo de la nación, advier­te el diplo­má­ti­co, que cali­fi­ca estos pro­ble­mas como «una línea roja que no debe cruzarse». 
  • En cuar­to lugar, debe­ría ampliar­se la coope­ra­ción de bene­fi­cio mutuo, opi­na Yang, que nom­bra la res­pues­ta a la pan­de­mia de covid-19, la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca y el cam­bio cli­má­ti­co entre las áreas pro­me­te­do­ras de coope­ra­ción para ambos Estados. 

Fuen­te: RT – Foto de pro­ta­da Andre Verdelli

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *