Chi­le. Cuan­do el agre­sor es un cara­bi­ne­ro: mujer denun­cia a su ex pare­ja tras gol­pi­za que la dejó incons­cien­te y acu­sa defen­sa cor­po­ra­ti­va de la institución

Por: Meritxell Frei­xas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano /​El Des­con­cier­to, 3 de febre­ro de 2021.Cuando el agresor es un carabinero: Mujer denuncia a su ex pareja tras golpiza que la dejó inconsciente y acusa defensa corporativa de la institución

Pau­la Cor­tez hace públi­ca en El Des­con­cier­to una denun­cia con­tra su ex pare­ja David Barre­ra, miem­bro del Gope de Cara­bi­ne­ros, por un caso de VIF. La mujer acu­sa a la ins­ti­tu­ción poli­cial de pro­te­ger al fun­cio­na­rio y actuar bajo lógi­cas cor­po­ra­ti­vis­tas por haber sido arres­ta­da cuan­do acu­dió a comi­sa­ría a pre­sen­tar su denun­cia, a pesar de los more­to­nes y lesio­nes que ella pre­sen­ta­ba. Su tes­ti­mo­nio se resu­me con esta fra­se: «Si no lle­go al extre­mo de que me quie­re matar, no me creen».

La cabe­za de Pau­la hizo clic cuan­do lle­gó con el ros­tro gol­pea­do y el cue­llo magu­lla­do a la comi­sa­ría y, a pesar de las evi­den­cias, Cara­bi­ne­ros la detu­vo a ella por vio­len­cia intra­fa­mi­liar, y no a su ex pare­ja, poli­cía del Gope y pre­sun­to res­pon­sa­ble de sus heri­das. Ella, que siem­pre había con­fia­do en la ins­ti­tu­ción, a pesar de la can­ti­dad de veces que sien­te que le ha falla­do, ese día sepul­tó la poca cre­di­bi­li­dad que le quedaba. 

–Tenía espe­ran­za de que me cre­ye­ran, a pesar de todo, por como esta­ba de gol­pea­da, a pesar de las denun­cias ante­rio­res [sin efec­to] y de que nun­ca antes me hicie­ron caso. 

La madru­ga­da del 6 de diciem­bre Pau­la Cor­tez (31) y David Barre­ra (30) lle­ga­ron has­ta la 21ª Comi­sa­ría de Esta­ción Cen­tral, cada uno con inten­cio­nes de expo­ner su pro­pia denun­cia. Horas antes man­tu­vie­ron una dis­cu­sión que subió rápi­da­men­te de tono has­ta el pun­to que Pau­la lle­gó a per­der la cons­cien­cia por la gol­pi­za que reci­bió.

La madre, que lle­va­ba más de 24 horas espe­ran­do con incer­ti­dum­bre el retorno de su hija, esta­lló en rabia ape­nas lo vio lle­gar. Lue­go de dis­cu­tir con la polo­la de su expa­re­ja y pro­vo­car daños en el auto en el que se encon­tra­ban. “Me dijo que me qui­ta­ría a la niña y cuan­do escu­ché eso, des­pués de todo lo que había pasa­do, le pegué una cache­ta­da en la cara”, reco­no­ce Pau­la. Él res­pon­dió subien­do el nivel en la esca­la de vio­len­cia.

–¡Aho­ra cagas­te, le pegas­te a un cara­bi­ne­ro, te vai detenida! 

“La tomó del cue­llo fuer­te­men­te con ambas manos, a la vez que la gol­pea­ba en su cuer­po en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des con uno de sus codos. Ade­más de dar­le gol­pes con un arma de fue­go par­ti­cu­lar en diver­sas par­tes del cuer­po de la víc­ti­ma, para pos­te­rior­men­te lan­zar­la al sue­lo e inmo­vi­li­zar­la (…) pre­sio­nan­do una de sus cos­ti­llas en su espal­da”, des­cri­be la que­re­lla que ha pre­sen­ta­do la mujer, patro­ci­na­da por el Ser­na­mEG, por lesio­nes menos gra­ves en con­tex­to de vio­len­cia intra­fa­mi­liar (VIF) y ame­na­zas sim­ples.

Pau­la dice que sin­tió en su cabe­za “el mis­mo piti­do de cuan­do la tete­ra va a her­vir” y lue­go per­dió la cons­cien­cia duran­te unos segun­dos. Así lo reco­gen tam­bién tan­to el infor­me poli­cial como los par­tes médi­cos. La agre­sión con­ti­nuó has­ta que lle­ga­ron dos veci­nos y Dan, su actual pare­ja. A él, Barre­ra lo apun­tó con su arma de ser­vi­cio: “Le dijo ‘te voy a matar’ y apre­tó el gati­llo; no esta­ba en su sano jui­cio, inclu­so tenía la cara dis­tor­sio­na­da, como de la adre­na­li­na”, des­cri­be la mujer. La ame­na­za con pis­to­la blo­queó la pelea y cada par­te se fue por su lado: la pare­ja regre­só al depar­ta­men­to, y el poli­cía se fue a la 21ª Comi­sa­ría a denun­ciar a su ex mujer por vio­len­cia intrafamiliar.

Cor­po­ra­ti­vis­mo policial

Lo que pasó des­pués de la vio­len­cia físi­ca fue, para Pau­la, una segun­da par­te, casi igual de dolo­ro­sa que la ante­rior. Por eso ha deci­di­do hacer­lo públi­co, “por deses­pe­ra­ción”, ase­gu­ra, y por­que teme que “se la juz­gue” a ella. Por­que eso es lo que dedu­jo que le podía pasar des­pués de inten­tar denun­ciar lo ocu­rri­do. Acu­sa que des­de Cara­bi­ne­ros le min­tie­ron e inten­ta­ron pro­te­ger a Barre­ra por ser miem­bro de la ins­ti­tu­ción, mien­tras que ella se sin­tió “total­men­te vul­ne­ra­da”. “Fue un arre­glo entre ellos”, espeta. 

“Una vez allí, me encuen­tro con el padre de mi hija en la entra­da [de la comi­sa­ría], fumán­do­se un ciga­rro y tomán­do­se un café. Libre, con­ver­san­do con sus cole­gas de la comi­sa­ría”, rela­ta. En ese momen­to, dice, se dio cuen­ta de que no la creían: “Él esta­ba libre sien­do que me había estran­gu­la­do y me había inten­ta­do matar”. A ella, en cam­bio, la man­da­ron para aden­tro y la detu­vie­ron por VIF

–Me qui­ta­ron los cor­do­nes, el celu­lar, el banano con la pla­ta, y me tira­ron a un cala­bo­zo lleno de pichí y escu­pos. Eran las 3:30 de la maña­na y no enten­día nada. ¿Cómo me lle­va­ban dete­ni­da a mí?–, sigue pre­gun­tán­do­se has­ta hoy Paula.

Más tar­de tam­bién fue dete­ni­do Barre­ra, sin embar­go, su ver­sión se impu­so has­ta la maña­na. “A las 9 se die­ron cuen­ta de que yo era la víc­ti­ma. Lle­gó un jefe de esa comi­sa­ría y me dio la liber­tad”, cuenta.Paula Cortez

Foto: Cedi­da

Ame­na­za­da en un depar­ta­men­to fiscal

La acu­sa­ción de Pau­la Cor­tez de cor­po­ra­ti­vis­mo poli­cial va más allá de este epi­so­dio con­cre­to. Des­de que se sepa­ró de Barre­ra en 2017 (aún siguen en pro­ce­so de divor­cio), las ame­na­zas –direc­tas o indi­rec­tas– para sacar­la del depar­ta­men­to don­de vive con su hija y su nue­va pare­ja “han sido cons­tan­tes”. La vivien­da, ubi­ca­da en el con­jun­to habi­ta­cio­nal Paja­ri­tos, es par­te de un con­do­mi­nio fis­cal des­ti­na­do exclu­si­va­men­te a sub­ofi­cia­les de Cara­bi­ne­ros situa­do en la ave­ni­da Gladys Marín de Esta­ción Cen­tral. Según ella, lo con­si­guie­ron a tra­vés de un tío suyo, quien fue ex Gene­ral de la institución.

Barre­ra ha con­ver­ti­do ese depar­ta­men­to en la prin­ci­pal for­ma de ame­na­za con­tra la madre de su hija, a quien él mis­mo o a tra­vés de ter­ce­ros, advier­te reite­ra­da­men­te que des­alo­ja­rá. Pau­la ale­ga que cada sema­na reci­be la visi­ta del admi­nis­tra­dor, vin­cu­la­do a Cara­bi­ne­ros, “para decir­me que me ten­go que ir”. Su ex pare­ja habría pre­sen­ta­do un recla­mo para des­alo­jar­la de la casa, don­de vive des­de 2016, que esta­ría pen­dien­te de la fir­ma de Con­tra­lo­ría. Según ella, esas no han sido las úni­cas visi­tas que ha reci­bi­do en su pro­pio domi­ci­lio para chan­ta­jear­la con qui­tar­le el departamento. 

En 2019 –dice– acu­dió a su casa un alto repre­sen­tan­te de la Direc­ción de Bien­es­tar de Cara­bi­ne­ros: “Me dijo que si no me acos­ta­ba con él, iba a hacer que mi soli­ci­tud de des­alo­jo se fue­ra a Con­tra­lo­ría para que la fir­ma­ran y yo me fue­ra”. Ese poli­cía lle­gó “con la excu­sa de las reite­ra­das denun­cias” que se hacían en su con­tra por un supues­to ejer­ci­cio de la pros­ti­tu­ción en el depar­ta­men­to. Tiem­po atrás, Barre­ra había soli­ci­ta­do al Cen­tro de Aten­ción de Asun­tos de la Fami­lia (CAAF) el cui­da­do pro­vi­so­rio de su hija tras acu­sar a la madre de tra­ba­jar como scort en el edi­fi­cio y mien­tras tan­to dejar a la niña fue­ra del depar­ta­men­to. El ele­men­to sos­pe­cho­so era una luz infra­rro­ja que se veía des­de el exte­rior del depar­ta­men­to y que Pau­la, que se dedi­ca a la cría de cacho­rros, ocu­pa para ema­nar calor. “Nun­ca hubo nin­gu­na prue­ba de esta acu­sa­ción”, res­pon­de Pau­la. A raíz de este epi­so­dio, al menos otros tres hom­bres se acer­ca­ron al depar­ta­men­to para tra­tar de salir con ella o pre­gun­tar­le cuán­to cobra­ba, afirma.

Que­re­lla por “lesio­nes menos graves”

Des­de su sepa­ra­ción, la rela­ción entre Pau­la y su ex pare­ja ha sido siem­pre com­ple­ja y atra­ve­sa­da por dimes y dire­tes judi­cia­les que, en algu­nos casos, han impli­ca­do tam­bién a su hija. Se han denun­cia­do mutua­men­te por VIF y por ame­na­zas, aun­que todas las cau­sas han sido archi­va­das o deri­va­das a pro­ce­sos de media­ción fami­liar, cuyas reso­lu­cio­nes actual­men­te se encuen­tran vencidas. 

El epi­so­dio de vio­len­cia físi­ca con­tra Pau­la está actual­men­te sien­do inves­ti­ga­do. Tras su deten­ción, Barre­ra fue for­ma­li­za­do por deli­tos de ame­na­zas y lesio­nes en con­tex­to de vio­len­cia intra­fa­mi­liar, sos­tie­ne Sebas­tián Farías, abo­ga­do del Ser­na­mEG y a car­go de la que­re­lla de Pau­la Cor­tez. “Se le impu­so la cau­te­lar de prohi­bi­ción de acer­ca­mien­to a la víc­ti­ma, a su domi­ci­lio, lugar de tra­ba­jo o estu­dio, o a cual­quier lugar don­de se encuen­tre ella; y la prohi­bi­ción de por­te y tenen­cia de arma de fue­go”, añade.

Sin embar­go, la que­re­lla no hace men­ción a la pér­di­da de cons­cien­cia de Pau­la pro­vo­ca­da por la gol­pi­za que pre­sun­ta­men­te le pro­pi­nó su ex pare­ja, y se refie­re a “lesio­nes menos gra­ves” y “ame­na­zas sim­ples”, algo que para la denun­cian­te es insu­fi­cien­te. Des­de Ser­na­mEG indi­can a este medio que la que­re­lla inclu­ye los deli­tos con­si­de­ra­dos en la for­ma­li­za­ción y cali­fi­ca­ción jurí­di­ca que esta­ble­ció el Minis­te­rio Públi­co. “Sin per­jui­cio de la cali­fi­ca­ción ini­cial, se hace pre­sen­te que Pau­la ya cuen­ta con la repre­sen­ta­ción judi­cial de Sern­maEG y que la inves­ti­ga­ción con­ti­núa sien­do dili­gen­cia­da por la Bri­ga­da de Homi­ci­dios, por lo que se podría ampliar la que­re­lla ante una even­tual refor­ma­li­za­ción», aña­den. Pau­la, en tan­to, con­si­de­ra que esa tipi­fi­ca­ción no refle­ja lo ocu­rri­do esa noche de diciembre.

Por su par­te, David Barre­ra ha pre­sen­ta­do un recur­so de pro­tec­ción ante la Cor­te de Ape­la­cio­nes de San­tia­go en el que denun­cia que ha sido víc­ti­ma de una funa por redes socia­les y ase­gu­ra que los more­to­nes y cica­tri­ces de Pau­la fue­ron pro­duc­to de una auto­le­sión. Cara­bi­ne­ros infor­mó a El Des­con­cier­to que ha ini­cia­do una inves­ti­ga­ción inter­na para­le­la a la que lle­va a cabo por el Minis­te­rio Públi­co para deter­mi­nar si hay que pena­li­zar al fun­cio­na­rio con san­cio­nes que pue­den ir des­de una amo­nes­ta­ción has­ta la baja. Mien­tras dure la inves­ti­ga­ción, segui­rá tra­ba­jan­do por­que, argu­men­tan, “tie­ne una hoja de vida muy bue­na”. La ins­ti­tu­ción reite­ra que, ante casos de vio­len­cia hacia las muje­res per­pe­tra­da por los pro­pios fun­cio­na­rios tan­to den­tro como fue­ra de la ins­ti­tu­ción, apli­can los pro­to­co­los con­tra la vio­len­cia y que la ins­ti­tu­ción “es drás­ti­ca con­tra los casos de VIF”.

Una prue­ba cla­ve para el caso serán las imá­ge­nes de las cáma­ras de segu­ri­dad del edi­fi­cio y cer­ca­nas, unos videos que tam­bién han sido moti­vo de con­tro­ver­sia. Según expli­ca Pau­la, el admi­nis­tra­dor del con­do­mi­nio res­ca­tó el video en el que se ve el cache­ta­zo que ella le pro­pi­na a su ex pare­ja y, en cam­bio, no recu­pe­ró el res­to de la secuen­cia, don­de se vería la agre­sión hacia ella. La mujer ase­gu­ra que esta par­te habría sido borra­da antes de que lle­ga­ra la PDI. En el fon­do, ase­gu­ra, «ellos qui­sie­ron tapar todo esto”. Su espe­ran­za aho­ra está en la gra­ba­ción del Club Hou­se, situa­do enfren­te de la torre don­de se pro­du­jo la pelea, que podría haber cap­tu­ra­do varios momen­tos de la escena.

Tres casos en cin­co meses

El caso de Pau­la Cor­tez es el ter­ce­ro rela­cio­na­do con VIF per­pe­tra­da por agen­tes de Cara­bi­ne­ros que ha tras­cen­di­do en cin­co meses. Pri­me­ro ocu­rrió el femi­ci­dio de la cara­bi­ne­ra Nor­ma Váz­quez ase­si­na­da en Lina­res, en agos­to de 2020, por su ex pare­ja, el enton­ces sub­te­nien­te de la 25º Comi­sa­ría de Mai­pú Gary Valen­zue­la Ramos, según con­fe­só él mis­mo. Los deta­lles sobre cómo el femi­ci­da logró ingre­sar a Cara­bi­ne­ros pusie­ron en cues­tión el sis­te­ma de admi­sión de la institución.

En noviem­bre se dio a cono­cer el caso de Janeth León, la mujer de Los Ánge­les que denun­ció a un sar­gen­to que había sido su pare­ja por pre­sun­ta­men­te que­mar­le el auto en la puer­ta de su casa. Ella ya había pre­sen­ta­do denun­cias en su con­tra con ante­rio­ri­dad. El par­te poli­cial entre­ga­do por Cara­bi­ne­ros sobre el ata­que no decla­ró que el acu­sa­do era sar­gen­to y fun­cio­na­rio acti­vo de la institución.

“Hay una fuer­te pro­tec­ción por par­te de Cara­bi­ne­ros hacia sus fun­cio­na­rios poli­cia­les hom­bres fren­te a los casos de VIF, sean den­tro o fue­ra de la ins­ti­tu­ción. Cara­bi­ne­ros se mue­ve bajo unas lógi­cas de una gran fami­lia hete­ro­pa­triar­cal y, como tal, ese tipo de pro­ble­mas son con­si­de­ra­dos ‘ínti­mos’ y se resuel­ven den­tro de la ins­ti­tu­ción, sin ven­ti­lar­se hacia afue­ra para no expo­ner a esa gran fami­lia”, seña­la la abo­ga­da Palo­ma Galaz Lillo, de AML Defen­sa de Mujeres.

«Lógi­cas machis­tas repli­ca­das en la esfe­ra íntima»

Varias inves­ti­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les han dado cuen­ta de una mayor ten­den­cia a com­por­ta­mien­tos y acti­tu­des vio­len­tas con­tra las muje­res den­tro de los cuer­pos de poli­cía. El estu­dio Vio­len­ce in Poli­ce Fami­lies rea­li­za­do en Esta­dos Uni­dos en 2005, evi­den­ció que el 40% de los poli­cías habían teni­do al menos un com­por­ta­mien­to vio­len­to hacia su pare­ja. Un infor­me publi­ca­do en 2018 por la Coor­di­na­do­ra con­tra la Repre­sión Poli­cial e Ins­ti­tu­cio­nal (Corre­pi) de Argen­ti­na reve­la que uno de cada cin­co femi­ci­dios ocu­rri­dos en el país, fue­ron lle­va­dos a cabo por inte­gran­tes de las fuer­zas de segu­ri­dad y con armas reglamentarias.

Otro tra­ba­jo –Vio­len­cia con uni­for­me. Cuan­do el denun­cia­do por mal­tra­tar a su pare­ja es un poli­cía– publi­ca­do en 2016 en Uru­guay por Gon­za­lo Cor­bo, miem­bro del Ins­ti­tu­to de Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­si­dad de la Repú­bli­ca, sos­tu­vo que las con­duc­tas y los valo­res de los poli­cías se encuen­tran aso­cia­dos al rol tra­di­cio­nal del varón, ejer­cer auto­ri­dad en el hogar y pro­te­ger a su fami­lia (segu­ri­dad y pro­vi­sión). “Muchas veces sien­ten que las denun­cias con­tra ellos por par­te de sus espo­sas son tam­bién trans­gre­sio­nes a los man­da­tos de géne­ro”, dijo el autor en una entre­vis­ta. Según él, a muchos de los agen­tes les fal­ta tomar más cons­cien­cia de que sus víncu­los fami­lia­res o con la pare­ja a menu­do fun­cio­nan “sin des­po­jar­se total­men­te de la fun­ción policial”.

Palo­ma Galaz coin­ci­de y enfa­ti­za que “no es raro que los fun­cio­na­rios poli­cia­les ejer­zan la vio­len­cia en todas las esfe­ras por­que está total­men­te vali­da­da por par­te de la ins­ti­tu­ción y de quie­nes per­te­ne­cen a ella; las lógi­cas machis­tas están incor­po­ra­das des­de siem­pre, for­ta­le­ci­das por la ins­ti­tu­ción y se ven repli­ca­das en las esfe­ras tan­to ínti­mas como públicas”.

Des­de Ser­na­mEG afir­man que el tra­ba­jo con Cara­bi­ne­ros “es cons­tan­te” y que capa­ci­tan a sus fun­cio­na­rios y fun­cio­na­rias, en dis­tin­tas moda­li­da­des, en la temá­ti­ca de vio­len­cia de géne­ro, “con el obje­ti­vo de gene­rar el cam­bio cul­tu­ral de tole­ran­cia cero a la vio­len­cia con­tra las muje­res”. Sin embar­go, para Galaz hay un défi­cit evi­den­te de las fuer­zas de segu­ri­dad en la for­ma­ción en dere­chos de las mujeres. 

Como ejem­plo men­cio­na el estu­dio explo­ra­to­rio de la Red Chi­le­na con­tra la Vio­len­cia hacia las Muje­res “Res­pues­tas de Cara­bi­ne­ros fren­te a denun­cias rea­li­za­das por muje­res que sufrie­ron vio­len­cia”, que con­clu­ye que más del 80% de las muje­res encues­ta­das ha teni­do una per­cep­ción nega­ti­va de su inten­to o denun­cia efec­ti­va en Cara­bi­ne­ros. Pau­la Cor­tez expre­sa esta reali­dad en todas sus face­tas: “Mi rabia más gran­de es que des­pués de como me han tra­ta­do –de loca, pros­ti­tu­ta, y enfer­ma men­tal– si no lle­ga él al extre­mo de que­rer matar­me, nadie me cree”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.