Chi­le. Cuan­do el agre­sor es un cara­bi­ne­ro: mujer denun­cia a su ex pare­ja tras gol­pi­za que la dejó incons­cien­te y acu­sa defen­sa cor­po­ra­ti­va de la institución

Por: Meritxell Frei­xas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​El Des­con­cier­to, 3 de febre­ro de 2021.Cuando el agresor es un carabinero: Mujer denuncia a su ex pareja tras golpiza que la dejó inconsciente y acusa defensa corporativa de la institución

Pau­la Cor­tez hace públi­ca en El Des­con­cier­to una denun­cia con­tra su ex pare­ja David Barre­ra, miem­bro del Gope de Cara­bi­ne­ros, por un caso de VIF. La mujer acu­sa a la ins­ti­tu­ción poli­cial de pro­te­ger al fun­cio­na­rio y actuar bajo lógi­cas cor­po­ra­ti­vis­tas por haber sido arres­ta­da cuan­do acu­dió a comi­sa­ría a pre­sen­tar su denun­cia, a pesar de los more­to­nes y lesio­nes que ella pre­sen­ta­ba. Su tes­ti­mo­nio se resu­me con esta fra­se: «Si no lle­go al extre­mo de que me quie­re matar, no me creen».

La cabe­za de Pau­la hizo clic cuan­do lle­gó con el ros­tro gol­pea­do y el cue­llo magu­lla­do a la comi­sa­ría y, a pesar de las evi­den­cias, Cara­bi­ne­ros la detu­vo a ella por vio­len­cia intra­fa­mi­liar, y no a su ex pare­ja, poli­cía del Gope y pre­sun­to res­pon­sa­ble de sus heri­das. Ella, que siem­pre había con­fia­do en la ins­ti­tu­ción, a pesar de la can­ti­dad de veces que sien­te que le ha falla­do, ese día sepul­tó la poca cre­di­bi­li­dad que le quedaba. 

–Tenía espe­ran­za de que me cre­ye­ran, a pesar de todo, por como esta­ba de gol­pea­da, a pesar de las denun­cias ante­rio­res [sin efec­to] y de que nun­ca antes me hicie­ron caso. 

La madru­ga­da del 6 de diciem­bre Pau­la Cor­tez (31) y David Barre­ra (30) lle­ga­ron has­ta la 21ª Comi­sa­ría de Esta­ción Cen­tral, cada uno con inten­cio­nes de expo­ner su pro­pia denun­cia. Horas antes man­tu­vie­ron una dis­cu­sión que subió rápi­da­men­te de tono has­ta el pun­to que Pau­la lle­gó a per­der la cons­cien­cia por la gol­pi­za que reci­bió.

La madre, que lle­va­ba más de 24 horas espe­ran­do con incer­ti­dum­bre el retorno de su hija, esta­lló en rabia ape­nas lo vio lle­gar. Lue­go de dis­cu­tir con la polo­la de su expa­re­ja y pro­vo­car daños en el auto en el que se encon­tra­ban. “Me dijo que me qui­ta­ría a la niña y cuan­do escu­ché eso, des­pués de todo lo que había pasa­do, le pegué una cache­ta­da en la cara”, reco­no­ce Pau­la. Él res­pon­dió subien­do el nivel en la esca­la de vio­len­cia.

–¡Aho­ra cagas­te, le pegas­te a un cara­bi­ne­ro, te vai detenida! 

“La tomó del cue­llo fuer­te­men­te con ambas manos, a la vez que la gol­pea­ba en su cuer­po en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des con uno de sus codos. Ade­más de dar­le gol­pes con un arma de fue­go par­ti­cu­lar en diver­sas par­tes del cuer­po de la víc­ti­ma, para pos­te­rior­men­te lan­zar­la al sue­lo e inmo­vi­li­zar­la (…) pre­sio­nan­do una de sus cos­ti­llas en su espal­da”, des­cri­be la que­re­lla que ha pre­sen­ta­do la mujer, patro­ci­na­da por el Ser­na­mEG, por lesio­nes menos gra­ves en con­tex­to de vio­len­cia intra­fa­mi­liar (VIF) y ame­na­zas sim­ples.

Pau­la dice que sin­tió en su cabe­za “el mis­mo piti­do de cuan­do la tete­ra va a her­vir” y lue­go per­dió la cons­cien­cia duran­te unos segun­dos. Así lo reco­gen tam­bién tan­to el infor­me poli­cial como los par­tes médi­cos. La agre­sión con­ti­nuó has­ta que lle­ga­ron dos veci­nos y Dan, su actual pare­ja. A él, Barre­ra lo apun­tó con su arma de ser­vi­cio: “Le dijo ‘te voy a matar’ y apre­tó el gati­llo; no esta­ba en su sano jui­cio, inclu­so tenía la cara dis­tor­sio­na­da, como de la adre­na­li­na”, des­cri­be la mujer. La ame­na­za con pis­to­la blo­queó la pelea y cada par­te se fue por su lado: la pare­ja regre­só al depar­ta­men­to, y el poli­cía se fue a la 21ª Comi­sa­ría a denun­ciar a su ex mujer por vio­len­cia intrafamiliar.

Cor­po­ra­ti­vis­mo policial

Lo que pasó des­pués de la vio­len­cia físi­ca fue, para Pau­la, una segun­da par­te, casi igual de dolo­ro­sa que la ante­rior. Por eso ha deci­di­do hacer­lo públi­co, “por deses­pe­ra­ción”, ase­gu­ra, y por­que teme que “se la juz­gue” a ella. Por­que eso es lo que dedu­jo que le podía pasar des­pués de inten­tar denun­ciar lo ocu­rri­do. Acu­sa que des­de Cara­bi­ne­ros le min­tie­ron e inten­ta­ron pro­te­ger a Barre­ra por ser miem­bro de la ins­ti­tu­ción, mien­tras que ella se sin­tió “total­men­te vul­ne­ra­da”. “Fue un arre­glo entre ellos”, espeta. 

“Una vez allí, me encuen­tro con el padre de mi hija en la entra­da [de la comi­sa­ría], fumán­do­se un ciga­rro y tomán­do­se un café. Libre, con­ver­san­do con sus cole­gas de la comi­sa­ría”, rela­ta. En ese momen­to, dice, se dio cuen­ta de que no la creían: “Él esta­ba libre sien­do que me había estran­gu­la­do y me había inten­ta­do matar”. A ella, en cam­bio, la man­da­ron para aden­tro y la detu­vie­ron por VIF

–Me qui­ta­ron los cor­do­nes, el celu­lar, el banano con la pla­ta, y me tira­ron a un cala­bo­zo lleno de pichí y escu­pos. Eran las 3:30 de la maña­na y no enten­día nada. ¿Cómo me lle­va­ban dete­ni­da a mí?–, sigue pre­gun­tán­do­se has­ta hoy Paula.

Más tar­de tam­bién fue dete­ni­do Barre­ra, sin embar­go, su ver­sión se impu­so has­ta la maña­na. “A las 9 se die­ron cuen­ta de que yo era la víc­ti­ma. Lle­gó un jefe de esa comi­sa­ría y me dio la liber­tad”, cuenta.Paula Cortez

Foto: Cedi­da

Ame­na­za­da en un depar­ta­men­to fiscal

La acu­sa­ción de Pau­la Cor­tez de cor­po­ra­ti­vis­mo poli­cial va más allá de este epi­so­dio con­cre­to. Des­de que se sepa­ró de Barre­ra en 2017 (aún siguen en pro­ce­so de divor­cio), las ame­na­zas –direc­tas o indi­rec­tas– para sacar­la del depar­ta­men­to don­de vive con su hija y su nue­va pare­ja “han sido cons­tan­tes”. La vivien­da, ubi­ca­da en el con­jun­to habi­ta­cio­nal Paja­ri­tos, es par­te de un con­do­mi­nio fis­cal des­ti­na­do exclu­si­va­men­te a sub­ofi­cia­les de Cara­bi­ne­ros situa­do en la ave­ni­da Gladys Marín de Esta­ción Cen­tral. Según ella, lo con­si­guie­ron a tra­vés de un tío suyo, quien fue ex Gene­ral de la institución.

Barre­ra ha con­ver­ti­do ese depar­ta­men­to en la prin­ci­pal for­ma de ame­na­za con­tra la madre de su hija, a quien él mis­mo o a tra­vés de ter­ce­ros, advier­te reite­ra­da­men­te que des­alo­ja­rá. Pau­la ale­ga que cada sema­na reci­be la visi­ta del admi­nis­tra­dor, vin­cu­la­do a Cara­bi­ne­ros, “para decir­me que me ten­go que ir”. Su ex pare­ja habría pre­sen­ta­do un recla­mo para des­alo­jar­la de la casa, don­de vive des­de 2016, que esta­ría pen­dien­te de la fir­ma de Con­tra­lo­ría. Según ella, esas no han sido las úni­cas visi­tas que ha reci­bi­do en su pro­pio domi­ci­lio para chan­ta­jear­la con qui­tar­le el departamento. 

En 2019 –dice– acu­dió a su casa un alto repre­sen­tan­te de la Direc­ción de Bien­es­tar de Cara­bi­ne­ros: “Me dijo que si no me acos­ta­ba con él, iba a hacer que mi soli­ci­tud de des­alo­jo se fue­ra a Con­tra­lo­ría para que la fir­ma­ran y yo me fue­ra”. Ese poli­cía lle­gó “con la excu­sa de las reite­ra­das denun­cias” que se hacían en su con­tra por un supues­to ejer­ci­cio de la pros­ti­tu­ción en el depar­ta­men­to. Tiem­po atrás, Barre­ra había soli­ci­ta­do al Cen­tro de Aten­ción de Asun­tos de la Fami­lia (CAAF) el cui­da­do pro­vi­so­rio de su hija tras acu­sar a la madre de tra­ba­jar como scort en el edi­fi­cio y mien­tras tan­to dejar a la niña fue­ra del depar­ta­men­to. El ele­men­to sos­pe­cho­so era una luz infra­rro­ja que se veía des­de el exte­rior del depar­ta­men­to y que Pau­la, que se dedi­ca a la cría de cacho­rros, ocu­pa para ema­nar calor. “Nun­ca hubo nin­gu­na prue­ba de esta acu­sa­ción”, res­pon­de Pau­la. A raíz de este epi­so­dio, al menos otros tres hom­bres se acer­ca­ron al depar­ta­men­to para tra­tar de salir con ella o pre­gun­tar­le cuán­to cobra­ba, afirma.

Que­re­lla por “lesio­nes menos graves”

Des­de su sepa­ra­ción, la rela­ción entre Pau­la y su ex pare­ja ha sido siem­pre com­ple­ja y atra­ve­sa­da por dimes y dire­tes judi­cia­les que, en algu­nos casos, han impli­ca­do tam­bién a su hija. Se han denun­cia­do mutua­men­te por VIF y por ame­na­zas, aun­que todas las cau­sas han sido archi­va­das o deri­va­das a pro­ce­sos de media­ción fami­liar, cuyas reso­lu­cio­nes actual­men­te se encuen­tran vencidas. 

El epi­so­dio de vio­len­cia físi­ca con­tra Pau­la está actual­men­te sien­do inves­ti­ga­do. Tras su deten­ción, Barre­ra fue for­ma­li­za­do por deli­tos de ame­na­zas y lesio­nes en con­tex­to de vio­len­cia intra­fa­mi­liar, sos­tie­ne Sebas­tián Farías, abo­ga­do del Ser­na­mEG y a car­go de la que­re­lla de Pau­la Cor­tez. “Se le impu­so la cau­te­lar de prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to a la víc­ti­ma, a su domi­ci­lio, lugar de tra­ba­jo o estu­dio, o a cual­quier lugar don­de se encuen­tre ella; y la prohi­bi­ción de por­te y tenen­cia de arma de fue­go”, añade.

Sin embar­go, la que­re­lla no hace men­ción a la pér­di­da de cons­cien­cia de Pau­la pro­vo­ca­da por la gol­pi­za que pre­sun­ta­men­te le pro­pi­nó su ex pare­ja, y se refie­re a “lesio­nes menos gra­ves” y “ame­na­zas sim­ples”, algo que para la denun­cian­te es insu­fi­cien­te. Des­de Ser­na­mEG indi­can a este medio que la que­re­lla inclu­ye los deli­tos con­si­de­ra­dos en la for­ma­li­za­ción y cali­fi­ca­ción jurí­di­ca que esta­ble­ció el Minis­te­rio Públi­co. “Sin per­jui­cio de la cali­fi­ca­ción ini­cial, se hace pre­sen­te que Pau­la ya cuen­ta con la repre­sen­ta­ción judi­cial de Sern­maEG y que la inves­ti­ga­ción con­ti­núa sien­do dili­gen­cia­da por la Bri­ga­da de Homi­ci­dios, por lo que se podría ampliar la que­re­lla ante una even­tual refor­ma­li­za­ción», aña­den. Pau­la, en tan­to, con­si­de­ra que esa tipi­fi­ca­ción no refle­ja lo ocu­rri­do esa noche de diciembre.

Por su par­te, David Barre­ra ha pre­sen­ta­do un recur­so de pro­tec­ción ante la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go en el que denun­cia que ha sido víc­ti­ma de una funa por redes socia­les y ase­gu­ra que los more­to­nes y cica­tri­ces de Pau­la fue­ron pro­duc­to de una auto­le­sión. Cara­bi­ne­ros infor­mó a El Des­con­cier­to que ha ini­cia­do una inves­ti­ga­ción inter­na para­le­la a la que lle­va a cabo por el Minis­te­rio Públi­co para deter­mi­nar si hay que pena­li­zar al fun­cio­na­rio con san­cio­nes que pue­den ir des­de una amo­nes­ta­ción has­ta la baja. Mien­tras dure la inves­ti­ga­ción, segui­rá tra­ba­jan­do por­que, argu­men­tan, “tie­ne una hoja de vida muy bue­na”. La ins­ti­tu­ción reite­ra que, ante casos de vio­len­cia hacia las muje­res per­pe­tra­da por los pro­pios fun­cio­na­rios tan­to den­tro como fue­ra de la ins­ti­tu­ción, apli­can los pro­to­co­los con­tra la vio­len­cia y que la ins­ti­tu­ción “es drás­ti­ca con­tra los casos de VIF”.

Una prue­ba cla­ve para el caso serán las imá­ge­nes de las cáma­ras de segu­ri­dad del edi­fi­cio y cer­ca­nas, unos videos que tam­bién han sido moti­vo de con­tro­ver­sia. Según expli­ca Pau­la, el admi­nis­tra­dor del con­do­mi­nio res­ca­tó el video en el que se ve el cache­ta­zo que ella le pro­pi­na a su ex pare­ja y, en cam­bio, no recu­pe­ró el res­to de la secuen­cia, don­de se vería la agre­sión hacia ella. La mujer ase­gu­ra que esta par­te habría sido borra­da antes de que lle­ga­ra la PDI. En el fon­do, ase­gu­ra, «ellos qui­sie­ron tapar todo esto”. Su espe­ran­za aho­ra está en la gra­ba­ción del Club Hou­se, situa­do enfren­te de la torre don­de se pro­du­jo la pelea, que podría haber cap­tu­ra­do varios momen­tos de la escena.

Tres casos en cin­co meses

El caso de Pau­la Cor­tez es el ter­ce­ro rela­cio­na­do con VIF per­pe­tra­da por agen­tes de Cara­bi­ne­ros que ha tras­cen­di­do en cin­co meses. Pri­me­ro ocu­rrió el femi­ci­dio de la cara­bi­ne­ra Nor­ma Váz­quez ase­si­na­da en Lina­res, en agos­to de 2020, por su ex pare­ja, el enton­ces sub­te­nien­te de la 25º Comi­sa­ría de Mai­pú Gary Valen­zue­la Ramos, según con­fe­só él mis­mo. Los deta­lles sobre cómo el femi­ci­da logró ingre­sar a Cara­bi­ne­ros pusie­ron en cues­tión el sis­te­ma de admi­sión de la institución.

En noviem­bre se dio a cono­cer el caso de Janeth León, la mujer de Los Ánge­les que denun­ció a un sar­gen­to que había sido su pare­ja por pre­sun­ta­men­te que­mar­le el auto en la puer­ta de su casa. Ella ya había pre­sen­ta­do denun­cias en su con­tra con ante­rio­ri­dad. El par­te poli­cial entre­ga­do por Cara­bi­ne­ros sobre el ata­que no decla­ró que el acu­sa­do era sar­gen­to y fun­cio­na­rio acti­vo de la institución.

“Hay una fuer­te pro­tec­ción por par­te de Cara­bi­ne­ros hacia sus fun­cio­na­rios poli­cia­les hom­bres fren­te a los casos de VIF, sean den­tro o fue­ra de la ins­ti­tu­ción. Cara­bi­ne­ros se mue­ve bajo unas lógi­cas de una gran fami­lia hete­ro­pa­triar­cal y, como tal, ese tipo de pro­ble­mas son con­si­de­ra­dos ‘ínti­mos’ y se resuel­ven den­tro de la ins­ti­tu­ción, sin ven­ti­lar­se hacia afue­ra para no expo­ner a esa gran fami­lia”, seña­la la abo­ga­da Palo­ma Galaz Lillo, de AML Defen­sa de Mujeres.

«Lógi­cas machis­tas repli­ca­das en la esfe­ra íntima»

Varias inves­ti­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les han dado cuen­ta de una mayor ten­den­cia a com­por­ta­mien­tos y acti­tu­des vio­len­tas con­tra las muje­res den­tro de los cuer­pos de poli­cía. El estu­dio Vio­len­ce in Poli­ce Fami­lies rea­li­za­do en Esta­dos Uni­dos en 2005, evi­den­ció que el 40% de los poli­cías habían teni­do al menos un com­por­ta­mien­to vio­len­to hacia su pare­ja. Un infor­me publi­ca­do en 2018 por la Coor­di­na­do­ra con­tra la Repre­sión Poli­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (Corre­pi) de Argen­ti­na reve­la que uno de cada cin­co femi­ci­dios ocu­rri­dos en el país, fue­ron lle­va­dos a cabo por inte­gran­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad y con armas reglamentarias.

Otro tra­ba­jo –Vio­len­cia con uni­for­me. Cuan­do el denun­cia­do por mal­tra­tar a su pare­ja es un poli­cía– publi­ca­do en 2016 en Uru­guay por Gon­za­lo Cor­bo, miem­bro del Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, sos­tu­vo que las con­duc­tas y los valo­res de los poli­cías se encuen­tran aso­cia­dos al rol tra­di­cio­nal del varón, ejer­cer auto­ri­dad en el hogar y pro­te­ger a su fami­lia (segu­ri­dad y pro­vi­sión). “Muchas veces sien­ten que las denun­cias con­tra ellos por par­te de sus espo­sas son tam­bién trans­gre­sio­nes a los man­da­tos de géne­ro”, dijo el autor en una entre­vis­ta. Según él, a muchos de los agen­tes les fal­ta tomar más cons­cien­cia de que sus víncu­los fami­lia­res o con la pare­ja a menu­do fun­cio­nan “sin des­po­jar­se total­men­te de la fun­ción policial”.

Palo­ma Galaz coin­ci­de y enfa­ti­za que “no es raro que los fun­cio­na­rios poli­cia­les ejer­zan la vio­len­cia en todas las esfe­ras por­que está total­men­te vali­da­da por par­te de la ins­ti­tu­ción y de quie­nes per­te­ne­cen a ella; las lógi­cas machis­tas están incor­po­ra­das des­de siem­pre, for­ta­le­ci­das por la ins­ti­tu­ción y se ven repli­ca­das en las esfe­ras tan­to ínti­mas como públicas”.

Des­de Ser­na­mEG afir­man que el tra­ba­jo con Cara­bi­ne­ros “es cons­tan­te” y que capa­ci­tan a sus fun­cio­na­rios y fun­cio­na­rias, en dis­tin­tas moda­li­da­des, en la temá­ti­ca de vio­len­cia de géne­ro, “con el obje­ti­vo de gene­rar el cam­bio cul­tu­ral de tole­ran­cia cero a la vio­len­cia con­tra las muje­res”. Sin embar­go, para Galaz hay un défi­cit evi­den­te de las fuer­zas de segu­ri­dad en la for­ma­ción en dere­chos de las mujeres. 

Como ejem­plo men­cio­na el estu­dio explo­ra­to­rio de la Red Chi­le­na con­tra la Vio­len­cia hacia las Muje­res “Res­pues­tas de Cara­bi­ne­ros fren­te a denun­cias rea­li­za­das por muje­res que sufrie­ron vio­len­cia”, que con­clu­ye que más del 80% de las muje­res encues­ta­das ha teni­do una per­cep­ción nega­ti­va de su inten­to o denun­cia efec­ti­va en Cara­bi­ne­ros. Pau­la Cor­tez expre­sa esta reali­dad en todas sus face­tas: “Mi rabia más gran­de es que des­pués de como me han tra­ta­do –de loca, pros­ti­tu­ta, y enfer­ma men­tal– si no lle­ga él al extre­mo de que­rer matar­me, nadie me cree”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *