Bra­sil. Inte­lec­tual y femi­nis­ta, Lélia Gon­zá­lez, la mujer que revo­lu­cio­nó el movi­mien­to negro

Por Letí­cia Fialho. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de febre­ro de 2021.

Cono­ce más sobre la revo­lu­cio­na­ria y femi­nis­ta negra Lélia Gon­zá­lez. Femi­nis­ta inde­pen­dien­te, revo­lu­cio­na­ria y negra. Antro­pó­lo­ga, filó­so­fa e inte­lec­tual, Lélia d’Almeida Gon­zá­lez, si estu­vie­ra viva, Habría cum­pli­do 83 años el jue­ves 1 de febrero.

Naci­da en Belo Hori­zon­te, Gon­zá­lez puso su inte­lec­tua­li­dad al ser­vi­cio de la lucha de las muje­res en Bra­sil. De ori­gen pobre, sien­do aún joven, tuvo que tra­ba­jar como niñe­ra. Se gra­duó en His­to­ria y Filo­so­fía, ense­ñan­do en el sis­te­ma de escue­las públi­cas y, pos­te­rior­men­te, en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Cató­li­ca de Río de Janei­ro (PUC-RJ), impar­tió cla­ses de Antro­po­lo­gía y Cul­tu­ra Popu­lar Bra­si­le­ña, lle­gan­do a ser direc­to­ra del Depar­ta­men­to de Socio­lo­gía y Política.

“Ella fue una de las gran­des revo­lu­cio­na­rias de este país. Su crí­ti­ca mos­tró que las muje­res negras tenían una posi­ción estra­té­gi­ca, tan­to en el movi­mien­to negro como en el movi­mien­to femi­nis­ta”, dice la arqui­tec­ta y urba­nis­ta Joi­ce Berth, inte­gran­te del Cole­ti­vo Impren­sa Feminista.

A tra­vés del psi­co­aná­li­sis, el can­dom­blé y el con­tac­to con la cul­tu­ra bra­si­le­ña, Lélia asu­mió su con­di­ción de mujer negra. En su acti­vis­mo, apor­tó refle­xio­nes sobre la reali­dad de las muje­res, prin­ci­pal­men­te negras e indígenas.

«Ella des­per­tó la cues­tión del espa­cio físi­co y urbano, sien­do cri­ti­ca con el pro­ble­ma racial que está impreg­na­do en la super­fi­cie de la ciu­dad y en la for­ma­ción de la peri­fe­ria» enfa­ti­za Berth.

La auto­ra fue más allá de su tiem­po y logró seña­lar el racis­mo y el sexis­mo que exis­te en la socie­dad bra­si­le­ña, como comen­ta la perio­dis­ta, inte­gran­te de la Mar­cha de las Muje­res Negras Julia­na Gonçal­ves: “Es una figu­ra de des­igual impor­tan­cia para toda la socie­dad, inclui­das las muje­res blan­cas. Fue una de las pri­me­ras muje­res negras que logró tener voz y tiem­po en los semi­na­rios y encuen­tros inter­na­cio­na­les de muje­res aquí en Amé­ri­ca Latina”.

Lélia par­ti­ci­pó en el Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción de la Cul­tu­ra Negra (IPCN-RJ), el Movi­mien­to Negro Uni­fi­ca­do (MNU) y el Colec­ti­vo Nzin­ga de Muje­res Negras. Su pro­duc­ción inte­lec­tual tam­bién es vas­ta. Es auto­ra de obras como Fies­tas popu­la­res de Bra­sil, pre­mia­das en la feria de Frank­furt, y el men­cio­na­do Lugar de negro, rea­li­za­do en socie­dad con Car­los Hasen­balg. “El nivel de ela­bo­ra­ción de Lélia fue muy refi­na­do, mien­tras que era fácil enten­der lo que decía”, obser­va Gonçalves.

A par­tir de sus estu­dios, dio lugar al con­cep­to de Ame­fri­ca­ni­dad, cen­trán­do­se en el tema de los negros de la Diás­po­ra. “Bebía mucho de Esta­dos Uni­dos, pero nun­ca per­dió el víncu­lo de lo que es ser una mujer negra, bra­si­le­ña, de Amé­ri­ca Lati­na”, agre­ga Gonçalves.

Ade­más de la aca­de­mia, Lélia tam­bién jugó un papel polí­ti­co impor­tan­te. En la déca­da de los ochen­ta fue nomi­na­da para el Con­se­jo Nacio­nal de los Dere­chos de la Mujer (CNDM) y, en dos oca­sio­nes, en 1982 y 1986, fue can­di­da­ta a dipu­tada fede­ral, ganan­do la suplen­cia en ambas ocasiones.

Murió a los 59 años, en Río de Janei­ro, el 10 de julio de 1994, víc­ti­ma de pro­ble­mas car­dio­rres­pi­ra­to­rios. Lélia Gon­zá­lez es con­si­de­ra­da uno de los gran­des nom­bres del movi­mien­to negro contemporáneo.

Fuen­te: Bra­sil de Fato
Tra­duc­ción: Resu­men Latinoamericano

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *